Exposición Libro 4

Click here to load reader

  • date post

    28-Jun-2015
  • Category

    Documents

  • view

    365
  • download

    4

Embed Size (px)

description

Libro cuatro del libro la ciudad de Dios

Transcript of Exposición Libro 4

  • 1. La Ciudad de Los Dioses Libro IVLA GRANDEZA DE ROMA ES DON DE DIOS

2. Capitulo I Debiendo empezar ya a tratar de la Ciudad de Dios, fui de parecer que debaresponder, en primer lugar, a los enemigos , quienes, como vivenarrastrados de los gustos y deleites terrenos, apetecindo con ansia losbienes caducos y perecederos, cualquiera adversidad que padecen, cuandoDios, usando de su misericordia, les avisa, suspendiendo el castigarlos contodo rigor y justicia, lo atribuyen criminalmente a la religin cristiana, lacual es solamente la verdadera y saludable religin 3. Capitulo II hablar contra los que atribuyeron las calamidades padecidasen la Repblica romana a nuestra religin, y referirextensamente todos los males y penalidades grandes ypequeos que nos ocurriesen, o los suficientes parademostrar claramente los que padeci Roma y las provinciasque estaban bajo su Imperio antes de que se prohibieranabsolutamente los sacrificios. . En el segundo, cuando tratamos de los males de lascostumbres, que se deben estimar por los nicos y por losms grandes, y en el tercero, cuando tratamos de lascalamidades que temen los necios y huyen de padecer; es, asaber: de los males corporales y de las cosas exteriores, lascuales por mayor parte sufren tambin los buenos; pero, alcontrario, las desgracias con que empeoran sus costumbreslas toleran, no digo con paciencia, sino con mucho gusto. 4. Capitulo III Si la grandeza del Imperio que no se alcanza sino con la guerra, se debe contar entre los bienes que llaman, as de los felices como de los sabios 5. Capitulo IV Cun semejante a los latrocinios son los reinos sin justicia 6. Capitulo V De los gladiadores fugitivos, cuyo poder vino a ser semejante a la dignidad real 7. Capitulo VI De la codicia del rey Nino, que por extender su dominio fue el primero que movi guerra a sus vecinos 8. Capitulo VII Si los dioses han dado o dejado de dar su ayuda a los reinos de la tierra para su esplendor y decadencia 9. Capitulo VIII Qu dioses piensan los romanos que les han acrecentado y conservado su imperio, habindoles parecido que apenas se poda encomendar a estos dioses, y cada uno de por si, el amparo de una sola cosa 10. Capitulo IX Si la grandeza del imperio romano y el haber durado tanto se debe atribuir a Jpiter, a quien sus adoradores tienen por el supremo de los dioses 11. Capitulo X Las opiniones que siguieron los que pusieron diferentes dioses en diversas partes del mundo 12. Capitulo XI De muchos dioses que los maestros y doctores de los paganos defienden que son un mismo Jpiter 13. Capitulo XII De la opinin de los que pensaron que Dios era el alma del mundo y que el mundo era el cuerpo de Dios 14. Capitulo XIII De los que dicen que slo los animales racionales son parte del que es un solo Dios 15. Capitulo XIV Que sin razn atribuyen a Jpiter el aumento de los reinos, pues si, como dicen, la victoria es odiosa, ella sola bastar para este negocio 16. Capitulo XV Si conviene a los buenos querer extender su reino 17. Capitulo XVI Cul fue la causa por que, atribuyendo los romanos a cada cosa y a cada movimiento su dios, pusieron el templo de la Quietud fuera de las puertas de Roma 18. Capitulo XVII Pregntase si, teniendo Jpiter el poder supremo, se debi tener por diosa a la Victoria 19. Capitulo XVIII Por qu tuvieron por dioses distintos a la Felicidad y a la Fortuna 20. Capitulo XIX De la Fortuna femenil 21. Capitulo XX De la virtud y fe, a quienes los paganos honraron con templos y sacrificios, dejndose otras cosas buenas que asimismo deban adorar, si se conceda rectamente a las otras la divinidad 22. Capitulo XXI Que los que no conocan un solo Dios, por lo menos se debieran contentar con la virtud y con la felicidad 23. Capitulo XXII De la ciencia del culto de los dioses, la cual se gloria Varrn haberla el enseado a los romanos 24. Capitulo XXIII De la Felicidad, a quien los romanos, con tener a muchos dioses, en mucho tiempo no adoraron con culto divino, siendo ella sola bastante en lugar de todos 25. Capitulo XXIV Cmo defienden los paganos el adorar por dioses a los mismos dones de Dios 26. Capitulo XXV Que se debe adorar a un solo Dios, cuyo nombre, aunque no se sepa, con todo, se ve que es dador de la felicidad 27. Capitulo XXVI De los fuegos escnicos que pidieron los dioses a los que los adoraban 28. Capitulo XXVII De tres gneros de dioses de que habl el pontfice Escvola 29. Capitulo XVIII Si para alcanzar y dilatar el Imperio les aprovech a los romanos el culto de sus dioses 30. Capitulo XXIX De la falsedad del agero que pareci haber pronosticado la fortaleza y estabilidad del imperio romano 31. Capitulo XXX Qu opinan los gentiles de los dioses que adoran 32. Capitulo XXXI De las opiniones de Varrn, que, aunque reprueba la persuasin que tena el pueblo, y no llega a alcanzar la noticia del verdadero Dios, con todo, es de parecer que se deba adorar un solo Dios 33. Capitulo XXXII Con qu pretexto quisieron los prncipes gentiles que perseverasen entre sus vasallos las falsas religiones 34. Capitulo XXXIII Que todos los reyes y reinos estn dispuestos y ordenados por el decreto y potestad del verdadero Dios 35. Capitulo XXXIV Del reino de los judos, el cual instituy y conserv el que es slo y verdadero Dios, mientras que ellos perseveraron en la verdadera religin