Estética Guerrero

download Estética Guerrero

of 29

  • date post

    25-Sep-2015
  • Category

    Documents

  • view

    219
  • download

    1

Embed Size (px)

description

FILOSOFÍA

Transcript of Estética Guerrero

Entretelones de una "esttica operatoria"

Luis Juan Guerrero y Walter Benjamin*

Luis Ignacio Garca

UNC / CONICET

ResumenEn este artculo se ensaya una aproximacin a la labor esttico-filosfica del argentino Luis Juan Guerrero (1899-1957), a travs de un cotejo de su temprana y productiva recepcin de algunos aspectos centrales de la obra de Walter Benjamin. Se intenta mostrar que esta clave de lectura permite un acceso privilegiado a la labor de Guerrero, a la vez que ayuda a construir una imagen ms compleja y matizada de la generacin intelectual "antipositivista" a la que perteneci. La olvidada obra de Guerrero se compone principalmente de trabajos sobre tica, psicologa y esttica. Acotaremos nuestra atencin a su principal trabajo, y acaso la obra sobre esttica ms ambiciosa jams escrita en nuestro pas: Esttica Operatoria en sus Tres Direcciones. Se muestra en el artculo que la summa esttica de Guerrero, si bien expresa con toda claridad las preocupaciones centrales de una generacin intelectual marcada por la cultura alemana de entreguerras y por la problemtica de la "crisis de la cultura", inscribe, a su vez, una anomala -benjaminiana-, una inflexin poltico-materialista, que pone en cuestin la idea frecuente de que la "crisis de la cultura" una y otra vez diagnosticada en aquella poca mostr siempre alternativas "espiritualistas" de resolucin.

Palabras clave: Luis Juan Guerrero; Walter Benjamin; Escuela de Frankfurt; Esttica; Recepcin

AbstractThis essay deals with the aesthetic-philosophical work of the Argentinean Luis Juan Guerrero (1899-1957), through a consideration of its early and fruitful reception of some central aspects of Walter Benjamin's work. It is shown that this perspective allows a privileged access to Guerrero's work, at the same time that it makes more complex the image of the "anti-positivistic" intellectual generation in Argentina. Guerrero's forgotten work includes principally contributions on ethics, psychology and aesthetics. This essay will pay attention only to his most important work, maybe the most ambitious aesthetic work ever written in Argentina: Operatory Aesthetics in its Three Directions. This aesthetic summa, although it expresses the typical features of an intellectual generation marked by German interwar culture and the concerns on the "culture crisis", it also inscribes a benjaminian anomaly, a political-materialistic inflection, that questions the frequent opinion that the "culture crisis" in those years diagnosed always showed "spiritualist" answers.

Keywords: Luis Juan Guerrero; Walter Benjamin; Frankfurt School ; Aesthetics ; Reception

Hemos querido sacudir la modorra de los que viven del deleite del arte (de un arte entendido como fbrica de sueos), y conmover las seguridades de una filosofa concebida como una gozosa complacencia con el statu quo.

L. J. Guerrero

Mais ds l'instant o le critre d'authenticit cesse d'tre applicable la production artistique, l'ensemble de la fonction social de l'art se trouve renvers. A son fond rituel doit se substituier un fond constitu par une pratique autre: la politique.

W. Benjamin

Hay un captulo de la historia intelectual argentina que a pesar de su importancia y riqueza slo ha merecido hasta el momento abordajes aislados y fragmentarios, sin hallar an su lugar orgnico en el despliegue de la cultura argentina en el siglo xx. Nos referimos a la labor de una serie de pensadores que florecieron entre las dcadas de 1930 y 1950, la generacin filosfica que madur entre la muerte de Alejandro Korn y la renovacin intelectual situada usualmente a partir de la irrupcin de la revista Contorno. Una etapa con frecuencia reducida doblemente a una larga dcada del treinta atravesada por la interrogacin ensaystica acerca del "ser nacional", y luego a una supuesta poltica cultural entre pobre y represiva durante el perodo peronista.1 Afortunadamente, este tipo de lecturas viene siendo complejizado desde diversas perspectivas. Una de ellas, la sugerida en este trabajo, sera la de una relectura de esta zona filosfica tan poco explorada. Una zona compuesta por un conjunto de nombres entre los que habran de incluirse principalmente los de Francisco Romero, Carlos Astrada, Luis Juan Guerrero, Sal Taborda, Miguel ngel Virasoro, ngel Vasallo, Vicente Fatone, entre otros. Rpidamente rubricados bajo el rtulo genrico de la "crtica del positivismo" de la generacin anterior y la emergencia de una "nueva sensibilidad" espiritualista e inclinada a la especulacin metafsica, se ha soslayado el estudio de las trayectorias y las obras en las que se tramitaban operaciones fundamentales para la cultura filosfica en la Argentina, tanto institucionales como intelectuales. Entre las primeras podra mencionarse una serie de instancias (desde la fundacin de una sede de la Sociedad Kantiana en Buenos Aires, en 1930, hasta el ya mtico Congreso Nacional de Filosofa de 1949), que manifiestan la consolidacin de un espacio legitimado para una labor intelectual antes subsidiaria de otras profesiones (no olvidemos que aun el propio Korn era mdico de profesin). Entre las segundas se destacan la fuerte inclinacin hacia la cultura filosfica alemana (mediada, entre otros factores, por el fuerte impacto de la labor de Jos Ortega y Gasset y su tan influyente Revista de Occidente) y la lectura crtica de las tradiciones del vitalismo, la fenomenologa, la filosofa de los valores y el existencialismo. Acaso por aquella consolidacin institucional y por este dinamismo intelectual, la filosofa de esos aos fue uno de los lugares privilegiados de reflexin acerca de lo que se denominara en la poca la "crisis de la cultura", la crisis del liberalismo y los efectos de la guerra, la debacle de un horizonte civilizatorio y la promesa de una nueva humanidad. Creemos que la complejidad de esta zona de la cultura argentina an espera abordajes a su altura.Ciertamente, no es nuestro objetivo aqu subsanar este dficit. En estas pginas slo ensayaremos una aproximacin a uno de los protagonistas de este ciclo intelectual, Luis Juan Guerrero (1899-1957), a travs de un cotejo de su temprana y productiva recepcin de algunos aspectos centrales de la obra de Walter Benjamin. Intentaremos mostrar que esta clave de lectura permite un acceso privilegiado a la labor de Guerrero, a la vez que ayuda a construir una imagen ms compleja y matizada de la generacin intelectual del "ocaso de Occidente".La olvidada obra de Guerrero se compone de trabajos sobre tica, psicologa y esttica. Acotaremos nuestra atencin a su principal trabajo, y acaso la obra sobre esttica ms ambiciosa jams escrita en nuestro pas, Esttica operatoria en sus tres direcciones.2 Expresin notable de una generacin intelectual marcada por la cultura alemana de entreguerras, la Esttica de Guerrero inscribe, a su vez, una anomala -benjaminiana- que pone en cuestin la idea frecuente de que la "crisis de la cultura" una y otra vez diagnosticada en la poca mostr siempre alternativas "espiritualizantes" de resolucin.

I. "Una morfologa de las siempre cambiantes estructuras sensitivas de la historia"

Esttica operatoria en sus tres direcciones es el ttulo general con el que Luis Juan Guerrero dio unidad a tres gruesos volmenes dedicados a cada una de esas tres "direcciones": I. Revelacin y acogimiento de la obra de arte. Esttica de las manifestaciones artsticas; II. Creacin y ejecucin de la obra de arte. Esttica de las potencias artsticas; y III. Promocin y requerimiento de la obra de arte. Esttica de las tareas artsticas.3 El carcter "operatorio" tanto como la "triple direccionalidad" estn en el ncleo de sus desarrollos. En l, el arte no es una cosa, sino un proceso, un movimiento perpetuo, una fuerza centrfuga en cuyo centro se encuentra un vaco que llamamos obra de arte. A partir de ella, su ncleo "operatorio", Guerrero despliega su potencia procesual en tres orientaciones: contemplativa, productiva y emprendedora, dedicndole cientos de pginas a cada una de ellas. En la relacin entre las tres estticas se plantea "un sistema de direcciones, siempre abierto" (e i, 79), en el que una remite a la otra en un movimiento incesante que marca el ritmo del proceso esttico. As, de la concreta situacin de una comunidad histrica determinada emerge una demanda (e iii), que requiere la tarea de produccin artstica (e ii), que se plasma en la manifestacin y contemplacin de la obra de arte (e i), la cual por su parte abrir un nuevo horizonte histrico concreto que a su vez generar nuevos requerimientos (e iii), iniciando nuevamente un proceso "siempre imprevisible y, por supuesto, inacabable" (e i, 79). Guerrero nos ofrece, en el trazado general de las mil pginas de su Esttica, el ensayo de una verdadera teora general de la cultura. En el marco de sus ambiciosos contornos se incluye una amplsima gama de problemticas, coherentemente articuladas, que abarca desde una teora de la secularizacin hasta una sociologa del arte, pasando por una ontologa crtica de la obra, una teora del signo y del significado, una antropologa del juego y del trabajo, una teora de la imaginacin y una fenomenologa de la experiencia, una esttica de la recepcin, una teora de la modernidad, etc., etc. Una compleja fenomenologa del proceso esttico enmarcada por una teora general de la historia del arte de ntida entonacin materialista, y orientada en ltima instancia por una teora poltica del arte con un fuerte sentido comunitario y emancipatorio, como intentaremos mostrar.De esto ltimo se desprende la relevancia de un motivo histrico-esttico que recorre toda la obra, una perspectiva histrica que inscribe el proceso esttico en la extensin de tres grandes momentos:4 primeramente y abarcando la mayor parte de la historia de la humanidad, el arte como lenguaje de los dioses, o al servicio de lo sagrado; en segundo lugar, a lo largo del proceso moderno de secularizacin, el arte como lenguaje de la nostalgia por la de