Estancias Prueba 2

download Estancias Prueba 2

of 32

  • date post

    09-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    218
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Prueba 2 del documento de estancias

Transcript of Estancias Prueba 2

  • FUNDACIN MANUEL ARANGO FUNDACIN MEXICANA PARA LA EDUCACIN AMBIENTAL

    Estancias SumergidasCristina Iglesias

    Jardn en el Mar

    Thomas Riedelsheimer

  • Naturaleza y Arte

    El Mar de Corts cuenta con innumerables reas a las que se les reconoce un valor universal excepcional.

    Su proteccin ha sido uno de los objetivos primor-diales de la Fundacin Mexicana para la Educacin Ambiental desde hace ms de 2 dcadas, con el apoyo decidido de la Fundacin Manuel Arango y de otras or-ganizaciones nacionales e internacionales.

    Como complemento a los distintos esfuerzos para proteger las islas, los ecosistemas marinos y los recur-sos pesqueros del Mar de Corts, se impuls el proyec-to artstico de Cristina Iglesias, Estancias Sumergidas, para que sirviera como emblema de estos esfuerzos y como llamado a acciones futuras.

    Tambin se decidi hacer la pelcula documen-tal Jardn en el Mar con Thomas Riedelsheimer, para difundir con ms amplitud el complemento que puede darse entre, el compromiso de proteger a la naturaleza y el arte.

    Las pginas siguientes contienen una descrip-cin de estos procesos.

    Rodolfo ogaRRio Fundacin Mexicana para la Educacin Ambiental

  • 4

  • 5La conservacina perpetuidadde la Isla Espritu Santo

    En la Pennsula de Baja California, en el Mar de Corts, en sus is-las y en sus ricas aguas existen todava lugares no perturbados, de gran importancia ecolgica y de extraordinaria belleza paisajstica, que pueden y deben ser protegidos.

    En 1998, la Fundacin Mexicana para la Educacin Ambiental (Fundea), con el liderazgo y el patrocinio determinante de Manuel Arango, coedit con la Sociedad de Historia Natural Niparaj (Niparaj) y con la Universidad Autnoma de Baja California Sur, el libro Diagnstico Ambiental de Baja California Sur.

    Este trabajo hizo posible profundizar en el conocimiento de la regin, valorarla ms y entender con mayor claridad la amenaza que representara para la pennsula un desarrollo voraz e irres-ponsable; un desarrollo que ignorara la fragilidad de la zona, no respetara la naturaleza y pusiera en peligro, por lo tanto, la susten-tabilidad y la calidad de vida de sus habitantes.

    El Diagnstico tambin analiz las oportunidades que an existen para lograr un desarrollo respetuoso, con un enfoque de sustentabilidad que proteja el valiossimo patrimonio natural de la Baja California.

    Un ao despus de la publicacin del Diagnstico, Conservacin del Territorio Insular Mexicano y Tim Means, solicitaron a Manuel Arango su apoyo para proteger la Isla Espritu Santo. Tim, un com-prometido conservacionista que decidi quedarse en Baja California Sur luego de navegar de La Paz a Loreto hace 35 aos, es uno de los fundadores de Niparaj.

    La Isla Espritu Santo era propiedad comunitaria del Ejido Vladimir B. Bonfil desde 1976. Por cambios a la Constitucin en 1992, el Ejido fue autorizado a parcelar y vender lotes que parti-culares empezaron a adquirir con la idea de construir restaurantes y hoteles.

    La posibilidad de que esas instalaciones tursticas fuesen construidas en Espritu Santo representaba una enorme amena-za, no slo para esa isla, sino para el resto de las islas del Mar de Corts, a pesar de que fueron decretadas en 1978 reas Naturales Protegidas bajo la categora de Zonas de Refugio de Flora y Fauna.

    La Isla Espritu Santo y La Partida son

    las dos islas mayores de un archipilago

    que se localiza a 25 kilmetros de

    la ciudad de La Paz.

  • 6Parque Nacional MarinoArchipilago Espritu Santo

    Parque NacionalBaha de Loreto

    Isla Espritu Santo

    Parque NacionalCabo Pulmo

    San Jos del CaboCabo San Lucas

    Isla Espritu Santo

    Isla La Partida

    Pennsula de Baja CaliforniaMxico

    La Paz

    EnsenadaEl Candelero

    BahaSan Gabriel

    PlayaBonanza

    Laguna deSan Ignacio

    Los Islotes

  • 7Como nica solucin viable frente a este proceso de privatiza-cin y parcelacin, Manuel Arango propuso una idea sin precedente en Mxico: adquirir la isla con fondos privados para donarla a la Nacin mexicana y garantizar as su conservacin a perpetuidad.

    Entre 1999 y 2003, Fundea se enfoc en dos propsitos indi-tos: Primero, que la Asamblea de ejidatarios depositara su confianza en una organizacin ciudadana que buscaba una solucin equita-tiva para los ejidatarios y la sociedad mexicana en su conjunto al rescatar la isla para la conservacin. Es importante sealar que la isla se encontraba deshabitada, sin actividades agrcolas o pecua-rias y a tres horas de distancia, por mar y tierra, de la poblacin del Ejido, lo que en cierta medida facilit el acuerdo. Segundo, lograr la confianza entre el grupo ciudadano y las autoridades federales, que permitiera la firma posterior de un decreto de expropiacin por parte del Presidente de la Repblica.

    Fundea trabaj intensamente con las Secretaras de Medio Ambiente y de Reforma Agraria, la Presidencia de la Repblica, la Comisin de Avalos de Bienes Inmuebles Nacionales y el Ejido Vladimir B. Bonfil, para llegar a un acuerdo.

    Despus de cuatro aos de negociaciones, Fundea adquiri 33 parcelas, de ochenta y cuatro hectreas, que haban sido privatiza-das en la Playa Bonanza. Con el apoyo de individuos e instituciones nacionales y extrajeras, Fundea cubri el costo de la indemnizacin a favor del Ejido Bonfil, por la expropiacin previamente negociada de las nueve mil novecientas hectreas de uso comn en la Isla Espritu Santo.

    En febrero del 2003, se hizo entrega formal de las casi diez mil hectreas de la isla, una superficie similar a la de la isla de Manhattan, a la Comisin Nacional de reas Naturales Protegidas, en lo que constituy la donacin ms grande de este tipo en Mxico.

  • 8Un avance clave, pero insuficiente

    La compra y donacin de la Isla Espritu Santo permiti destinarla a su conservacin a perpetuidad, y es un logro que representa un avan-ce importante, pero insuficiente, pues la extensin de Espritu Santo equivale tan solo al 2.5 por ciento de la superficie total de las islas del Mar de Corts. Es claro que se requieren medidas de proteccin adi-cionales para salvaguardar a futuro el destino de las islas restantes.

    Entre 2003 y 2005, Fundea trabaj de cerca con la Comisin Nacional de reas Naturales Protegidas, con la Secretara de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Secretara de Relaciones Exteriores y la Unin Internacional para la Conservacin de la Naturaleza, con el propsito de que la Organizacin de las Naciones Unidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) aceptara la propuesta del gobierno de Mxico de reconocer el valor universal excepcional de 244 islas y ocho reas marinas protegidas en el Mar de Corts y las registrara como Patrimonio de la Humanidad, de acuerdo al Convenio de Patrimonio Mundial ratificado por Mxico a travs del Senado de la Repblica en 1986. Este recono-cimiento internacional dara mayor proteccin a la totalidad de las islas.

    Despus de dos aos de es-fuerzo, el 14 de julio de 2005, en la ciudad de Durban, Sudfrica, duran-te la vigsimo novena reunin del Comit de Patrimonio Mundial de la UNESCO, se registraron, como Patrimonio Natural de la Humanidad las islas y reas marinas citadas.

    La proteccin de este ecosistema marino es un logro clave para el pas y sus recursos pesqueros porque el Mar de Corts apor-ta cerca del 30 por ciento de la produccin pesquera en Mxico.

    Como un claro reconocimiento de ese valor y para incrementar la proteccin de la Isla Espritu Santo, Fundea y Niparaj trabajaron con la Comisin Nacional de reas Naturales Protegidas para lo-grar el Decreto Presidencial por el cual se cre el Parque Nacional Marino Archipilago Espritu Santo publicado en el Diario Oficial de la Federacin el 10 de mayo de 2007.

    La unesco declar 244 islas, islotes y zonas costeras del

    Mar de Corts como Patrimonio Mundial de

    la Humanidad, en su categora de bienes

    naturales, bajo la denominacin de Islas y reas protegidas del

    Golfo de California.

  • 9Mayor proteccin a travs de redes de reservas marinas

    Enric Sala y Octavio Aburto, cientficos expertos en el entorno marino del Mar de Corts, doctorados por el Scripps Institute of Oceanography de la Universidad de San Diego, en California, y otros cientficos publicaron, en el 2002, un influyente artculo en la prestigiada revista Science. En el artculo proponan la creacin de una red de reservas marinas como medida de proteccin de los eco-sistemas y los recursos pesqueros del Mar de Corts.

    La creacin de esta red, tomando en cuenta los intereses y dere-chos de los pescadores beneficiarios de los recursos, tiene el poten-cial de impulsar la proteccin de los recursos pesqueros de la regin, revirtiendo as la dramtica tendencia del decremento, e inclusive en ocasiones, colapso de las pesqueras en Mxico y en el mundo.

    A partir del 2008, Fundea, Niparaj, la Comisin Nacional de Pesca y Acuacultura y la Comisin de reas Naturales Protegidas se comprometieron a tratar de lograr la creacin de la red y empe-zaron a trabajar con autoridades federales y estatales, as como con comunidades de pescadores locales.

    La Baha de Agua Verde es precisamente el lmite Norte del lla-mado Corredor San Cosme-Punta Coyote, frente al cual se pretende crear la primera red de zonas de refugio pesquero/reservas marinas en Mxico, que integrara a las cooperativas pesqueras de Agua Verde, Punta Alta, Ensenada de Corts, San Evaristo y El Pardito, entre el Parque Nacional Baha de Loreto y el Parque Nacional Marino Archipilago Espritu Santo.

    El Parque Nacional Cabo Pulmo, ubicado en el Mar de Corts, al Sur de La Paz, entre Los Barriles y San Jos del Cabo, constituye el mejor ejemplo en Mxico de los efectos positivos que puede pro-ducir el cuidado comprometido por parte de los pescadores locales y las autoridades correspondientes, sob