Escuelas Que Aprenden

download Escuelas Que Aprenden

of 70

  • date post

    06-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    2.024
  • download

    2

Embed Size (px)

Transcript of Escuelas Que Aprenden

Peter Senge, Nelda Cambrn-Mc Cabe, Timothy Lucas, Bryan Smith, Janis Dutton, Art Kleiner, Escuelas que Aprenden, Un manual de la quinta disciplina para educadores, padres de familia y todos los que se interesen en la educacin, Pgs. 15-71, editorial norma, ISBN 958-04-6511-8PETER SENGE NELDA CAMBRON-MCCABE TIMOTHY LUCAS BRYAN SMITH JANIS DUTTON ART KLEINER

Escuelas que aprenden

TRADUCCION: JORGE CARDENAS NANNETTI

GRUPO EDITORIAL NORMA http:www.norma.com BOGOTA, BARCELONA, BUENOS AIRES, CARACAS, GUATEMALA, LIMA, MXICO, PANAMA, QUITO, SAN JOS, SAN JUAN, SAN SALVADOR, SANTIAGO, SANTO DOMINGO.

Un manual de la Quinta Disciplina para educadores, padres

de familia y todos losque se interesen en la educacin

Senge, Peter Escuelas que aprenden I Peter Senge ; traduccin Jorge Crdenas Nannetti. - Bogot: Grupo Editorial Norma, 2002. 630 p. ; 23 cm. - (Coleccin vitral) ISBN 958-04-6511-8 Ttulo original: Schools that learn. 1. Escuelas 2. Administracin escolar 1. Crdenas Nannetti, Jorge, 1906- , tr. n. Tt. III. Serie 371 cd 20 ed. AHJ5450

CEP-Banco de la Repblica-Biblioteca Luis-Angel Arango

Ttulo original: Schools that Leam Primera edicin: Doubleday, 2000 @ Peter Senge,Nelda Cambron-McCabe, Timothy Lucas, Bryan Smith, Janis Dutton, Art Kleiner, 2000 Primera edicin en castellano para Amrica Latina: abril de 2002 @ Editorial Norma, 2002 Apartado 53550, Bogot - Colombia Diseo: Camilo Umaa Armada electrnica: Blanca Villalba Palacios Impreso en Colombia por Cargraphics S.A. - Impresin Digital Printed in Colombia

Prohibida la reproduccin total o parcial por cualquier medio sin autorizacin escrita de la Editorial

Este libro se compuso en caracteres Monotype Bulmer y Frutiger CC 06083 ISBN 958-04-6511-8

CONTENIDO Para empezar I Orientacin 1 El momento recordado 2 La idea de una escuela que aprende 3 Conceptos bsicos sobre organizaciones que aprenden 4 Como leer este libro 5 El sistema educativo de la era industrial II Cartilla de las cinco disciplinas 1 Dominio personal 2 Modelos mentales 3 Visin compartida 4 Aprendizaje en equipo 5 Pensar en sistemas 6Ruedas del aprendizaje El saln de clase III La puerta abierta 1 Crear aulas que aprenden 2 Disear un aula que aprende 3 Legal, seguro y alguno que uno quiere aprender IV Ver al aprendiz 1 Dignidad del nio 2 Desmitificar al aprendiz 3 No hay ningn nio comn y corriente 4 Sobreponerse al absurdo 5 Dar seales 6 El beso de la maestra 117 121 126 5 17 31 35 39

75 81 86 88 91 108

136 142 149 154 163 168

V Practicas 1 Desarrollo de las cinco disciplinas 2 Ensear tensiones estructurales 3 Proceso de visin compartida para la clase 4 La visin accidental 5 La tarea en casa: el monstruo 6 La evaluacin como aprendizaje 7 Conductas intelectuales 8 Una pedagoga para las cinco disciplinas VI Dialogo productivo 1 Acto de presencia 2 El primer da 3 Equilibrar apoyo en indagacin 4 Herramientas para preguntar Cmo funciona esto? 5 Tropiezos y destrezas 6 Cuentos de sistemas para nios

177 192 200 201 205 210 221 231

241 242 245 290 294 298

La escuelaVIII Ingreso a la escuela 1 Crear aulas que aprenden 2 La escolaridad como empresa tica 307 311

[6]

IX Visin escolar 1 La visin compartida para las escuelas 2 Educar a todos los nios de la ciudad 3 Cul es nuestro propsito bsico? 4 Hacer inocuo un tema peligroso X La realidad actual 1 Triangulo de diseo, circulo de cultura 2 Incertidumbre predeterminada 3 la pregunta de los 19.000 dlares 4 xito para los adelantados 5 traspasar la carga 6 Un sistema que se diagnostica a si mismo 7 El gran juego de la escuela secundaria XI Desarrollo 1 Lea dos captulos y llmeme por la maana 2 No mas formacin rpida de maestros 3 El grupo de estudios cognoscitivos 4 Escoja cada uno su aventura 5 Aprendiendo a ensear XII Liderazgo 1 Liderazgo sin control 2 Socios colegas 3 Progreso del superintendente 4 Una junta escolar que aprende 5 Con los pies en la hoguera 6 Aprendizaje como gobierno y gobierno como aprendizaje 7 Eso no se puede hacer

325 340 349 358

365 382 391 397 401 406 412

425 429 440 443 450

457 464 471 479 485 494 502

[7]

XIII Entrar en comunidad 1 Fomentar comunidades que aprenden XIV Identidad 1 Inventario de conexiones de la comunidad 2 La expresin es el primer paso para salir de la opresin 3 Como vaya la comunidad, asi ir la escuela 4 Una visin compartida por todo el pas XV Conexiones 1 De padres a padres 2 Nueva percepcin de los limites del aula 3 La entrenadora de basket que piensa en sistemas 4 Tragedia de los comunes 5 El futuro de la compaa 6 El puente ssamo XVI Sostenibilidad 1 La interdependencia escuela-familia 2 Amento de vision, baja de posicin 3 Recursos para la temprana doscencia y cuidado de la niez 4 Nios como lideres 5 Cmo se sabe si su organizacin esta aprendiendo? XVII Notas finales 1 Contexto para una nueva concepcin del aprendizaje 2 Dos palabras sobre los autores

509 519 523 530 535 545 552 559 564 568 576 589 599 602 613 517 617 628

[8]

Escuelas que aprenden

1 . El momento recordado Haba una vez un muchacho que era curioso e inteligente; tena su propia manera de pensar las cosas y de interesarse en ellas. Para l la escuela no significaba gran cosa, ya que tena otros planes y siempre estaba aprendiendo. Por ejemplo, coleccionaba medallones de todos los lugares que visitaba; todos los das iba a la escuela con uno distinto que se colgaba al cuello. Un da la maestra le dijo: "Mateo, maana en la clase de ciencias vamos a hacer un experimento con metales. Apuesto a que podramos aprender algo interesante sobre alguno de tus collares". l no vea el momento de llegar a su casa y contarles a sus padres, y gran parte de la velada la pasaron discutiendo qu medalln llevara al da siguiente a la escuela. Al fin se resolvi por uno que haba conseguido en un viaje que hizo con su abuelito y que tena aleacin de plata. Por la maana se levant muy temprano para ir a la escuela y al regresar a su casa por la tarde comparti con sus padres sus nuevos conocimientos cientficos: que los distintos metales trasmiten la electricidad de manera distinta y que su medalln haba resultado muy buen conductor debido a la plata que contena. Hoy ese muchacho es mucho mayor pero an recuerda ese da y lo que aprendi sobre electricidad. Recuerda igualmente esa inefable sensacin de sentirse interesante para los dems, de ayudarles a aprender, de ser visto. Es posible que la maestra no recuerde esa leccin en particular, pero s recuerda otras ocasiones en que hizo una conexin especial, a veces con un alumno, otras veces con un tutor, un padre de familia, otro educador o alguna otra persona, y esa experiencia la hizo cambiar de parecer. Todo el que lea este libro sin duda habr tenido alguna experiencia parecida, cuando alguien le encendi la imaginacin con algn nuevo conocimiento o le toc una honda cuerda que le abri puertas insospechadas. Por qu son tan poderosas las influencias de este tipo? Tal vez porque son parte de nuestro comn derecho innato como seres humanos: entrar en la vida

[15]

como vidos y naturales aprendices. "El impulso de aprender es tan fuerte como el impulso sexual-dice el antroplogo Edward T. Hall-. Empieza ms temprano y dura ms tiempo". Aprender es a la vez hondamente personal e inherentemente social: nos conecta no slo con el conocimiento, en abstracto, sino con nuestros semejantes. Si no, por qu es tan importante que el maestro tome nota de cualquier cosa especial de un alumno? Durante toda la vida, mientras vamos pasando de un ambiente a otro, encontramos novedad y nuevos retos, pequeos y grandes. Si estamos preparados para ellos, vivir y aprender son inseparables. Qu pasara si todas las comunidades se propusieran, ante todo, fomentar esta conexin entre vivir y aprender? Un mundo as sera muy distinto del nuestro. No habra fronteras entre "escuela", "trabajo" y "vida". Las personas calificadas, desde jardineros hasta contadores y desde cientficos hasta artesanos, tendran una corriente continua de aprendices, nios y adultos; personas de todas las edades emprenderan constantemente nuevos proyectos, sin dejarse abatir por los fracasos, buscando siempre la ayuda mutua. Los adolescentes pasaran la mayor parte de su tiempo de aprendizaje fuera de los muros de la escuela (como dice Hall, "teniendo tanta energa, no deberan estar en la escuela"), trabajando en proyectos de verdadero significado para ellos. En todos los lugares donde trabajan, se renen o se divierten, las personas se estaran desarrollando, hacindose ms capaces, menos desperdiciadoras, ms enrgicas; y los nios estaran en todas partes, en todas las reuniones cvicas y conferencias de negocios, as como asisten a las reuniones significativas entre muchos pueblos aborgenes. Tal vez entonces nuestras reuniones produciran menos fciles componendas y soluciones a corto plazo, ya que la presencia de los nios servira para recordamos el verdadero propsito de nuestros esfuerzos: prever el futuro. Se podra sostener, an6te el acelerado ritmo del cambio, que ya estamos entrando en ese mundo, estemos o no estemos preparados para el. Algunos crticos dicen que eso dejara a las escuelas sin oficio. Nosotros creemos que la verdad es todo lo contrario. Los nios siempre necesitaran lugares seguros para aprender, necesitaran siempre plataformas de lanzamiento desde las cuales seguir su curiosidad al gran mundo. Y siempre necesitaran lugares donde efectuar la transicin del hogar del infancia a la amplia sociedad de padres y adultos. Por eso una cultura orientada al aprendizaje destinar sus recursos a aquellas instituciones que mejor den forma a nuestro desarrollo como aprendices. Puede que se parezcan o no a las escuelas que hoy tenemos; pero se

[16]

rn lugares en que todos, jvenes y viejos, puedan aprender cmo aprender. Si queremos que e! mundo mejore, necesitamos escuelas que apre