Entorno comunicacional venezolano 2012 (Monitor Electoral Presidencial 2012)

download Entorno comunicacional venezolano 2012 (Monitor Electoral Presidencial 2012)

of 25

  • date post

    04-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    527
  • download

    2

Embed Size (px)

Transcript of Entorno comunicacional venezolano 2012 (Monitor Electoral Presidencial 2012)

  • 1. Monitor EntornoElectoral comunicacionalvenezolanoPresidencial20122012 La campaa electoral, de cara a laselecciones presidenciales de 2012 enVenezuela, tiene como teln de fondola implantacin de un modelo enmateria de medios y comunicacin quelas propias autoridades definieroncomo la hegemona comunicacional. En el presente informe se presentanLa consolidacinlas principales caractersticas de talmodelo por las implicaciones que tienede un modeloen materia de pluralismo poltico yejercicio pleno de la libertad deexpresin, ya que ambas dimensionesson esenciales para el desarrollo de unproceso electoral democrtico ytransparente.

2. Entorno comunicacional venezolano: la consolidacin de un modeloLa campaa electoral, de cara a las elecciones presidenciales de 2012 en Venezuela, tienecomo teln de fondo la implantacin de un modelo en materia de medios y comunicacin que laspropias autoridades definieron como la hegemona comunicacional. En el presente informe sepresentan las principales caractersticas de tal modelo por las implicaciones que tiene en materiade pluralismo poltico y ejercicio pleno de la libertad de expresin, ya que ambas dimensionesson esenciales para el desarrollo de un proceso electoral democrtico y transparente.Las implicaciones del modelo saltan a la vista cuando se revisa el uso que ha hecho elpresidente Hugo Chvez del espacio de medios privados y estatales, con hechos y cifras sinprecedentes en la historia democrtica del pas. Desde el discurso oficial se cuestiona el rolpoltico en los medios privados, pero de forma simultnea se potencia lo que denomin elentonces ministro Andrs Izarra, en enero de 2007, como la hegemona meditica del Estado,que justamente lleva al terreno de los medios la accin poltica y gubernamental (Weffer, 2007).El nmero de medios televisivos administrados por el gobierno aument significativamente apartir de 2004. De una sola seal, Venezolana de Televisin, se pas a siete en 2012:Venezolana de Televisin, TVES, Vive, ANTV, vila TV y Telesur (con dos seales, una nacionaly otra internacional).Igualmente, el Estado maneja tres circuitos radiales con carcter nacional (Radio Nacional deVenezuela, YVKE Mundial y Rumbos) y ms de 250 emisoras comunitarias, la mayora de lascuales son meras repetidoras de la lnea oficialista (Petkoff, 2010, pg. 1), a todo ello se sumantres diarios financiados por los fondos pblicos: Vea, El Correo del Orinoco y Ciudad CCS.A juicio de Teodoro Petkoff (2010), editor del diario Tal Cual, la estrategia de establecer unahegemona comunicacional tiene dos vertientes, por un lado establecer un desmesuradoaparato comunicacional del Estado, que es manejado discrecionalmente por el presidenteChvez, junto con otra lnea de aplastar a los medios independientes (p. 1). 2 3. Entorno comunicacional venezolano: la consolidacin de un modeloCon el apoyo de un texto de Marcelino Bisbal, se har un recuento sucinto de las principalestendencias que en materia de poltica comunicacional ha llevado adelante el gobierno delpresidente Chvez en el lapso 1999-2009, que vistas en conjunto pueden darnos otraperspectiva: s se est en Venezuela- en presencia de polticas pblicas de comunicacin, peroque justamente tienen por finalidad coadyuvar en el fin que sostuvo Andrs Izarra, el fin esconstruir la hegemona meditica. Se trata de una decena de acciones sostenidas en el tiempo:Uso indiscriminado de las cadenas por parte del presidente; menciones denigrantes ointimidatorias contra periodistas y propietarios de medios; agresiones contra reporteros ycamargrafos; ataques directos contra instalaciones de medios; uso de recursosadministrativos como medidas de presin; desatencin de las medidas cautelares a favorde comunicadores emanadas de la Comisin Interamericana de Derechos Humanos; retirode la publicidad oficial a aquellos medios que son crticos con el gobierno; falta de accesoa la informacin pblica; sesgo informativo en los medios del Estado (Bisbal, 2006, pg.63).Segn la investigadora Silvia Cabrera (2010), en materia de medios audiovisuales en Venezuelase ha producido una metamorfosis de un sistema mixto-inautntico a uno de corte mixtoautoritario. En la dcada de los aos 80 la crtica acadmica en materia comunicativa estabacentrada en el podero que acumulaban los grupos empresariales de medios, especialmenteCisneros (Venevisin) y 1BC (RCTV); en los ltimos aos el control gubernamental junto a laexpansin del mensaje oficial modela un sistema donde prevalece la emisin privada peroseveramente limitada.De acuerdo con diversos monitoreos de medios, los canales oficiales han tenido un evidentesesgo poltico, que incluso podra catalogarse de discriminacin poltica, siendo que pese a serbienes del Estado, y por tanto pblicos, invisibilizan a una parte de la sociedad venezolana porno comulgar sta con el proyecto de la Revolucin Bolivariana que encabeza Hugo Chvez.Estudios realizados por el investigador Bernardino Herrera del Instituto de Investigaciones de laComunicacin de la Universidad Central de Venezuela (ININCO-UCV) comprobaron que ms del70 por ciento de un da de programacin regular de VTV, la principal seal estatal, estabaformada por informacin-opinin sesgada, propaganda partidista-gubernamental y la repeticin 3 4. Entorno comunicacional venezolano: la consolidacin de un modelode las alocuciones presidenciales (Caizlez, 2008: 69). Entretanto, el anlisis de TVES, el canaloficial que sustituy a RCTV en la seal del canal 2 de la televisin abierta con la promesa deque se establecera una televisora de servicio pblico, demostr se haba sumado un nuevoespacio para el modelo comunicacional del gobierno:El gobierno nacional utiliza este canal con la finalidad de propagar su doctrina poltica atravs de los informativos, promociones y propaganda de instituciones pblicas. Estaspropagandas, que se repiten incesantemente durante toda la programacin, persiguenfomentar el adoctrinamiento poltico de la poblacin, adems de exacerbar el culto a lapersonalidad de Chvez (Hernndez, 2007: 28).Pero ms all de la consolidacin de un aparato meditico estatal, sin precedentes en la historiademocrtica de Venezuela, el presidente Chvez gobierna desde la dimensin meditica. Segnlas cifras recogidas por Reporteros Sin Fronteras, entre el 2 de febrero de 1999 y el 31 dediciembre de 2008, el presidente Chvez habl en cadena nacional de radio y televisin durante1.179 horas, lo cual equivale a 49 das ininterrumpidos de intervenciones (Reporteros sinFronteras, 2009).En dicha suma no estn incluidas las horas que ha salido al aire el programa Al, Presidente,pero se estima un nmero similar que las cadenas, aunque slo se transmite por la red oficial demedios.Durante sus alocuciones televisadas el presidente no slo hace anuncios, sino que tomadecisiones espontneas de gobierno, cambia su tren ministerial, reprende a sus colaboradores,delinea las estrategias polticas de su partido, adoctrina a sus seguidores, etctera. Es necesariovolver sobre la advertencia de un experto en materia de comunicacin poltica: no se debeabusar de las cadenas polticas pues el pblico se cansa y pueden terminar siendocontraproducentes (Izurieta, 2005: 206).En buena medida, y tambin en un hecho sin precedentes en Venezuela y en los pasesdemocrticos de Amrica Latina (en Cuba durante los aos 60 y 70 el presidente Fidel Castrotambin hizo un uso intensivo de los medios), el presidente Chvez literalmente gobierna desdelo meditico.4 5. Entorno comunicacional venezolano: la consolidacin de un modeloCabe hacer un parntesis para recalcar que con el Al, Presidente y sus cadenas Chvez seha convertido all en una especie de showman que canta, recita, cuenta ancdotas de su vida(De la Nuez, 2002, par. 29); pero adems con rasgos de personalidad, como lo han establecidoalgunos estudiosos, que evidencian pblicamente un marcado narcisismo y una notoriatendencia a usar el pronombre personal en primera persona, se trata del yosmo discursivo delpresidente Chvez (Bolvar, 1999 cp. Koeneke, 2002: 73).La investigacin realizada por Bolvar en 1999 analizando la alocucin en la toma de posesindel jefe de Estado venezolano, comparado con sus predecesores (Carlos Andrs Prez y RafaelCaldera), evidenci un uso ms extendido del pronombre personal en primera persona que el deotras formas pronominales. As en su instalacin como jefe de Estado Chvez lo us en 44,8 porciento, mientras que Prez en 20,7 por ciento y Caldera en 29,4 por ciento (Bolvar, 1999 cp.Koeneke, 2002: 73).En no pocas ocasiones, durante su largo mandato, el jefe de Estado dicta pautas, anunciadecisiones y cambia estrategias estatales que parece tomar por sorpresa incluso a sus mscercanos colaboradores. Esto, desde nuestra perspectiva, representa una tendencia oficial, queen particular recae sobre la figura del presidente: muchas decisiones que impactan la polticapblica no responden necesariamente a los planes y programas previamente diseados; lasdecisiones parecen inscribirse en la lgica de una puesta en escena televisiva, en la cual elconductor del espacio (el presidente Chvez) tiene un enorme poder para variar el libreto, haceranuncios y tomar decisiones sin que hayan estado previamente consensuadas dentro del equipode gobierno.Es notable el personalismo en la Venezuela bajo la gida de Chvez y su escenario natural deexposicin es la pantalla chica. Desde el espacio meditico en el cual se han tomado decisionesde envergadura para la vida nacional, y desde lo simblico se construye la accin de gobierno.Tiempos de hegemona comunicacionalSe han implementado, desde el ejecutivo, durante ms de una dcada, un conjunto de accionesy decisiones oficiales, que no le han dado respuesta a problemas concretos de los ciudadanos,sino que han tenido por finalidad crear un cerco legal-institucional para restringir la libertad deexpresin, con impacto directo sobre el trabajo de medios y periodistas. 5 6. Entorno comunicacional venezolano: la consolidacin de un modeloEstas decisiones, por otro lado, tampoco han sido un espacio de discusin democrt