"El Pescador" - Edici³n Impresa 1714

download "El Pescador" - Edici³n Impresa 1714

of 16

  • date post

    27-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    223
  • download

    6

Embed Size (px)

description

Organo de difusión cultural A.C.Vocero de Tacámbaro

Transcript of "El Pescador" - Edici³n Impresa 1714

  • El Pescador Edicin del 26 de Febrero al 03 de Marzo de 20122

    Certificado de licitud de ttulo No. 1902, Certificado de licitud de contenido No. 1152, expedido por la Comisin Califi-cadora de Publicaciones y Revistas Ilus-tradas el 23 de Febrero de 1983. Fran-queo pagado -publicacin peridica-. Permiso No. 0050342. Caractersticas: 126252210. Autorizado por SEPOMEX.

    Fundador: Mons. J. Jess Carren+

    Director: Pbro. Ivn Torres Martnez

    Revisin de texto: Profra. Teresa Ramrez Cervantes

    Aux. Contabilidad: Srita. Josefina Monge E.

    Circulacin: Sr. Pablo Nieto

    Contabilidad: C.P. Rubn Reyes

    Formato: Julin Yolotzn Rodrguez

    Consejo EditorialPbro. Jos Daz-BarrigaPbro. Ramiro Pantoja CruzPbro. Heriberto Daz PinPbro. Leoncio Tapia Cruz

    Colaboradores:Excmo. Sr. Obispo Jos Luis CastroPbro. Leoncio TapiaPbro. Filemn vilaPbro. Andrs MedinaPbro. J. Jess RiveraPbro. Rubn HurtadoPbro. J. Reyes GuijosaPbro. Joel OcampoPbro. Benito SyagoPbro. Rogelio GarcaPbro. Alejandro HerreraPbro. Agustn DelgadoPbro. Fernando Espinoza QuetzeriProfr. Amando PonceProfr. Alejandro CruzaleyProfr. Pompilio CrdenasProfr. Evelio Vargas OrnelasSra. Ma. Elena VegaSr. Gustavo Mendoza PedroSr. Rafael AyalaJorge Luis Castillo MarnFernando RodrguezSr. Francisco EscobarDavid Tapia ZavalaLic. Esal MendozaSr. Joel Poncengel Carbajal

    Oficinas:Enrique Aguilar No. 63

    Apdo. 78 C.P. 61650Tacmbaro, Mich.

    Tel/Fax: 01 (459) 59 6 11 53

    Pgina web:www.diocesisdetacambaro.mx

    Correo Electrnico (E-mail):redaccionpescador@yahoo.com.mx

    En este peridico todo artculofirmado es responsabilidad del autor.

    Artculos no firmadosson responsabilidad de la Direccin del Peridico.

    Agenda del Sr. Obispo Voz del Sr. ObispoFebrero/Marzo de 2012

    La Cuaresma: oportunidad para fortalecer la fe

    Editorial

    Primer domingo de Cuaresma. El da de Ceniza escucha-mos estas palabras que nos sigue dan-do la Madre Iglesia: Arrepintete y cree en el Evange-lio. El arrepenti-miento brotar del

    conocimiento ms profundo de Cristo, el Amor encarnado y de mi miserable respuesta a tanto amor. Si en verdad amo a Cristo, mi vida ir por el camino del Evangelio. Cristo ama al Padre celestial y va por el camino de la obediencia.

    27. Visita a la Parroquia de Tuzantla.28-29. Oficina.1 y 2. Oficina.

    Iniciamos una vez ms el tiem-po de cuaresma. Al conme-morar este tiempo especial de gracia vale la pena reflexio-

    nar seriamente sobre el sentido de nuestra fe y de nuestro compromiso como cristianos. Es importante que nos preguntemos y profundicemos en primer lugar sobre lo que signi-fica ser un autntico creyente; que analicemos de qu manera demos-tramos que creemos en un Dios vivo y misericordioso y cmo correspon-demos a su amor y a su inmensura-ble bondad y benevolencia.Al iniciar esta cuaresma podemos hacernos muchas preguntas que nos ayuden a entender ms plenamente nuestra realidad y nuestra viven-cia de fe Qu tan grande es mi fe? Cmo vivo y trato de profundi-zarla? Soy creyente y practicante o solamente sigo una tradicin que no me lleva a ningn compromiso? Qu tanto me he preocupado por conocer ms la doctrina y la fe que profeso? Soy creyente solamente de forma ocasional o cuando me veo en algn apuro?Sabemos que la fe es un asentimien-to personal, libre y voluntario en realidades que sobrepasan las di-mensiones de la propia realidad his-trica y que van ms all de una rea-lidad meramente humana. Esto sig-nifica que la fe es siempre un miste-rio en el sentido de que no podemos conocer ni escrutar completamente todas las verdades que la misma fe encierra y, por lo tanto, queda siem-

    pre como algo que humanamente no podremos comprender porque tras-cienden dicha realidad.Sin embargo, sabemos tambin que parte de ese misterio Dios nos lo ha revelado, nos lo ha dado a conocer. Este conocimiento nos lo revela fundamentalmente por medio de su Hijo Jesucristo. De esta manera la fe pasa a ser tambin un don, un re-galo de Dios, una participacin de su amor que busca involucrar al cre-yente en un continuo proceso de re-novacin, de crecimiento espiritual y de conversin. De esta manera ese regalo de Dios se convierte a su vez en una tarea que debe cumplirse, ta-rea que implica una respuesta libre y generosa del creyente, una actitud de apertura de mente y corazn a todo aquello que Dios nos va dan-do en la vida de fe, de tal manera que todo eso nos ayude a dirigir la propia vida segn lo que Dios mis-mo nos va revelando en ese proceso constante de crecimiento. Una cosa muy importante que no debera perderse nunca de vista es que, siendo la fe un don personal y gratuito de Dios, no puede vivirse y practicarse en forma individua-lista ni tampoco puede quedarse en una mera prctica externa de un pietismo desencarnado de la pro-pia realidad. La fe, por otra parte, tiene signos que deben conocerse y tiene mediaciones. Los principa-les signos para un creyente son los sacramentos, los cuales se definen como medios o vehculos por los

    que Dios comunica su gracia a los creyentes. La mediacin principal a travs de la cual se nos otorga el don de la fe es la Iglesia, comunidad de creyentes. As, por el bautismo se nos concede el don de la fe y por la celebracin y prctica de los de-ms sacramentos esta fe se renueva y se fortalece, particularmente me-diante la asidua participacin en la eucarista y la frecuente prctica del sacramento de la reconciliacin. La fe por lo tanto, se vive y se practica primero en el culto, en la celebra-cin y en los diversos ritos y prcti-cas que la Iglesia nos propone como medios de santificacin. Esta par-ticipacin nos debe llevar a la co-munin, es decir a participar con la comunidad. Celebrar la fe impli-ca una constante retroalimentacin de la misma en el creyente, de tal manera que por la asidua prctica de los sacramentos se despierte en el creyente un espritu solidario que lo lleve constantemente a la viven-cia autntica de la fe en la prctica de la caridad.La cuaresma es un tiempo propicio para fortalecernos en la fe mediante la oracin, el espritu de sacrificio, el ayuno y todas aquellas prcticas que nos ayuden a descubrir en los hermanos ms necesitados el ros-tro de Cristo, del Cristo Pobre, del Cristo enfermo, del Cristo margina-do y desvalido. Aprovechemos este tiempo de gracia y de reconciliacin para renovar y fortalecer nuestra fe y no ser creyentes slo de nombre.

  • Edicin del 26 de Febrero al 03 de Marzo de 2012 3El Pescador

    Naci alrededor del ao 250. Era un hombre de gran sere-

    nidad, generosidad, com-pasin, lleno de un entra-able amor y caridad para con sus hermanos y en particular para con los po-bres y los solitarios, aque-llos que elegan retirarse al desierto de Egipto, en imitacin a san Antonio y san Pablo. Pero todas sus virtudes debieron pospo-nerse para mantener duras

    San AlejandroSantoral 26 de febrero

    Patriarca de Alejandra.batallas contra el arrianismo, y poda aparentar ser un hombre de carcter agresivo, intransigente y acometedor. Posea una profunda estima y un claro conocimiento de la verdadera pa-labra, unido a un celo por la gloria de Dios y la defensa de la Iglesia, lo cual lo obligaba a sobreponerse constantemente a su carcter bondadoso.A la muerte del obispo san Pedro, Alejandro fue elegido, por unanimidad, para ocupar la silla episcopal. Como obispo fue amado por la gente, era un hombre de intensa actividad, ejer-ca su labor apostlica difundiendo y reafirmando la palabra de Dios y la santsima Trinidad. Pero uno de los miembros del clero, Arrio, mostr una marcada oposicin al patriarca, y comenz a predicar su propia doctrina en algunos crculos, especialmente en aquellos acostumbrados a la creencia de un dios supremo y los dioses subordinados. Negaba la santsima Trinidad, igual que la divinidad del hijo de Dios.Alejandro intent conciliar con Arrio para sacarlo de su falsa creencia pero cuando se dio cuenta que era intil reuni un snodo en Alejandra, en el ao 320. Asistieron un centenar de obispos. Los cien se unieron. Despus de la exposicin de Alejandro, los obispos se reunieron y Arrio fue condenado por toda la asamblea.Lejos de rendirse, Arrio se retir a Palestina y luego a Nico-media, presentndose como un inocente perseguido. Logr el apoyo de Eusebio de Nicomedia y Eusebio de Cesarea para que trabajaran en su favor en la corte de Constantino. Exigie-ron restablecer a Arrio en Alejandra, a lo que el obispo pona la condicin de su retractacin pblica.Osio, consejero religioso de Constantino, convencido del error, llev las noticias al monarca. Se convoc al primer con-cilio ecumnico, en Nicea, en el ao 325. Acompaado de su secretario, san Atanasio, que ser su continuador en la defensa de la verdadera fe, Alejandro fue bien recibido y elogiado por Constantino. De regreso a su sede, trabaj incansablemente para fortalecer la fe verdadera en todos aquellos a quienes el arrianismo haba invadido. Antes de su muerte ya haba ele-gido a san Atanasio como heredero de la lucha que haba ini-ciado.Muri en el ao 326.La iglesia de San Teons, la ms grandiosa de Alejandra, fue construida durante su obispado.Jess se le apareci en sueos para advertirle que no admi-tiese nunca ms a Arrio. En la visin, Jess tena la aparien-cia de un nio de doce aos, estaba iluminado por un gran resplandor y tena las ropas rasgadas en dos.

    Nota: Agradecemos a todos los sacerdotes y MEC de todas las parroquias su disposicin por recibirnos para continuar con la for-macin de nuestros laicos.

    Invitamos a todos los Ministros Extraordinarios de la Comunin de nuestra Dicesis a continuar su formacin gradual permanente durante este 2012, el cual es necesario hacerlo teniendo presente nuestra reali-dad, necesidades y el tiempo del ejercicio de este servicio.Esperamos a todos los ministros en la parroquia de El Olivo el sbado 3 de marzo a las 9:30 a.m. para iniciar con la misa.

    3 de marzo05 de mayo