EL NOVIAZGO E - EL NOVIAZGO 29 E l noviazgo es la antesala del matrimonio. Lo que da al noviazgo...

download EL NOVIAZGO E - EL NOVIAZGO 29 E l noviazgo es la antesala del matrimonio. Lo que da al noviazgo actual

of 2

  • date post

    25-Mar-2020
  • Category

    Documents

  • view

    11
  • download

    3

Embed Size (px)

Transcript of EL NOVIAZGO E - EL NOVIAZGO 29 E l noviazgo es la antesala del matrimonio. Lo que da al noviazgo...

  • FASCÍCULO No.14

    EL NOVIAZGO

    29

    E l noviazgo es la antesala del matrimonio. Lo que da al noviazgo actual su sello peculiar, es que presupone una libre relación, entre un hombre y una mujer, a

    fin de tratarse y conocerse en forma adecuada, antes de formalizar el compromiso matrimonial. Lleva en si implícita la posibilidad de romper tal relación, por voluntad de una o de ambas partes, si el mutuo trato hace llegar a la conclusión de que la conyugalidad no resulta deseable. Incuestionablemente, si se aprovecha al máximo el objetivo que ofrece el noviazgo, se podrá alcanzar el éxito matrimonial. Infortunadamente, con gran frecuencia la finalidad del noviazgo se desvirtúa convirtiéndose en un simple acuerdo entre dos personas de ambos sexos a fin de tener asegurada una compañía adecuada para los días festivos y ratos de ocio, para poder ir a bailar, al cine, de excursión, etc., llegando después al matrimonio como una meta socialmente obligada, pero no por haber alcanzado la razón objetiva de que existe un reciproco amor y una intensidad de afinidades que así lo aconsejen. Piensan los sexólogos de que el noviazgo debe consistir en una auténtica escuela del matrimonio; y manifiestan que el tiempo de que se dispone durante él, debe aprovecharse, en primer lugar para fomentar un auténtico y verdadero amor no limitado a una mera atracción física; en segundo lugar, para reflexionar seriamente acerca de si existe una cualidad de complementos, de ideales, de compatibilidad de caracteres, de educación, de cultura, etc., que haga posible prever que aquel amor, base indispensable, sin la cual el matrimonio está llamado al fracaso, se verá acrecentado y robustecido con la intimidad matrimonial. Es menester tener muy en cuenta, si queremos lograr matrimonios felices, que el noviazgo no es un juego ni un pasatiempo de adolescencia o de juventud, sino una etapa importante que exige reflexión y responsabilidad. La pareja de novios debe volverse un poco más madura desde el punto de vista psicológico. Muchas parejas de novios se afanan por casarse y más tarde fracasan. Deben saber los enamorados cuál es la pareja que van a elegir pues, esto es básico para el resto de su existencia. Las personas cuando se interesan en otras personas del sexo opuesto, suelen mirarlas de arriba abajo, detenidamente, observando solo

  • meras apariencias físicas; tratan de ver las apariencias de un rostro, de un cuerpo humano, con el propósito de elegirlo más tarde como posible cónyuge o por lo menos pretendiente… Absurdo es todo eso en un ciento por ciento. Y todo esto es extraño porque no se observan los estados psicológicos, la parte anímica o espiritual de la persona que queremos elegir como pretendiente. Muchos enamorados que aspiran a tener su pareja, solo se preocupan por ver su rostro, el tamaño de su cuerpo, qué apariencia tiene, los cabellos, etc., etc. Pero absolutamente nada, les interesa la cuestión psicológica. Nos parece que eso es tan absurdo como ver un mueble… si sirve para la cocina o para la sala… Los novios deben cuidarse de elegir a su pareja por mera apariencia, o por el deseo de casarse, o en el caso de la mujer, para no “quedarse”, porque eso es absurdo. Los enamorados deben comprender que el matrimonio es lo más grande que hay en la vida. Querer un novio hacer de su novia, o querer una novia hacer de su novio, dijéramos su ideal, sin sentirlo de verdad, psicológicamente, es algo absurdo, incongruente. Algunos enamorados se orientan muy especialmente por el artificio, por la forma o por el esplendor económico de su posible pretendiente. Tratan de conversarle en alguna forma, de hacerse simpáticas ante el novio (o novia), de conocer sus diversos aspectos para acomodarse artificiosamente a su forma de ser o de vivir, y tarde o temprano fracasan… Ese no es el camino de la felicidad matrimonial. En el verdadero amor hay espontaneidad absoluta, no existe artificio de ninguna especie. En el verdadero amor no se necesitan palabras superfluas, ni de luchar por acomodarse a la forma de pensar o de sentir del otro. En el verdadero amor, los enamorados saben si se complementan o no; si esa es su pareja o no. Cuando un enamorado aspira a tal o cual persona, cuando le pretende en alguna forma, obviamente sabe si hay algún rasgo que no concuerda con su naturalidad, con su personalidad, con su psiquis, con sus procesos psicológicos particulares… Es claro, que si un enamorado o enamorada, nota en él o en ella, algo que no le pertenece a él o a ella, por ejemplo, algún rasgo característico extraño, que en modo alguno se

    30

    BIBLIOTECA DEL SEXO www.acegap.org

    acomoda a su psiquis, es porque tal persona no es su complemento, esa mujer no es de ese hombre y a la vez, ese hombre no es de esa mujer. Una unión de tal clase va al fracaso… Y lo único que viene a resultar de tales equivocaciones o procederes, fruto de la impaciencia, no es otra cosa sino el dolor. Los enamorados deben comprender que de ninguna manera se puede enfocar el problema del Matrimonio de una manera equivocada, porque el resultado se llama dolor. Cuando los enamorados se olvidan que el matrimonio es un factor importante de sus vidas, cometen errores imperdonables. Así que usted, amable lector (a), debe fijarse mucho en la cuestión de elegir a su pareja: Nunca precipitarse, nunca dejarse llevar por el artificio. Nunca dejarse llevar por las apariencias del cuerpo; siempre saber aguardar. Si en el noviazgo existe el cálculo matemático, en este no hay amor; desgraciadamente los amoríos de la vida moderna huelen a cuenta bancaria, a mercancías y a celuloide. En aquellos noviazgos donde sólo existen sumas y restas, no existe el amor. El matrimonio que se realiza sin amor, únicamente sobre bases de interés económico o social es realmente un “pecado” contra el amor. Esta c lase de matr imonio f racasa inevitablemente. Los novios a menudo suelen confundir el deseo con el amor, y lo peor del caso es que se casan creyéndose enamorados. Pero consumado el acto sexual, satisfecha la pasión carnal, viene entonces el desencanto, queda la terrible realidad. Los novios deben auto analizarse antes de casarse, para saber si realmente están enamorados, porque el amor y la pasión son completamente opuestos. Examínate a ti mismo antes de casarte: “Serías capaz de dar tu vida para que el ser adorable viviese” Reflexiona y analiza. Recuerda que “El Amor comienza con un relámpago de simpatía deliciosa, se substancializa con la ternura infinita, y se sintetiza en la suprema adoración”. La unión de dos seres que se adoran absolutamente forman un Matrimonio Perfecto. En el amor no existen proyectos ni cuentas de banco. Si estáis ilusionado… Cuídate de la ilusión del deseo, porque este consume la vida y nos aleja de la realidad esplendorosa del amor.

    Página 1 Página 2