El movimiento neotomista orientado por Monseñor .EL MOVIMIENTO NEOTOMISTA ORIENTADO POR MONSEÑOR

download El movimiento neotomista orientado por Monseñor .EL MOVIMIENTO NEOTOMISTA ORIENTADO POR MONSEÑOR

of 21

  • date post

    08-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of El movimiento neotomista orientado por Monseñor .EL MOVIMIENTO NEOTOMISTA ORIENTADO POR MONSEÑOR

  • EL MOVIMIENTO NEOTOMISTA ORIENTADO PORMONSEOR RAFAEL MARA CARRASQUILLA

    E N EL C O L E G I O M A Y O RD E N U E S T R A S E O R A D E L R O S A R I O *

    El ltimo acto de la actividad filosfica colombiana en elsiglo pasado, con proyecciones en el presente, es el de la restau-racin tomista. Como precursor de este movimiento suele te-nerse a Jaime Balmes, cuyas obras desde mediados del siglopasado eran alimento ordinario en los centros educativos ca-tlicos del pas. Esta afirmacin requiere algunas precisionesde carcter histrico.

    El exponente ms ilustre de la filosofa catlica espaolaen el siglo xix es Jaime Balmes (1810-1848), con dotes indiscu-tibles de genio, y quien defendi los principios catlicos en elcampo de la filosofa y de las ciencias sociales y polticas. Pen-sador profundo y vigoroso, conocedor de Santo Toms, deLeibniz, de la escuela escocesa, y tambin del cartesianismo,junt a sus dotes de intelectual ejemplares virtudes de sacer-dote y de hijo fiel de la Iglesia1.

    Estando la enseanza oficial colombiana encauzada porlas doctrinas utilitarias y sensualistas, los catlicos tuvieronque abrir sus propios colegios. Fue as como Ricardo Carras-quilla (1827-1886) fund el Liceo de la Infancia, en el que se

    Ponencia presentada al simposio sobre el Pensamiento Latinoamericano delsiglo xx, en el 45 ' Congreso Internacional de Americanistas celebrado en Bogotde! I9 al 7 de julio de 1985.

    1 CARLOS VALDERRAMA ANDRADK, El pensamiento filosjico de Miguel AmonioCaro, Bogot, Instituto Caro y Cuervo, 1961, pg. 58; JAIME JARAMU.LO URIBE, Elpensamiento colombiano en el siglo XIX, segunda edicin, Bogot, Editorial Tcmis,1974, pg. 292.

  • Tu. XL, 1985 El. NKOTOMISMO EN KL COLEGIO DEL ROSARIO 329

    expuso la filosofa de Balmes, mientras que Jos Vicente Con-cha Lobo (1831-1882), por el ao de 1865, abra el Colegio dePo IX, donde Miguel Antonio Caro (1843-1909) expona lafilosofa de Cayetano Sanseverino2.

    Los aos que van de 1870 a 1890 fueron especialmente ri-cos en polmicas filosficas, mezcladas siempre con religiny con poltica. Neoescolstica por un lado y positivismo porel otro se partieron el terreno. Hay que notar que tambinaqu, como en Espaa, se anticiparon nuestros pensadores ca-tlicos a los programas de restauracin propuestos e impuestospor el Papa Len XIII. Vimos ya que Caro enseaba filosofadesde el ao 1865 por el texto de Sanseverino, y en el SeminarioConciliar de Bogot el cannigo Joaqun Gmez Otero (1848-1919) segua las mismas pautas3.

    Los polemistas conservadores, a ms de Balmes y Sanseve-rino, conocan bien al jesuta Mateo Liberatore, al dominicoCeferino Gonzlez, al tambin jesuta Francisco Ginebra, aGiuseppe Prisco, a P. Vallet4, al cardenal Dsir Mercier, aljesuta Juan Jos Urrburu, al ex-jesuta Moigno de Villebeau,al cardenal John Henry Newman, al cardenal Nicols Wise-man, a Louis Bougaud y a Csar Cant.

    A partir de 1885, con el triunfo del movimiento llamadode la Regeneracin, cuyos principales fautores fueron RafaelNez (1825-1894), un spenceriano, y Miguel Antonio Caro,un tradicionalista, la enseanza oficial se adapt a las exigen-cias del catolicismo. Fue el fin del radicalismo militante y elcomienzo de una nueva vida en consonancia con la tradicincristiana e hispana de la nacin. No est dems destacar la in-fluencia que en todo este proceso ejerci el tradicionalismofrancs, de Jos de Maistre y Luis de Bonald, como el espaolencarnado en Donoso Corts, autores que fueron lectura de

    2 VALDERRAMA ANDRADK, op. cit., pg. 100.

    3 RAFAEL MARA CARRASQUILLA, El cannigo don Joaqun Gmez Otero, en Obrascompletas, recopiladas por monseor JOS EUSKBIO RICAURTE, Bogot, Imprenta Na-cional, 1958, tomo IV, pgs. 559-560.

    P. VALLET, P. S.-S., Praclectiones philosopliicae ad mentem S. Thomae Aqui-nafa doctoris angelic!, tomus secundus, Metap/iysica et elhica, Parisiis, A. Roger ctF. Chernoviz, 1882.

  • 330 CARLOS VALDERRAMA ANDRADE T H . XL, 1985

    cabecera de nuestros ms insignes representantes de esta ten-dencia, especialmente de Miguel Antonio Caro0.

    Por la misma poca en que Gmez Otero llevaba el to-mismo al Seminario Conciliar y luego al Rosario a dondefue llevado en 1886 por el rector Carlos Martnez Silva (1847-1903, de cuyo magisterio quedaron unas Philosophiae defi-nitiones publicadas en 1918, llegaron los jesutas a encargarsenuevamente del Colegio de San Bartolom, en el que tambinimpusieron la orientacin tomista.

    Descoll all con luz propia el padre Antonio Jess Botero(1874-1924), de quien se dice tena monseor Carrasquilla unelevadsimo concepto, hasta el punto de atribursele esta afir-macin: "Es el mejor pofesor de filosofa, no digo slo de Co-lombia, pero de toda la Amrica Latina" .

    Lo cierto es que con el triunfo de la Regeneracin volvie-ron los jesutas al pas, y fundaron en Chapinero los estudiosde teologa bajo la gua, entre otros, del padre Mario Valcnzue-la (1836-1922). En el campo de la filosofa neoescolstica sehizo notable el padre Luis Ortiz, autor de un trabajo intituladoha vida. Sin embargo los estudios filosficos se adelantaron apartir de 1892 en Oa, en el Colegio Mximo de la Provinciade Castilla, y slo en 1923 se vino a organizar en Chapinero elFilosofado7.

    Esto en cuanto a la perspectiva general, porque en realidadlo que queremos estudiar y presentar, en apretada sntesis, esla renovacin del tomismo hecha en Colombia por monseorRafael Mara Carrasquilla desde el rectorado que ejerci en elColegio Mayor de Nuestra Seora del Rosario. La vida de Ca-rrasquilla discurre entre los aos de 1857 y de 1930. Su presen-cia al frente del Rosario se inicia en diciembre de 1890 cuando

    5 VALDERRAMA ANDRADE, op. di., pgs. 44-92; JARAMILLO URIBE, op. cit., pgs.292-296.

    * El Colegio de San Bartolom. I. El Colegio a travs de nuestra historia, por elP. DANIEL RESTREPO, S. I.; II. Galera de hijos insignes del Colegio, por GUILLERMOy ALFONSO HERNNDEZ DE ALBA, Bogot, Sociedad Editorial, 1928, pgs. 75 y 175-177.

    7 DANIEL RESTREPO, S. I., La Compaa de ests en Colombia: compendio his-torial y galera de ilustres varones, Bogot, Imprenta del Corazn de Jess, 1940,pgs. 284-285.

  • T u . XL, 1985 EL NEOTOMISMO EN EL COLEGIO DEL ROSARIO 331

    el presidente Carlos Holgun lo nombra all para suceder adon Jos Manuel Marroqun.

    1. LA RENOVACIN DEL TOMISMO

    Y SU ECO EN COLOMBIA

    La encclica Aeterni Patris de Len XIII, 4 de agosto de1879, marc el rumbo a la que iba a ser la renovacin del to-mismo en los medios intelectuales catlicos. Las afirmacionesall contenidas eran programticas:

    Necesidad y utilidad de una filosofa sana y robusta, que pueda ser-vir convenientemente a la fe sin menoscabo de su propia dignidad deciencia humana. La filosofa de Santo Toms posee eminentemente esascualidades; [luego] es necesario volver a la filosofa de Santo Toms,seguirla fielmente y propagarla por todos los medios 8.

    Un paso ms fue la proclamacin de Santo Toms, 4 deagosto de 1880, como patrn de todas las escuelas catlicas".

    El primer eco que tuvieron en Colombia estas orientacio-nes se hizo perceptible en agosto de 1881, cuando Carrasquillapublicaba en el Repertorio Colombiano un ensayo Sobre el es-tudio de la filosofa. All deca:

    Va ya para dos aos que la santidad del pontfice Len XIII pro-mulg su inmortal encclica sobre restauracin de la filosofa segn lamente del anglico doctor santo Toms de Aquino y, sin embargo, hastahoy casi nada se ha hecho entre nosotros para corresponder al pensamien-to redentor del jefe de la Iglesia 10.

    Al ao siguiente se lograba, con todo, el primer fruto, alaparecer la traduccin hecha por un catedrtico del Rosario,Gabriel Rosas, muerto en 1913, del texto de Vallet ya citado. Y

    8 Fr. SANTIAGO RAMREZ, O. P., Introduccin general a la Suma teolgica deSanto Toms de Aquino, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1947, tomo I,pgs. 1 1 8 + - 1 2 3 + .

    1 ib., pg. 132+.10 Obras de Carrasquilla, cd. cit., tomo III, vol. I, pgs. 427-443.

  • 332 CARLOS VALDERRAMA ANDRADE T H . XL, 1985

    algo despus, el mismo Carrasquilla, en septiembre de 1889publicaba en La Nacin un artculo intitulado Oportunidaddel tomismo, que entonces comenzaba al parecer a convertirseen tema polmico. Deca:

    Hay quien afirme que fue santo Toms de Aquino el ms sabiofilsofo de la edad media [ . . . ] . El punto merece estudiarse en cual-quier poca, y tiene ahora cierto inters actual, por las acaloradas polmi-cas que, con motivo de la organizacin del Colegio del Rosario, estnsiguiendo los peridicos de la capital11.

    2. EL RECTORADO DE CARRASQUILLA

    Llegado monseor Carrasquilla a la rectora del Colegiodel Rosario a fines de 1890, pens ante todo en dar nuevasconstituciones al claustro, que interpretaran para la poca lasviejas constituciones dadas por el arzobispo de Santa Fe y fun-dador de dicho colegio, don fray Cristbal de Torres, en 1654.

    De estas Constituciones se hizo oportuna publicacin 12, yen la advertencia preliminar deca Carrasquilla:

    Todo Colegio, amn del fin comn de educar, tiene alguno especialque lo distingue de los otros establecimientos de su especie. En el Colegiodel Rosario, el objeto peculiar claro lo dice el seor Torres esensear a los seculares a diferencia de los religiosos la doctrinafilosfica de Santo Toms l s .

    La constitucin I del ttulo V de las Constituciones origi-nales estableca lo siguiente:

    De primera instancia constitumos que todas las personas de cual-quier manera pertenecientes a este Colegio, juren de ajustarse con ladoctrina de Santo Toms, excepto en lo que pertenece a la materia de

    11 Ib., pgs. 444-455.12 Constituciones del Colegio Mayor de Nuestra Seora del Rosario, publicadas

    por D. RAFAEL MARA CARRASQUILLA, presbtero, colegial y rector de dicho Colegio,individuo correspondiente de la Real Academia Espaola, Bogot, Casa editorial deMedardo Rivas y Ca., 1893.

    13 Ib., pg