El hundimiento del «Maine» y el conflicto hispanoamericano en · PDF file 2017. 4....

Click here to load reader

  • date post

    02-Feb-2021
  • Category

    Documents

  • view

    0
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of El hundimiento del «Maine» y el conflicto hispanoamericano en · PDF file 2017. 4....

  • Historia y Comunicación Social IS5N: 1137-0734 1998, número 3, 6$96

    El hundimiento del «Maine» y el conflicto hispanoamericano en Hufvudstadsbladet,

    el diariofinlandés de mayor tirada de la época

    JAVIER MAESTRO

    INTRODUCCIÓN

    Hufvudstadsbladet —la Hoja de la Capital, más conocido bajo la abrevia- tura de 1-Ibí, y «Husis» de forma coloquial— era ya un diario moderno perte- neciente a la generación de periódicos informativos, muy alejado de laprensa de opinión minoritaria que había preponderado en el Gran Ducado de Finlandia hasta lamisma fecha de fundación de este diario en 18641.

    La capital, recientemente trasladada (1812) de Turku a Helsinki, era en- tonces casi insignificante, pero prometía una fuerte expansión en los próximos decenios tras la depresión económica y la terrible hambrnna de 1866-67. En efecto, la industrialización de la producción maderera y papelera, ¡a mejora de las comunicaciones, el auge comercial y los movimientos migratorios del cam- po ala ciudad así como a América fueron en Finlandia los indicadores básicos de la onda expansiva que conoció Europa en los últimos decenios del siglo xix. La misma capital triplicó en 1900 los cerca de 25.000 habitantes de 1865. Además, si en 1864 el 57% de sus habitantes eran suecoparlantes, ese porcen- taje iría erosionándose con el paso del tiempo a favor de la población de habla finesa2. Esos cambios lingUisticos tuvieron un indudable alcance político, pues a pesar de que el siempre vidrioso estatuto de autonomía de Finlandia permitía a los sectores dominantes una buena dosis de autogobierno frente al sistema au- tocrático ruso, no es menos cierto que la voluntad política del país descansaba en unas instituciones semifeudales, de carácter estamental, que conferían a la minoría suecoparlante una sobrerrepresentación política frente a la mayoría de los habitantes de habla finesa. Por ese motivo hasta 1886 el sueco seguía sien-

    La obra de Egidius (linstróm, Hufvudstadsbladel under SO

  • Javier Maestro El hundimiento del «Maine»y el conflicto hispanoamericano

    do legalmente la única lengua oficial y, a partir de esa fecha, se homologó el fi- nés al sueco desatando en los últimos decenios una virulenta lucha linguistica y una no menos agresiva oposición al obsoleto sistema de representación esta- mental. El nacionalismo romántico finlandés de mediados de siglo, orientado a recuperar las señas de identidad nacional3 , se había caracterizado por intentaramalgamar armoniosamente los componentes del legado de la cultura sueca con la recien reconstruida cultura finesa. Sin embargo, ese talante había dado paso, a partir de 1870, a una nueva generación de nacionalismos excluyentes.

    Los nacionalistas suecoparlantes (llamados suecomanos), aglutinados en torno a la revista estudiantil Vikingen (1870), y despues al diario Nya Pressen (1883), crearon finalmente en 1885 el Partido Sueco como órgano de expresión del escandinavismo4. Otro sector suecoparlante había apostado por una política más moderada tendente a crear una nación basada en dos culturas estrecha- mente complementarias y necesarias para dar sentido al nacionalismo finlandés. Bajo la presión de las turbulencias nacionalistas no pudieron cuajar ni la for- mación de un partido liberal ni la puesta en práctica de un programa liberal, pero fue la línea sustentada por Hufvudstadsbladet a lo largo de esta época fi- nisecular. Tildaba la intolerancia de los suecomanos como un reflejo del miedo a perder la hegemonía política, social y cultural, al tiempo que la consideraba nociva al provocar fisuras innecesarias en el frente de resistencia común para responder a los cíclicos planes de rusificación propiciados por el paneslavismo5. Y precisamente durante el período 1895-1905 los intentos de rusificar Finlan- dia adquirieron cotas desconocidas hasta entonces. Aun así, los nacionalistas fi- neses (fenomanos) también se hallaban escindidos entre los viejos fenoma- nos, acusados de ser conciliadores con las autoridades rusas para obtener ventajas para su causa, «puenteando» a la élite suecoparlante, y los jovenesfe- nomanos, dispuestos a librar una lucha política tanto contra la oligarquia sue- coparlante como contra la vinculación a Rusia.

    No obstante, los cambios graduales que habían propiciado los últimos de- cencios del siglo xix eran de tal envergadura que los movimientos nacionalistas fueron pronto eclipsados por movimientos sociales que, a la sombra de la re- volución de 1905 en Rusia, deshicieron todo el obsoleto sistema de represen- tación estamental. En las primeras elecciones democráticas al parlamento uni- cameral, celebradas en 1907, tras la reforma parlamentaria de 1906, la socialdemocracia, contra todo pronóstico, se transformó en el partido con ma- yor número de escaños (80 de 200).

    Bajo estas coordenadas históricas debe contemplarse el impacto de la gue- rra hispano-americana en la prensa finlandesa, pues si un viejo Imperio, como el español, podía sucumbir, lo mismo podía acaecer tarde o temprano con el Imperio ruso al que Finlandia seguía perteneciendo contra su voluntad.

    Maestro, J., «La fonnación de la identidad nacional de Finlandia a través de la prensa» en JoséAl- tabella. Libro Homenaje (1997), Facultad de CC. de la Información de la UCM, Madrid, PP. 655-668.

    Estiander, B., E/va

  • Javier Maestro El hundimiento del «Maine» y el conflicto hispanoamericano

    FUNDACIÓN Y PRIMERA ETAPA DEL DIARIO (1864-1885)

    August Schaumann, con una larga experiencia periodística, fue el director del nuevo periódico. Era un hombre perteneciente a la culta sociedad sueco- parlante de Helsinki y muy relacionado contodos los influyentes cfrculos de la época. Tras sus múltiples viajes por Europa entró en contacto con las tendencias del nuevo periodismo informativo de masas y él mismo llegó a ser muy cono- cido por el reportaje directo del bombardeo del fuerte de Sveaborg, situado en la boca de entrada a Helsinki, durante la guerra de Crimea. Pero también había colaborado como redactor en periódicos como Morgonbladet, Papperslyktan y Helsingfors Tidningar, aunque ahora, para él, se trataba de dirigir un periódico distinto. El nuevo diario se configuró para dirigirse masivamente a los poten- ciales lectores, en buena medida poco acostumbrados a la lectura regular de pe- riódicos. Entonces la capital contaba ya con cuatro periódicos en lengua sueca y uno en finés, con tiradas en general inferiores a mil ejemplares y con un di- seño poco moderno. Esa era la tónica en las demás ciudades del país, de modo que Finlandia contaba entonces con un total de 43 periódicos de esas caracte- rísticas, la mitad de los cuales se editaban en lengua finesa.

    El primer número de Hufvudstadsbladet ya adVertía a sus lectores que los editoriales o columnas de opinión no iban a figurar diariamente, como era ha- bitual en la prensa finlandesa. Pero eso no quería decir que el periódico care- ciera de opinión, simplemente que había otros diarios que ya realizaban esa la- bor y que el nuevo diario expresaría su ideario en las columnas de opinión semanales. Pero tambien lo haríapor medio de cartas fingidas al periódico, en su mayoría escritas por el propio director, unapráctica bastante habitual en la prensa desde la guerra de Crimea6. Otro gran publicista finlandés, Z. Topelius, ya había experimentado con esas técnicas camuflando sus opiniones de forma inadvertida a modo de folletón en la prensa que logró dirigir. Los resultados de- bieron ser tan rentables que Schaumann siguió su estela, convencido de que así moldearía mejor la opinión pública desde la prensa. Era cuestión de sacar un periódico «útil, barato, ameno y de fácil lectura» , según palabras dél propio di- rector7. Sería sobre todo un periódico sin vinculación política alguna, prestan- do también atención a las lectoras, tan descuidadas por la prensa, lo que per- mitió al diario ir insertando más publicidad de lo habitual, abaratando así su precio para llegar a convertirse en el periódico más asequible del país. Además de salir con cuatro números a la semana, fue el primero en sacar un dominical y de entregar los números del diario directamente en el domicilio de los sus- criptores por medio de un enjambre de repartidores. La tirada de Hufvuds-

    6 Zilliacus, C. - Kaif, H., Opinionens tryclc En siudie ¿iver pressens bildningsskede i Finlaná

    (1985). Helsingfors, PP. 172-180. < Schaumann, A., Frán ses

  • Javier Maestro El hundimiento del«Maine» y el conflicto hispanoamericano

    tadshlader en 1870 era todavía modesta (2.500 ej.), pues sólo contaba con una prensa de tipo Marinoni, pero la línea de independencia política de Hufvuds- tadsbladet daría pronto sus réditos atrayendo la publicidad al periódico, de modo que al ocupar ésta ya más del 50% del espacio de cuatro páginas, atres columnas con un formato de 35 x 25 cms, el diario se convirtió en el principal órgano de información comercial, y en la década de los 80 se vio obligado a in- troducir importantes innovaciones técnicas que lo transformarían en el diario de mayor tirada del país8.

    La sección dedicada a información del extranjero era también bastante más amplia que la de cualquier otro periódico finlandés de la época9. Las cuestiones internas relativas al estatuto de autonomía, la representación políti- ca y la cuestión lingílistica acaparaban buena parte de las columnas de los de- más periódicos. Pero estos temas eran tambien tabú bajo un sistema de prensa vigilado por la censura rusa que, según los periodos, podía ser más o menos se- vera y arbitraria. Hufvudsadsbladet no descuidó estos temas, pero adoptó u