El Buscador Es Lo Buscado - Nisargadatta Maharaj

download El Buscador Es Lo Buscado - Nisargadatta Maharaj

of 108

  • date post

    07-Apr-2018
  • Category

    Documents

  • view

    244
  • download

    2

Embed Size (px)

Transcript of El Buscador Es Lo Buscado - Nisargadatta Maharaj

  • 8/4/2019 El Buscador Es Lo Buscado - Nisargadatta Maharaj

    1/108

    EL BUSCADOR ES LO BUSCADO.Puntos clave de la enseanza de Nisargadatta Maharaj.

    Ramesh Balsekar

    http://www.librodot.com

  • 8/4/2019 El Buscador Es Lo Buscado - Nisargadatta Maharaj

    2/108

    Prlogo.

    No era mi intencin escribir un libro sobre la enseanza de Sri Nisargadatta Maharaj. Elmaterial que en este libro aparece brot de modo espontneo, como si fuese dictado, en un frenesque sobrecarg mi ser con una fuerza compulsiva a la que no era posible ms que asentir. No habaalternativa, tena que escribir, reducir al nivel verbal la comprensin abstracta de las palabras delMaestro. Fue, en realidad, ms una tarea de escuchar que de escribir palabras y frases en apariencia

    formadas sobre el papel ante m.Una vez escrito el primer pasaje, ahora captulo de este libro, me di cuenta de que mis

    pensamientos volaban aventajando la escritura. Y lo que escrib qued en una carpeta, guardado,sin volver siquiera a ser ledo. No supuse entonces que hubiese ms que escribir al respecto, ymucho menos cincuenta y tantos pasajes. A cada momento apareca esta sensacin de compulsin aescribir sobre un tema particular del que pudo haberse ocupado Maharaj, y en todos los casos elartculo fue guardado en la carpeta sin ms revisin o, cuando menos, relectura.

    Cuando haba reunido cerca de quince artculos, un amigo mo, Keki Bunshah, de HongKong, ferviente compaero devoto, llam casualmente a mi casa. Mientras discutamos acerca decierto asunto, se me ocurri mencionar que justo el da anterior haba escrito algunas notas sobre elmismo tema. A Keki, siempre tan perspicaz, naturalmente no poda escaprsele lo que ya habadicho e insisti en que le permitiera leer el artculo. Y despus, desde luego, tuvo que leer tambinlos otros. Fue as como decidi mecanografiarlos, con una copia para l, claro est.

    En ese momento me vi en un verdadero apuro, pues no haba mencionado nada a Maharajacerca de estos escritos intuitivos. En realidad no haba dicho nada a nadie sobre el asunto, nisiquiera a mi amigo y colega Saumitra Mullarpattan, quien haba estado traduciendo las charlas deMaharaj mucho antes de que el Maestro me pidiera a m tambin que fuera su intrprete. Cuando lehabl a Mullarpattan sobre los escritos intuitivos y de mi conflicto, el nmero de artculos habacrecido a cerca de 25. La inspiracin para escribir pareca venir a intervalos irregulares, solaescribir de prisa y en forma compulsiva cinco o seis pasajes cada vez y, luego, nada durante unosdas.

    Una maana, despus de la sesin habitual, Mullarpattan y yo llevbamos a Maharaj a dar unpaseo en el automvil cuando, sin previo aviso, Mullarpattan sac a colacin los artculos. Elestaba, al igual que yo, conciente de que Maharaj recomendaba en general a sus devotos no escribirni dar plticas acerca de sus enseanzas, presumiblemente por dos razones:

    a) el que escriba puede no haber entendido el tema con la profundidad requerida, haberloentendido slo de modo superficial, o puede en verdad no haberlo entendido en lo ms mnimo, y

    b) puede sentirse tentado a erigirse en seudogur y provocar un gran dao a todos.As pues, Mullarpattan se refiri a ello con mucho tacto, exponiendo de manera muy clara el

    hecho de que todo lo escrito era esencialmente espontneo y no resultado de haberme sentadodeliberadamente a escribir sobre cuestiones especficas, y que la velocidad misma con la que laspalabras haban ido saliendo a raudales sobre el papel, demostraba que el escrito no haba sido

    planeado. Yo me hallaba sentado en el asiento delantero del auto y Maharaj y Mullarpattan iban enla parte de atrs. Mientras Mullarpattan deca todo esto, no hubo ninguna clase de reaccin oral porparte de Maharaj, ni un solo sonido!, de modo que, con gran inquietud, me volv para mirar y pudever a Maharaj por completo relajado, reclinado en el asiento con los ojos cerrados y la ms beatficasonrisa en los labios. El mensaje era claro; l ya saba de estos artculos; tena que saberlo. Lo quees ms, se senta complacido.

    Cuando Mullarpattan concluy, Maharaj se incorpor y dijo: "Deja que los artculoscontinen, tantos como puedan surgir por s mismos. La espontaneidad es lo esencial. No insistas nite resistas". En ese momento Mullarpattan sugiri que se publicaran los artculos, y yo intervinediciendo que podran publicarse bajo un seudnimo, pues era conciente de que yo no era ms queun instrumento para su escritura.

    Maharaj estuvo de acuerdo enseguida en que deban publicarse, pero insisti en que semencionara claramente el nombre del autor, "pese a que -aadi- s que ambos estn concientes deque todo escrito se origina en la conciencia, de que hay escritos mas no autores".

  • 8/4/2019 El Buscador Es Lo Buscado - Nisargadatta Maharaj

    3/108

    Fue un enorme alivio para miel que, a partir de entonces, Maharaj no slo supiera todo acercade los escritos, sino que se sintiera complacido con ellos y los hubiera bendecido.

    Contenido del libro.

    1. Las exposiciones de la enseanza de Maharaj que componen este libro no son reproduccinde las grabaciones de las charlas.

    2. Se trata, en lo fundamental, de temas discutidos en las sesiones, ya sea cuando Mullarpattanrealiz la traduccin estando yo presente, o bien cuando fui yo mismo quien la hizo.

    3. El tema de cada captulo ha sido tratado con mucha ms profundidad de lo que hubiera sidoposible si tan slo se ofreciera la traduccin literal al ingls de las palabras en marati de Maharaj enalguna sesin. Y aunque la parte sustancial de un captulo proviene de lo discutido en una sesinparticular, tuvo que tomarse material adicional de otras reuniones en las que se haba tratado elmismo tema con el fin de hacer cada punto ms claro y acabado. Sin esta libertad, el tema habracarecido de la profundidad que intento contenga de esta forma.

    4. Ninguna traduccin a otro idioma podra dar el sentido exacto ni proporcionar el efecto quetienen las palabras en marati de Maharaj en el momento de expresarlas. La traduccin de laspalabras del Maestro contenida en este

    libro no es una hiera versin literal; entraa necesariamente una interpretacin de lo que enforma clara pareca implicar el uso de Maharaj del idioma marati, uso que es a la vez imaginativo,enrgico y en ocasiones parco aunque contundente.

    5. Tal vez el lector considere que podra haberse evitado la repeticin de muchas de laspalabras de Maharaj, la cual se da una y otra vez en varios captulos. Pero tales repeticiones nopodran haberse evitado porque

    a) las repeticiones son lo que Maharaj llama martillazos en el colosal condicionamiento quesufren los individuos y que hace que se identifiquen como entidades separadas, impidiendo quecontemplen la Verdad; y

    b) Maharaj desea recordarnos siempre que no debemos dejarnos enredar en las ramas

    olvidando la raz; sta es la razn por la que nos conduce una y otra vez, de manera reiterada, a laraz y a la fuente: Qu eras antes de "nacer"?; y, adems, porquec) no se espera que estos pasajes se lean de corrido como una obra de ficcin, sino se pretende

    que en s mismo cada artculo sea completo.Puedo mencionar aqu tambin la declaracin frecuente de Maharaj en el sentido de que la

    comprensin cabal, incluso de una sola de sus aseveraciones, puede llevar a la apercepcin de laVerdad ntegra. Debe recordarse adems su advertencia, tambin frecuente, en cuanto a que slo esvlida aquella apercepcin de la Verdad en la que desaparece la apercepcin misma, es decir, slocuando el que busca la Verdad desaparece como entidad. Slo en la conciencia, dice Maharaj,puede adquirirse conocimiento, y la conciencia misma debe ser comprendida como un meroconcepto. En otras palabras, un concepto es la base de todo "conocimiento"!

    En un principio pareci necesario incluir en esta obra una nota biogrfica breve acerca deMaharaj; ms tarde, empero, descart la idea, no slo porque los sucesos de la vida honesta ysencilla de Maharaj son muy pocos, sino sobre todo porque l es enemigo de estas cosas: "Esto esmateria muerta; tan muerta como las cenizas de un fuego consumido. No estoy interesado en eso.Por qu habras de estarlo t?" As era como rechazaba toda pregunta sobre su pasado.

    "Es que existe el pasado? -sola preguntar-. En lugar de ocupar tu tiempo en bsquedasinfructuosas, por qu no vas a la raz de la cuestin e indagas sobre la naturaleza misma deltiempo? Si lo haces descubrirs que el tiempo no tiene sustancia como tal; no es ms que unconcepto".

    Antes de poner fin a esta nota a modo de prlogo, deseo expresar mi agradecimiento a miamigo Keki Bunshah, quien despus de haber ledo los primeros pasajes, casi me persigui con la

    demanda afectuosa de copias de los otros escritos, y a otro compaero devoto, P.D. Kasbekar,antiguo Secretario en Jefe del gobierno de Maharashtra, por sus sugerencias, las cuales fueron degran ayuda. De manera particular estoy agradecido a mi estimado amigo Saumitra Mullarpattan,quien, adems de haber expuesto a Maharaj el asunto y asegurarme la gracia de su bendicin del

  • 8/4/2019 El Buscador Es Lo Buscado - Nisargadatta Maharaj

    4/108

    libro, me alent constantemente con sus comentarios constructivos a medida que avanzaba elmanuscrito.

    Agradezco tambin de manera especial a Sudhakar S. Dikshit, cuya lectura crtica delmanuscrito en su etapa final condujo a bastantes mejoras. Dikshit, ferviente seguidor de laenseanza de Maharaj, dirige la casa editora Chetana, que public I am That. En cuanto tuvoconocimiento de que haba escrito algo sobre Maharaj, se puso en contacto conmigo y, despus deuna mera hojeada al manuscrito, ofreci publicarlo. Me siento contento de que mi manuscrito est

    en buenas manos, pues la experiencia editorial y la habilidad de Dikshit como editor, sobre todo enel campo especfico de la filosofa, es en verdad vasta e internacionalmente reconocida.

    Ramesh S. Bals