El Acontecer jueves 11-11-2010

download El Acontecer jueves 11-11-2010

of 16

  • date post

    28-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    227
  • download

    5

Embed Size (px)

description

Periodico de la region centro del Uruguay

Transcript of El Acontecer jueves 11-11-2010

  • Ao XXV - N 5.607 - JUEVES 11 DE NOVIEMBRE DE 2010 - Noticias tuyas - Afiliado a OPI - Suscripcin mensual: $270 - Precio del ejemplar $15AEL CLIMA DE HOYLEVE ASCENSO EN LA TEMPE-RATURA CON CIELO CLARO YALGO NUBOSO.

    EL DLAR HOYCompra: $ 19.60Venta: $ 20.15

    Gobernar siempre quiere decir hacer descontentos.Anatole France

    www.elacontecer.com.uycon noticias tuyas

    COMUNA REMITIR PROYECTO A LA JUNTA EN PRXIMOS DAS

    Refinanciacin s, perdonatutti no, adelant Irazbal

    Vecinos de Covidurazno dejaron sentada su preocupacin por las fallasestructurales registradas en ms de un 80% de las 62 viviendas entrega-das en diciembre del ao 2008. Asimismo denuncian hacinamiento y pidenpor la necesaria ampliacin de las soluciones habitacionales. Pgina 4.

    OBRAS, SERVICIOS

    Beneficiarios de UnTecho para mi Pasvuelven a movilizarse

    EN VILLA DEL CARMEN

    PRESENTAN ESTUDIO

    Adicciones locales

    EN EL 2011

    Se viene la guerra;Paysand bajar lapatente de rodados

    EN LICEO 3

    Presentan libro connueva gramtica /9

    Viviendas enproblemas

    A las 18 horas se presenta en la Junta De-partamental el primer diagnstico localde consumo de sustancias adictivas. Ensintona con relevamientos nacionales, eltrabajo realizado por un grupo de profe-sionales en el Barrio Varona revela un in-cremento en el consumo de pasta base yalcohol.

    Bodega Juanicadquiri seishectreas de vid / 5

  • Jueves 11 de noviembre de 2010opinin2pgina

    Director Responsable: Carlos Romn Fernndez (Artigas 148, Durazno) / Administracin,redaccin y talleres grficos: Artigas 374, tel/fax: 43624416, Durazno. / E-mail:redaccion@elacontecer.com.uy / web: www.elacontecer.com.uy DL: 14.231/86 / Sus-cripcin mensual: $ 270 - Precio del ejemplar: $ 15,oo

    AO XXV - N 5.607 JUEVES 11 DE NOVIEMBRE DE 2010

    LA VENTANA DE PASCUAL Por Karlos

    El artculo que reproducimos a continuacin es remitidopor su autor y se publica por estos das en varios mediosdel interior Escribe: Pablo Mieres (*)

    La Convencin del Partido Colorado por mayora resolvi el sbadopasado lanzar una campaa de recoleccin de firmas para promover unareforma constitucional para bajar la edad de imputabilidad de los me-nores. La propuesta verbal presentada en la asamblea colorada plantea re-ducir la edad a 16 aos, eliminar la prohibicin de que se conozcan los an-tecedentes de los menores al cumplir la mayora de edad en el caso de deli-tos graves y la creacin de un Instituto independiente del INAU para losmenores infractores.

    El primer problema que presenta este planteo es que, como bien sea-laron algunos dirigentes colorados que no acompaaron la iniciativa, elplanteo es verbal y no existe un texto concreto y especfico sobre el que ex-pedirse. Sorprende que se resuelva salir a recolectar firmas sobre un textoinexistente; las firmas se adhieren a un documento no a un discurso, no?

    En segundo lugar, una de las iniciativas que se incluyen en la propues-ta fue acordada por los cuatro partidos en el marco de los documentosmultipartidarios. En efecto, en el documento sobre seguridad se acordcrear un instituto especfico, separado del INAU, para la atencin de losmenores infractores. Por lo tanto, resulta poco entendible que se incluyacomo bandera poltica propia algo que es el resultado del acuerdo entre to-dos los partidos.

    En tercer lugar, ninguna de las medidas propuestas requiere, para suaprobacin, de una reforma constitucional. Por el contrario, tanto la re-duccin de la edad como la mantencin de los antecedentes son disposicio-nes de naturaleza legislativa cuya modificacin no necesita de un Plebisci-to Constitucional que lo avale.

    Por otra parte, el procedimiento de recoleccin de firmas lleva la ins-tancia plebiscitaria a la prxima eleccin nacional, es decir a octubre de2014. Es decir que la propuesta colorada, acompaada de discursos altiso-nantes sobre la urgencia de dar respuesta a este problema como un asuntoimprescindible que debe ser resuelto ya, les propone a los ciudadanos quela solucin se obtendr, si se juntan las firmas, dentro de cuatro aos.

    Firme ya y luego espere cuatro aos, que le resolvemos el problema!Esa es la gran solucin que ofrece la mayora del Partido Colorado.

    En cuarto lugar, y esto es lo ms importante, se maneja con criterio en-gaoso el problema de la imputabilidad. No es cierto que los menores de18 aos no sean imputables, nuestro pas (como la gran mayora de los pa-ses del mundo) tiene una edad mnima para la imputabilidad que est fija-

    da en los 13 aos (muy similar a la de buena parte del mundo) y luego unrgimen especial para los menores entre 13 y 18 aos que implica la apli-cacin de sanciones frente a las infracciones que cometen los menores yque incluye la adopcin de diferentes tipos de medidas, incluida la priva-cin de libertad.

    Entonces, no es que los menores de 18 aos sean imputables, sino queestn sometidos a un rgimen especial y distinto al de los mayores, aqu yen la mayor parte del mundo.

    Lo que ocurre es que resulta ms efectista aprovechar el miedo de mu-chos ciudadanos que sienten la crisis de la seguridad y dar manija au-mentando groseramente el peso de la participacin de los menores en lacomisin de los delitos.

    Por supuesto que la inseguridad es uno de los principales problemasdel pas, por supuesto que esta se ha deteriorado significativamente en losltimos aos (al menos desde hace quince aos) y por supuesto que el sis-tema actual que se aplica a los menores infractores tiene enormes caren-cias en su capacidad de cumplir con lo que manda la ley vigente.

    Seguramente ser necesario cambiar la norma, para los casos de deli-tos graves, que prohbe que los antecedentes generados siendo menor deedad no se eliminen al cumplir la mayora de edad. Tambin es imprescin-dible tomar medidas administrativas para que los menores que son priva-dos de libertad por orden judicial, no se fuguen. Ciertamente desde el IN-AU se est trabajando en esta solucin que no requiere de norma alguna,porque lo que se debe hacer es evitar que los menores que deben estar re-cluidos, se fuguen.

    Pero todos sabemos que bajando la edad de 18 a 16 aos, para que unjoven en ese rango etario sea tratado como un adulto, no se resuelve elproblema de la inseguridad. Se genera el espejismo de su solucin y lagente queda con la sensacin de que algo ha cambiado, cuando en reali-dad lo nico que habr cambiado es que un joven de entre 16 y 18 aos iral COMCAR o al Penal de Libertad en vez de ir a uno de los centros de re-clusin del INAU.

    Lo que no se puede hacer es aprovecharse del miedo de la gente paraconvertir este asunto en una bandera poltica, magnificando y amplificandouna realidad que, ciertamente hay que cambiar en su justo trmino, perosin dejar de apostar a la rehabilitacin como regla general para dar res-puesta a los menores infractores. Lo otro es meramente un ejemplo muy n-tido del oportunismo poltico ms antiguo.

    * El autor es conductor del Partido Independiente, socilogo y docente deCiencias Sociales en la UDELAR.

    Edad de imputabilidad y oportunismo a todo estoEn la pasada edicin, como en otras varias, noshemos ocupado del tema depredacin del Y ensu pasaje por centros poblados duraznenses.Un tema largamente conversado y escasamen-te solucionado, por no decir nulamente encara-do por quienes le corresponde velar por los inte-reses colectivos. Y vaya si ste lo es.

    Pero, mientras en la columna central se de-nunciaba otra vez la extraccin de arena en Sa-rand del Y, al igual que ocurre en la ciudad ca-pital, en este espacio los callejeros pltanoseran centro de atencin y preocupacin.

    A nadie que viva o visite Durazno por estosdas, le resultar ajeno los inconvenientes quearroja la explosin natural del ornato pblico,con sus descargas de molestos polvillo y pelusi-tas al aire. Que afectan no slo por fuera, sinotambin funciones humanas adentro, como larespiracin, etc.

    Sin embargo, todo el preocupante sentir delas autoridades, que no se muestra similar paracon el otro problema arbreo, ms grave segnveremos, adolece de algunos olvidos.

    Los centenarios pltanos no son eternos,merecen atencin como cualquier ser vivo y, entodo caso, hasta su suplantacin por otro similaro acaso un ejemplar de mejor performance.

    Todo eso se puede y debe hacer sin necesi-dad de mediar una consulta popular, mdica otcnica.

    No estn en discusin las bondades del or-nato pblico duraznense en la poca estival,que nos diferencia a favor de otras capitalesdepartamentales que adolecen de tales benefi-cios, como en la fortaleza para soportar la agre-sin urbana.

    No se puede soslayar que mientras un pl-tano se restituye y hasta se manipula en canti-dad, no ocurre lo mismo con un ejemplar nativo,lo que s debera llamarnos a preocupacin, re-flexin y hasta una amplia consulta popular so-bre que valor le damos y que entorno naturalqueremos en nuestro mejor paseo local, el Y.

  • Con el objetivo de queentre en vigencia a partirdel 1 de diciembre, enprximos das el ejecutivodepartamental elevar allegislativo un proyecto derefinanciacin de adeudos,equilibrado. Sin desfinan-ciar las arcas comunales,apunta a sumar nuevoscontribuyentes al sistema,se expres.

    La novedad fue hecha pblica por elpropio intendente Benjamn Irazbal,quin sostuvo que perdonar un ao detributos como se propone en alguno delos proyectos presentados a nivel del le-gislativo es imposible. Sostiene que esmuy simptico elevar propuestas conbeneficios, a la vez que solicit por unasolucin completa. Quienes estn al dacon la contribucin urbana reciben unabonificacin del orden del 28%, me en-cantara seguir rebajando o condonardeudas, pero de donde sacamos lo quedejar de entrar, pregunt. Estim bue-no que se eleven soluciones completas,proponiendo que se cobrar para cubrirlo que no ingresar con la puesta enprctica de los proyectados beneficios.