EI Tratado de Libre Comercio Centroam£©rica- Estados Unidos...

download EI Tratado de Libre Comercio Centroam£©rica- Estados Unidos ...ieei.unesp.br/portal/wp-content/uploads/2011/09/El-TLC-CA-y-el-Plan...¢ 

of 10

  • date post

    09-Nov-2020
  • Category

    Documents

  • view

    0
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of EI Tratado de Libre Comercio Centroam£©rica- Estados Unidos...

  • EI Tratado de Libre Comercio

    Centroamérica- Estados Unidos (TLC-CA) y el Plan Puebla-Panamá (PPP):

    implicaciones culturales Rafael Cuevas Molina*

    Ellibre comercio y Ia lógica de Ia globalización: aspectos sobre el contexto político-ideológico deI TLC-CA y el PPP

    El contexto internacional está por Ia lógica de Ia globalización. Este ámbi- to ha respondido, esencialmente, a una nueva composición deI poder mundial enraizado en conglomerados de corporaciones más que en Esta- dos. La globalización ha sido una forma concreta de establecimiento asi- métrico de regIas, a favor deI esquema económico hegemónico.

    La asimetría caracteriza Ias relaciones de Centroamérica con Estados Unidos: al tiempo que ese país constituye su principal socio comercial, tam- bién es cierto que el área no reviste una importancia estratégica para Ia super- potencia, aI menos desde Ia perspectiva de los grandes números deI comer- cio. El TLC-CA Yel PPP son parte de un conjunto de políticas de integración comercial, no basadas en el agruparniento de intereses regionales horizonta- les, sino en Ia expansión de Ias compromisos de los países más débiles con el conglomerado comercial transnacional, a partir de su participación en pro- yectos impulsados por los gobiernos centrales. Según varios sectores, hay tres ejes comunes a Ia región centroamericana que determinan el interés puesto por Estados Unidos, ya se trate deI TLC o deI Plan Puebla-Panamá: Ia mano de obra barata, Ia biodiversidad y Ia posición geográfica deI istmo.

    El PPP responde, por su parte, a algunas consideraciones específicas. Desde muchos aspectos, desempefía un papel fundamental en Ia política de seguridad nacional de Estados Unidos, porque Ia región tiene varias de Ias rotas deI tráfico de estupefacientes y, enseguida, por Ia presión que ejerce Ia creciente migración que parte de los países centroamericanos con destino final en Estados Unidos.

    Estos planes tienen como principal intención incorporar a Ia globalización una extensa región que, debido a su desigual desarrollo, se ha mantenido como parte de Ia reserva estratégica de Ia expansión capita- lista contemporánea. Para lograrIa se precisa vencer Ia resistencia de mu- chos de sus pobladores a Ia modernización neoliberal; en particular, de los

    * Director de Ia Maestría en Estudios Latinoamericanos de Ia Universidad Nacional de Costa Rica. Correo electrónico: rmolina@una.ac.cr

  • Anuario de Integración Latinoamericana y Caribefía

    pueblos indios, algunos de los cuales decidieron Ia lucha armada como úl- timo recurso para hacerse escuchar. Por eso, el PPP también resulta un proyecto contrainsurgente.

    Las reacciones en Centroamérica frente a Ia negociación dei TLC-CA han sido diversas, según ellugarpolítico y social de los sectores que se ma- nifiestan. Las posturas expresadas han resultado extremas. Porun lado, está Ia de Ia aceptación y el impulso abierto de parte de algunos sectores; en es- pecial, aquéllos con posibles beneficios de Ia apertura comercial, asegurán- dose condiciones arancelarias favorables, algunas introducidas ya por Ia Iniciativa para Ia Cuenca dei Caribe. Igualmente,los gobiernos de todos los países involucrados han asumido una postura directamente comprometida con el proyecto dei tratado y, en particular, con Ias condiciones impuestas por Ia contraparte norteamericana, con pocas reivindicaciones generales si no sólo sectoriales. Otros sectores han demostrado desinterés, y existe fuer- te oposición de parte de organizaciones sociales, comunales, sindicatos y algunos sectores intelectuales. Muchas de Ias reacciones en contra dei tra- tado se ubican en el plano político e ideológico, a partir de Ias preocupacio- nes más básicas pero transcendentes, como el desequilibrio de Ia negocia- ción y el futuro de Ia soberanía nacional, y provienen principalmente de campesinos, organizaciones de Ia sociedad civil e indígenas de Ia región. Como se verá al abordar el tema de Ia cultura, hay países como Guatemala donde el campesinado no sólo es afectado económicamente sino, también, culturalmente.

    AIgunas reacciones en torno a posibles implicaciones culturales debidas ai TLC

    "EI mayor peligro para mí no es tanto el económico, ni Ias inversiones, sino Ia desculturización, Ia pérdida de una identidad total. . I

    En términos generales,la mayoría de Ias reacciones contra el TLC y el PPP aluden a Ia pérdida de identidad y cultura nacional, a partir de Ia en- trada masiva de productos y con ellos, una ampliación de Ia cultura de consumo. En este sentido, el Centro de Estudios Históricos y Sociales para el Desarrollo (CEHDES) de Guatemala realizó una investigación que parte de 43 entrevistas con representantes dei Estado, sector empresa- rial y sociedad civil sobre el efecto cultural y político dei TLC-CA,junto con una revisión bibliográfica sobre el tema. Ellos sostienen que, entre los rasgos más importantes de este proceso de cambio cultural identificados se encuentran:

    - el Estado nacional secontrae, el vínculo con el mundo externo se amplía; -Ios hábitos culturales se estandarizan; - el mundo laboral se reorganiza;

    Entrevista sostenida con el economista Efraín Díaz Arrivillaga, ex diputado dei Partido Demócrata- Cristiano de Honduras ai Congreso Nacional y director de Ia Fundación para el Desarrollo Empresa- rial Rural (FUNDER), Tegucigalpa,julio dei 2004. En el mismo sentido se expresó Jorge Illescas Oliva, ex director de Ia Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) y analista político, entrevistado en Tegucigalpa enjulio dei 2004. [Barahona et aI.]

    196

  • Cultura y Sociedad

    elos segmentos socioeconómicos más "rezagados" (en especial, los campesinos) enfrentan procesos acelerados de cambio y comienzan a en- trar en una dinámica de reconversión productiva;

    - el papel de Ia cultura en Ia sociedad tiende a reubicarse; elos exc1uidos tienden a transnacionalizarse mediante Ia inmigración

    externa, ya sea legal o ilegalmente. En Ia consulta a los distintos sectores, específicamente los campesi-

    nos, indígenas y afrodescendientes, se recogió información acerca de sus posiciones y temores frente aI TLC-CA en este plano cultural:

    1) En el sector rural se destacó el temor a Ia pérdida de Ia tierra, Ia des- trucción deI medi o ambiente y Ia biodiversidad, a causa de un probable incremento de Ia inversión externa y Ia implementación de megaproyec- tos de infraestructura, como los contemplados en el Plan Puebla-Panamá.

    2) Se enfatizó en Ia amenaza potencial que implica Ia introducción de productos transgénicos para Ia biodiversidad, Ia agricultura tradicional y Ia calidad de vida de Ia población rural.

    3) Una probable erosión de Ia identidad cultural de Ias comunidades rurales, los pueblos indígenas y afrocaribenos, así como el riesgo de pérdida de los territorios donde residen por el desconocimiento de sus derechos. Los pueblos indígenas y afrocaribenos de Ia región, para el caso, identifi- can aI TLC-CA con Ia industria deI turismo sustentada por el capital trans- nacional, Ia explotación deI subsuelo, el saqueo de Ia riqueza biológica, Ia construcción de empresas hidroeléctricas y Ia agroindustria.

    Algunos dirigentes indígenas guatemaltecos, consultados en este mismo estudio, afirman que Ia producción de maíz es Ia esencia de Ia cul- tura maya, y que temen que con el TLC se les fuerce a comprar semillas transformadas genéticamente, producidas por los países desarrollados, haciendo a su pueblo dependiente en una producción que tiene implica- ciones en prácticas agrícolas ancestrales que forman parte fundamental de su identidad cultural.

    Resulta reveladora Ia reacción en Ias entrevistas deI estudio citado con respecto a los términos utilizados. Entre Ias partes negociadoras y Ias organizaciones de Ia sociedad civil- en especial, rurales - hay un abismo en cuanto a Ia visión deI mundo que antecede sus posiciones técnicas. Esta característica se evidenció en Honduras y Guatemala aI abordar el tema de Ia propiedad intelectual; se hizo hincapié en que el término propiedad intelectual, por ejemplo, no tiene sentido para Ia cultura indígena, y que és ta ponía en peligro los milenarios conocimientos indígenas no patentados. La separación entre los conceptos empleados por parte de los gobiernos y los que utilizan los dirigentes de zonas rurales centroamerica- nas, evidencian Ia poca importancia que se les da aIos planteamientos de fondo de estas organizaciones populares directamente afectadas por los acuerdos en esa materia.

    Otro tema fundamental en este estudio fue Ia educación. El TLC-CA se vincula, entre algunos sectores, con los procesos de privatización; por ende, el deI abandono de capacidades deI Estado de hacer de Ia educación un instrumento de movilidad social y desarrollo humano. En julio deI 2004, Carlos Fuentes, dirigente gremial de Ia edúcación guatemalteca, dijo aI respecto: "Para el caso deI magisterio, indudablemente, Ia amenaza

    197

  • Alluario de 11ltegració1lLatilloamericalla y Caribeíia

    más seria es Ia privatización de Ia educación... Es una amenaza social, porque indudablemente va a generaruna gran cantidad de despidos, tanto aios trabajadores dei campo como aios trabajadores de Ia ciudad, y dentro de ellos aios trabajadores de Ia educación guatemalteca. . . Esto va a dejar a los maestros en manos de Ia iniciativa privada, sin Ia capacidad de formar sindicatos" .

    La principal inquietud de Ias universidades públicas de Ia región radi- ca en que Ia apertura en Ia prestación de servicios pueda significar un re- corte en el presupuesto universitario y, en g