DESARROLLO MONSEÑOR ARIAS

download DESARROLLO MONSEÑOR ARIAS

of 19

  • date post

    02-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    405
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of DESARROLLO MONSEÑOR ARIAS

Repblica Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educacin Universitaria

Instituto Universitario Pedaggico Monseor Arias Blanco

Educacin Comercial

Ctedra Mons. Rafael Arias

IX Trimestre

El Tigre. Estado Anzotegui

Facilitadora:

Prof. Marlene Bravo

Bachilleres: Cadenas, Elvia

Sosa, Ivana

Lozada, Johannyn

Zurbaran, Luzmidia

Grupo 19

Septiembre; 2011

NDICEIntroduccin4

Monseor Rafael Arias Blanco5

Vida 5

Obra6

Caractersticas7

Carta pastoral8

Monseor Emilio Blaslov15

Vida15

Obra16

Caractersticas18

Filosofa del Iupma19

Conclusin20

Bibliografa22

INTRODUCCIN

Monseor Emilio Blaslov y Monseor Arias Blanco, ambos fueron fuentes de luz ante la situacin econmica, educativa y social de Venezuela; adems de su ardua formacin acadmica y religiosa, que los condujo a la creacin del Instituto Universitario Pedaggico Monseor Arias Blanco. Con todo lo expuesto vale la pena contemplar de manera profunda sus vidas, obras y caractersticas.

Seguidamente se plasmar la filosofa del Instituto Universitario Pedaggico Monseor Arias Blanco.

Monseor Rafael Ignacio Arias BlancoVIDA Nace en La Guaira, Distrito Federal el 18 de febrero de 1906. Sus padres Carlos Manuel Arias y Carmen Teresa Jimnez. Hurfano a los seis aos de edad, fue criado y educado por sus tas paternas Mercedes, Isabel y Mara Teresa Arias. A corta edad ingres al Seminario Metropolitano de Caracas el 17 de enero de 1917.

En cuanto a su formacin acadmica, realiz estudios sobre latinidad, humanidades, ciencias y filosofa. Culminados los mismos, recibi las rdenes menores el 1 de febrero de 1925 de manos del entonces arzobispo de Caracas monseor Felipe Rincn Gonzlez. Luego de esto continu su formacin sacerdotal en el Colegio Po Latinoamericano y en la Universidad Gregoriana de Roma, donde realiz estudios de teologa, sagradas escrituras, patrstica, historia eclesistica y derecho cannico para recibirse de doctor en teologa. La ordenacin sacerdotal le fue impuesta en Roma el 22 de diciembre de 1928 y el 25 del mismo mes ofici por primera vez.

A mediados de 1929 regres a Venezuela, siendo adscrito a la arquidicesis de Caracas, en la cual ejerci como cooperador de la Santa Capilla, capelln del Seminario, cura prroco de Guatire, vicario de Villa de Cura y prroco del Divina Pastora en Caracas. Encontrndose en esa misin sacerdotal, le fue conferido el nombramiento de obispo auxiliar de Cuman, con el ttulo de Attalea Pamphilia. La consagracin episcopal fue oficiada el 12 de diciembre de 1937 en la iglesia parroquial de la Divina Pastora. Fue postulado por el gobierno de Eleazar Lpez Contreras para ejercer la dicesis episcopal de San Cristbal. Fue comisionado para que atendiera la dicesis de Barquisimeto como administrador apostlico, cargo en el que permaneci desde el 30 de diciembre de 1947 hasta la llegada del nuevo obispo de esa ciudad, monseor Crspulo Bentez.

El 23 de abril de 1952 el papa Po XII lo design arzobispo coadjutor de Caracas con derecho a sucesin.

Monseor Arias Blanco se convirti el 9 de septiembre de 1955, en el undcimo arzobispo de Caracas. Luego de la muerte de monseor Lucas Guillermo Castillo.

En septiembre de 1959, monseor Arias Blanco se diriga a Barcelona (Edo. Anzotegui) para dictar una serie de conferencias en esa dicesis, cuando sufri un accidente en el que perdi la vida.OBRA

Fundador del Secretariado de Accin Social (chritas)

Frente a Dicesis Episcopal de San Cristbal, finaliz la construccin del Seminario Mayor

Celebro el Congreso Catequstico, las bodas de plata de la Dicesis de Barquisimeto como administrador apostlico

Entre 1942 y 1956 se desempe como asesor nacional del movimiento Accin Catlica.

Organiz el Congreso Eucarstico Bolivariano, fund el Secretariado de Accin Social (Chritas) y presidi la Unin misional del Clero, as como el Proyecto de Ley de Reforma Agraria.

El 1 de mayo ley una carta pastoral, redactada por el obispo Feliciano Gonzlez Ascanio, en la cual se analizaba la creciente oposicin popular al rgimen. Redactada en lenguaje sobrio pero enrgico, seal con estadsticas de las Naciones Unidas y observaciones propias, el proceso de empobrecimiento de los trabajadores venezolanos, conden el latrocinio, los atropellos y el allanamiento de miles de hogares por parte de la Seguridad Nacional. Asimismo, en la pastoral se abogaba por la defensa de la clase obrera, afirmando: "... Para mejorar la condicin de los trabajadores, nuestra legislacin social debe proponerse: la consagracin del salario vital obligatorio y la institucin igualmente nacional de una poltica de prestaciones familiares, pues se trata de dos conquistas logradas ya en muchas naciones cristianas del mundo occidental..." En definitiva esta pastoral confort el nimo y la moral de la resistencia popular y aceler el proceso que culmin el 23 de enero de 1958 con la cada del gobierno de Prez Jimnez.

CARACTERSTICAS En el arzobispado, Arias Blanco se preocup especialmente de las vocaciones sacerdotales y de la organizacin de la curia arzobispal, poniendo sumo cuidado en el funcionamiento de las parroquias, las cuales, durante su gobierno, fueron aumentadas de menos de 30 a 58, ms 4 en proyecto de ser ejecutadas. Su inquietud y sensibilidad social lo llevaron a cuestionar y enfrentarse al gobierno del general Marcos Prez Jimnez, motivo por el que fue conocido como el Arzobispo de la Resistencia. Contribuyo al mejoramiento social del pas, especialmente en la parte educativa, planteando la educacin para el trabajo, con el fin de equilibrar la sociedad y formar hombres con un arte u oficio.CARTA PASTORAL NOS, DOCTOR RAFAEL ARIAS BLANCO. Por la Gracia de Dios y de la Sede Apostlica Arzobispo de Caracas. A nuestro Muy Venerable Seor Den y Cabildo Metropolitano: Clero y fieles de la Arquidicesis, salud y bendicin en Nuestro Seor Jesucristo. Van a cumplirse dos aos de la fecha venturosa en que Su Santidad el Papa Pio XII, ante una grandiosa representacin de la Asociacin Catlica de Trabajadores Italianos (ACLI), declar la solemne institucin de la Fiesta de San Jos Obrero para el da Primero de Mayo. Con este gesto pontificio, de admirable estrategia apostlica, el da Primero de Mayo, que en muchas naciones haba alcanzado el carcter de Da del Obrero, quedaba santificado por la Iglesia, borrando el recelo con que muchos fieles y an espectadores indiferentes miraban su celebracin, considerndola como manifestacin netamente revolucionaria contaminada de espritu marxista.

1) Actualidad del problema social obrero: Estamos ante una nueva prueba de la solicitud y preocupacin de la Iglesia por la clase obrera que llega en hora feliz a nuestra Patria; en la hora en que Venezuela siente, en todo su ser, el estremecimiento de una nueva vida que est naciendo; en la hora de una transformacin radical de su economa. En efecto para nadie puede pasar desapercibido el salto que de una economa preponderantemente rural est dando nuestra Patria a otra eminentemente industrial y minera. Con la erradicacin de algunas de las causas inveteradas de mortalidad, con una mejor salubridad pblica y con la poderosa corriente inmigratoria, en veinte aos -entre 1936 y 1956-la poblacin venezolana ha pasado de cuatro millones a mis de seis millones de habitantes, es decir ha experimentado un aumento del 35%. Pero el nacimiento y desarrollo de la industria y minera, junto con las facilidades de vida que ofrecen los grandes centros urbanos y la riqueza del Estado, ha producido el desplazamiento de masas campesinas hacia las ciudades y regiones industriales. Este fenmeno de xodo rural que todos notamos, nos lo descubren en toda su gigantesca gravedad las estadsticas, segn las cuales la poblacin rural venezolana descendi del 65%en 1936 al 45% en 1950.

2) La Iglesia tiene el derecho y el deber de intervenir en los problemas: Este hecho trae lgicamente como consecuencia la multitud de problemas sociales que est viviendo la nacin, y sobre los cuales, aunque sea someramente, queremos llamar la atencin del Clero y de todos los fieles confiados a nuestro cargo pastoral, porque la Iglesia tiene derecho, un derecho al cual no puede renunciar, a intervenir en la solucin del problema social, segn las palabras del Sumo Pontfice Len XIII en su Encclica Graves de Communi:

"En opinin de algunos, la llamada cuestin social es solamente econmica, siendo, por el contrario, certsimo que es principalmente moral y religiosa, y por esto ha de resolverse en conformidad con las leyes de la moral y de la religin". Ms tarde el Papa Pio XL, en su Encclica Cuadragsimo Ao, recoga esta doctrina en las siguientes frases:

tanto el orden social como el econmico estn sujetos a nuestro Supremo juicio, pues Dios nos confi el depsito de la verdad y el gravsimo encargo de publicar toda ley moral e interpretarla y an urgirla oportuna e importunamente". Y en discurso pronunciado el 16 de junio de 1947 Nuestro Santo Padre Pio XII afirm:

La Historia es testigo de la gran solicitud con que la Iglesia ha tratado siempre esta cuestin, no porque ella tenga el encargo de regular directamente la vida econmica, sino porque el orden econmico-social no puede ser desligado