derivaci³n delocutiva

of 28

  • date post

    29-Feb-2016
  • Category

    Documents

  • view

    13
  • download

    1

Embed Size (px)

description

ling

Transcript of derivaci³n delocutiva

  • 1. LA DERIVACIN DELOCUTIVA

    Una palabra puede tener como sentido en trminos aus-tinianos el acto que se realiza al emplearla (como en el caso de los performativos explcitos: Te prometo venir) o el sentimiento que experimentamos al utilizarla (como al lan-zar un insulto o una injuria). Cuando as sucede, nos encon-tramos ante un proceso gramatical que hace alusin a la acti-vidad del habla originada en la enunciacin. Tal es el caso igualmente cuando se aborda la nocin de delocutividad.

    EL ORIGEN DE LA NOCIN DE DELOCUTIVIDAD

    Los primeros en atestiguar este fenmeno fueron los gra-mticos rabes desde el siglo VIII. En particular Sibawayhi, cuya importancia trascendi las fronteras arabigomusulma-nas.12 Este hecho no es raro si consideramos que los gra-mticos rabes realizaron, desde aquella poca, verdaderos estudios de semntica lxica. Abordaron temas como la re-lacin entre un nombre y su referente, los diversos tipos de relaciones lxicas (oposicin, complementariedad, intersec-cin, inclusin) y la sinonimia,13 temas todos que ocupan un lugar importante en la lingstica semntica y la prag-mtica modernas.

    12 Larcher, 1985: 104.

    13 Ayoub et al, 1985: 755 ss.

    19

  • En este siglo, el lingista francs Emile Benveniste fue el primero en teorizar sobre la delocutividad, y se distingui tambin como pionero en los estudios sobre la enuncia-cin. Dado que la delocutividad est ntimamente unida a la enunciacin, hablar antes brevemente sobre esta ltima.

    LA TEORA DE LA ENUNCIACIN

    En lingstica14 es comn distinguir la frase, entidad abs-tracta, y el enunciado, que es la realizacin concreta de una frase producida por un sujeto hablante, en un momento y lugar especficos. Los lingistas igualmente distinguen la enunciacin y la definen como el acontecimiento histrico que constituye la produccin de un enunciado. La enuncia-cin puede estudiarse desde un punto de vista sociolings-tico o psicolingstico (analizando las condiciones sociales o psicolgicas que determinan la produccin de un enun-ciado). Pero tambin es posible estudiar, en el sentido del enunciado, las alusiones que este ltimo hace de su enun-ciacin; en otras palabras, las marcas que la enunciacin deja en el enunciado. Este aspecto es el que interesa para abordar la nocin de derivacin delocutiva. En efecto, este tipo de derivacin que, como veremos, se distingue de la derivacin morfolgica tpica, se produce a travs de la enunciacin. Ahora bien, ste no es un fenmeno nico, ya que, de hecho, todas las lenguas comportan palabras o es-tructuras cuyo sentido hace necesaria la intervencin de la enunciacin. Dar algunos ejemplos.

    Los decticos (es decir los pronombres personales, los tiempos verbales, los adverbios de lugar, etc.) designan un objeto relacionndolo con la enunciacin. As, por ejemplo, los pronombres yo y t remiten a los seres a los que se atri-

    14 Ducrot-Schaeffer, 1995: 603 ss.

    20

  • buyen los papeles de locutor e interlocutor de la enun-ciacin en la que aparecen. El adverbio aqu se refiere a un lugar que se identifica como aqul en donde se lleva a cabo la enunciacin. El ahora y el presente de indicativo se refie-ren a un momento que se corresponde con aqul en el que se habla.

    Pero existen otras partculas y expresiones que igualmen-te hacen alusin a la enunciacin. Ducrot a menudo ha insistido en que, adems del papel que tradicionalmente juega una expresin adverbial, especificando un verbo, co-mo en:

    Pedro insisti enfticamente

    o incluso el conjunto del enunciado, como en:

    Por suerte, Juan no se contagi de varicela

    es necesario distinguir tambin los casos en los que la expresin adverbial califica la enunciacin misma en la que tiene lugar el enunciado. Por ejemplo, cuando se hace pre-ceder este ltimo de expresiones como sinceramente, con toda imparcialidad, francamente, a ttulo de confidencia. En estos ca-sos, lo que se califica de sincero, imparcial, franco, etc., es el acto de habla que realiza el locutor. Dado que estos actos son, a su vez, descripciones de la enunciacin (ya que, por medio de la enunciacin se realizan todo tipo de actos: de afirmacin, de promesa, de compromiso, de amenaza, etc.) entonces los adverbios en cuestin tambin remiten a ella, atribuyndole tal o cual carcter.

    La nocin de adverbio de enunciacin representa un ca-so particular de lo que Ducrot llama el encadenamiento a partir de la enunciacin. En un monlogo o en un dilogo, es posible que a la relacin entre dos segmentos discursivos

    21

  • le concierna, en por lo menos uno de ellos, no lo que se dice en l, sino la enunciacin en la que aparece; en otras palabras, es posible que esta relacin tenga que ver, no con la informacin que se transmite, sino con el hecho de decir algo. En estos casos los dos segmentos del discurso estn unidos por conjunciones como ya que, puesto que. As es, por ejemplo, en:

    Me caso maana, ya que todo lo quieres saber.

    La necesidad de informar al interlocutor no explica aqu la futura boda sino el hecho de notificarle sobre la misma. Es imposible entonces interpretar el ya que si se reduce el primer miembro de la frase a su valor informativo; es ne-cesario mencionar el acto de enunciacin en el que se pro-duce y al que hace alusin. sta es, pues, otra modalidad de la presencia de la enunciacin en el enunciado.

    Por ltimo, existen otras partculas que tambin aluden a la enunciacin. Se trata de las expresiones exclamativas y las interjecciones, que permiten construir una imagen de la enunciacin que, en trminos de Ducrot, aparece como "arrebatada al locutor por los sentimientos o las sensaciones que experimenta".15 Tal es as en enunciados como:

    Hace un calor de los mil demonios!

    o en:

    Ay qu dolor de muelas!

    En estos casos, las interjecciones o las expresiones excla-mativas pareciera que sirven para dar verosimilitud al habla.

    15 Ducrot-Schaeffer, 1995: 607.

    22

  • Una vez definida la manera como la enunciacin puede estar presente en el enunciado, regresemos al tema que nos ocupa.

    LA DERIVACIN DELOCUTIVA: DEFINICIN

    Benveniste cre la categora de verbo delocutivo (es decir el que se deriva de una locucin) oponindola a las de verbo denominativo y de verbo deverbativo (derivadas, respectiva-mente, de un nombre y de otro verbo).

    El ejemplo clebre que utiliz para sustentar esta nocin fue el del verbo latino salutare (saludar)16 Segn l, se po-dra creer que este verbo se deriva de salus-tis (salud) y, por lo tanto, que se trata de un verbo denominativo; sin embar-go, para Benveniste el salus que sirve de base a salutare no es el vocablo salus sino el deseo salus!, es decir, la locucin por medio de la cual se saluda a alguien. Habra por con-siguiente dos derivaciones posibles en salutare, una deno-minativa que correspondera a dar la salud (salvar) que vie-ne de salus-tis y otra delocutiva que significa decir: salus!, en otras palabras, enunciar la locucin salus!

    No nos interesa presentar aqu los puntos de vista de Benveniste, sino ms bien algunas de las crticas que se le hicieron y que han permitido desarrollar fecundamente es-ta nocin.

    Es fundamentalmente en Francia, y en especial en el crculo de los lingistas que se dedican a la semntica prag-mtica, donde se ha estudiado esta nocin. En particular, han escrito varios artculos sobre este tema Jean-Claude Anscombre, Oswald Ducrot, Benoit de Cornulier y Pierre Larcher. Me referir a los trabajos de todos ellos.

    16 Benveniste, 1966: 277.

    23

  • Cabe sealar, antes que nada, que todos estos autores coinciden en afirmar que la nocin de derivacin delocu-tiva elaborada por Benveniste ha sido determinante en el desarrollo de la lingstica en general y de la semntica y la pragmtica en particular, porque nos introduce a un tipo de formacin lexemtica completamente diferente: la crea-cin de una nueva forma lxica a partir de un valor enun-ciativo. En efecto, "la esencia de la delocutividad reside en el hecho de que un valor semntico hace intervenir una actividad de discurso".17

    LA DERIVACIN DELOCUTIVA DESPUS DE BENVENISTE

    De manera general se le ha reprochado a Benveniste rea-lizar anlisis apresurados, utilizando marcos metodolgicos vagos o inexistentes. Al respecto, Ducrot y Anscombre18 par-ten de la siguiente definicin: una expresin E' se deriva de otra E cuando se cumple con las siguientes condiciones:

    1. Se establece una relacin que puede llegar hasta la iden-tidad entre la forma material F de E y la forma F' de E' Por ejemplo, la relacin que existe entre tabla y tabln.

    2. Se entiende el sentido S' de E' a partir de E y no vice-versa.

    As, en el ejemplo anterior, tabln se comprende como una tabla gruesa, y no tabla como un tabln delgado.

    En el caso de la derivacin delocutiva, adems, el sentido S' se crea, no a partir del sentido S de la expresin original (como en tabla/tabln), sino a partir de ciertas enunciacio-nes de la expresin E. En otras palabras, E' es un delocutivo

    17Anscombre, 1979a: 71. 18

    Ducrot-Schaeffer, 1995: 609.

    24

  • de E, si E' se deriva morfolgicamente de E, y si el sentido S' de E' se comprende en relacin con la enunciacin de E con el valor S.

    Es necesario hacer hincapi (por cierto, en un momento hablar de esta locucin verbal hacer hincapi) en que, a diferencia de Benveniste19 (quien defina la delocutividad como una relacin formal entre una locucin y un verbo que denota el enunciado de esta locucin), la definicin de Anscombre y Ducrot es intencional, se sita a nivel prag-mtico.20 En otras palabras, la derivacin delocutiva no ha-bla slo del hecho de repetir una palabra (en cuyo caso se tratara de un fenmeno de mencin, como la considera Beveniste, para quien saludar significa decir: salud! ), sino de emplearla de una manera particular: realizar el acto que se lleva a cabo