Democracia en Amrica Latina: La sombra de la desigualdad LATINA 31 DEMOCRACIA EN AMRICA LATINA: LA...

download Democracia en Amrica Latina: La sombra de la desigualdad LATINA 31 DEMOCRACIA EN AMRICA LATINA: LA SOMBRA DE LA DESIGUALDAD Narcs Serra y Jordi Vaquer (eds.) Serie: Amrica Latina Nmero

of 106

  • date post

    23-Apr-2018
  • Category

    Documents

  • view

    214
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Democracia en Amrica Latina: La sombra de la desigualdad LATINA 31 DEMOCRACIA EN AMRICA LATINA: LA...

  • Elisabets, 12 - 08001 Barcelona, Espaa - Tel. (+34) 93 302 6495 - Fax. (+34) 93 302 6495 - info@cidob.org

    DOCUMENTOS CIDOBAMERICA LATINA 31

    DEMOCRACIA EN AMRICA LATINA: LA SOMBRA DE LA DESIGUALDAD

    Narcs Serra y Jordi Vaquer (eds.)

  • Serie: Amrica LatinaNmero 31. Democracia en Amrica Latina: La sombra de la desigualdad

    Fernando Henrique Cardoso, Ricardo Lagos, Jos Mara Maravall, Jos Antonio Ocampo, Francisco Panizza, Narcs Serra y Javier Solana Fundaci CIDOB, de esta edicinBarcelona, noviembre de 2009

    Edita: CIDOB edicions Elisabets, 12 08001 Barcelona Tel. 93 302 64 95 Fax. 93 302 21 18 E-mail: publicaciones@cidob.org URL: http://www.cidob.org

    Depsito legal: B-20.689-2004ISSN: 1697-7688Imprime: Color Marfil, S.L.

    Distribuye: Edicions Bellaterra, S.L.Navas de Tolosa, 289 bis, 08026 Barcelonawww.ed-bellaterra.com

    Cualquier forma de reproduccin, distribucin, comunicacin pblica o transformacin de esta obra slo puede ser realizada con la autorizacin de sus titulares, salvo excepcin prevista por la ley. Dirjase a CEDRO (Centro Espaol de Derechos Reprogrficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algn fragmento de esta obra

    documentos

  • DEMOCRACIA EN AMRICA LATINA: LA SOMBRA DE LA DESIGUALDAD

    Narcs Serra* y Jordi Vaquer (eds.)**

    Noviembre de 2009

    *Presidente de CIDOB*Director de CIDOB

  • Sumario

    Prlogo ....................................................................................................... 7Narcs Serra

    Democracia, desigualdad y populismo en Amrica Latina ..................... 11Jos Mara Maravall

    Las demandas econmicas y sociales sobre las democracias latinoamericanas ....................................................................................... 33Jos Antonio Ocampo

    Veinticinco aos de democracia en Amrica Latina: Entre el desencanto y la esperanza ........................................................... 57Francisco Panizza

    Democracia en Amrica Latina: Desafos y perspectivas ........................ 71Fernando Henrique Cardoso

    La Plataforma Democrtica: Las ideas en accin .................................... 89Ricardo Lagos

    La coyuntura latinoamericana: Una perspectiva europea ....................... 99Javier Solana

    Resumen / Abstract ................................................................................. 106

  • Prlogo

    El tema de la democracia, tambin en Amrica Latina, tiene evolucio-nes cclicas: hay aos en que estamos optimistas y otros en que estamos pesimistas. Quiz porque las transiciones griega, portuguesa y, por des-contado, espaola funcionaron muy bien, hubo un momento en que incluso los acadmicos ms solventes llegaron a pensar que con que se iniciara una transicin a la democracia, aquello acabara bien, con una democracia consolidada. Ms tarde nos dimos cuenta de que eso no era verdad, y que un proceso de transicin se puede estancar, se puede que-dar a la mitad o incluso, en algunas situaciones, puede haber retrocesos y que, por lo tanto, estamos hablando de procesos largos.

    Si ahora repasramos la literatura de hace 20 aos, sonreiramos al leer algunas definiciones de transicin democrtica en las que bastara que hubiese unas elecciones para considerar que la transicin se haba reali-zado. Hemos visto que autores como Juan Linz, ODonnell o Schmitter han descrito realidades intermedias, semidemocracias, a las que cada uno ha aplicado una terminologa distinta.

    Y es que la democracia hay que irla cultivando, puesto que puede que-dar estancada. Hoy, adems, estamos en un momento en el que el anli-sis de la situacin en Amrica Latina se ha reavivado, y las premisas ideo-lgicas han tenido un peso particularmente fuerte en las conclusiones de este anlisis. As, desde un punto de vista ms conservador, la realidad de Amrica Latina es vista con mucho ms pesimismo que desde una ptica progresista. En funcin de ello, variar enormemente la valoracin que se haga de fenmenos, para m peligrosos y que representan una regre-sin, de populismo en Amrica Latina y la evaluacin de su gravedad.

    El populismo no es el tema de este documento, pero es evidente que un estudio del estado de la democracia en Amrica Latina nos debe permitir analizar las causas y el caldo de cultivo de esos fenmenos. Y a partir de ese anlisis puede salir una buena hoja de ruta para ver cmo fortalecer en el futuro la democracia y as evitar derivas como las que presenciamos.

    7

  • Narcs Serra

    8 Documentos CIDOB, Amrica Latina

    Hay que hacerlo con humildad: no estamos libres de populismo en Europa, ni lo estuvimos en el pasado. El hecho es que el populismo en Europa est ms enraizado en temas de racismo o de rechazo a la inmi-gracin, o en temas de seguridad. En cambio, en Amrica Latina est vinculado a una posicin contraria a la globalizacin o a las polticas neoliberales. Hay, por lo tanto, populismo a ambos lados del Atlntico, y podemos reflexionar sobre esta cuestin conjuntamente, pero s es verdad que el tratamiento del populismo en Europa requiere fijarse en cuestio-nes distintas a las que debemos abordar en Amrica Latina. Es llamativo que la seguridad, un tema tan explotado por los populistas en Europa, haya quedado apartada del discurso populista en Latinoamrica, a pesar de las conocidas problemticas que sufre la regin en este mbito.

    En el seminario que dio origen a esta publicacin, invitamos a partici-par a seis personalidades: Jos Antonio Ocampo, ya que consideramos vi-tal incluir a un economista, puesto que no es posible hacer una reflexin sobre la democracia en Amrica Latina sin referirse a cuestiones econ-micas como la desigualdad o la pobreza, que son causas fundamentales del deterioro de la democracia y de la posibilidad de la deriva populista; Jos Mara Maravall, que aport al debate el punto de vista de un cien-tfico social de una contrastada solvencia acadmica en el mbito de la ciencia poltica; esta visin qued completada por la contribucin de Francisco Panizza, catedrtico de Poltica Latinoamericana, con un largo recorrido de estudio de la democracia en la regin; adems de las de los presidentes Fernando Henrique Cardoso y Ricardo Lagos, con una larga trayectoria poltica que justifica sobradamente su participacin. Convie-ne aqu sealar la particular circunstancia que en buena parte dio lugar a este seminario; se trata de la iniciativa de ambos presidentes de impulsar un programa conjunto que se llama Plataforma Democrtica, precisa-mente para trabajar, en un perodo de varios aos, en el anlisis de los problemas de la democracia en Amrica Latina, en la propuesta de refor-mas institucionales y de polticas ms efectivas, y tambin en la creacin de una red de instituciones acadmicas y no acadmicas dedicadas a la

  • Prlogo

    9Nmero 31, 2009

    reflexin, la difusin y, por as decirlo, de agitacin social a favor de ese debate sobre lo que debe ser la democracia en la regin. Por ltimo, contamos con la participacin de Javier Solana, mximo responsable de la poltica exterior de la Unin Europea, que aport tanto su visin europea como su vasta experiencia personal; adems, con su presencia, continu apoyando a la serie War and Peace in the XXIst Century, en la que se inscribi el seminario de Barcelona, y en la cual ao tras ao ha ido participando.

    Esta publicacin recoge, pues, la mayor parte de las ideas que se de-batieron en el encuentro La Democracia en Amrica Latina, que tuvo lugar el da 12 de enero de 2008 en Barcelona. Era nuestra voluntad, al organizar este encuentro, contribuir tambin desde Barcelona al am-bicioso proyecto de los presidentes Lagos y Cardoso, a los que debemos agradecer su empeo en unir fuerzas para cooperar en la mejora demo-crtica del continente americano.

    Narcs SerraPresidente de CIDOB

  • 11

    Democracia, desigualdad y populismo en Amrica Latina

    Jos Mara MaravallDirector, Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales del Instituto Juan March, Madrid

    Los tiempos han cambiado mucho en Amrica Latina. La preocu-pacin poltica central no la representan las dictaduras slo persiste la cubana en el continente. Este era un escenario poltico difcilmente imaginable veinticinco aos atrs. Tampoco puede derivar del estanca-miento econmico, tras cuatro aos de un crecimiento medio del 5% anual para toda Amrica Latina y con una previsin de crecimiento del 4,5% como promedio para el ao 2008. Esta situacin econmica con-trasta con el pesimismo de muchos anlisis en los aos noventa acerca de la compatibilidad entre las nuevas democracias y el desarrollo (vase, por ejemplo, Bresser Pereira, Maravall, Przeworski 1993).

    El problema presente en Amrica Latina tiene dos caras. Por un lado, la desigualdad socioeconmica. Por otro, la incidencia de lo que con frecuencia se ha llamado neopopulismo una expresin actual del cau-dillismo populista de otros tiempos. Sabemos bien que la desigualdad en Amrica Latina es, en trminos comparados, muy profunda. Y tambin, que existen variaciones muy fuertes entre pases, que abarcan un abanico de 1 a 3. As por ejemplo, si atendemos a la diferencia entre la propor-cin de la renta en manos del 20% ms rico y en manos de 20% ms pobre, la media para el perodo de 1990 a 2003 se situ en 27,8 veces en Paraguay, como un extremo, y 10,4 en Uruguay, por otro. Durante ese mismo perodo de tiempo, adems de Paraguay, la desigualdad de la renta entre el quintil ms rico y el quintil ms pobre de la poblacin en Brasil, Guatemala, Panam, Colombia y Honduras, era de ms de veinte veces. Una desigualdad tan fuerte slo se produca en algunos pases africanos.

  • Jos Mara Maravall

    12 Documentos CIDOB, Amrica Latina

    En Nger era de 20,7 veces; en Swazilandia, de 23,8; en Botswana, de 31,5; en la Repblica Centroafricana, de 32,7 veces. Pases donde, por supuesto, el nivel de desarrollo econmico era