Cuadernillo siglo xix

download Cuadernillo siglo xix

of 64

  • date post

    02-Apr-2016
  • Category

    Documents

  • view

    215
  • download

    0

Embed Size (px)

description

 

Transcript of Cuadernillo siglo xix

  • 1- INTRODUCCIN..................................................2

    - DISTINTAS MIRADAS SOBRE LA HISTORIAARGENTINA....4

    - LA REVOLUCIN DE MAYO DE 1810........................14

    - LAS GUERRAS DE INDEPENDENCIA (1810-1826).........26

    - LAS GUERRAS CIVILES (1826-1852)........................43

    - CONSTRUCCION DEL ESTADO NACION ARGENTINO......51Parte 1: Consolidacin del Mitrismo.

    Guerra del Paraguay y las ltimas montoneras

    Parte 2: Consolidacin de la oligarqua agroexportadora

    Gua para la Historia Argentina Siglo XIX

  • 2INTRODUCCION

    Para qu estudiar la historia?El mundo en el que nos toca nacer y vivir es el producto de una

    larga historia. No elegimos cmo ni dnde nacer, sino que nos toca vivir en determinadas condiciones sociales materiales que ya existan antes de nosotros.

    Esas condiciones materiales de vida (el trabajo, la educacin, la vivienda, las relaciones sociales en las que estamos inmersos) no se decidieron porque los hombres libres se pusieron un da todos de acuerdo. Tampoco son producto de un orden divino, ni siempre se dieron de la misma manera. Por el contrario, se produjeron histricamente a travs de la lucha de clases. Lucha entre distintos grupos sociales que tienen intereses antagnicos y que estn enfrentados entre s.

    La forma concreta en que se desenvuelve esta lucha, vara en distintos momentos histricos.

    Toda la historia de la sociedad humana, hasta la actualidad, es la historia de luchas de clases. Hombres libres y esclavos, patricios y plebeyos, seores y siervos, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos se enfrentan siempre, en una lucha constante, velada unas veces y otras franca y abierta; lucha que conduce en cada etapa a la transformacin revolucionaria de toda sociedad o al exterminio de las clases enfrentadas Carlos Marx.

    Si bien surgen individuos que expresan los intereses de determinado grupo social, la historia la hacen las clases sociales y no los individuos. El rumbo de la historia y la existencia misma de las clases sociales no dependen del deseo de un individuo aislado, sino que tiene que ver con la actividad consciente y las formas de organizacin que se dan las clases a s mismas para encarar la lucha.

    Si bien estamos condicionados por las relaciones histrico-sociales, las podemos modificar con la unidad y la accin del pueblo conciente de sus objetivos.

    La historia, como todo, est en disputa y sujeta a la transformacin.

  • 3La historia sigue abierta. El motor que hace andar la historia es la lucha del pueblo por

    conquistar sus derechos y por alcanzar una sociedad justa e igualitaria; frente a las clases dominantes que buscan perpetuarse a costas de enriquecerse y oprimir a las mayoras.

    Los pueblos siempre luchamos por tomar en nuestras manos nuestro destino. Para lograrlo y poder transformar la historia, tenemos que conocerla, aprender de las luchas populares del pasado, saber como llegamos hasta ac y poder proyectar como queremos seguir.

    Estudiar la historia, nos sirve para orientar nuestras luchas como pueblo en el presente.

    Si los pueblos no se ilustran, si no se divulgan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que puede, vale, debe, nuevas ilusiones sucedern a las antiguas y ser tal vez nuestra suerte cambiar de tiranos sin destruir la tirana. Mariano Moreno

    Retomemos la historia del puebloLa historia no empieza ni termina con nosotros. La lucha del pueblo por sus derechos no empieza porque uno toma

    conciencia de su existencia.Existe una tradicin de lucha y organizacin en nuestro pueblo

    que tenemos que recuperar. Es nuestro punto de partida fundamental para poder triunfar. Las clases dominantes son conscientes de la importancia de ocultar y manipular la historia a su favor, para seguir en el poder y que las cosas sigan como estn.

    Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan hroes y mrtires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece as como propiedad privada cuyos dueos son los dueos de todas las otras cosas. Rodolfo Walsh

    La historia de Argentina est atravesada por una lucha constante. Si miramos bien nuestro pasado son pocos los perodos de calma, ms bien somos un pueblo que da la pelea para resolver sus problemas.

  • 4Cuando tuvo que guerrear, guerre; cuando tuvo que dialogar, dialog; cuando tuvo que cortar calles, las cort.

    A lo largo de nuestra historia, son muchsimas las veces en que los sectores populares se levantaron frente a la injusticia.

    No somos un pueblo sumiso. Nuestra historia lo demuestra. Aunque las clases dominantes se han ocupado bien de cortar nuestros proyectos emancipatorios y nuestras tradiciones de resistencia, organizacin y lucha, siempre las retomamos en donde las dejamos.

    La disputa por nuestra historia es la disputa por nuestro futuro. Se trata de identificar las tendencias revolucionarias y emancipadoras del pasado que nos sirven de gua para poder avanzar hacia adelante.

    DISTINTAS MIRADAS SOBRE LA HISTORIA ARGENTINA

    Por todo lo anterior, es fundamental retomar seriamente la historia de nuestro pas y que tomemos posicin. Si no abordamos esta tarea, caminaremos a ciegas y estaremos derrotados antes de comenzar cualquier intento de realizar cambios revolucionarios que perduren.

    Las lecturas de la historia estn directamente relacionadas con las propuestas polticas. La clase dominante argentina siempre se esforz por plantear una mirada oficial de la historia argentina. Eso le permite mantener aisladas y fragmentadas a las clases populares, haciendo el intento por extirpar las experiencias revolucionarias histricas.

    La historia que aprendemos en la escuela con los manuales escolares, o la cantidad de smbolos que aprendemos desde chicos, el nombre de las calles, de las ciudades, los monumentos, responden a la visin de la historia que en diferentes momentos nos impusieron las clases dominantes.

    De hecho, los manuales escolares bajan La Historia como la nica posible, y desde esa mirada monoltica, legitiman el actual orden social de injusticia y opresin. Cuentan la historia como historia de prceres, de individuos, disociados de sus intereses de clase. Mezclan

  • 5todo. La revolucin de mayo es un caso claro: ponen juntos a Mariano Moreno, Rivadavia, Saavedra, como si hubieran representado a las mismas ideas. El monumento de Roca est en la calle Bolivar. Toman experiencias y dirigentes revolucionarios y los vacan de contenido, vulgarizan sus ideas para justificar el presente, y los neutralizan.

    Por lo tanto no hay miradas neutrales, siempre hay un inters y una posicin poltica detrs de cada mirada.

    A continuacin presentamos una aproximacin general de las miradas ms emblemticas de la historia argentina:

    1) La visin liberal

    2) El revisionismo histrico

    3) Las corrientes de izquierda: la liberal y la revisionista.

    4) La visin revolucionaria

    1) LA VISION LIBERAL

    La visin liberal de la historia argentina es la que se constituy histricamente como la versin oficial. De hecho esta surge al mismo tiempo que la clase dominante logra consolidar su proyecto nacional, y es la que impone los smbolos patrios oficiales, las estatuas, los parques, las calles, los manuales escolares, etc...

    Surge por tanto luego de 1860 y se impone con la Generacin del 80. Es la historia contada por los vencedores de las guerras civiles del siglo XIX en Argentina. Estamos hablando de la clase terrateniente pampeana y de la burguesa comercial portea. Son estas las fuerzas sociales que sometieron al pas a la dependencia del imperialismo.

    Esta clase dominante fue la que se impuso y escribi la historia, en un momento donde se estaba consolidando el Estado argentino oligrquico y racista, y haca falta que el pasado sirva para legitimar el presente a su favor.

    El principal historiador fue Bartolom Mitre, perteneciente a una familia terrateniente y quien fuera presidente y fundador del hasta hoy existente diario La Nacin, bajo el lema: Tribuna de Doctrina.

  • 6Entonces, esta clase dominante debi contar su propia visin de la historia, que consiste en:

    - La historia est hecha por una serie de hombres ilustres... como Rivadavia, Sarmiento, San Martn, Moreno, Belgrano, Alberdi. Todos en la misma olla, en la cual se los mezlca y se los vaca de contenido, transformndolos en estatuas que glorifican el rgimen existente. Tanto es as que, por ejemplo, alguin como Alberdi era anti-mitrista y San Martn no estaba a favor de Rivadavia.

    - La historia est atravesada por la disputa entre Civilizacin y Barbarie, donde la civilizacin son los blancos pro-Inglaterra (Mitre y Rivadavia) que luchaban por la Libertad; y la barbarie, los caudillos del interior salvajes que impedan el progreso de la nacin (Quiroga, Pealoza, Varela, Gemes) que representaban la Tirana.

    - La Revolucin de Mayo estaba dirigida a la independencia de Espaa y al comercio libre con Inglaterra. Es decir, remarcan que fue solamente una revolucin anti-espaolista y hacen un elogio permanente por el capital ingls como el portador del progreso para Amrica Latina.

    2) EL REVISIONISMO HISTRICO

    Esta corriente tiene varias tendencias en su interior. Surge a partir de empezar a reivindicar la figura de Rosas, por parte de grupos ms bien conservadores a principio del siglo XX.

    En 1935 al interior del radicalismo surge una corriente conocida como el grupo FORJA (Fuerza de Orientacin Radical de la Joven Argentina), cuyo principal idelogo fue Ral Scalabrini Ortiz, seguido por Arturo Jauretche y Homero Manzi. Este grupo irigoyenista rastrea en la historia argentina el contenido nacionalist