Crisis prolongada, solidaridad reforzada

Click here to load reader

  • date post

    23-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    221
  • download

    2

Embed Size (px)

description

Reflexiones y propuestas del apostolado social de la Compañía de Jesús en España ante las elecciones generales del 20-11-2011

Transcript of Crisis prolongada, solidaridad reforzada

  • Reflexiones y propuestas del apostolado social de la Compaade Jess en Espaa ante las elecciones generales del 20-NReflexiones y propuestas del apostolado social de la Compaade Jess en Espaa ante las elecciones generales del 20-N

    CRISISprolongadaSOLIDARIDADreforzada

  • Papel 100% reciclado. Proceso de fabricacin sin cloro y sin blanqueantes pticos.

    Quines somos y desde dnde hablamos?El apostolado social de la Compaa de Jess en Espaa agrupa a diversas obras, institucio-nes y personas dedicadas al servicio de la fe y a la promocin de la justicia. Articula, a modo detrpode bsico, la vida compartida al lado de los pobres, la accin solidaria a favor de la justicia yla reflexin que busca comprender y transformar las estructuras de la realidad. Desde el ao2000, este sector ha formulado tres reas prioritarias de presencia y accin, que se han ido con-firmando y asentando a lo largo de esta dcada:-- Menores y jvenes en situacin de riesgo social. Es una red de unas quince entidades en dife-rentes presencias en el terreno del acogimiento residencial, educacin no-formal, acompaa-miento y transicin a la vida adulta, etc., en Alicante, Barcelona, Gijn, Girona, Madrid, Mallorca,Sevilla, entre otras ciudades.-- Migraciones. El Servicio Jesuita a Migrantes (SJM)-Espaa agrupa a diversas entidades deAlicante, Barcelona, Bilbao, Burgos, Madrid, Sevilla, Tudela, Valencia y Valladolid, dedicadas aacompaar, servir y defender la causa de las personas migrantes, as como a estudiar el fen-meno migratorio.-- Cooperacin internacional al desarrollo. Las ONGD Entreculturas y Alboan, con sede en Ma-drid y Bilbao respectivamente, son el eje central de este rea, que agrupa tambin a otras ins-tituciones y presencias.Nuestra experiencia concreta explica la seleccin de los temas abordados y la ausencia de otrostambin relevantes. No hablamos de odas, sino desde nuestro compromiso cotidiano. Desde ahnos sentimos animados a compartir nuestras reflexiones y propuestas con el fin de contribuir aldebate pblico y a la reflexin compartida por distintos actores sociales, polticos, econmicosy religiosos. Estamos convencidos de que slo se puede construir una democracia sana si seaportan distintas voces buscando todas el bien comn.

  • 12 Presentacin3 Siete propuestas centrales6 Una poltica de lucha contra la exclusin social en tiempos de crisis11 Una poltica de integracin e inmigracin para superar fronteras18 Una poltica de cooperacin internacional para el desarrollo solidaria e innovadora25 Una poltica fiscal para la justicia y la equidad

    ndice

  • 2La dimensin tica no es algo exterior a los problemas econmicos,sino una dimensin interior y fundamental. () El hombre debe estaren el centro de la economa y la economa no debe medirse segn el mximo beneficio, sino segn el bien de todos; incluye la responsabilidad respecto del otro, y funciona verdaderamente bienslo si funciona de una manera humana, respetando al otro.Benedicto XVI, 18 de agosto de 2011La crisis econmica y financiera actual contribuye a multiplicar la sensacin de incertidumbrey desconcierto ante el futuro que invade a una buena parte de nuestra sociedad espaola y denuestro mundo. Las referencias polticas, econmicas, culturales y morales que nos han marca-do en los ltimos aos se desvanecen, dejando un rastro de dudas, indignacin y temor. En par-ticular las nociones de justicia y de solidaridad, tal y como las hemos venido entendiendo, pare-cen ponerse en cuestin de forma radical. En toda Europa, las polticas sociales, que constituyenuna de nuestras seas de identidad, estn sometidas a una profunda revisin y surgen interro-gantes sobre la sostenibilidad del propio modelo del Estado de bienestar que ha configuradola personalidad europea en el ltimo medio siglo.En este contexto, con el horizonte cercano de unas elecciones generales y el inicio de una nuevalegislatura, el apostolado social de la Compaa de Jess considera oportuno presentar este do-cumento. En l recogemos una sntesis de las reflexiones y anlisis que hemos venido realizan-do en los ltimos aos junto con una recopilacin de principios, inspirados en las enseanzas so-ciales de la Iglesia y en la espiritualidad ignaciana, que pueden constituir una referencia para lanecesaria revisin de las polticas. Ms concretamente, nos atrevemos a formular siete propues-tas bsicas para una revisin de las polticas sociales en su conjunto, desarrollndolas en cua-tro reas particulares: lucha contra la exclusin social, especialmente de jvenes y menores;inmigracin; cooperacin internacional y fiscalidad. El presente documento es fruto de la relacin cercana con personas pobres y excluidas, de lareflexin y, sobre todo, de la experiencia honda de la presencia consoladora y esperanzadora deDios en todas las cosas. Tambin en estos momentos de desolacin, es posible una palabra deesperanza y compromiso con la justicia. Nuestra voz brota de convicciones humanistas cristia-nas, sin por ello perder de vista el realismo poltico, la responsabilidad tica y el rigor tcnico. Conesta intencin ofrecemos nuestras reflexiones y propuestas, que esperamos contribuyan a gene-rar un debate fructfero.

    PresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacinPresentacin

  • 3Siete propuestascentrales

  • 4Apostamos por un gran pacto para la inclusin social, que aborde cues-tiones tales como la red de proteccin social, las pensiones, las garantasde rentas, la educacin, la sanidad, la poltica familiar, la integracin de perso-nas migrantes, la superacin de toda discriminacin, la cooperacin inter-nacional al desarrollo o la lucha contra el desempleo. Adems de estos con-tenidos, nos parece importante destacar los actores: no nos referimos simplemente a unpacto de Estado que involucre a las distintas fuerzas polticas en el gobierno y en la opo-sicin, a los distintos niveles de la administracin del Estado y a los agentes sociales, sinotambin a la ciudadana en su conjunto, al tercer sector, al movimiento asociativo, a la Igle-sia catlica y otras confesiones religiosas, a los medios de comunicacin y al sector edu-cativo. Todos debemos ser conscientes de que la superacin de la pobreza y la exclusinsocial constituyen el gran reto de nuestro tiempo.Defendemos un Estado de Bienestar amplio, estable, renovado y vigoroso.En estos momentos de crisis, seguimos apostando por lo pblico y recordan-do que lo pblico no debe identificarse slo con lo estatal. No tenemos unavisin estatalista de la solidaridad, pero menos an apoyamos medidas queimpliquen el desmantelamiento encubierto o la privatizacin de la solidaridad.Reivindicamos el papel de la sociedad civil y de la ciudadana organizada para crear un ro-busto tejido solidario y, al mismo tiempo, reivindicamos el imprescindible papel del Estadoen la redistribucin de los bienes de cara a una mayor justicia y solidaridad. En concreto,exigimos que se mantenga la financiacin pblica a los proyectos solidarios de las enti-dades sociales y proponemos que, a lo largo de la legislatura, el porcentaje de gasto enproteccin social que en Espaa se sita actualmente en torno al 22% alcance la mediaeuropea, es decir, el 27% del PIB.Demandamos una poltica de inmigracin que apueste por una sociedadintegrada e integradora, que promueva la interculturalidad y el aprecio a lodiferente, y que garantice, real y efectivamente, el respeto a los derechos y ala dignidad de toda persona, ms all de su situacin administrativa. Es pre-ciso recordar que la migracin es un fenmeno transnacional, en el que nun-ca se puede olvidar el factor humano ni subordinar la poltica migratoria a la situacin delmercado laboral. Hace falta asegurar el acceso efectivo a la educacin, la salud y otrosservicios sociales, facilitar la reagrupacin familiar y financiar adecuadamente los progra-mas de atencin a las personas inmigrantes en situacin de vulnerabilidad.

    123

  • 5Vemos necesario continuar la modernizacin y mejora de la calidad delsistema de cooperacin internacional para el desarrollo, incremen-tando la eficacia de los recursos y desarrollando frmulas innovadoras tantopara la financiacin del desarrollo y la lucha contra la pobreza, como para lagestin de los recursos disponibles. Asimismo, es preciso cuidar especial-mente la sensibilizacin social con el fin de mantener el grado de apoyo social y refundarla cooperacin descentralizada para potenciar su valor aadido especfico. Adicionalmen-te, pedimos asegurar un volumen estable de recursos pblicos para la poltica de coope-racin, manteniendo el 1,4% del presupuesto de gasto del Estado.Necesitamos una poltica fiscal ms justa y progresiva, que permita mejo-rar el equilibrio entre estabilidad, eficiencia y justicia en nuestra economa. Sila contencin del dficit, hoy elevado a principio constitucional, puede res-ponder a la necesidad de estabilizar la economa y la creacin de empleo su-pone un incremento de la eficiencia productiva, afirmamos que el gasto ensolidaridad y proteccin social tambin constituye un objetivo primario de todo sistemaeconmico. Por eso, desde nuestras posiciones de servicio a los ms pobres, defendemosuna fiscalidad progresiva que permita mejorar la cohesin social y, de manera particular,responder a la crisis desde la solidaridad.Instamos a que se establezca una mejor gobernanza de las polticas so-ciales, ganando en flexibilidad, participacin, coordinacin y transparencia.Esto implica potenciar la presencia e implicacin de la ciudadana organiza-da y activa. Hace falta separar la pugna poltica de las respuestas efectivas alas necesidades de las personas y asegurar la coordinacin entre administra-ciones locales, autonmicas y central, as como impulsar un proceso de diagnstico com-partido y conjunto entre las administraciones pblicas y las organizaciones sociales. Paraello, es necesario que la socie