Crepusculo extras

download Crepusculo extras

of 106

  • date post

    04-Apr-2018
  • Category

    Documents

  • view

    216
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Crepusculo extras

  • 7/30/2019 Crepusculo extras

    1/106

  • 7/30/2019 Crepusculo extras

    2/106

    EXTRAS DE LOS LIBROS

    CREPSCULO Y LUNA NUEVA

    EXTRAS CREPSCULO

    Emmet y el oso

    Me sorprendi encontrar un extrao vnculo creciendo entre Emmet y yo,

    especialmente teniendo en cuenta que l haba sido el que ms miedo medaba de todos ellos. Tenia que ver con el modo en que ambos habamossido elegidos para entrar en la familia; los dos habamos sido amados - yhabamos amado en respuesta - mientras ramos humanos, aunque por

  • 7/30/2019 Crepusculo extras

    3/106

    poco tiempo para l. Slo Emmet recordaba - y solo l comprenda elmilagro que Edward era para m.

    Hablamos de ello por primera vez una tarde mientras los tres estbamossentados en los sofs de la habitacin principal, Emmet entretenindome

    tranquilamente con recuerdos que eran mejores que cuentos de hadas,mientras Edward se concentraba en el canal de cocina - haba decidido quequera aprender a cocinar, ante mi incredulidad, y le era difcil sin elapropiado sentido del gusto o del olfato. Despus de todo haba algo queno saba hacer de forma natural. Su perfecto entrecejo se frunci mientrasel famoso chef sazonaba otro plato de acuerdo a su gusto. Yo suprim unasonrisa.

    Para ese entonces l ya haba terminado de jugar conmigo, y supe queiba a morir. Record Emmet suavemente, dando un giro al relato de susaos humanos con la historia del oso. Edward no nos prestaba ningunaatencin; ya la haba odo antes. No poda moverme, y mi conciencia seestaba disipando, cuando escuch lo que pens que sera otro oso, y unalucha por ver quien se quedaba con mi cadver, supuse. De repente sentcomo si volara. Me imagin que haba muerto, pero intent abrir los ojosde todos modos. Y entonces la vi - Su rostro pareca incrdulo ante elrecuerdo; yo le comprenda completamente, - y supe que estaba muerto.Ni siquiera me importaba el dolor - luch por mantener mis prpadosabiertos, no quera perderme ni un segundo el rostro del ngel. Estabadelirando, por supuesto, preguntndome por qu no habamos llegado al

    cielo an, pensando que deba de estar ms lejos de lo que yo habacredo. Y entonces me llev ante Dios. l ri con su risa profunda yatronadora. Yo entenda perfectamente qu alguien hubiese pensadoaquello.

    Pens que lo que ocurri a continuacin era mi juicio final. Haba tenidoun poco de demasiada diversin durante mis 20 aos humanos, as que nome sorprendieron las llamas del infierno Ri de nuevo, aunque yo meestremec. El brazo de Edward me rode con ms fuerza de formainconsciente.

    Lo que me sorprendi fue que el ngel no se march. No poda entendercomo algo tan hermoso poda estar en el infierno junto a m - pero estabaagradecido. Cada vez que Dios venia a echarme una ojeada, yo tema quese la llevase, pero nunca lo hizo. Comenc a pensar que quizs esos

  • 7/30/2019 Crepusculo extras

    4/106

    predicadores que hablaban de un Dios piadoso tenan razn despus detodo. Y entonces el dolor desapareciy me lo explicaron todo.

    Les sorprendi lo poco que me afect todo ese asunto de los vampiros.Pero si Carlisle y Rosalie, mi ngel, eran vampiros Qu tan malo poda

    ser aquello? Yo asent, completamente de acuerdo, mientras lcontinuaba. Tuve unos cuantos problemas con las reglas ri entredientes. Tenas las manos llenas conmigo al principio, eh? el empujnjuguetn de Emmet al hombro de Edward nos balance a los dos. Edwarddej escapar un leve gruido sin apartar la vista de la TV.

    As que ya ves, el infierno no es tan malo si consigues mantener a unngel a tu lado me asegur de forma traviesa. Cuando l consigaaceptar lo inevitable, te ir bien.

    El puo de Edward se movi tan rpidamente que no vi lo que golpe a

    Emmet lanzndole sobre el respaldo del sof. Los ojos de Edward no seapartaron de la pantalla.

    Edward! le reprend, horrorizada.

    No te preocupes, Bella Emmet estaba tan sereno, de vuelta en suasiento. S dnde encontrarle Mir por encima de mi hacia el perfil deEdward. Tendrs que hacerlo alguna vez advirti.

    Edward a penas si gru de nuevo como respuesta sin alzar la mirada.

  • 7/30/2019 Crepusculo extras

    5/106

    El baile de fin de curso

    Cuando me vas a decir que est pasando, Alice?

    Ya lo vers, s paciente orden, haciendo muecas.

    Estbamos en mi coche pero ella conduca. Tres semanas ms y ya no estaracaminando escayolada, y entonces iba poner muy firmemente mi pie sobre elasunto de conducir. Me gustaba conducir.

    Estbamos a finales de mayo, y la tierra alrededor de Forks encontraba dealguna manera la forma de ser an ms verde de lo normal. Era precioso,por supuesto, y yo estaba volvindome algo reconciliada con el bosque, sobretodo a causa de pasar ms tiempo all de lo normal. No ramos muy amigos

    an, la naturaleza y yo, pero nos estbamos acercando. El cielo estaba gris,pero eso tambin era agradable. Era un gris perlado, no sombro del todo, nolluvioso, y casi suficientemente clido para m. Las nubes eran gruesas yseguras, esa clase de nubes que se han convertido agradables para m,debido a la libertad que garantizaban. Pero a pesar de estos entornosagradables, me senta nerviosa. Por una parte debido al comportamientoextrao de Alice. Ella haba insistido este sbado a la maana en que era elda de las chicas fuera, llevndome hasta Port Angeles para hacernos lamanicura y la pedicura, rechazando dejarme tener la modesta sombra rosaque yo quera y ordenando a la manicurista que me pintara con un brillante

    rojo oscuro - incluso insisti en que me pintara las uas de mi pieescayolado.

    Cuando acabamos Alice me llev a una tienda de zapatos, aunque slo mepoda probar un zapato de cada par. En contra de mis vigorosas protestas,ella me compr un par de lo ms imprctico, caro, tacones stiletto - cosaspeligrosas, sujetas solamente por las cintas gruesas del satn que secruzaban sobre mi pie y se ataban en un ancho arco detrs de mi tobillo.Eran de un azul profundo, un azul jacinto, y en vano intent explicar que no

    tena nada con lo que ponerme esos zapatos. Incluso con mi armarioembarazosamente lleno de ropa que ella me haba comprado en L.A. - lamayor parte de la ropa todava demasiado ligera para ponrsela en Forks -estaba convencida de que no tena nada en ese tono. E incluso si hubiesetenido ese tono exacto escondido en algn rincn de mi armario, mi ropa no

  • 7/30/2019 Crepusculo extras

    6/106

    haca juego con los tacones Stiletto. Yo no haca juego con los taconesStiletto - poda caminar apenas con seguridad en calcetines. Pero mi lgicairrebatible no haca mella en ella. Ella no volvera a discutir acerca de lostacones.

    Bien, no son de Biviano, pero lo van a tener que hacer murmurdescontenta, y entonces no hablara ms mientras descargaba su tarjeta decrdito contra los atemorizados empleados. Me consigui la comida en unsitio de comida rpida a travs de la ventana, dicindome que tena quecomer en el coche, pero negndose a explicarme la razn de tanta prisa.Adems, de camino a casa le tuve que recordar varias veces que mi coche noera capaz de funcionar como un coche deportivo, incluso con lasmodificaciones de Rosalie, y que por favor le diera a la pobre cosa unrespiro.

    Normalmente, Alice era mi chfer preferido. Ella no pareca aburridaconduciendo veinte o treinta millas sobre el lmite de velocidad, la maneraque algunas personas no podan soportar. Pero la agenda secreta de Aliceera slo una mitad del problema, por supuesto. Yo estaba tambinpatticamente ansiosa porque no haba visto el rostro de Edward en casi seishoras y eso tena que ser un rcord en los ltimos dos meses.

    Charlie haba estado difcil, pero no imposible. l estaba reconciliado con lapresencia constante de Edward cuando volva a casa, sin encontrar nada

    sobre lo que discutir cuando nos sentbamos para hacer nuestros deberes enla mesa de la cocina- incluso pareca disfrutar de la compaa de Edwardmientras los dos gritaban juntos a los juegos de ESPN. Pero no habaperdido nada de su original severidad cuando sostena la puerta a Edwardexactamente a las diez cada noche de la semana. Por supuesto, Charlie eracompletamente inconsciente de la habilidad de Edward para regresar con sucoche a casa y estar de vuelta en mi ventana en menos de diez minutos.

    l era mucho ms agradable con Alice, a veces un tanto embarazoso.Obviamente, hasta que tuviera mi voluminosa escayola algo ms manejable,

    necesitaba la ayuda de una mujer. Alice era un ngel, una hermana; todaslas noches y todas las maanas ella apareca para ayudarme con mis rutinasdiarias. Charlie estaba enormemente agradecido de ser relevado del horrorde una hija casi adulta que necesitaba ayuda para ducharse -esa clase de

  • 7/30/2019 Crepusculo extras

    7/106

    cosa estaba lejos de ser de su comodidad, y tambin de la ma, para ese tema.Pero era con ms que gratitud que Charlie llev a llamarla ngel comoapodo, y la miraba con ojos perplejos cuando ella bailaba sonriente por lapequea casa, iluminndola. Ningn ser humano poda no ser afectado porsu increble belleza y gracia, y cuando ella se deslizaba por la puerta cada

    noche con un carioso Te veo maana, Charlie, le dejaba atontado.

    Alice, vamos a casa ahora? le pregunt en ese momento (las dosentendamos que me refera a la casa blanca junto al ro).

    S hizo una mueca, conocindome bien. Pero Edward no est ah.

    Frunc el ceo. Dnde est?

    l tena algunos recados que hacer

    Recados? repet tajante. Alice, mi tonose volvi engatusado, Porfavor, dime qu est pasando.

    Ella sacudi la cabeza, todava haciendo muecas firmemente. Me estoydivirtiendo mucho, explico. Cuando entramos en la casa, Alice me llevdirecta arriba, al bao de su habitacin. Me sorprendi encontrar a Rosalieah, esperando con una sonrisa celestial, detrs de una silla rosa. Un arsenalde herramientas y productos cubran el largo mostrador.

    Sintate, orden Alice. Lo consider cuidados