Columbia Julio 2009

download Columbia Julio 2009

of 36

  • date post

    30-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    2

Embed Size (px)

description

Columbia Julio 2009 - CABALLEROS DE COLÓN — EDICIÓN EN ESPAÑOLL

Transcript of Columbia Julio 2009

  • JULIO 2009SIRVIENDO A UNO. SIRVIENDO A TODOS.

    CABALLEROS DE COLNEDICIN EN ESPAOL

  • TABLA DE MATERIASO DA D E A P E RT U R A

    2 Verdad, Bondad y BellezaPOR ALTON J. PELOWSKI

    CONSTRUYENDO UN MUNDO MEJOR

    3 Los norteamericanos estn cada vez msdescontentos con el rgimen Roe v. WadePOR CARL A. ANDERSON, CABALLERO SUPREMO

    APRENDER SOBRE LA FE,VIVIR LA FE

    4 Una, Santa, Catlica y Apostlica:Las cuatro marcas de la Iglesia CatlicaPOR EL OBISPO WILLIAM E. LORI, CAPELLN SUPREMOADEMS El Hombre catlico del mes,las Intenciones del Santo Padre ySu plan de accin espiritual

    CONSEJOS PARA LA VIDA7 Mantenga su seguro de vida en una

    poca de incertidumbre econmicaPOR JOHN R. INGRISANO

    PADRES PARA SIEMPRE13 Para transmitir la fe

    POR JAKE SAMOUR

    NUESTRA SEORA DEGUADALUPE

    24 La Intervencin de DiosPOR EL CANNIGO DR. EDUARDO CHVEZ

    25 NOTICIAS DE LOS CONSEJOS,ASAMBLEAS Y CRCULOS

    32 FOTOS DE CIERRE

    Una entrevista sobre Nuestra Seora de Guadalupe: Madre de laCivilizacin del Amor. POR EL PERSONAL DE COLUMBIA

    La Creacin de un Continente Cristiano

    COLUMBIA l JULIO 2009 l VOLUMEN 89 l NMERO 7

    LITERATURA CATLICA, AYER Y HOY La tradicin literaria catlica ofrece unaprofunda visin sacramental del mundo. POR GREGORY WOLFE .............17

    ESGRIMIR LAS PALABRAS Para el Caballero John McNichol, la pluma esms poderosa que la espada. POR PATRICK SCALISI................................19

    DEVELAR LA BELLEZA La artista Antonella Cappuccio sobre el valor y laimportancia del arte para la sociedad ....................................................20

    ESCUCHAR A DIOS Andrew Miller, compositor y Caballero, ve su msicacomo un llamado. POR ELIZABETH ELA ..................................................22

    LA NICA VERDADERA MUSA DE OCCIDENTE La convergencia de la liturgiaromana y varias culturas ha producido histricamente msica intempo-ral y hermosa. POR TIMOTHY MCDONNELL ...........................................23

    Una encuesta promovida por C de Cmuestra que el Papa tiene una alto grado

    de aceptacin Los Caballeros de CanadMarchan por la Vida

    6NOTICIAS DE LOS CABALLEROS DE COLN

    CABALLEROS EN ACCIN

    14

    UN SIGLO DE CARIDAD Cien aos despus de la expansin de los Caballeros a Cuba, la Orden anproporciona esperanza para la renovacin de La Iglesia.POR MARA DE LOURDES RUIZ SCAPERLANDA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8

    EN LA ENCRUCIJADA DEL NUEVO MUNDO Celebramos cien aos de la Orden en Panam . . . . . . . .12

    T A M B I N E N E S T E N M E R O

  • Caballeros de ColnPublicador

    Funcionarios SupremosCarl A. AndersonCaballero SupremoMons. William E. Lori, S.T.D.Capelln Supremo

    Dennis A. SavoieDiputado Caballero Supremo

    Donald R. Kehoe Secretario SupremoJohn Jack W. OReilly Jr.Tesorero SupremoJohn A. MarrellaAbogado Supremo

    EditorialAlton J. Pelowski, Subdirector203-752-4562alton.pelowski@kofc.orgPatrick Scalisi, Director Asociado203-752-4885patrick.scalisi@kofc.org

    Centro Angloamericano deCuernavaca S.C. y Enid de Moya-Muoz, Traductores

    El Padre Michael J.McGivney (1852-90) Apstol de losjvenes, protectorde la vida familiarcristiana y fundadorde los Caballeros deColn, intercede pornosotros.

    En Contacto con NosotrosCorreo Regular: Columbia, 1 ColumbusPlaza, New Haven, CT 06510-3326TELFONO: 203-752-4398FAX: 203-752-4109E-MAIL: columbia@kofc.orgDpto. de Atencin al Cliente:1-800-380-9995LA PGINA DE INTERNET:Para las noticias de Columbia Online einformacin sobre los Caballeros:http://www.kofc.orgSE MUDA? Notifique a su Consejo local. Enve su nuevadireccin a: Caballeros de Coln,Dpto. de Registro de Miembros, PO Box1670, New Haven, CT 06507-0901

    En la Portada

    Nuestra Seora deGuadalupe: Madre de laCivilizacin del Amor

    2

    Juan Diego trasmita un profundo sig-nificado para los indgenas. Hasta esteda, son innumerables los que se sienteninspirados por la imagen y el mensaje deGuadalupe, que hablan tanto a la mentecomo al corazn. De manera similar,durante los ltimos cuatro siglos, la ima-gen de Nuestra Seora de la Caridad delCobre ha estimulado la fe de los catli-cos de Cuba, donde la Orden se expandipor primera vez en 1909 (ver pgina 8).

    La capacidad de estas imgenes mila-grosas para acercar a tantas personas a lafe en Jesucristo nos ayuda a comprenderel papel de las artes en la Iglesia y elmundo. Son muchos los que han critica-do la importancia que da la IglesiaCatlica a la arquitectura, la msica, lapintura, los conos y dems, creyendoque estas cosas llegan a convertirse enidolatra o en una distraccin que nosaleja del mensaje medular del Evangelio.Pero la Iglesia ha sealado siempre elmisterio de la Encarnacin, de Cristohecho visible imagen del Dios invisi-ble (Col 1, 15), para defender la vocacindel artista. La belleza en el arte, como labelleza en la creacin, es la clave delmisterio y llamada a lo trascendente,explic el Papa Juan Pablo II en su Cartaa los Artistas de 1999. No debe adorarse,sino que debe elevar nuestro corazn ymente hacia la belleza no creada de Dios.

    A fin de cuentas, la relacin entre laverdad, la bondad y la belleza tieneimportantes implicaciones para la vidade la Iglesia. La Buena Nueva se ve opaca-da si cualquiera de ellas se desprecia o seconsidera secundaria. La crisis modernade verdad y moral, entonces, est rela-cionada con la ausencia, corrupcin ocaricaturizacin de la belleza. La reno-vacin de la cultura catlica dependeren gran medida de un renacimiento, encierta forma, de una verdadera literatura,un arte y una msica catlicos (ver pgi-nas 17-23). As como la santidad no estformada primordialmente de signos exte-riores de devocin, sino de la caridad delas palabras y los actos, as el arte real-mente hermoso ser inspirador, no solopor sus temas, sino porque sencillamentetransmite el esplendor de la verdad. Alton J. Pelowski

    En una carta a un amigo sacerdoteen 1953, el autor J. R.R. Tolkien serefiri a El seor de los Anillos, quese public en ese momento, como

    una obra fundamentalmente religiosa ycatlica. Podra decirse que esta obra noera religiosa, ni de manera alegrica nidirecta, y, sin embargo, estaba imbuidade un sentido realmente catlico delmundo y exploraba los temas de lamisericordia, la humildad y la redencin.La carta de Tolkien se refera luego aNuestra Seora, en quien se basa todami pequea percepcin de la belleza,tanto en majestuosidad como en sen-cillez. En esta forma, reconoca la ver-dad de la oracin del Magnificat deMara: Mi alma canta la grandeza delSeor, y mi espritu se estremece de gozoen Dios, mi Salvador (Lucas 1, 46-55).

    La inspiracin de Tolkien sobre labelleza, que de alguna forma han com-partido todos los grandes escritores yartistas catlicos, no es nueva. As, desdelos primeros siglos del Cristianismo, laSantsima Virgen Mara ha sido llamadatota pulcra (toda hermosa). No es soloun piadoso saludo, sino que esta afirma-cin reconoce una realidad sencilla, peroprofunda: Al igual que la verdad y bon-dad verdaderas, la belleza genuina no essolo una cuestin de opinin personal,sino que es esencial para la naturaleza deDios. Es ms, la verdadera santidad esineludiblemente atractiva, pues iluminala inefable Belleza que todos anhelamos.

    Sin embargo, si la verdad y la bondadson realmente hermosas, por qu senti-mos la tentacin de rechazar elEvangelio? La respuesta se encuentra enparte en el error de nuestra propia per-cepcin. As como alguien podra versetentado a creer en algo que es falso, unopuede verse cegado ante la fealdad deuna cultura de la muerte. Por el con-trario, cuando uno llega a ver claramentela verdad, es un momento de epifana yconversin.

    sta fue la experiencia de millones depersonas tras la aparicin de NuestraSeora de Guadalupe, en lo que es ahorala Ciudad de Mxico, hace casi 500 aos(ver pgina14). La hermosa imagen deNuestra Seora impresa en la tilma de

    Verdad, Bondad y Belleza

    ODA DE APERTURA

  • c o l u m b i a /j u l i o 2 0 0 9 3

    CONSTRUYENDO UN MUNDO MEJOR

    POR CARL A. ANDERSON, CABALLERO SUPREMO

    Cosas en las que todospodemos estar de acuerdoLos norteamericanos estn cada vez msdescontentos con el rgimen Roe v. Wade

    DE TODAS LAS DECISIONES dela Suprema Corte de EstadosUnidos durante el siglo XX, sondos las ms conocidas: Brown v.Board of Education (1954) y Roe v.Wade (1973).

    Son tan importantes estos doscasos, que no fue accidental que,en un discurso que pronuncirecientemente ante los graduadosde la Universidad de Notre Dame,el Presidente Barack Obama basaravarias de sus observaciones en suslegados.

    Pero los legados de estas dos deci-siones, as como su nivel deaceptacin por parte del pueblonorteamericano, no podran serms diferentes.

    En 1990, como miembro de laComisin de Derechos Humanosde Estados Unidos, tuve la oportu-nidad de medir hasta qu grado losnorteamericanos haban aceptadoel legado de Brown v. Board ofEducation, el que termin con lalegalidad de la segregacin racialen Estados Unidos.

    En esa poca, tres dcadas ymedia despus del caso, laaceptacin del ideal de la igualdadracial haba ido creciendo de maneracontinua y era claro que lo aceptabala mayora de los norteamericanos.Es aun ms claro hoy en da.

    Sin embargo, aunque Brownfue aceptado casi universalmentepor el pueblo norteamericano, loopuesto ocurre con Roe v. Wade, ladecisin que legaliz el aborto.

    Ms de tres dcadas y mediadespus del caso Roe, los nortea-mericanos se oponen cada vez ms,de manera abrumadora, a su lega-

    senso notable, aunque no se hatomado en cuenta.

    Una encuesta ms detalladasobre la opinin de los norteameri-canos sobre el aborto que se llev acabo en el mes de octubre revel laprofundidad de este consenso. Unaencuesta del Instituto Marista yCaballeros de Coln se llev a cabocuando el nmero de aquellos quese iden