CINISCA OLIMPIÓNICA, PARADIGMA DE UNA NUEVA ESPARTA*

download CINISCA OLIMPIÓNICA, PARADIGMA DE UNA NUEVA ESPARTA*

of 14

  • date post

    08-Jan-2017
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    5

Embed Size (px)

Transcript of CINISCA OLIMPIÓNICA, PARADIGMA DE UNA NUEVA ESPARTA*

  • HABIS 44 (2013) 31-42 - Universidad de sevilla - ISSN 0210-7694 31

    CINISCA OLIMPINICA, PARADIGMA DE UNA NUEVA ESPARTA*

    Csar FornisUniversidad de Sevilla

    cfornis@us.es

    OLYMPIONIC CYNISCA, PARADIGM OF A NEW SPARTA

    RESUMEN: En el presente trabajo se estudia la fi-gura de Cinisca en cuanto paradigma de los valores, escasamente licurgueos, que triunfaban en la nueva Esparta imperial de comienzos del siglo IV a.C. Hija y hermana de reyes, propietaria de un conspi-cuo patrimonio personal y dotada de un excepcional carcter agonstico, Cinisca fue la primera mujer en vencer en los juegos olmpicos. Sus victorias en el santuario panhelnico y sus recursos privados le sirvieron de plataforma para ejercer prestigio e in-fluencia en una sociedad que la convirti en herona y en modelo para las jvenes espartiatas.PALABRAS CLAVE: Cinisca, sociedad espar-tana, gnero, juegos olmpicos, riqueza.

    ABSTRACT: In this paper we analyze Cynisca as a paradigm of the values, scarcely Lycurgan, that triumphed in the new imperial Sparta of the early fourth century BC. Daughter and sister of kings, owner of a conspicuous personal patri-mony and provided with an exceptionally agonis-tic character, Cynisca was the first woman to win at the Olympics. Her victories in the panhellenic sanctuary and her private resources were used as a platform for prestige and influence in a so-cie ty that turned her into a heroine and a model for young Spartan girls.KEY WORDS: Cynisca, Spartan society, gender, Olympics, wealth.

    RECIBIDO: 12.02.2013. ACEPTADO: 19.06.2013

    De entre la no muy larga nmina de mujeres espartanas conocidas, quiz sean Gorgo y Cinisca las que mejor ilustran y encarnan la imbricacin entre autori-dad y gnero, por lo menos en poca clsica1. Dos mujeres que, pese a compartir

    * Este artculo es fruto del proyecto de investigacin HAR2010-15756, del Ministerio de Econo-ma y Competitividad.

    1 Sobre la mujer espartiata en general: Redfield 1977/8; Cartledge 1981; Moss 1983: 80-88; Brad-ford 1986; Kunstler 1983 y 1986; Dettenhofer 1993; Zweig 1993; Fantham et alii 1995; Ducat 1998 y 1999; Powell 1999; Millender 1999; Thommen 1999; Pomeroy 2002; Figueira 2010.

  • 32 HABIS 44 (2013) 31-42 - Universidad de sevilla - ISSN 0210-7694

    CSAR FORNIS

    un linaje real y, consecuentemente, pertenecer a una elite espartiata con acceso a importantes recursos, eran bien distintas, y no solo porque se vean separadas en el tiempo por casi un siglo de vitales transformaciones en la sociedad espartiata. Si Gorgo fue, en palabras de Annalisa Paradiso, la vestal de la Eunoma licur-guea2, se podra decir que Cinisca representaba los dos valores que prevalecan en la nueva Esparta imperial de Lisandro y Agesilao II: el individualismo y la ri-queza; si a Gorgo se llega a travs de la moderacin y la sabidura prctica, arcai-zante y concisa que emana de los pasajes herodoteos y de los seis apotegmas que le atribuye Plutarco, la senda para intentar conocer, por lo menos someramente, a Cinisca, viene en cambio trazada en gran medida por la monumentalidad (ma-terial) de su legado.

    En efecto, como veremos, Cinisca emple de manera bien distinta el poder y el patrimonio que tena a su disposicin, de los que se vali para llevar a cabo hazaas personales, entre la que destac sin duda su victoria en el , la carrera de carros de cuatro caballos de los juegos olmpicos de 396, la primera lograda por una mujer en Grecia, incluso sin pisar la tierra sagrada de Olimpia, pues como es sabido las mujeres tenan vetada la entrada al santuario panhel-nico (Paus. 5.6.7). Cuatro aos despus, en la Olimpada 97, Cinisca repetira su gesta3. Ella haba triunfado en un escenario exclusivamente masculino, abriendo el camino para que despus otras mujeres, especialmente lacedemonias, triunfa-ran tambin en Olimpia, aunque ninguna, al decir de Pausanias (3.8.1), se distin-gui tanto como ella4. Tales victorias revelan que, adems de pudiente, Cinisca fue una mujer dotada de un carcter excepcionalmente agonstico, competitivo, y que la mova la ambicin de realizar grandes empresas. Por el contrario, ninguna mxima lacnica se preserva de ella, ningn consejo sagaz, inapelable, digno de ser recordado por la tradicin, lo que no impidi que dejara una impronta inde-leble en la sociedad espartiata contempornea y futura, que hizo de ella una he-rona y le rindi culto como tal (Paus. 3.15.1).

    No es mucho lo que sabemos sobre Cinisca. Espartiata de noble cuna, nacida en el seno de la casa real euripntida y, por tanto, de estirpe heraclida, era hija del rey Arquidamo II y hermana de otros dos diarcas ms, Agis II y Agesilao II (X. Ages. 9.6; Paus. 3.8.1). Desconocemos la fecha de nacimiento o de muerte5.

    2 Paradiso 1993: 111.3 Pausanias (6.1.6) habla simplemente de victorias y la historiografa moderna desde Moretti 1953:

    n 17 (pp. 41-44) ha asumido que stas se produjeron en dos ciclos olmpicos, dado que la princesa es-partiata se hace representar (vid. infra) con su tronco de cuatro caballos, pese a lo cual, en un exceso de prudencia, Perry 2007: 81 con n. 2 no descarta que se hubieran producido en un solo ciclo (en tal caso, obviamente, Cinisca tambin se habra impuesto en la synors o carrera de carros de dos caballos, aun-que el Periegeta probablemente lo hubiera sealado).

    4 Como es sabido, la mujer espartiata practicaba con asiduidad diferentes modalidades deportivas (vase v.gr. Arrigoni 1985: 65-95; Garca Romero 2008, con bibliografa actualizada).

    5 Se tiende a pensar que no deba de llevarse mucho con Agesilao, de modo que en 396 y 392, fecha de sus victorias, tendra cuarenta y tantos aos.

  • HABIS 44 (2013) 31-42 - Universidad de sevilla - ISSN 0210-7694 33

    CINISCA OLIMPINICA, PARADIGMA DE UNA NUEVA ESPARTA

    Ignoramos igualmente si contrajo matrimonio y lleg a formar una familia. Del dato proporcionado por Herdoto (6.71.1) acerca de que su abuelo Zeuxidipo era llamado Cinisco, se ha inferido que podra haber sido un apodo, que significara cachorro, pequeo sabueso6; no tiene que ser as, sin embargo, habida cuenta que la mayora de los nombres griegos son parlantes y que este an-tropnimo, no demasiado comn, se repite en este perodo, cuando menos, en un harmosta que sirvi en el Quersoneso en el ao 400 se ha aventurado que quiz pudiera tratarse de un sobrino de Agesilao II y en dos miembros, padre e hijo, de una familia aristocrtica de Mantinea relacionada con Agesilao probablemente a travs de vnculos de xena7. De cualquier modo, no deja de ser significativo que el nombre evoque el universo cinegtico propio de las clases acomodadas hele-nas, que vean en la caza un perfecto entrenamiento para la guerra.

    Lo que s sabemos es que poner un , un carro con tiro de caballos, en la arena de Olimpia era en s mismo una demostracin de riqueza personal8. Y hacer que ganara, lo era mucho ms. Los casos de Alcibades o los tiranos de Si-cilia son en este sentido paradigmticos. Se necesitan, entre otras cosas, extensas propiedades con pastos para la cra de caballos, establos, personal especializado (criadores, entrenadores, auriga, veterinario, artesanos para la construccin, mantenimiento y reparacin del carro, etc.), adems de los gastos consustanciales a los desplazamientos para acudir a las competiciones, en ocasiones lejanas9. La hippotropha, la cra de caballos, es una aficin cara y gravosa per se recurdese por ejemplo que en Las nubes, de Aristfanes, el personaje de Estrepsades se ve arruinado por la aficin a la hpica de su hijo Fidpides, pero lo es an mucho ms si est presidida por la competitividad, por la adquisicin y mejora de una cuadra excelente destinada a contender en unos juegos panhelnicos. Pausanias (3.8.1) identifica a Cinisca como la primera mujer en poseer una cuadra de caba-llos de carreras. En consecuencia, las victorias de Cinisca ponan de manifiesto ante la Hlade no solo la libertad e independencia de la mujer espartana para tomar parte en un certamen panhelnico, sino tambin su gran poder econmico.

    Cul es la fuente de tal riqueza privada? Como por un lado parece difcil que pueda provenir de una dote y, por otro, como desde luego Cinisca, con dos hermanos vivos, no era una patrochos, la respuesta probablemente se encuentre en el peculiar sistema hereditario espartano, que, segn ha demostrado Stephen Hodkinson, permita que las hijas heredaran una parte del patrimonio de sus pa-dres, incluso habiendo hermanos varones; en virtud de tal sistema, denominado universal femenino, las propiedades se repartan entre todos los hijos, inclui-das las mujeres, quienes recibiran aproximadamente la mitad de tierra que su(s)

    6 Pomeroy 2002: 21.7 Tuplin 1977, con las referencias. Hay algn ejemplo de este nombre en Epiro e Iliria (cf. Fraser,

    Matthews 1997: s.u. ).8 Davies 1971: xxv-xxvi n. 7.9 Hodkinson 2000: 314-316.

  • 34 HABIS 44 (2013) 31-42 - Universidad de sevilla - ISSN 0210-7694

    CSAR FORNIS

    hermano(s), sin que exista por tanto un derecho de primogenitura10. Al mismo tiempo, exista en Esparta una evidente tendencia a la endogamia y a la polian-dria como vas para evitar en lo posible que ese patrimonio saliera del crculo familiar, lo que, aplicado a los miembros de las dinastas reales, favoreci la acu-mulacin de grandes patrimonios en manos de los mismos. De esta forma, ten-dramos que Cinisca habra recibido una parte importante del sin duda conspicuo patrimonio del rey Arquidamo II11.

    Por otro lado, Esparta tena reputacin en la hippotropha, tradicional activi-dad de cuo aristocrtico. Pausanias (6.2.1-2) enumera varios vencedores y des-cribe a los espartanos como los ms interesados de todos los griegos en la cra de caballos desde las guerras mdicas. Cabe recordar tambin que el dilogo Alci-bades I, atribuido a Platn, sita a los caballos de las llanuras mesenias entre las posesiones que hacen de los espartanos los ms ricos de los griegos (12