Celebración Jubilar Bodas de Plata Sacerdotales 2009

of 26 /26

Embed Size (px)

Transcript of Celebración Jubilar Bodas de Plata Sacerdotales 2009

Arquidicesis de Mrida Parroquia San Vicente Ferrer La Playa - Estado Mrida

CELEBRACIN EUCARSTICA JUBILARDE LAS

BODAS DE PLATA SACERDOTALES

Jaime de Jess Duque Duque1984 - 2009

DEL PBRO.

La Playa, 10 de octubre 2009

Pbro. Jaime de Jess Duque Duque

J

Pbro. Jaime de Jess Duque Duque Biografa

aime de Jess Duque Duque nace el 27 de Mayo de 1942, en la aldea Esperanza de la ciudad de Marinilla (Atioquia Colombia). Es el octavo hijo, de catorce hermanos, de la unin matrimonial de Miguel Antonio Duque y Ana Julia Duque. Recibe su bautizo, a los 2 das de nacido en la ciudad de Marinilla en la Parroquia Nuestra Seora de La Asuncin. Hace sus estudios de primaria hasta segundo grado en su aldea natal, y luego contina sus estudios en la ciudad de Marinilla. Recibe su primera catequesis con su madre; hace su Primera Comunin a los 7 aos, en la misma parroquia donde se bautizo, y a los ocho das recibe el sacramento de la confirmacin. Realiz sus estudios de Bachillerato en Marinilla. Con el correr de los aos, se hace catequista y realiza misiones con el Sacerdote y con un grupo de jvenes, realizando la promocin de hogares. Para su mejor bienestar, al terminar el bachillerato, ingresa en el Seminario Cristo Sacerdote de la Ceja Antioquia Colombia, estudiando desde la etapa de filosofa hasta el tercer ao de teologa. uego se retira del Seminario, por espacio de diez aos, para afianzar su vocacin sacerdotal, trabajando como docente en el Instituto Tcnico Industrial de Marinilla y estudiando en la Universidad Pontificia Boliviana, donde obtiene la Licenciatura en Educacin Mencin Ciencias Sociales. All tambin, dirige la Fundacin Hogar Juvenil Campesino de Marinilla. Nuevamente retorna al Seminario Cristo Sacerdote para culminar sus estudios religiosos. n una de sus pastorales, viene a Venezuela con un Sacerdote amigo de Colombia, a una Misin en Socop, Barinas, donde descubre que aqu haca falta ms sacerdotes para la pastoral de la Iglesia. As conoce al Pbro. Gabriel Gmez, Prroco de Pueblo Llano del Estado Mrida, de ese tiempo, quien le pide ayuda en su Parroquia, pues tena a cargo tres comunidades: Santo Domingo, Las Piedras y Pueblo Llano. En ese lugar se establece por espacio de tres aos, colaborando en el trabajo

L E

Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa

5

Celebracin Eucarstica Jubilar de las Bodas de Plata Sacerdotales pastoral. Paralelamente, conoce al +Excmo. Mons. Miguel Antonio Salas, Arzobispo Metropolitano de la Arquidicesis de Mrida, hoy difunto. Luego de hablar con el Arzobispo, el Pbro. Gabriel, lo postula como candidato al Orden del Diaconado y el Presbiterado para esta Arquidicesis de Mrida, pero Mons. Salas le exige estar un ao en el Seminario Regional de La Costa de Barranquilla (Colombia) con los Padres Eudistas. Terminado el ao de experiencia, lo llama Mons. Salas, para informarle la aceptacin al Orden del Diaconado, a realizarse en Pueblo Llano en el mes de Septiembre de 1984. El 07 de Octubre de 1984, es ordenado Sacerdote, en el mismo lugar, por la Imposicin de Manos y Oracin Consecratoria del Excmo. Mons. Baltazar Enrique Porras Cardozo, Obispo Auxiliar de la Arquidicesis de Mrida, para esa poca. As se convierte en el primer sacerdote ordenado, por Mons. Porras. los ocho das de ordenado, Mons. Miguel Antonio Salas lo nombr Prroco de la Parroquia San Isidro Labrador de Arapuey Zona Panamericana, y Administrador Parroquial de la Parroquia San Jos de Palmira Zona Andina, por espacio de cinco aos. Aqu obtuvo las ms ricas y expresivas experiencias como sacerdote de esas comunidades. s adelante, Mons. Salas le da el nombramiento como Prroco de Santa Mara de Caparo de los Pueblos del Sur, por un periodo de siete aos. De igual manera, las experiencias fueron muy enriquecedoras, afianzando cada da ms la vocacin al Ministerio Sacerdotal, y dejando sembrados lazos de una gran amistad, entre ellos y el sacerdote, a Dios y al prjimo. uego se traslada a Santo Domingo del Pramo y es Administrador Parroquial de Las Piedras, donde permanece por perodo de tres aos. Seguidamente, es reubicado en la Parroquia Espritu Santo de Ejido, teniendo las tareas de continuar con la construccin del Templo y Casa Parroquial, por un espacio de siete aos. or disposicin del Excmo. Mons. Baltazar Porras, es nombrado como Prroco para dirigir la Parroquia San Isidro Labrador del Valle Mrida. Al ao siguiente, se le encomienda la Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa, donde actualmente est ejerciendo su Ministerio Sacerdotal, atendiendo a la comunidad, y obteniendo de ella, las ms preciadas acogidas de apoyo y de ayuda a su Ministerio Sacerdotal.

A M L P6

Prroco de San Vicente Ferrer de La Playa

Pbro. Jaime de Jess Duque Duque

Arquidicesis de Mrida

Pbro. Jaime de Jess Duque Duque

Los Sacerdotes se revestirn en la casa cural (rea de comedor) Procesin: 1. Incensario 2. Naveta 3. Porta cruz 4. Ciriales 5. Monaguillos 6. Seminaristas 7. Diconos Leccionario 8. Sacerdotes Invitados 9. Homenajeado 10. Obispo Auxiliar 11. Arzobispo 12. Porta insignias - Dos monaguillos 13. Ceremoniero Con el templo cerrado, se inicia la procesin de entrada, con el Arzobispo, Obispo Auxiliar, Sacerdotes invitados y asamblea. Al realizarse la apertura de las puertas, el ministerio de msica inicia el Canto de Entrada.

RITOS INICIALES

CANTO DE ENTRADACuando el Arzobispo, Obispo Auxiliar, Sacerdotes se colocan de pie en la sede, el comentarista invita a la Monicin de Entrada.

MONICIN DE ENTRADA El Sacerdote no se pertenece a s mismo; es un hombre que escogido por Dios de entre los hombres, se debe a los dems. Hace veinticinco aos, un siete de Octubre del ao mil novecientos ochenta y cuatro en la Comunidad Meridea de Pueblo Llano, Mons. Baltazar Enrique Porras Cardozo, envestido como pastor espiritual de su grey meridea, ordenaba a nuestro querido Sacerdote y actual gua espiritual, al Pbro. Jaime de Jess Duque Duque, quien desde ese momento ha renovado su amor a Dios, ao tras ao, con la misma ilusin que el primer da, dando una respuesta generosa, ofrecindose a cooperar con el Dueo de la mies, en la salvacin del mundo, mediante una vivencia plena de su consagracin religiosa al servicio de la Iglesia. Nadie se puede atribuir el honor del sacerdocio, es Dios mismo quien escoge o rechaza; pero al que Dios destina para este ministerio, le da la gracia y ayuda extraordinaria. Padre Jaime; quiso el Todopoderoso que Ud. llegar a nuestra comunidad de La Playa y tomado de la mano con nuestro patrono San Vicente Ferrer, eres llamado a continuar sembrando valores espirituales,

Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa

7

Celebracin Eucarstica Jubilar de las Bodas de Plata Sacerdotales religiosos y morales para convertirnos en hombres y mujeres de fe, de esperanza y de amor al hermano, pues su trabajo permite alimentarnos con el Pan de Vida, formar hogares cristianos, recuperar nuestra vida de hijos de Dios y morir en gracia y paz. El Seor le siga bendiciendo sus logros y acciones para la comunidad, y en su vida personal. Hoy, quien tambin debe sentirse orgulloso y complacido es Ud. Mons. Porras. Por dos motivos: primero, porque sta celebracin fue su primera Ordenacin Sacerdotal como Obispo Auxiliar de la Arquidicesis de Mrida, cumpliendo as aquellas palabras de Jess No he venido a ser servido, sino a servir (Mc 9,35; Mt 20,20-28) y un segundo, motivo porque hoy es su cumpleaos. Felicitaciones!Se invita a la asamblea a dar un aplauso

Que Dios le bendiga hoy, maana y siempre, y que su misin pastoral continu siendo plena de xitos y aciertos por la paz, por la justicia y por el amor fraterno. Para nuestro querido y coterrneo Mons. Luis Alfonso Mrquez Molina, un saludo especial y gracias por estar entre nosotros. Hermanos todos en la fe; nos hemos reunido para vivenciar juntos una Eucarista hermosa, llena de alegra, de emocin, de gratitud por las Bodas de Plata del Pbro. Jaime de Jess Duque Duque. Pidamos a Jess Divino Maestro, camino, verdad y vida, nos bendiga y nos de la luz y las fuerzas necesarias para continuar al servicio de la Iglesia. Dispongmonos de mente y corazn a participar en esta Celebracin, fieles hermanos en el Seor.El Arzobispo con los ministros va al altar, el Arzobispo con los ministros hace la debida reverencia, besa el altar y lo inciensa. Despus se dirige con los ministros a la sede. Terminado la Monicin de Entrada, el Arzobispo, Obispos, sacerdotes y los fieles, de pie, se santiguan, mientras el Arzobispo dice:

X

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espritu Santo.

El pueblo responde:

Amn.

SALUDOEl Arzobispo, extendiendo las manos, saluda al pueblo con la frmula siguiente:

La paz, la caridad y la fe, de parte de Dios Padre, y de Jesucristo, el Seor, estn con todos ustedes.El pueblo responde:

Y con tu espritu.8

Arquidicesis de Mrida

Pbro. Jaime de Jess Duque DuqueACTO PENITENCIALEl Arzobispo invita a los fieles al arrepentimiento:

El Seor Jess, que nos invita a la mesa de la Palabra y de la Eucarista, nos llama ahora a la conversin. Reconozcamos, pues, que somos pecadores e invoquemos con esperanza la misericordia de Dios.Se hace una breve pausa en silencio. Despus, hacen todos en comn la confesin de sus pecados:

Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisin.Golpendose el pecho, dicen:

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.Luego prosiguen:

Por eso ruego a santa Mara, siempre Virgen, a los ngeles, a los santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por m ante Dios, nuestro Seor.El Arzobispo concluye con la siguiente plegaria:

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.El pueblo responde:

Amn.

El ministerio de msica entona el Ten Piedad.

CANTO DE TEN PIEDAD Y GLORIAA continuacin, el Arzobispo entona:

+ Gloria a Dios en el cieloSeguidamente, el Ministerio de Canto entona el Himno de Gloria, y todos toman asiento.

ORACIN COLECTAAcabado el Himno, todos de pie, el Arzobispo, con las manos juntas, dice:

OremosArzobispo, con las manos extendidas, dice la oracin colecta.

OAmn.

h Dios, que constituiste a tu Hijo Unignito Sumo y Eterno sacerdote, te rogamos por este hijo tuyo, Jaime de Jess Duque Duque, que fue elegido por Cristo como ministro de tus misterios, se mantenga siempre fiel en el cumplimiento de su servicio. T que vives y reinas con el Padre en la unidad del Espritu Santo y eres Dios por los siglos de los siglos.Todos aclaman:

Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa

9

Celebracin Eucarstica Jubilar de las Bodas de Plata Sacerdotales

Mientras el Arzobispo dice la Oracin Colecta, los lectores se levantan del asiento, realizan la venia y se acercan al ambn.

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIN A LA PRIMERA LECTURA En el cntico del Siervo de Yahve, Isaas desvela el perfil perfecto y la personalidad del siervo, fijndose en tres rasgos principales: la eleccin, la consagracin y la misin. Dios es quien elige al siervo y ofrece su apoyo; la consagracin, el Seor la realiza por medio de su Espritu y la misin que le confa es de gran significacin como luz de las naciones y alianza de Dios con su Pueblo. Escuchemos con atencin esta palabra de Dios. Primera Lectura Is 42,1-4.6-7 Lectura del Libro del profeta Isaas Esto dice el Seor: Miren a mi siervo a quien sostengo, a mi elegido en quien tengo mis complacencias. En l he puesto mi espritu para que haga brillar la justicia sobres las naciones. No gritar, no clamar, no har or su voz por las calles; no romper la caa resquebrajada, ni apagar la mecha que an humea. Promover con firmeza la justicia, no titubear ni se doblegar hasta haber establecido el derecho sobre la tierra y hasta que las islas escuchen su enseanza. Yo, el seor, fiel a mi designio de salvacin, te llam, te tom de la mano te he formado y te he constituido alianza de un pueblo, luz de las naciones, para que abras los ojos a los ciegos, saques a los cautivos de la prisin y de la mazmorra a los que habitan en tinieblas. Palabra de Dios.Todos aclaman:

Te alabamos, Seor. MONICIN AL SALMO El salmista en este pasaje nos quiere mostrar el primado del Sumo y Eterno Sacerdote, como un linaje sagrado y escogido por Dios, por pura gracia suya, para animar en la fe, la esperanza y en la caridad a todo su pueblo. Entonamos a viva voz el siguiente salmo. Salmo Responsorial: Sal 89 (88), 2-3.4-5.27+29 (R. cf. 2a)El solista entona la cita, cuando se repite lo entonara con el Ministerio de Canto y la Asamblea. Coro:

R. Tu eres sacerdote, eterno segn el rito de Melquisedec.10

Arquidicesis de Mrida

Pbro. Jaime de Jess Duque DuqueSolista:

Orculo del Seor a mi Seor: Sintate a mi derecha, y har de tus enemigos estrado de tus pies.Solista:

Desde Sin extender el Seor el poder de tu cetro: somete en la batalla a tus enemigos.Solista:

Eres prncipe desde el da de tu nacimiento, entre esplendores sagrados; yo mismo te engendr, como roco, antes de la aurora.Solista:

El Seor lo ha jurado y no se arrepiente: T eres sacerdote eterno, segn el rito de Melquisedec.Solista:

El Seor a tu derecha, el da de su ira, quebrantar a los reyes. En su camino beber del torrente, por eso levantar la cabeza. MONICIN A LA SEGUNDA LECTURA El autor de la carta a los Hebreos, nos da un resumen de la significacin, de este sagrado ministerio en el Antiguo Testamento. Todo esto, para confirmar que el sumo y eterno sacerdote es Cristo Jess, nuestro Seor. Pues es Dios mismo quien llama y elije para ejercer el servicio sacerdotal. Y su carcter de mediador entre Dios y el hombre, es porque l tiene la capacidad de comprender a los ignorantes y extraviados, pues con ellos comparte la condicin humana. Escuchemos con atencin esta Segunda Lectura.

Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa

11

Celebracin Eucarstica Jubilar de las Bodas de Plata Sacerdotales Segunda Lectura. Hb 5,1-10 Lectura de la Carta a los hebreos Hermanos: Todo sumo sacerdote es un hombre escogido entre los hombres y est constituido para intervenir a favor de ellos ante Dios, para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. l puede comprender a los ignorantes y extraviados, ya que l mismo est envuelto en debilidades. Por eso, as como debe ofrecer sacrificios por los pecados del pueblo, debe ofrecerlos tambin por los suyos propios. Nadie puede apropiarse ese honor, sino slo aquel que es llamado por Dios, como lo fue Aarn. De igual manera, Cristo no se confiri a s mismo la dignidad de sumo sacerdote; se la otorg quien le haba dicho: T eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy. O como dice otro pasaje de la Escritura: T eres sacerdote eterno, como Melquisedec. Precisamente por eso, durante su vida mortal, ofreci oraciones y splicas, con fuertes voces y lgrimas, a aquel que poda liberarlo de la muerte, y fue escuchado por su piedad. A pesar de que era el Hijo, aprendi a obedecer padeciendo, y llegado a su perfeccin, se convirti en la causa de la salvacin eterna para todos los que lo obedecen y fue proclamado por Dios sumo sacerdote, como Melquisedec. Palabra de Dios.Todos aclaman:

Te alabamos, Seor. MONICIN AL EVANGELIO En el Evangelio de hoy, Lucas nos narra el comienzo de la vida pblica de Jess, en el lugar de mayor simbolismo religioso para el pueblo judo, como lo es la sinagoga. Jess es el ungido de Dios, y al proclamar las palabras del profeta Isaas, muestra las pautas de su ministerio, que ser: llevar la Bunas Nueva a los pobres de corazn, y de llevar sanacin a todos los oprimidos. La llamada hoy es a proclamar el Evangelio a todos nuestros hermanos con disponibilidad y coraje. Escuchemos con atencin, este pasaje del Pan de Vida Eterna.El Ministerio de Canto entona el Canto antes del Evangelio

CANTO ANTES DEL EVANGELIOMientras, el portanaveta y el incensario se dirigen ante el Arzobispo para que coloque incienso al incensario. Paralelamente el dicono se coloca frente al Arzobispo para que le de la bendicin, para proclamar la Buena Nueva. Despus el dicono va al ambn, acompaado por los monaguillos que llevan el incienso y los cirios; ya en el ambn dice: 12

Arquidicesis de Mrida

Pbro. Jaime de Jess Duque DuqueEl Seor est con ustedes.El pueblo responde:

Y con tu espritu.El dicono, luego, dice:

Evangelio Lc 4,14-22a Lectura del santo Evangelio segn san LucasY mientras tanto hace la seal de la cruz sobre el libro y sobre su frente, labios y pecho. El pueblo aclama:

Gloria a ti, Seor.

El dicono, inciensa el libro. Luego proclama el Evangelio.

En aquel tiempo, con la fuerza del Espritu, Jess volvi a Galilea. Iba enseando en las sinagogas; todos lo alababan y su fama se extendi por toda la regin. Fue tambin a Nazaret, donde se haba criado. Entr en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los sbados, se levant para hacer la lectura. Se le dio el volumen del profeta Isaas, lo desenroll y encontr el pasaje en que estaba escrito: El Espritu del Seor est sobre m, porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar la liberacin a los cautivos y la curacin a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar el ao de gracia del Seor. Enroll el volumen, lo devolvi al encargado y se sent. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en l. Entonces comenz a hablar: Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de or. Todos le daban su aprobacin y admiraban la sabidura de las palabras que salan de sus labios.Acabado el evangelio el dicono dice:

Palabra del Seor.Todos aclaman:

Gloria a ti, Seor Jess. HOMILATerminada la homila, se inicia el credo.

CREDO Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su nico Hijo, nuestro Seor,En las palabras que siguen, hasta Mara Virgen, todos se inclinan.

que fue concebido por obra y gracia del Espritu Santo, naci de santa Mara Virgen, padeci bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado,

Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa

13

Celebracin Eucarstica Jubilar de las Bodas de Plata Sacerdotales muerto y sepultado, descendi a los infiernos, al tercer da resucit de entre los muertos, subi a los cielos y est sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde all ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espritu Santo, la santa Iglesia catlica, la comunin de los santos, el perdn de los pecados, la resurreccin de la carne y la vida eterna. Amn.Terminado el Credo, se inicia la Oracin universal u Oracin de los Fieles.

PLEGARIA UNIVERSALArzobispo:

Padre nuestro, todopoderoso, t eres el dueo de la mies, t eres el que reparte el justo salario a cada trabajador. Por eso, nos dirigimos a ti con humildad de corazn para elevar nuestras suplicas.Todos aclaman:

Manda, Seor, obreros a tu miesLector:

Seor, te pedimos, por la Santa Iglesia Catlica y Apostlica, para que cada da el Papa, los obispos y creyentes nos entreguemos ms a la labor de llevar la Buena Nueva a cada rincn de nuestro mundo, como respuesta al amor que t derramas en nuestras vidas. Oremos.Lector:

Te suplicamos Seor Jess, dueo de la vida, que ilumines a los gobernantes de nuestros pueblos, para que promuevan un autentico crecimiento espiritual y humano de cada uno de los que vivimos en esta patria. Que nuestra nacin se funde en las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad. Oremos.Lector:

Te pedimos, Seor, por la Conferencia Episcopal Venezolana, por los pastores de nuestra patria, hoy en especial por nuestro Arzobispo Mons. Baltazar Enrique Porras Cardozo, que cumple un ao ms de vida; y tambin por nuestro Obispo Auxiliar Mons. Luis Alfonso Mrquez Molina, que han recibido la misin de anunciar el Evangelio, para que lo anuncien sin temor, denunciando el pecado, iluminando la esperanza, y consolando al afligido. Oremos.

14

Arquidicesis de Mrida

Pbro. Jaime de Jess Duque DuqueLector:

Seor, te suplicamos, que aumentes en nuestros jvenes de la Zona del Mocotes, la vocacin sacerdotal y religiosa, para gloria y alabanza tuya y grandeza de nuestros pueblos. Tambin te pedimos muy especialmente por Sor Marina Mrquez (Hermana Dominica), por el Hno. Ramn Virgilio Salas y la Hna. Eriana Gutirrez Salas (Comunidad de Vida Religiosa de Fuente Real); para que los colmes de fortaleza en las dificultades y de perseverancia en sus vocaciones. Oremos.Lector:

Seor, te pedimos, aceptes estos veinticinco aos de trabajo sacerdotal de nuestro querido Padre Jaime de Jess Duque Duque, para que lo sigas santificando, bendiciendo, y llenndole de amor y paz hacia su rebao que espera una mano amiga llena de esperanza y alegra. Oremos.Lector:

Seor, te pedimos, en el marco del Ao Sacerdotal, incesantes bendiciones para todos los sacerdotes, dicono y seminaristas que nos acompaan en este bella celebracin. As mismo elevamos nuestra ms enrgica oracin por el Seminario Arquidiocesano San Buenaventura de Mrida, corazn y centro de nuestra Arquidicesis de Mrida, para que siga formando hombres capaces de entregar sus vidas al servicio del tu cuerpo mstico, la Iglesia. Oremos.Lector:

Te pedimos, Seor, para nuestra comunidad de la Playa y todos los aqu presentes una bendicin especial, llena de tu amor divino y misericordioso, para que nuestra fe, sea renovada permanentemente con los pastores de tu pueblo, y as podamos ser luz y sal del mundo. Oremos.Arzobispo:

Seor, que esta parte de tu Cuerpo Mstico que se congrega hoy, en el templo de San Vicente Ferrer de La Playa, podamos responder con solicitud y entrega de corazn a la vocacin que nos llamas en la Iglesia. Para que as, seamos testigos fieles de lo que hemos visto y odo, y del cual somos Discpulos y Misioneros. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Seor.Todos aclaman:

Amn.

Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa

15

Celebracin Eucarstica Jubilar de las Bodas de Plata Sacerdotales

OFRENDAS MONICIN DE OFRENDAS CANTO PARA ACOMPAAR: El Profeta.

LITURGIA EUCARSTICA

ENTREGA DEL AILLO DE BODAS DE PLATA SACERDOTALES AL PBRO. JAIME DE JESS DUQUE DUQUE. El anillo es smbolo de compromiso adquirido, de adhesin en cuerpo y alma a la Iglesia, es adems signo de entrega de la propia vida, para prolongar su existencia en Dios nuestro Padre. Por eso en este da tan especial, nuestra comunidad se llena de jbilo, por tributar por primera vez a un prroco en esta parroquia, el anillo que llevar como hombre de Dios, que ha entregado su vida a la Iglesia, pues sus virtudes lo han hecho acreedor de nuestros ms profundos sentimientos de gozo en Dios. Su disponibilidad en los sacramentos, su solidaridad con los afligidos y extraviados, su carisma, y por sobre todo su alegra. Bendecimos a Dios por este sacerdote y por ello le hacemos entrega a Mons. Baltazar Enrique Porras Cardozo, Arzobispo Metropolitano de La Arquidicesis de Mrida, para que haga la debida imposicin del Anillo Sacerdotal al Pbro. Jaime de Jess Duque Duque, Prroco de San Vicente Ferrer de La Playa.Se invita a dar unos aplausos. Terminada la imposicin del anillo, se inicia la recoleccin de la ofrenda de los fieles. Los aclitos preparan el altar: el corporal, el purificador, el cliz, el agua y el misal; mientras tanto se ejecuta canto.

CANTO DE OFERTORIOEl Arzobispo se acerca al altar, toma la patena con el pan y, mantenindola un poco elevada sobre el altar, dice en secreto:

Bendito seas, Seor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; l ser para nosotros pan de vida.Despus deja la patena con el pan sobre el corporal.

Bendito seas por siempre, Seor.El Arzobispo, echa vino y un poco de agua en el cliz, diciendo en secreto:

El agua unida al vino sea signo de nuestra participacin en la vida divina de quien ha querido compartir nuestra condicin humana.Despus el Arzobispo toma el cliz y, mantenindolo un poco elevado sobre el altar, dice en secreto:

Bendito seas, Seor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos;16

Arquidicesis de Mrida

Pbro. Jaime de Jess Duque Duquel ser para nosotros bebida de salvacin.Despus deja el cliz sobre el corporal.

Bendito seas por siempre, Seor.A continuacin, el Arzobispo, inclinado, dice en secreto:

Acepta, Seor, nuestro corazn contrito y nuestro espritu humilde; que ste sea hoy nuestro sacrificio y que sea agradable en tu presencia, Seor, Dios nuestro.Se inciensa las ofrendas y el altar. A continuacin el dicono inciensa al Arzobispo, presbiterio y a la asamblea. Luego el Arzobispo, de pie a un lado del altar, se lava las manos, diciendo en secreto:

Lava del todo mi delito, Seor, limpia mi pecado.Despus, de pie en el centro del altar y de cara al pueblo, extendiendo y juntando las manos, dice la siguiente frmula:

Oren, hermanos, para que este sacrificio, mo y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.El pueblo responde:

El Seor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.Luego el Arzobispo, con las manos extendidas, dice la oracin sobre las ofrendas.

ORACIN SOBRE LAS OFRENDAS has querido, Seor, que tu sacerdote Jaime de Jess Duque Duque sea ministro del altar y del pueblo; te rogamos que, por la eficacia de este sacrificio, su ministerio te sea siempre grato y de frutos permanentes en tu iglesia. T que vives y reinas por los siglos de los siglos.

TAmn.

El pueblo aclama:

PREFACIOEl Arzobispo, con las manos extendidas dice:

El Seor est con ustedes.El pueblo responde:

Y con tu espritu.El Arzobispo, elevando las manos, prosigue:

Levantemos el corazn.El pueblo responde:

Lo tenemos levantado hacia el Seor.El Arzobispo, con las manos extendidas, aade:

Demos gracias al Seor, nuestro Dios.El pueblo responde:

Es justo y necesario.

Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa

17

Celebracin Eucarstica Jubilar de las Bodas de Plata SacerdotalesEl Arzobispo prosigue el prefacio con las manos extendidas.

E

n verdad es justo y necesario, alabarte y darte gracias, Padre santo Dios Omnipotente y poderoso de quien proviene toda paternidad en la comunin del Espritu. En tu hijo Jesucristo, sacerdote eterno, siervo obediente, pastor de los pastores, haz puesto el origen y la fuente de todo ministerio, en la viva tradicin apostlica de tu pueblo peregrino en el tiempo. Con la variedad de los dones y los carismas t eliges dispensadores de los santos misterios, para que en todas las naciones de la tierra se ofrezca el sacrificio perfecto, y con la palabra y los sacramentos se edifique la Iglesia, comunidad de la nueva alianza, templo de tu gloria. Por este misterio de salvacin, unidos a los ngeles y santos, cantamos con gozo el himno de tu alabanza:Al final del prefacio junta las manos y, en unin del pueblo, concluye el prefacio, cantando o diciendo en voz alta:

CANTO SANTO, SANTO, SANTO... PLEGARIA EUCARSTICA I O CANON ROMANOEl Arzobispo, con las manos extendidas, dice:

CP

Padre misericordioso, te pedimos humildemente por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Seor, que aceptes y bendigas

Junta las manos y dice: Traza, una sola vez, el signo de la cruz sobre el pan y el vino conjuntamente, diciendo:

estos + dones, este sacrificio santo y puro que te ofrecemos,Con las manos extendidas, prosigue:

ante todo, por tu Iglesia santa y catlica, para que le concedas la paz, la protejas, la congregues en la unidad y la gobiernes en el mundo entero, con tu servidor el Papa Benedicto XVI., con conmigo, indigno siervo tuyo, por mi hermano Luis Alfonso Mrquez., Obispo Auxiliar y todos los dems Obispos que, fieles a la verdad, promueven la fe catlica y apostlica.CONMEMORACIN DE LOS VIVOS

C1

Acurdate, Seor, de tus hijos: Pbro. Jaime de Jess Duque Duque y sus familiares. y de todos los aqu reunidos, cuya fe y entrega bien conoces; por ellos y todos los suyos, por el perdn de sus pecados y la salvacin que

Despus, con las manos extendidas, prosigue:

18

Arquidicesis de Mrida

Pbro. Jaime de Jess Duque Duqueesperan, te ofrecemos, y ellos mismos te ofrecen, este sacrificio de alabanza, a ti, eterno Dios, vivo y verdadero.

CONMEMORACION DE LOS SANTOS

C2

Reunidos en comunin con toda la Iglesia, veneramos la memoria ante todo, de la gloriosa siempre Virgen Mara, Madre de Jesucristo, nuestro Dios y Seor; la de su esposo, san Jos; la de los santos apstoles y mrtires Pedro y Pablo, Andrs, San Vicente Ferrer, Santo Toms de Villanueva y la de todos los santos; por sus mritos y oraciones concdenos en todo tu proteccin. Acepta, Seor, en tu bondad, esta ofrenda de tus siervos y de toda tu familia santa; te la ofrecemos tambin por tu hilo: Jaime de Jess Duque Duque, que ha sido llamado a formar parte del orden de los presbteros; conserva en el tus dones para que fructifiquen lo que han recibido de tu bondad. Por Cristo, nuestro Seor. Amn.

Con las manos extendidas, prosigue:

CP

Junta las manos. Extendiendo las manos sobre las ofrendas, dice:

CC

Bendice y santifica, oh Padre, esta ofrenda, hacindola perfecta, espiritual y digna de ti; de manera que sea para nosotros Cuerpo y Sangre de tu Hijo amado, Jesucristo, nuestro Seor. El cual, la vspera de su Pasin,

Junta las manos. Toma el pan y, sostenindolo un poco elevado sobre el altar, prosigue:

tom pan en sus santas y venerables manos,Eleva los ojos,

y, elevando los ojos al cielo, hacia ti, Dios, Padre suyo todopoderoso, dando gracias te bendijo, lo parti, y lo dio a sus discpulos, diciendo:Se inclina un poco.

TOMEN Y COMAN TODOS DE L, PORQUE ESTO ES MI CUERPO, QUE SER ENTREGADO POR USTEDES.Muestra el pan consagrado al pueblo, lo deposita luego sobre la patena y lo adora haciendo genuflexin. Despus prosigue:

Del mismo modo, acabada la cena,Toma el cliz y, sostenindolo un poco elevado sobre el altar, dice:

tom este cliz glorioso en sus santas y venerables manos, dando gracias te bendijo, y lo dio a sus discpulos, diciendo:

Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa

19

Celebracin Eucarstica Jubilar de las Bodas de Plata SacerdotalesSe inclina un poco.

TOMAD Y BEBED TODOS DE L, PORQUE STE ES EL CLIZ DE MI SANGRE, SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SER DERRAMADA POR USTEDES Y POR MUCHOS PARA EL PERDN DE LOS PECADOS. HACED ESTO EN CONMEMORACIN MA.Muestra el cliz al pueblo, lo deposita luego sobre el corporal y lo adora haciendo genuflexin. Luego dice la siguiente frmula:

CP

ste es el Sacramento de nuestra fe.

Y el pueblo prosigue, aclamando:

Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurreccin. Ven, Seor Jess!Despus el Arzobispo, con las manos extendidas, dice:

CC

Por eso, Padre, nosotros, tus siervos, y todo tu pueblo santo, al celebrar este memorial de la muerte gloriosa de Jesucristo, tu Hijo, nuestro Seor; de su santa resurreccin del lugar de los muertos y de su admirable ascensin a los cielos, te ofrecemos, Dios de gloria y majestad, de los mismos bienes que nos has dado, el sacrificio puro, inmaculado y santo: pan de vida eterna y cliz de eterna salvacin. Mira con ojos de bondad esta ofrenda y acptala, como aceptaste los dones del justo Abel, el sacrificio de Abrahn, nuestro padre en la fe, y la oblacin pura de tu sumo sacerdote Melquisedec.

Y prosigue:

Inclinado, con las manos juntas, prosigue:

Te pedimos humildemente, Dios todopoderoso, que esta ofrenda sea llevada a tu presencia hasta el altar del cielo, por manos de tu ngel, para que cuantos recibimos el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo al participar aqu de este altar,Se endereza y se signa, diciendo:

seamos colmados de gracia y bendicin.CONMEMORACION DE LOS DIFUNTOS

C3

Acurdate tambin, Seor, de tus hijos: Miguel Antonio Duque, Ana Julia Duque y sus familiares difuntos, que nos han precedido con el signo de la fe y duermen ya el sueo de la paz. A ellos, Seor, y a cuantos descansan en Cristo, concdeles el lugar del consuelo, de la luz y de la paz.

Junta las manos y ora unos momentos por los difuntos por quienes tiene intencin de orar. Despus, con las manos extendidas, prosigue:

Junta las manos. Con la mano derecha se golpea el pecho, diciendo: 20

Arquidicesis de Mrida

Pbro. Jaime de Jess Duque DuqueC4 Y a nosotros, pecadores, siervos tuyos, que confiamos en tu infinita misericordia, admtenos en la asamblea de los santos apstoles y mrtires Juan el Bautista, Esteban, Matas y Bernab, y de todos los santos; y acptanos en su compaa, no por nuestros mritos, sino conforme a tu bondad.Junta las manos y prosigue: Con las manos extendidas prosigue:

CP

Por Cristo, Seor nuestro, por quien sigues creando todos los bienes, los santificas, los llenas de vida, los bendices y los repartes entre nosotros. Por Cristo, con l y en l, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.

Toma la patena, con el pan consagrado, y el cliz y, sostenindolos elevados, dice:

CP CC

El pueblo aclama:

Amn.

Una vez que ha dejado el cliz y la patena, el Arzobispo, con las manos juntas, dice:

RITO DE LA COMUNIN

Llenos de alegra por ser hijos de Dios, digamos confiadamente la oracin que Cristo nos ense:Extiende las manos y, junto con el pueblo, contina:

Padrenuestro, que ests en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hgase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada da; perdona nuestras ofensas, como tambin nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentacin, y lbranos del mal.El Arzobispo, con las manos extendidas, prosigue l solo:

Lbranos de todos los males, Seor, y concdenos la paz en nuestros das, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libre de pecado y protegidos de toda perturbacin, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.Junta las manos. El pueblo concluye la oracin, aclamando:

Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Seor.Despus el Arzobispo, con las manos extendidas, dice en voz alta:

Seor Jesucristo, que dijiste a tus apstoles: La paz les dejo, mi paz les doy, no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concdele la paz y la unidad.

Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa

21

Celebracin Eucarstica Jubilar de las Bodas de Plata SacerdotalesJunta las manos.

T que vives y reinas por los siglos de los siglos.El pueblo responde:

Amn.

El Arzobispo, extendiendo y juntando las manos, aade:

La paz del Seor est siempre con ustedes.El pueblo responde:

Y con tu espritu.Luego, el dicono, aade:

En Cristo, que nos ha hecho hermanos con su cruz, dense la paz como signo de reconciliacin.Y todos se dan la paz. El Arzobispo da la paz al dicono o al ministro. Mientras tanto se canta el Canto de Paz y Cordero.

CANTO DE PAZ Y CORDERODespus toma el pan consagrado, lo parte sobre la patena, y deja caer una parte del mismo en el cliz, diciendo en secreto:

El Cuerpo y la Sangre de nuestro Seor Jesucristo, unidos en este cliz, sean para nosotros alimento de vida eterna.El Arzobispo hace genuflexin, toma el pan consagrado y, sostenindolo un poco elevado sobre la patena, lo muestra al pueblo, diciendo:

ste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Seor.Y, juntamente con el pueblo, aade:

Seor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastar para sanarme.El Arzobispo dice en secreto:

El Cuerpo de Cristo me guarde para la vida eterna.Y comulga reverentemente el Cuerpo de Cristo. Cuando el Arzobispo comulga el Cuerpo de Cristo, comienza el canto de comunin.

CANTO DE COMUNIN POSCOMUNINAcabada la comunin, el Dicono o Celebrante, purifica la patena sobre el cliz y tambin el mismo cliz. Cuando el Arzobispo va a la sede, y el canto de comunin ha terminado, se realiza la accin de gracias.

ACCIN DE GRACIASMarbella Rodrguez, se levanta de el asiento, realiza la venia frente al altar y se dispone a leer la Accin de Gracias en el ambn. Seguidamente, el Pbro. Jaime de Jess Duque Duque realiza la accin de gracias por sus Bodas de Plata Sacerdotales. 22

Arquidicesis de Mrida

Pbro. Jaime de Jess Duque DuqueORACIN DESPUS DE LA COMUNINLuego, de pie en la sede o en el altar, el Arzobispo, con las manos extendidas, dice la oracin despus de la comunin.

Oremos. e pedimos Seor, que el sacrificio que te hemos ofrecido y la victima santa que hemos comulgado llenen de vida a tus sacerdotes y a tus fieles para que, unidos a ti por un amor constante puedan servir dignamente. T que vives y reinas por los siglos de los siglos.

TAmn.

El pueblo aclama:

RITO DE CONCLUSIN X El Seor est con ustedes.El pueblo responde:

Y con tu espritu.El celebrante extiende las manos hacia el pueblo y dice:

Dios, Padre misericordioso, conceda a todas nuestras familias, el gozo de la prosperidad, la santidad y felicidad.El pueblo responde:

Amn. Cristo, modelo de oracin y de vida, les gue a la autntica misin y discipulado, a travs del camino de la fe, propagada y vivida entre sus familiares.El pueblo responde:

Amn. El Espritu de sabidura y de fortaleza les sostenga en la en la perfeccin, para que sus familias sean verdaderamente Iglesia domstica.El pueblo responde:

Amn. Y la bendicin de Dios todopoderoso, PaXdre, HiXjo y Espritu X Santo, descienda sobre ustedes y los acompae siempre.El pueblo responde:

Amn.

El dicono, dice:

Glorifiquemos al Seor con nuestras vidas podemos ir en paz.El pueblo responde:

Demos gracias a Dios.

Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa

23

Celebracin Eucarstica Jubilar de las Bodas de Plata Sacerdotales

ORACIN POR LOS SACERDOTESOh Jess mo, te ruego por toda la Iglesia: concdele amor y luz de tu Espritu, da poder a las palabras de los Sacerdotes para que los corazones endurecidos de ablanden y vuelvan a Ti, Seor. Seor, danos Sacerdotes santos; T mismo consrvalos en la santidad. Oh Divino y Sumo Sacerdote, que el poder de tu misericordia los acompae en todas partes y los protejas de las trampas y acechanzas del demonio, que estn siendo tendidas incesantemente para atrapar a las almas de los sacerdotes. Que el poder de tu misericordia, Oh Seor, destruya y haga fracasar los que pueda empaar la santidad de los sacerdotes, ya que T lo puedes todo. Te lo pido, Oh Jess, una bendicin especial y luz para los sacerdotes ante los cuales me confesar toda mi vida. Amn.

24

Arquidicesis de Mrida

Arquidicesis de Mrida Parroquia San Vicente Ferrer de La Playa Estado Mrida. Rif: G 20008055-8 Direccin: Casa Parroquial Plaza Bolvar. La Playa, Edo. Mrida. Telfono: (58) 0275-2680080 E-mail: [email protected] Prroco: Pbro. Jaime Duque Duque E-mail: [email protected] Diseo Grfico: Gregori Lobo. Cel. (0416) 471.9567 http://gregorilupus.blogspot.com/