Capítulo III: Prácticas agroecológicas para mejorar la...

of 14/14
37 Capítulo III: Prácticas agroecológicas para mejorar la producción y la seguridad alimentaria: Validación de prácticas más efectivas 1. Introducción Existen múltiples prácticas agroecológicas que se están utilizando o que pueden ser adoptadas en huertos caseros para mejorar la producción sostenible en ellos. Muchas de estas prácticas pueden generar mejoras en aspectos socioeconómicos o biofísicos y promover la seguridad alimentaria de las familias rurales. Sin embargo, no se conoce con exactitud cuáles de estas prácticas son más efectivas, tanto en términos agronómicos como económicos debido a las siguientes razones principales: (1) la alta diversidad de estas prácticas, (2) la variabilidad de sus aplicaciones y de sus efectos según diferentes ambientes y (3) una falta de evaluación sistémica de su efectividad. Sin esta información, es difícil priorizar estas prácticas para la adopción u optimización por parte de los productores y en función de su entorno. El presente trabajo buscó recoger información esencial para poder priorizar las prácticas más promisorias según criterios agronómicos, de adoptabilidad, de costo de implementación y según sus beneficios potenciales para adaptarse al cambio climático y mitigarlo. El cambio climático es una realidad y sus efectos en la producción agropecuaria son notorios y de impacto económico. Por esto existe la necesidad de realizar prácticas adaptativas con el objetivo de que los sistemas agroecológicos sean más resilientes ante la ocurrencia de dichos eventos (Altieri y Nicholls 2009). Este también es el caso en Nicaragua Central donde existe una muy alta vulnerabilidad al cambio climático (Figura 8). Para elaborar este mapa, el proyecto MAP tomó en cuenta variables centrales como la disponibilidad de alimentos, la participación y toma de decisiones de los familiares y la capacidad de ahorro en la unidad familiar (MAP, 2013). Figura 8. Localización de los hogares de familias y sus fincas tomadas para la línea base y caracterización del Territorio Nicacentral en mapa de vulnerabilidad al cambio climático.
  • date post

    22-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    212
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Capítulo III: Prácticas agroecológicas para mejorar la...

  • 37

    Captulo III: Prcticas agroecolgicas para mejorar la produccin y la

    seguridad alimentaria: Validacin de prcticas ms efectivas

    1. Introduccin Existen mltiples prcticas agroecolgicas que se estn utilizando o que pueden ser

    adoptadas en huertos caseros para mejorar la produccin sostenible en ellos. Muchas de estas

    prcticas pueden generar mejoras en aspectos socioeconmicos o biofsicos y promover la

    seguridad alimentaria de las familias rurales. Sin embargo, no se conoce con exactitud cules de

    estas prcticas son ms efectivas, tanto en trminos agronmicos como econmicos debido a las

    siguientes razones principales: (1) la alta diversidad de estas prcticas, (2) la variabilidad de sus

    aplicaciones y de sus efectos segn diferentes ambientes y (3) una falta de evaluacin sistmica

    de su efectividad. Sin esta informacin, es difcil priorizar estas prcticas para la adopcin u

    optimizacin por parte de los productores y en funcin de su entorno. El presente trabajo busc

    recoger informacin esencial para poder priorizar las prcticas ms promisorias segn criterios

    agronmicos, de adoptabilidad, de costo de implementacin y segn sus beneficios potenciales

    para adaptarse al cambio climtico y mitigarlo.

    El cambio climtico es una realidad y sus efectos en la produccin agropecuaria son

    notorios y de impacto econmico. Por esto existe la necesidad de realizar prcticas adaptativas

    con el objetivo de que los sistemas agroecolgicos sean ms resilientes ante la ocurrencia de

    dichos eventos (Altieri y Nicholls 2009). Este tambin es el caso en Nicaragua Central donde

    existe una muy alta vulnerabilidad al cambio climtico (Figura 8). Para elaborar este mapa, el

    proyecto MAP tom en cuenta variables centrales como la disponibilidad de alimentos, la

    participacin y toma de decisiones de los familiares y la capacidad de ahorro en la unidad

    familiar (MAP, 2013).

    Figura 8. Localizacin de los hogares de familias y sus fincas tomadas para la lnea base y

    caracterizacin del Territorio Nicacentral en mapa de vulnerabilidad al cambio climtico.

  • 38

    Es irrefutable el efecto del cambio climtico a nivel global (IPCC 2007; Zuluaga et al.

    2013), por lo que se han aumentado las investigaciones para conocer la funcin ecolgica y

    biolgica de los huertos caseros para mitigarlo (Saha et al.2011).

    Los huertos poseen caractersticas que facilitan la adaptacin al cambio climtico. Un

    ejemplo de esto es que podran reducir el ataque de plagas y enfermedades en algunas especies

    debido a la diversidad de especies presentes en el sistema. Tambin, si se encuentran entre

    bosques y sistemas agrcolas, pueden tener una funcin de amortiguamiento para disminuir la

    presin de otros sistemas productivos sobre los bosques naturales (Kumar y Nair 2004); lo que

    permite sistemas con un mayor grado de uso y transferencia de carbono, agua y nutrientes en

    comparacin con sistemas convencionales de produccin (Benjamin et al. 2001). Para proveer

    una mayor resiliencia, se debe mantener una alta agrobiodiversidad al fomentar la conservacin y

    el intercambio de semillas y plntulas de una gran gama de especies entre los productores

    (Aguilar-Stoen et al. 2009).

    Segn Mattsson et al. (2013) los huertos caseros aportan a la mitigacin del cambio

    climtico y brindan el servicio ecosistmico de secuestro de carbono debido a su similitud, en

    estructura y funcionamiento, con los bosques naturales. Cada estrategia de adaptacin es

    priorizada dependiendo de las necesidades del lugar (Matocha et al. 2012). Mediante el manejo

    integral y sostenible de los huertos caseros se pueden crear sinergias entre estrategias de

    mitigacin y adaptacin al cambio climtico (Vzquez 2011). El presente trabajo plane

    sistematizar y priorizar prcticas agroecolgicas para la produccin sostenible en huertos caseros

    segn criterios de efectividad agronmica, costos y factibilidad econmica, la adoptabilidad

    comunitaria, as como por su potencial de contribuir a sistemas climticamente inteligentes.

    2. Metodologa

    2.1 Identificacin y sistematizacin de prcticas agroecolgicas

    El proyecto se desarroll en dos etapas (Ilustracin 1). La primera fase se realiz entre

    enero y abril del 2014, con 30 productores de Nicaragua central, aplicando una encuesta (Anexo

    1) para identificar y sistematizar las prcticas agroecolgicas utilizadas y caracterizar los huertos

    caseros. Tambin se identificaron otras prcticas relevantes que se podran incluir con el fin de

    optimizar los sistemas. La encuesta tuvo como objetivo poder priorizar las prcticas

    agroecolgicas ms exitosas segn el productor, un tcnico y un investigador y sistematizar las

    limitantes existentes. En este estudio, prctica exitosa se refiere a aquella que cada vez que se

    utiliza genera un beneficio predecible y tangible. La efectividad de cada prctica se evalu en una

    escala de 0 a 4, donde 0 significaba que dicha prctica no fue efectiva y un 4 indica que fue

    muy efectiva.

  • 39

    Imagen 1. Esquema de metodologa utilizada paso a paso

    Para el presente estudio efectividad, se consider como la capacidad de generar un beneficio

    predecible y tangible. Por ejemplo, en la finca X se identificaron cuatro prcticas

    agroecolgicas en su huerto. Para cada una de las prcticas, el productor, el tcnico y el

    investigador evaluaron la efectividad agronmica, la adoptabilidad comunitaria, su contribucin a

    sistemas climticamente inteligentes as como el costo de implementarlas (Cuadro 6).

    Seleccin de muestra

    Encuestas

    Caracterizacin del sistema productivo

    Produccin Prcticas agroecolgicas

    Evaluacin de prcticas agroecolgicas

    1) Efectividad agronmica

    2) Adoptabilidad comunitaria

    3) Contribucin a sistemas climticamente inteligente

    4) Costo de implementacin

    Seleccin de mejores prcticas y modelo experimental

    Validacin en campo de prcticas ms promisorias

  • 40

    Cuadro 6. Ejemplo ficticio de evaluacin de efectividad de cuatro prcticas agroecolgicas

    La segunda etapa del proyecto consisti en realizar una validacin en campo entre junio y

    setiembre del 2014 en 3 fincas (Cuadro 7) para validar la efectividad agronmica y econmica

    de las 4 prcticas seleccionadas como las ms exitosas segn las encuestas. Para la validacin,

    solo se tomaron en cuenta aquellas prcticas que podan ser validadas a corto plazo debido al

    tiempo disponible para la investigacin.

    Cuadro 7. Descripcin de las 3 fincas seleccionadas en Waslala para la validacin en campo.

    Prctica Materiales

    Efectividad de prcticas agroecolgicas

    Efectividad

    total Agronmica

    Adoptabilidad

    comunitaria

    (*)

    Contribucin

    a sistemas

    ACI (**)

    Costo de

    implementacin

    (***)

    Extractos

    botnicos

    Madero negro, ajo y

    chile 11 10 12 9 42

    Conservacin

    de suelo Llantas y troncos 10 8 11 8 37

    Bokashi

    Desechos orgnicos

    del hogar, estircol y

    rastrojos

    8 7 9 6 30

    Compost

    Estircol de vaca,

    hojas picadas, pulpa

    de caf y restos de

    guineo

    10 10 10 9 39

    Escala de 0 a 12 (mximo), correspondiendo a la sumatoria de los valores 0 a 4 asignados por parte de un productor, un

    tcnico y el investigador.

    (*) Se tom en cuenta quines pueden realizar la prctica, qu tan fcil es adoptarla y cunto esfuerzo requiere

    (**) Reduccin de vulnerabilidad y aumento de resiliencia (ACI= agricultura climticamente inteligente)

    (***) Se tomar en cuenta el flujo de caja del productor. Mayor puntaje corresponde al costo ms bajo

    Fincas Coordenadas

    geogrficas Altura

    rea total

    finca (ha)

    rea del

    huerto

    (m2)

    Historial Manejo

    agronmico

    Finca L 1319'12.61'' N

    8520'45.66'' W 683 msnm 19 1130

    14 aos con

    potrero, 1 ao

    con hortalizas

    Aplicaban

    insecticidas

    (Muralla y

    Cipermetrina),

    fungicidas

    (Carbendazim),

    herbicidas (24D)

    y bokashi

    Finca W 1319'42.67'' N

    8521'10.18'' W 570 msnm 2 250

    10 aos con

    potrero

    Aplicaban

    herbicidas

    (Roundup),

    cenizas y cal

    Finca S 1317'35.40'' N

    8523'30.12'' W 524 msnm 35 1750

    30 aos con

    potrero, 1 ao

    con hortalizas

    Aplicaban

    cenizas, nim,

    lombricompost,

    compost y

    extractos de

    madero negro y

    cal

  • 41

    De las cuatro prcticas seleccionadas, dos fueron relacionadas con fertilizacin: la aplicacin

    de compost a base de estircol de vaca, gallinaza, pulpa de caf y material verde (desechos del

    huerto y alrededores) y otra aplicacin de lombricompost a base de estircol de vaca, pulpa de

    caf y material verde. La cantidad de los abonos a aplicar por metro cuadrado se decidi con base

    en la disponibilidad en la zona. Las otras dos prcticas corresponden a manejo de plagas, en

    particular extractos botnicos elaborados a base hojas de madero negro, ajo, chile (MAC) y otro a

    base de hojas de madero negro y de guaba (MG). El procedimiento para la elaboracin de estos

    extractos fue la siguiente:

    Extracto MAC:

    1. Recoleccin de 9 kg de hojas de madero negro, 0,5 kg de chile picante y 0,25 kg de ajo. 2. Picar hojas de madero negro y moler el ajo y el chile. 3. Depositar todos los materiales en un estan con 20 litros de agua. 4. Dejar en reposo por 3 das. 5. Colar y aplicar 1 litro de extracto por bomba de 20 litros de agua.

    Extracto MG:

    1. Recoleccin de 9 kg de hojas de madero negro y 9 kg de hojas de guaba. 2. Picar hojas de madero negro y guaba. 3. Depositar todos los materiales en un estan con 20 litros de agua. 4. Dejar en reposo por 3 das. 5. Colar y aplicar 1 litro de extracto por bomba de 20 litros de agua.

    Las prcticas seleccionadas como ms promisorias fueron seleccionadas con base en una

    evaluacin en conjunto el productor, el tcnico y el investigador. Cada uno evalu cada prctica

    con base en su percepcin y experiencias sobre la efectividad agronmica, la adoptabilidad

    comunitaria, su posible contribucin a sistemas climticamente inteligentes y el costo de

    implementarla. La contribucin a sistemas climticamente inteligentes fue valorada con base en

    su potencial de reducir la liberacin de gases de efecto invernadero (GEI) y en aumentar la

    resiliencia del agroecosistema. El costo de implementacin fue categorizado segn los siguientes

    criterios: asignando los valores ms altos a aquellas prcticas que tienen menor costo. Para

    asignar valor a cada prctica se utiliz la metodologa del Captulo II presente en este mismo

    documento. En el cuadro 8, se resumen los indicadores evaluados y los criterios utilizados.

    Cuadro 8. Parmetros y criterios de evaluacin de efectividad

    Indicadores Criterio de evaluacin de efectividad

    Efectividad agronmica Efecto tangible y predecible reflejado en un aumento

    de la produccin

    Adoptabilidad comunitaria

    Facilidad de adopcin por los miembros de la

    comunidad (incluyendo criterios de disponibilidad de

    las materias primas y aspectos de inclusin de gnero)

    Contribucin a sistemas CI

    Reduccin de vulnerabilidad, aumento de resiliencia y

    potencial de reducir la liberacin de gases de efecto

    invernadero (GEI)

    Costo de implementacin Bajo costo que se ajusta al flujo de caja del productor

  • 42

    2.2 Validacin en campo de prcticas promisorias

    Las condiciones en la validacin fueron idnticas en las tres fincas en cuanto a semilla,

    frecuencia de monitoreo, el manejo agronmico (Cuadro 9), el mantenimiento y todos los dems

    factores que pueden ser controlados por el productor. Las fincas seleccionadas pertenecen a tres

    productores reconocidos en Waslala como lderes comunitarios que realizan frecuentemente

    prcticas agroecolgicas, contaron con disponibilidad de tiempo y espacio, y mostraron inters en

    la investigacin. Las fincas fueron seleccionadas con la ayuda de tcnicos y promotores del

    Programa Agroambiental Mesoamericano (MAP).

    Cuadro 9. Los cuatro tratamientos agronmicos usados en las tres fincas de validacin

    Tratamiento Abono Dosis

    (kg/m2)

    Foliar

    l/m2

    Dosis

    (kg/bomba) Suelo

    Otros

    foliares

    Compost Compost 1 Ninguno 0 Ceniza

    y cal

    Nim

    (2 oz/

    bomba)

    Lombri-

    compost

    Lombri-

    compost 1 Ninguno 0

    Ceniza

    y cal

    Nim

    (2 oz/

    bomba)

    MAC (extracto de:

    madero negro,

    ajo, chile)

    Compost 1 MAC

    1

    Ceniza

    y cal

    Nim

    (2 oz/

    bomba)

    MG (extracto de:

    madero negro

    y guaba)

    Compost 1 MG 1 Ceniza

    y cal

    Nim

    (2 oz/

    bomba)

    Testigo Ninguno 0 Ninguno

    0

    Ceniza

    y cal

    Nim

    (2 oz/

    bomba)

    En cada finca, primero se realizaron prcticas de conservacin de suelo como terrazas, camas

    con barreras muertas, cobertura muerta y drenajes (Imagen 1). Luego, se realiz una aplicacin

    de ceniza y cal (10 g/m2) al suelo previo a realizar la siembra, como prctica cultural de control

    de patgenos en el suelo. En las fincas, se establecieron parcelas de repollo (Brassica oleracea

    var. capitata) y zanahoria (Daucus carota L.) con las 4 prcticas promisorias como tratamientos

    ms un testigo absoluto. Cada unidad experimental tena tres repeticiones en cada huerto para

    controlar la variabilidad en cada finca y generar informacin estadsticamente slida.

  • 43

    Imagen 2. Prcticas de conservacin de suelo realizadas en finca de Luis Sevilla antes de

    hacer las validaciones de las prcticas.

    Cada tratamiento contaba con parcelas de 5 metros cuadrados donde se sembraron los

    cultivos mencionados. El repollo se sembr a una distancia de 0,4 m x 0,4 m (Figura 9), mientras

    que la zanahoria a 0,25 m x 0,25 m. La siembra se hizo por trasplante de plntulas en repollo y de

    semilla directa al suelo para la zanahoria. En repollo, se utiliz el hbrido Escaz y Bangor F1

    para zanahoria. Se realizaron medidas de altura de cada planta a los 30 y 60 das de sembrados

    los cultivos. A los 100 das, se pesaron los cultivos listos para cosechar.

    0,40 m

    1.20 m 0,40 m

    4,20 m

    Figura 9. Diseo de las parcelas experimentales de repollo

    Se utiliz un diseo de bloques completamente al azar con 5 tratamientos y tres repeticiones,

    sujeto a un anlisis de varianza, utilizando la prueba de LSD Fisher. Los huertos eran

    heterogneos en cuanto a tamao y estructura (con un rango desde 11 a 3500 m2), y la cantidad

    de espacio disponible vara para realizar diseos experimentales idnticos; por lo que este diseo

    de bloques facilit el establecimiento en cada sistema productivo.

    Antes Despus

  • 44

    3. Resultados y discusin

    3.1 Evaluacin de efectividad de prcticas agroecolgicas

    Los cuatro parmetros utilizados para evaluar las prcticas agroecolgicas obtuvieron 10

    diferentes prcticas como las de mayor valor segn los evaluadores (Anexo 4). Para el parmetro

    de efectividad agronmica, la prctica de usar un alto nivel de agrobiodiversidad present la ms

    alta frecuencia de mencin por parte de los agricultores (80%) entre las 10 prcticas mejor

    evaluadas. Con un 10% se encontraron las prcticas de aplicacin de lombricompost y la de

    conservacin e intercambio de semillas. En cuanto a la adoptabilidad comunitaria, 3 prcticas

    compartieron la mayor frecuencia (20%). Estas fueron conservacin e intercambio de semillas,

    siembra de plantas alelopticas e implementacin de barreras vivas. La agrobiodiversidad (30%)

    y extractos botnicos (20%) obtuvieron las mayores frecuencias en contribucin a sistemas

    climticamente inteligentes. Para los costos de implementacin, las ms frecuentes fueron

    extractos botnicos, siembra de plantas alelopticas y aplicacin de materia orgnica (Cuadro

    10).

    Cuadro 10. Las prcticas agroecolgicas consideradas de mayor valor segn la percepcin de su

    efectividad agronmica, su adoptabilidad, su posible contribucin a sistemas climticamente

    inteligentes y segn el costo ms bajo de implementacin. Los nmeros de casos se refieren al

    nmero de productores que realizaban cada prctica.

    1Agricultura climticamente inteligente

    Efectividad agronmica Casos

    Adoptabilidad comunitaria Casos

    Contribucin a ACI1 Casos

    Costo bajo de implementacin Casos

    Agrobiodiversidad 8 Conservar e intercambio de semillas

    2 Agrobiodiversidad 3 Extractos botnicos

    3

    Aplicacin de lombricompost

    1 Siembra de

    plantas alelopticas

    2 Extractos botnicos

    2 Siembra de

    plantas alelopticas

    2

    Conservar e intercambio de

    semillas 1 Barreras vivas 2

    Conservar e intercambio de

    semillas 1

    Materia orgnica

    2

    Riego 1

    Produccin de materia prima

    para abono 1

    Conservar e intercambio de

    semillas 1

    Extractos botnicos

    1 Aplicacin de

    lombricompost 1

    Produccin de materia prima

    para abono 1

    Cultivos

    asociados 1 Barreras muertas 1

    Cobertura viva o muerta

    1

    Cobertura

    viva o muerta 1 Barreras vivas 1

  • 45

    Las evaluaciones independientes por parte del productor, el tcnico y el investigador no

    presentaron muchas diferencias entre los cuatro parmetros evaluados. En el Anexo 3, se

    presentan las primeras 20 prcticas seleccionadas como ms promisorias. Los rangos son bastante

    similares en todos los indicadores con los valores ms bajos en 2,4 hasta los valores mayores en

    3,2. La mayor discrepancia entre la mayor y la menor evaluacin fue de 0,5 correspondiente a la

    efectividad agronmica. Estos valores indican que la percepcin de los tres evaluadores es muy

    similar en todos los criterios. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que los valores asignados

    corresponden a las escalas de percepcin de los diferentes productores y estos valores pueden

    cambiar con el peso que se asigna a los criterios que definen a cada dimensin de efectividad. Si

    se ampliara la escala de calificacin de 0 a 8, se podra evidenciar una mayor diferencia en las

    percepciones de los evaluadores.

    En todos los parmetros, la evaluacin ms baja la realiz el investigador, seguido por el

    tcnico, mientras que el productor, en general, coloc la mayor calificacin (Cuadro 11). Esta

    tendencia podra darse debido a que la escala de evaluacin no era tan amplia. Las tendencias

    altas de evaluacin por parte de los productores se deben a la limitada capacidad de buscar

    nuevas alternativas por parte de ellos mismos (Nicholls 2013).

    Cuadro 11. Totales y promedios de las evaluaciones realizadas por productor, tcnico e

    investigador

    Parmetro Evaluador Total 1 Promedio 2

    Efectividad agronmica

    Productor 438 3,2

    Tcnico 400 2,9

    Investigador 370 2,7

    Adoptabilidad comunitaria

    Productor 376 2,8

    Tcnico 351 2,6

    Investigador 333 2,4

    Contribucin a sistemas CI

    Productor 408 3,0

    Tcnico 395 2,9

    Investigador 383 2,8

    Costo de implementacin

    Productor 367 2,7

    Tcnico 339 2,5

    Investigador 321 2,4

    1Suma de todas las evaluaciones individuales por parmetro

    2Divisin del total entre las 136 prcticas identificadas

    3.2 Validacin de efectividad de prcticas agroecolgicas

    Las fincas de los 3 productores (para detalles sobre las fincas y sus atributos biofsicos y

    socioeconmicos se puede consultar Arrieta et al. 2015a) se redisearon para establecer prcticas

    de conservacin de suelo, fertilizacin de los repollos incorporada al suelo, riego por goteo y

    preparar las unidades experimentales. Las prcticas se realizaron con la finalidad de disminuir la

    erosin y de proteger el recurso hdrico y el rendimiento. Las variedades utilizadas, Bangor F1

    para zanahoria y Escaz para repollo, fueron escogidas por su disponibilidad, ya que en esta

    regin es bastante difcil adquirir semillas de hortalizas. Ambas variedades fueron hbridos

    adquiridos en los municipios de Matagalpa y Jinotega a 111 y 141 kilmetros respectivamente, a

  • 46

    un mnimo de 7 horas de viaje por el mal estado de las carreteras. El haber utilizado hbridos tuvo

    la desventaja que tienden a ser ms susceptibles a problemas climticos y enfermedades si no

    reciben todo el paquete tecnolgico recomendado.

    Durante la validacin se presentaron fuertes precipitaciones, en los primeros 15 das de

    siembra, que incidieron en el desarrollo de los cultivos de repollo y zanahoria. La primera

    siembra de zanahoria no germin en un 60% y las plantas germinadas no sobrevivieron los

    primeros 15 das debido a esta condicin climtica. Se resembr la zanahoria el 07 de julio de

    2014, pero el porcentaje de germinacin volvi a ser muy bajo (< 30%) ya que contino el mismo

    patrn de fuertes lluvias. Debido a esto, se decidi seguir trabajando solo con el repollo que

    present un porcentaje mayor al 75% de sobrevivencia a los 30 das de sembrado.

    Segn la Estacin Meteorolgica Waslala (Campbell Scientific CR800) en los primeros

    15 das despus de la fecha de siembra (11/06/14) llovi 323 mm. El rango ptimo para la

    zanahoria en cuanto a precipitacin anual es entre 600 y 1200 mm. En los primeros 15 das,

    llovi el 27% del rango superior ptimo de ese cultivo, lo cual caus la poca sobrevivencia de la

    zanahoria.

    Las alturas de las plantas a los 30 y 60 das y el peso a los 100 das no presentaron

    diferencias significativas (p

  • 47

    En la finca L, el tratamiento con compost present, a los 30 y 60 das de sembrados, las

    mayores alturas, pero el menor peso; mientras que en la finca S este mismo tratamiento dio los

    repollos ms pesados con este mismo tratamiento. Las fincas L y W obtuvieron alturas y pesos

    muy similares con este tratamiento. En el tratamiento con lombricompost, la finca S present las

    mayores alturas y pesos, lo mismo sucedi con el tratamiento de MAC. La finca con mayor altura

    a los 30 das con el tratamiento MG fue la finca L. A los 60 das, la finca S evidenci mayores

    alturas y la finca W la que cosech repollos con mayor peso con este tratamiento. Las parcelas

    testigo obtuvieron mejores resultados de altura y peso en la finca S (Figura 11).

    La mayor altura promedio registrada a los 30 das de sembrado fue de 13,1 cm en la finca

    L con el tratamiento lombricompost. A los 60 das, la finca S con lombricompost fue la que

    mostr la mayor altura promedio (27,7 cm) de todas las parcelas. Tambin la finca S con

    lombricompost present el mayor peso promedio (1,04 kg) (Figura 11).

    Figura 11. Altura de repollo a los 30 y 60 das de sembrado y peso a los 100 das en las tres

    fincas experimentales.

    0.00

    0.20

    0.40

    0.60

    0.80

    1.00

    1.20

    0

    5

    10

    15

    20

    25

    30

    L-C

    om

    po

    st

    L-Lo

    mb

    ri

    L-M

    AC

    L-M

    G

    L-Te

    stig

    o

    S-C

    om

    po

    st

    S-Lo

    mb

    ri

    S-M

    AC

    S-M

    G

    S-Te

    stig

    o

    W-C

    om

    po

    st

    W-L

    om

    bri

    W-M

    AC

    W-M

    G

    W-T

    est

    igo

    Pes

    o p

    rom

    edio

    (kg

    )

    Alt

    ura

    pro

    med

    io (

    cm)

    Altura a 30das Altura a 60 das Peso (kg) a los 100 das

  • 48

    En cuanto al porcentaje de repollos cosechados, la finca S fue la que present el mayor

    porcentaje (44%) entre todos los tratamientos. Esto se puede deber al manejo y cuido realizado

    por el productor en su finca. La finca S es la que presentaba mejores condiciones de suelo, ya que

    todos los aos incorporaban compost y lombricompost que mejoran la estructura, capacidad de

    infiltracin, retencin de nutrientes, entre otros beneficios. El porcentaje de sobrevivencia

    present una tendencia mayor en todos los tratamientos en la finca W. Contradictoriamente, la

    finca W fue una de las que mostr menores porcentajes promedio de repollos cosechados. Esta

    contradiccin puede deberse a deficiencias en el suelo de elementos esenciales para el desarrollo

    del repollo como el boro y el calcio. La tendencia de la mayora de los tratamientos fue que los

    mayores valores de sobrevivencia coincidieron con un mayor porcentaje de repollos cosechados

    (Figura 12).

    Figura 12. Sobrevivencia y proporcin cosechable final para los cinco tratamientos en las 3

    fincas de productores.

    4. Conclusiones

    Experimentos de validacin de prcticas agroecolgicas: los 5 tratamientos evaluados

    no presentaron diferencias significativas (p>0,05) en cuanto a las alturas de las plantas de

    repollo a los 30 y 60 das o el promedio de peso al da 100. Sin embargo, hubo una

    tendencia macada a favor del tratamiento con lombricompost que super el testigo

    absoluto en 18% (1,85 cm) y 9% (2 cm) en las medidas tomadas a los 30 y 60 das de

    sembrado. En cuanto al peso, super al testigo en 16%.

    Fincas de validacin: La finca L fue la que obtuvo mayor altura a los 30 das de

    sembrado el repollo, 1% ms que la finca S y 18% ms que la finca W. Mientras que la

    altura a los 60 das y peso a los 100 das fue superior en la finca S. En la altura, super a

    la finca L en 22% y a la finca W en 9%. Asimismo, los pesos fueron superiores un 100%

    en comparacin con la finca L y un 31% con la finca W.

    0%

    10%

    20%

    30%

    40%

    50%

    60%

    70%

    80%

    90%

    100%

    L-C

    om

    po

    st

    S-C

    om

    po

    st

    W-C

    om

    po

    st

    L-Lo

    mb

    ri

    S-Lo

    mb

    ri

    W-L

    om

    bri

    L-M

    AC

    S-M

    AC

    W-M

    AC

    L-M

    G

    S-M

    G

    W-M

    G

    L-Te

    stig

    o

    S-Te

    stig

    o

    W-T

    est

    igo

    Po

    rcen

    taje

    pro

    med

    io

    Sobrevivencia (%) Cosechada para mercado (%)

  • 49

    Sobrevivencia del repollo: No se presentaron diferencias significativas (p

  • 50

    6. Referencias

    Aguilar-Stoen, M.; Moe, S.R.; Camargo-Ricalde, S.L. 2009. Homegardens sustaincrop diversity

    and improve farm resilience in Candelaria Loxicha. Oaxaca, Mxico. Human Ecology.

    37: 55-77.

    Altieri, M.A.; Nicholls, C.I. 2009. Cambio climtico y agricultura campesina: impactos y

    respuestas adaptativas. Leisa. 24 (4):5-8.

    Arrieta Bolaos, S.; Muschler, R.G.; Cerdas, R.; Hidalgo, E.; Taleno, S. 2015a. Prcticas

    agroecolgicas para mejorar la produccin y la seguridad alimentaria en huertos caseros:

    I. Caracterizacin de huertos caseros en Nicaragua central. (el captulo II de la presente

    tesis, el artculo est en preparacin).

    Benjamin, T.J.; Monteez, P.I.; Jimnez, J.J.M.; Gillespie, A.R. 2001. Carbon, water and nutrient

    flux in Maya homegardens in the Yucatn peninsula of Mxico. Agroforestry Systems.

    53 (2): 103-111.

    IPCC (Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climtico). 2007. Anexo II:

    Glosario. En Cambio climtico 2007: informe de sntesis. Ginebra, Suiza. p. 104.

    Kumar, B.M.; Nair, P. K. R. 2004. The enigma of tropical homengardens. Agroflorestry Systems.

    Springer. 61: 135-152.

    Matocha, J.; Schroth, G.; Hills, T.; Hole, D. 2012. Integrating climate change adaptation and

    mitigation through agroforestry and ecosystem conservation. In Nair and Garrity (eds.)

    Agroforestry. The future of global land use. Advances in agroforestry 9: 105-127. DOI

    10.1007/978-94-007-4676-3_9

    Mattsson, E.; Ostwald, M.; Nissanka, S.; Marambe, B. 2013. Homegardens as a multi-functional

    land-use strategy in Sri Lanka with focus on carbon sequestration Ambio. 42(7): 1-11.

    Saha, S.K.; Stein, T.V.; Nair, P.K.R.; Andreu, M.G. 2011. The socioeconomic context of carbn

    sequestration in agroforestry: a case study from homegardens of Kerala, India. In Kumar

    and Nair (eds.) Carbon sequestration potential of agroforestry systems: opportunities and

    challenges, advances in agroforestry 8. p. 281-298.

    Vzquez Moreno, L.L. 2011. Cambio climtico, incidencia de plagas y prcticas agroecolgicas

    resilientes. INISAV. La Habana, Cuba. p. 75-101.

    Zuluaga, G.P.; Ruiz, A.L.; Martnez, E.C. 2013. Percepciones sobre el cambio climtico y

    estrategias adaptativas de agricultores agroecolgicos del Municipio de Marinilla,

    Colombia. En Agroecologa y resiliencia socioecolgica: adaptndose al cambio

    climtico. Nicholls Estrada C.I.; Ros Osorio, L.A.; Altieri, M.A. eds. REDAGRES,

    CYTED y SOCLA. Medelln, Colombia. p.20.