CAPÍTULO 4: LECCIONES APRENDIDAS Y · PDF fileCAPÍTULO 4: LECCIONES APRENDIDAS Y...

Click here to load reader

  • date post

    19-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    245
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of CAPÍTULO 4: LECCIONES APRENDIDAS Y · PDF fileCAPÍTULO 4: LECCIONES APRENDIDAS Y...

  • 50

    CAPTULO 4: LECCIONES APRENDIDAS Y RECOMENDACIONES

    Una propuesta de reconstruccin resultara insuficiente si no es capaz de remover parcial o total-mente las condiciones de riesgo de la ocurrencia de desastres. La reconstruccin debe implicarla participacin institucional y comunitaria que estimula sinergias basadas en la solidaridad,autoestima e identidad local, favorece la toma de conciencia de derechos y obligaciones y posi-bilita la apropiacin de las tecnologas, asegurando viviendas de calidad y en lugares y condi-ciones seguras.

    ITDG ha promovido la reconstruccin de viviendas a travs de un proceso que busca insertarse enla lgica de la autoconstruccin, incorporando tecnologas que posibiliten mejorar la calidad delas viviendas y generando capacidades locales y condiciones institucionales que den sostenibili-dad a dicho proceso. Para estos fines resulta clave la ubicacin de las futuras viviendas, las tec-nologas de construccin y el fortalecimiento de las capacidades.

    4.1 ESTRATEGIAS Y ALIANZAS INSTITUCIONALES PARA LA RECONSTRUCCIN

    La eficacia de un proyecto de reconstruccin puede ser mayor si articula las instituciones localesque cuenten con las capacidades adecuadas para cumplir un papel vital en dicha tarea.

    Los municipios no estn preparados para facilitar la organizacin e informacin sobre los damnifi-cados, proveer los requisitos legales de reubicacin o saneamiento fsico-legal, ni para liderar losprocesos de reubicacin y reconstruccin en general. Para ello es necesario que los alcaldes y lasautoridades estn informados sobre tecnologas de construccin que respondan a las necesidadesy recursos locales, como sucedi en el caso de San Martn, o que cuenten con los estudios tc-nicos de instituciones como el Cismid y el Indeci, como sucedi en Moquegua.

    En el caso de la poblacin damnificada, la reconstruccin debe enfocarse de manera integral, nosolo desde el ambiente-hogar para vivir. Se debe crear, adems, nuevas oportunidades de desa-rrollo de las capacidades para prevenir riesgos y dotar de seguridad las zonas habitables, fortale-ciendo el compromiso de sus habitantes. Una mayor difusin del proyecto hacia las zonasaledaas resulta conveniente para facilitar la replicabilidad de las tcnicas de construccin.

    Las alianzas entre las instituciones u organismos que desarrollan trabajos o proyectos para la recons-truccin de zonas afectadas por sismos posibilitarn complementar los recursos y actividades y unadistribucin adecuada de las zonas y tipos de intervencin, la mejor seleccin de zonas de reubi-cacin y de los beneficiarios, el diseo de las viviendas, el saneamiento fsico-legal, entre otros.

    Las alianzas no solo facilitan la intervencin sino que comprometen a los actores locales en sudesarrollo y continuidad23.

    Para la gestin de riesgo se requiere que las instituciones municipales comprometidas con elmanejo territorial, a travs de sus planes y programas, consideren los riesgos existentes. Entreotros medios e instrumentos para lograrlo se tienen las evaluaciones y zonificaciones de riesgos,el condicionamiento de las licencias de construccin al tipo de suelos existentes, prohibicin de

    (23) Por ejemplo, en la experiencia inicial de Moquegua se trabaj como consorcio ITDG-CEOP ILO, donde se dio una intervencin com-pleta en construccin, capacitacin, organizacin, promocin social y concertacin local, que permiti una accin conjunta, avancescomo consorcio y el posicionamiento del proyecto.

  • Reconstruccin y Gestin de Riesgo

    51

    construcciones, habilitaciones urbanas en zonas de riesgo, la habilitacin de nuevos espaciosapropiados para los afectados y el correspondiente saneamiento fsico y ambiental.

    Para mejorar la calidad de los procesos de autoconstruccin se requiere una asesora tcnicaespecializada, por lo que se recomienda establecer alianzas con universidades prestigiosas o insti-tutos especializados con el fin de realizar los estudios de microzonificacin ssmica, suelos y losanlisis de laboratorio24. Igualmente, las universidades locales que cuenten con programas dearquitectura, ingeniera civil, ingeniera sanitaria e ingeniera elctrica pueden participar en lostalleres de diseo y apoyando en las obras de reconstruccin.

    Para acceder a la informacin inmediata y confiable en la seleccin de los beneficiarios msnecesitados se requiere alianzas con las iglesias y organizaciones de ayuda (ONG) que actan per-manentemente en las zonas deprimidas.

    Para la capacitacin en construccin se requiere alianzas estratgicas con instituciones especia-lizadas, por ejemplo Sencico, o algunas universidades que permitan contar con el personal entre-nado en tcnicas para la enseanza de la construccin. Estas instituciones podran certificar albeneficiario capacitado que hubiere alcanzado estndares mnimos en su instruccin, permitin-dole adquirir una fortaleza y herramienta de trabajo futuro.

    4.2 LOS DIAGNSTICOS: RIESGOS Y CAPACIDADES

    Se requiere invertir en un adecuado diagnstico de la zona a intervenir. Es el mejor punto de par-tida para las acciones subsiguientes. El diagnstico incluir la evaluacin de daos fsicos, losriesgos existentes o futuros, las capacidades y disponibilidades institucionales y organizacionales,y la disponibilidad de materiales. Si fuera el caso, ser necesario evaluar la factibilidad de reubi-cacin o de reconstruccin en la misma zona afectada.

    La evaluacin de las capacidades institucionales y organizativas resulta tanto ms necesariaporque se orienta, de un lado, a las ya aludidas alianzas institucionales y, de otro, al estableci-miento de relaciones adecuadas con los damnificados y las distintas organizaciones en las queestn implicados.

    La experiencia muestra que la reconstruccin en las zonas rurales difiere bastante de las zonasurbanas, pues las primeras poseen grandes espacios y suficientes recursos naturales, a diferenciade las ciudades. Pero las zonas rurales tienen limitaciones de acceso, comunicaciones y mercadosy la percepcin del tiempo est ligada a los procesos y estacionalidades productivas. En cambio,en las zonas urbanas la percepcin del tiempo es a travs de plazos concretos e inmediatos.

    Debe tomarse en cuenta la estacionalidad de la zona y las caractersticas climticas extremas almomento de programar las actividades de construccin que deban realizarse en reas expuestas,as como las facilidades para efectuarlas en caso de no tener otra alternativa. Las acciones tardasde reconstruccin se traducirn en problemas de salud o prdidas materiales adicionales.

    En los diagnsticos es importante considerar que las actividades econmicas extractivas indis-criminadas de recursos naturales y la ocupacin de los espacios para fines de vivienda y produc-cin agropecuaria han impactado de diferente manera en la degradacin del medioambiente, lacontaminacin, desertificacin y ruptura del equilibrio de las cuencas, entre otros efectos. Estoha transformado muchas zonas pobladas en altamente vulnerables a los fenmenos destructores,por lo que un adecuado diagnstico no debe limitarse a la localidad en s misma, sino ver cmolos mbitos mayores inciden y pueden seguir incidiendo sobre las condiciones de vulnerabilidaden relacin con las distintas amenazas existentes. Un trabajo de reconstruccin que implique el

    (24) La patologa encontrada en la vivienda de Ayacucho, que puede generalizarse, fue la cimentacin inadecuada para los movimientosdel terreno y sus asentamientos diferenciales, el humedecimiento de las bases y remonte por capilaridad, la erosin pluvial, el apoyo direc-to de vigas en el muro, tarrajeo deficiente, carencia de anclajes a los muros. Al respecto, se requiere un estudio de los suelos que preveael asentamiento diferencial y permita disear un correcto dimensionamiento y construccin de la cimentacin.

  • uso de recursos maderables deber considerar programas de reforestacin que podra servir en elfuturo para la construccin de viviendas, para estabilizar taludes o como barreras vivas contra lascrecidas de ros o huaycos.

    En los centros poblados o en las ciudades ya consolidadas, donde se incrementar la densifi-cacin y realizarn edificaciones nuevas, la planificacin resulta fundamental para la toma dedecisiones. Al evaluar las condiciones de riesgo (en donde resulta muy til conocer losantecedentes de desastres) se debe tener en cuenta las diferentes amenazas, la complejidad delos fenmenos destructivos (huaycos, aluviones, licuacin de suelos, maremotos) y los procesosde ocupacin de los espacios, particularmente los de mayor riesgo y los que deriven de espacioscircundantes. De all que sea importante considerar la morfologa de las reas destinadas a losnuevos asentamientos, el anlisis de la estabilidad de los taludes y la calidad de los suelos. Seinstruir por ello en nuevas formas de diseo y reforzamiento del pircado tradicional para estabi-lizar taludes y terrazas que resistan la erosin de las lluvias.

    En las ltimas dcadas se han realizado avances sustantivos para las evaluaciones de amenazaso peligros, las que son descritas en las siguientes lneas en la medida que pueden ser muy tilespara los ingenieros y tcnicos vinculados a los procesos de reconstruccin.

    El mapa de microzonificacin de las amenazas es el resultado del diagnstico de los fenmenosnaturales que amenazan una localidad y sus zonas de expansin, luego de analizar la historia delos desastres ocurridos (terremotos, deslizamientos, inundaciones) y jerarquizar las amenazasmediante la tabla adjunta Sectores segn grado de peligro.

    El mapa de peligros25, permite visualizar las reas altamente riesgosas y ayuda a definir la ubi-cacin de las viviendas a reconstruir. Si se tratara de reubicar asentamientos, la zona ms ade-cuada estar en las reas libres de riesgos de avalanchas, deslizamientos, inundaciones, entreotros, considerndose tambin las de mejor y mayor calidad del suelo.

    La topografa, p