Canonizacion jpii jxxiii

download Canonizacion jpii jxxiii

of 17

  • date post

    13-Aug-2015
  • Category

    Documents

  • view

    42
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Canonizacion jpii jxxiii

  1. 1. Homila del Papa Francisco en la misa de canonizacin de Juan Pablo II y Juan XXIII
  2. 2. l ya las ense la primera vez que se apareci a los apstoles la misma tarde del primer da de la semana, el da de la resurreccin. Pero Toms aquella tarde no estaba; y, cuando los dems le dijeron que haban visto al Seor, respondi que, mientras no viera y tocara aquellas llagas, no lo creera. En el centro de este domingo, con el que se termina la octava de pascua, y que Juan Pablo II quiso dedicar a la Divina Misericordia, estn las llagas gloriosas de Cristo resucitado.
  3. 3. Seor mo y Dios mo (Jn 20,28). Ocho das despus, Jess se apareci de nuevo en el cenculo, en medio de los discpulos, y Toms tambin estaba; se dirigi a l y lo invit a tocar sus llagas. Y entonces, aquel hombre sincero, aquel hombre acostumbrado a comprobar personalmente las cosas, se arrodill delante de Jess y dijo:
  4. 4. San Pedro, citando a Isaas, escribe a los cristianos: Sus heridas nos han curado (1 P 2,24; cf. Is 53,5). Las llagas de Jess son un escndalo para la fe, pero son tambin la comprobacin de la fe. Por eso, en el cuerpo de Cristo resucitado las llagas no desaparecen, permanecen, porque aquellas llagas son el signo permanente del amor de Dios por nosotros, y son indispensables para creer en Dios. No para creer que Dios existe, sino para creer que Dios es amor, misericordia, fidelidad.
  5. 5. Juan XXIII y Juan Pablo II tuvieron el valor de mirar las heridas de Jess, de tocar sus manos llagadas y su costado traspasado. No se avergonzaron de la carne de Cristo, no se escandalizaron de l, de su cruz; no se avergonzaron de la carne del hermano (Is 58,7), porque en cada persona que sufra vean a Jess.
  6. 6. Fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia del Espritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia.
  7. 7. Fueron sacerdotes, obispos y papas del siglo XX. Conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron. En ellos, Dios fue ms fuerte; fue ms fuerte la fe en Jesucristo Redentor del hombre y Seor de la historia; en ellos fue ms fuerte la misericordia de Dios que se manifiesta en sus cinco llagas; ms fuerte la cercana materna de Mara.
  8. 8. La esperanza y el gozo que Cristo resucitado da a sus discpulos, y de los que nada ni nadie les podr privar. En estos dos hombres contemplativos de las llagas de Cristo y testigos de su misericordia haba una esperanza viva, junto a un gozo inefable y radiante (1 P 1,3.8).
  9. 9. sta es la esperanza y el gozo que los dos papas santos recibieron como un don del Seor resucitado, y que a su vez dieron abundantemente al Pueblo de Dios, recibiendo de l un reconocimiento eterno. La esperanza y el gozo pascual, purificados en el crisol de la humillacin, del vaciamiento, de la cercana a los pecadores hasta el extremo, hasta la nusea a causa de la amargura de aquel cliz.
  10. 10. Y sta es la imagen de la Iglesia que el Concilio Vaticano II tuvo ante s. Juan XXIII y Juan Pablo II colaboraron con el Espritu Santo para restaurar y actualizar la Iglesia segn su fisionoma originaria, la fisionoma que le dieron los santos a lo largo de los siglos. Esta esperanza y esta alegra se respiraba en la primera comunidad de los creyentes, en Jerusaln, como se nos narra en los Hechos de los Apstoles (2,42-47). Es una comunidad en la que se vive la esencia del Evangelio, esto es, el amor, la misericordia, con simplicidad y fraternidad.
  11. 11. ste fue su gran servicio a la Iglesia; fue el Papa de la docilidad al Espritu. No olvidemos que son precisamente los santos quienes llevan adelante y hacen crecer la Iglesia. En la convocatoria del Concilio, Juan XXIII demostr una delicada docilidad al Espritu Santo, se dej conducir y fue para la Iglesia un pastor, un gua-guiado.
  12. 12. Me gusta subrayarlo ahora que estamos viviendo un camino sinodal sobre la familia y con las familias, un camino que l, desde el Cielo, ciertamente acompaa y sostiene. En este servicio al Pueblo de Dios, Juan Pablo II fue el Papa de la familia. l mismo, una vez, dijo que as le habra gustado ser recordado, como el Papa de la familia.
  13. 13. Que ambos nos enseen a no escandalizarnos de las llagas de Cristo, a adentrarnos en el misterio de la misericordia divina que siempre espera, siempre perdona, porque siempre ama.
  14. 14. Que estos dos nuevos santos pastores del Pueblo de Dios intercedan por la Iglesia, para que, durante estos dos aos de camino sinodal, sea dcil al Espritu Santo en el servicio pastoral a la familia.
  15. 15. Los archivos del mes puedes descargarlos en: http://siembraconmigo.blogspot.com/ Si deseas recibir archivos de Espiritualidad Catlica enva un correo a: siembraconmigo@gmail.com con el ttulo Suscripcin a Siembra Amor . Servicio Gratuito con Fines Educativos