Campus 472

of 16 /16
EN LOS PASILLOS: EL # Y OSOY1 3 2 , EL BLOQUEO A T ELEVISA Y LOS ENFERMOS JORGE MEDINA VIEDAS / P3 EL ACCESO ABIERTO COMO SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS DE DIFUSIÓN INTERNACIONAL DEL CONOCIMIENTO ROBERTO RODRÍGUEZ GÓMEZ / P5 ACERCA DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LA UNIVERSIDAD HUMBERTO MUÑOZ GARCÍA / P6 EL FORO CONSULTIVO ALEJANDRO CANALES / P6 ¿HABRÁ REFORMA EDUCATIVA? PEDRO FLORES-CRESPO / P7 APRENDER A ENSEÑAR A LEER CENEVAL / P1 2 DÍAS DE FACULTAD LUIS MUÑOZ OLIVEIRA / LA CONCLUSIÓN DEL CABALLERO DE LA NOCHE / P1 4 REGLA DE TRES / P1 5 LA BUAP BUSCA CREAR UN LABORATORIO DE ANÁLISIS CIENTÍFICO FORENSE / P1 6 Rechazados o no aceptados: su verdadera dimensión ESPECIAL Milenio DIARIO www.milenio.com / www.campusmilenio.com.mx jueves 26 julio de 2012 472 Insuficientes, los espacios en las universidades UNAM, UJAT, Conacyt y Gobierno de Tabasco Lanzan el Centro del Cambio Global y la Sustentabilidad

Embed Size (px)

description

Campus 472

Transcript of Campus 472

  • EN LOS PASILLOS: EL #YOSOY1 3 2 , EL BLOQUEO A TELEVISA Y LOS ENFERMOS JORGE MEDINA VIEDAS /P3 EL ACCESO ABIERTO COMO SOLUCIN A LOS PROBLEMAS DE DIFUSIN INTERNACIONAL DEL CONOCIMIENTO ROBERTO RODRGUEZ GMEZ /P5ACERCA DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LA UNIVERSIDAD HUMBERTO MUOZ GARCA /P6 EL FORO CONSULTIVO ALEJANDRO CANALES /P6

    HABR REFORMA EDUCATIVA? PEDRO FLORES-CRESPO /P7 APRENDER A ENSEAR A LEER CENEVAL /P1 2 DAS DE FACULTAD LUIS MUOZ OLIVEIRA /LA CONCLUSIN DEL CABALLERO DE LA NOCHE /P1 4 REGLA DE TRES /P1 5

    LA BUAP BUSCA CREAR UN LABORATORIO DE ANLISIS CIENTFICO FORENSE /P1 6

    Rechazados o no aceptados: su verdadera dimensin

    ESPECIAL

    Milenio DIARIO www.milenio.com / www.campusmilenio.com.mx jueves 26julio de 2012 472

    Insuficientes, los espacios en las universidades

    UNAM, UJAT, Conacyt y Gobierno de Tabasco

    Lanzan el Centro del Cambio Global y la Sustentabilidad

  • Redaccin [email protected]

    Participar de las acciones para contrarrestar los efectos negativos del cambio climtico y cooperar en la recupe-

    racin de la masa forestal, a fin de recibir beneficios ambientales que mejoren la calidad de vida de la poblacin, es el propsito de la Campaa Universitaria de Reforestacin, seal el rector Eduardo Gasca Pliego, quien afirm que de 2009 a la fecha, mediante este ejercicio de responsabilidad social, se han sembrado 136 mil 170 rboles.

    En el inicio de la fase interna de esta campaa, en el Cam-pus El Rosedal de la Mxima Casa de Estudios mexiquense, Gasca Pliego explic que las actividades de reforestacin se extendern a cada uno de los espacios universitarios.

    Acompaado por el secretario de Rectora, Manuel Hernndez Luna, y el director del Instituto de Ciencias Agropecuarias y Rurales (ICAR), Carlos Arriaga Jordn, as como directores de los espacios universitarios, el rector de la UAEM indic que con el apoyo de alumnos, catedrticos, investiga-dores y personal administrativo, en esta ocasin se plantarn alre-

    dedor de 52 mil rboles: 22 mil en espacios institucionales y 30 mil en externos.

    Esta casa de estudios, afirm Eduardo Gasca, realiza diversas acciones para contribuir con el cuidado del ambiente, como esta campaa que se realiza cada ao; adems, cuenta con pro-gramas educativos en diversas facultades, en los cuales se des-taca el cuidado y proteccin del ambiente y los recursos natura-les del estado, el pas y el mundo.

    Antes, el secretario de Rec-tora de la UAEM, Manuel Her-nndez Luna, refiri que esta actividad, que coordina el Pro-grama de Proteccin al Ambien-te, mismo que fue creado hace 14 aos, tiene como objetivo concientizar a la sociedad sobre la importancia de repoblar los bosques, adems de promover la cultura de proteccin y cui-dado del ambiente.

    Agreg que al preservar las reas verdes de los espacios universitarios y de reas como el Nevado de Toluca, se incre-menta la masa forestal necesa-ria para la generacin de oxge-no; en este contexto, Hernndez Luna coment que en los Bos-ques Universitarios Bicentena-rio la institucin ha logrado 95 por ciento de prendimiento de los rboles sembrados.

    Compromiso socialEn su intervencin, el director del ICAR, Carlos Arriaga Jordn, habl de la importancia de efec-tuar estas actividades de refo-restacin, porque los rboles son generadores de bienestar, a travs de beneficios ambienta-les, al contribuir con la absor-cin de dixido de carbono, ge-nerar oxgeno y coadyuvar con la recarga de mantos acuferos.

    Previo a iniciar la siembra de los rboles, el responsable del Progra-ma de Proteccin al Ambiente de la UAEM, Eduardo Jenaro Archun-dia Mercado, ofreci una breve capacitacin a los ms de 500 par-

    ticipantes en el inicio de la Cam-paa Universita-ria de Reforesta-cin 2012, sobre la forma correcta de realizar esta actividad, a fin de que se logre un alto porcentaje de prendimiento.

    Cabe desta-car que la fase ex terna de la Campaa ini-ciar el 14 de agosto en el Pre-dio Bienes Co-munales de Ca-limaya, donde se tiene contem-plado el estable-cimiento de 30 mil rboles.

    Archundia Romero puntua-liz que en la etapa interna se sembrarn 22 mil rboles en diferentes espacios universi-tarios; la reforestacin externa, dijo, iniciar el 14 de agosto en el Predio Bienes Comunales de Calimaya, donde se tiene con-templado el establecimiento de 30 mil rboles.

    Como parte de las actividades de la campaa interna, los parti-cipantes recibirn capacitacin de cmo sembrar los rboles, cuya especie fue elegida depen-diendo de las condiciones del te-rreno donde se establecern.

    De esta manera, explic Ar-chundia Mercado, la Mxima Casa de Estudios mexiquense refrenda su compromiso para atender y coadyuvar con la solucin de la problemtica medioambiental en la entidad y el mantenimiento de la biodiversidad coexistente en sus espacios acadmicos y adminis-

    trativos, as como en los Bosques Universitarios Bicentenario que tiene bajo su responsabilidad.

    Por ello, abund, cada ao convoca a su comunidad, as como a la sociedad en general, a participar en las diversas activi-dades que lleva a cabo a favor del ambiente y que son coordinadas por la Secretara de Rectora de la UAEM, a travs del Programa de Proteccin al Ambiente.

    El servidor universitario co-ment que el principal objetivo de estas acciones, que ya forman parte de la tradicin universita-ria, es consolidar la cultura de cuidado, respeto y proteccin de los recursos naturales, en vves-pecial en el Estado de Mxico, que cuenta con 894 mil hect-reas forestales, de las cuales, 558 mil son de bosque y 100 mil de estas se aprovechan sustenta-blemente; el resto es selva baja y rea semidesrtica.

    ESPECIALPara lograr un alto porcentaje de prendimiento se ofrece una capacitacin a los participantes en la reforestacin.

    La institucin busca combatir los efectos negativos del cambio climtico mediante la siembra de rboles, con un programa que inicia en su Campus "El Rosedal" y se extender a todos los planteles

    El rector de la UAEM, Eduardo Gasca Pliego, dijo que la institucin cuenta con otros programas ambientales.

    ESPECIAL

    La UAEM busca consolidar en sus integrantes

    una cultura de cuidado, respeto y proteccin

    de los recursos naturales, tan solo en la

    etapa de reforestacin interna se buscar

    sembrar 22 mil rboles y se contempla

    iniciar la etapa externa con 30 mil

    Emprende UAEM Campaa Universitaria de Reforestacin 2012

    nota de la semana

    02 o Jueves 26 de julio de 2012 CAMPUS O mileniowww.campusmilenio.com.mx

  • Sensatez a medias. El bloqueo pac co de Tele-visa que el movimiento #YoSoy132, llevar a cabo justo maana, da

    de la inauguracin de los juegos olmpicos, es una decisin de menor riesgo ante la amenaza de que la accin fuera una toma de las instalaciones, sin que deje de ser una imprudencia y un espacio abierto para la provocacin.

    Resulta imposible no pen-sar que se trata de una accin riesgosa en una coyuntura casi

    cabalstica: el 27 de julio, un da despus de los multi celebrados 26 de julio de la Revolucin cu-bana y el movimiento de 1968.

    En las inmediaciones de los edificios de la televisora van a estar los mismos que impul-saron la toma, o sea, los gru-pos radicales que estuvieron en Atenco y forman parte de la Convencin Contra la Imposi-cin.

    La posibilidad de que una minora vociferante presione a la mayora para una accin vio-lenta estar latente. Una chispa

    puede provocar un estallido. Retomo aqu una ref lexin

    de Jean Daniel: no postulo una fatalidad ni pretendo contribuir a que se haga realidad.

    Es la historia la que nos hace pensar en esa posibilidad y uno debe pugnar siempre para evitar la violencia que es injustificable.

    Doy crdito a Luis Gonzlez de Alba que no se equivoca al re-cordarnos con su inteligencia y causticidad las horas amargas que propici el izquierdismo en los aos setenta en algunas uni-versidades y en la mentalidad y

    el comportamiento de un gran nmero de jvenes.

    Pero el problema aqu es de los jvenes del #Yosoy132. Tal vez valga la pena recordarles a ellos que se trata una patologa que se adquiere fcil y rpidamente al contagio con los grupos radica-les. Basta una mnima formacin poltica para absorber el resen-timiento social, el cual parte de factores diversos, desde los pro-piamente familiares hasta los econmicos e ideolgicos.

    As ha ocurrido histrica-mente. Minoras activas se im-

    ponen siempre sobre mayoras pasivas. Los Enfermos de Sina-loa, que actuaron en Mxico en los aos setenta. son el paradig-ma de esos grupos, representa-ron en su nivel ms acabado el izquierdismo nunca libre de sospecha cuyos sntomas re-brotan y se reciclan en las ms variadas manifestaciones de una izquierda incapaz de curar-se del virus de esa enfermedad poltica, a la cual vive encadena-da al parecer sin remedio. Ense-guida, fragmentos que relatan parte de su historia.

    El #YoSoy132, el bloqueo a Televisa y Los Enfermos

    rase una vez un movi-miento estudiantil que logr la hazaa de despojar al sistema poltico de sus coartadas seudo democrticas hasta que el ogro izquierdista se atraves en su ca-mino y lo disolvi. Si se le aaden matices y se le quitan culpas aje-nas como la accin del Estado, esa metfora histrica as comienza y as termina.

    No es un solamente un glo-sario de conductas irracionales comunes. Una, dos tres, y ya. El radicalismo poltico de los aos setenta fue como una epidemia (una epizootia, segn acu en su momento Emmanuel Carba-llo) que atac a los jvenes de al-gunas universidades del pas. Se contagiaron de los movimientos guerrilleros campesinos de las zonas de Guerrero y Michoacn, y del sueo guevariano de la revo-lucin antiimperialista.

    Los referentes parecen leja-nos pero en la realidad no lo eran tanto. No haba nacido el Internet ni los medios electrnicos tenan la fuerza de hoy pero el fantasma de la revolucin recorra Amrica Latina y se expanda con rapidez. Los medios entonces simple-mente se sometan a los hechos de la violencia. O los ocultaban y los hacan ms grandes, o los ma-nejaban como nota roja. Los se-cuestros, asesinatos de policas, enfrentamientos eran frecuen-tes. En los setenta, los focos gue-rrilleros en el campo y en las ciu-dades de varias regiones del pas y una sociedad en movimiento por las luchas obreras, campesi-nas y universitarias, advertan la gestacin de una nueva realidad poltica en el pas.

    Era menos la crisis econmi-ca que la cerrazn del sistema. La ausencia libertades polticas estaba en el fondo de toda esa violencia social. Los reclutas ms numerosos provenan de las uni-

    versidades donde era territorio ganado por la rebelda juvenil, que se enfrentaba a la negacin de sus planteamientos de refor-ma universitaria y a la falta de al-ternativas en el nico vvvpartido de izquierda, el PCM, atrapado en su dogmatismo y sus estructuras rgidas e incapaces de guiar pol-ticamente a estos jvenes, cuya frustracin, resentimiento so-cial e ingenuidad fue la base de su fundamentalismo.

    Y si la propia necesidad de la lucha contra el Estado burgus de los aos setenta exiga revolucio-narios en serie, las universidades eran el semillero ideal.

    sa fue la visin dominante en la guerrilla mexicana de los aos setenta. Para los jefes del movi-miento, el pas haba madurado para una revolucin socialista. No para la democracia, sino para dar el salto al socialismo. El sueo era se: la revolucin, una utopa que era una forma de espejismo que, como todo espejismo, redu-ca la visin de la realidad.

    Los movimientos guerrilleros de los aos setenta, en efecto, fue-ron una advertencia poltica para el rgimen prista. Pero su explo-sin militarista acompa el ocaso y quizs la causa de tal desenla-ce- del movimiento democrtico estudiantil en varias de las univer-sidades del pas; su engranaje con los sectores ms activos y radicales del movimiento, sustentado en la violencia cmo nica forma de lu-cha, no estuvo exento de tragedias y como toda tragedia, los dramas que escribieron muchos de estos jvenes estimulados por el fuego de la revolucin, en noches y das de clandestinidad, de secrecas, de momentos de triunfos y fraca-sos, de pactos de honor y lealtad, tambin tuvieron que escribir las tristes historias de calumnias y de traiciones.

    Abril 2004, Revista Milenio Semanal

    El 17 de mayo de 1973, el grupo de los enfermos dio muerte dentro del edificio central de la UAS al funcio-nario y destacado dirigente del movimiento universita-rio, Carlos Humberto Gue-vara Reynaga, A Guevara lo persigui una turba furiosa de los enfermos que lo acorral lanzndole bom-bas molotov. Luego que le hirieron de muerte lo rema-taron de un tiro en la cabe-za. Abatido, fue escupido y pateado. Chido, ya estuvo, fue el comentario de uno de los asesinos. Casi al mismo tiempo, en circunstancias poco claras, el estudiante Pablo Ruiz cay vctima de un disparo.

    En un volante que circu-l al da siguiente, los en-fermos dieron su versin sobre lo ocurrido: Se hace necesaria una verdadera ex-plicacin poltica sobre los acontecimientos sangrien-tos que se registraron el pasado 17 de mayo en el in-terior de la universidad con resultado de dos muertos. Uno de los muertos, Gueva-ra Reinaga, cay ajusticiado

    por balas revolucionarias en cumplimiento de su deber, como buen servidor que era de los intereses de los burgueses explotadores. Aparte de ser un pequeo burgus, formaba parte de la administracin de la uni-versidad, ya que era coordi-nador del Departamento de Extensin Universitaria

    El otro muerto. Pablo Ruiz Garca, cay asesina-do por las balas represivas de los chemones. Este com-paero era un enfermo, un verdadero proletario.

    Das despus, ya f i r-mando como Comisin Coordinadora Clandestina del Consejo Estudiantil de la FEUS, en un volante, rei-teraron su posicin "Si hoy todos los porros "demcra-tas" estatales y nacionales, gimotean y llegan hasta el grado superior de la histe-ria por su porro ajusticiado, podemos asegurar que no les alcanzarn las lgrimas para llorar a los que caigan en el transcurso de la revo-lucin; a estos seoritos ma-ricas no les va a alcanzar el tiempo para mandar hacer

    misas sagradas y rosarios, incluso, su propio ajusticia-miento, por el proletariado, al igual que el de todos los contrarrevolucionarios, solo es cuestin de tiempo."

    El asesinato de Gueva-ra marc la crisis de Uni-versidad como institucin acadmica. Renunciaron sus autoridades y la admi-nistracin qued en manos de un grupo mediocre y fa-riseo que contemporiz con "Los enfermos", a quienes consinti y apoy. Para Li-berato Tern, la UAS qued marcada por aquella poca "medieval" de la Universi-dad. El corporativismo, el instrumentalismo y todas las formas de perversin que han frenado el proce-so de reforma de la UAS, es herencia de los "enfermos", asegura el dirigente univer-sitario. Pero lo peor de todo, sostiene Tern, es que su irresponsabilidad poltica permiti al gobierno local emprender una estrategia de desprestigio, reduccin y exterminio contra la UAS que aun no culmina. Abril de 2004, Revista Milenio Semanal

    Los Enfermos de Sinaloa

    Los Enfermos asesinan

    rase una vez un movimiento estudiantil que logr la hazaa de despojar al sistema

    poltico de sus coartadas seudodemocrticas hasta que el ogro izquierdista se atraves en su camino y lo disolvi. Si se le aaden matices y se le quitan culpas ajenas, como la accin del Estado, esa metfora histrica as comienza y as termina

    JORGE MEDINA [email protected]

    contacto: por telfono y fax5140 4900, extensiones 34924 y 31986; fax: 5140 4903 y 04 por cartaMorelos 16, Col. Centro, CP 06040 por [email protected]

    Jueves 26 de julio de 2012 o03 milenio O CAMPUSwww.campusmilenio.com.mx

  • E l tema de los jvenes no aceptados por las instituciones pblicas de educacin superior, principalmente las del rea metropolitana de la Ciudad de Mxico, es un real problema social y poltico, tal y como se afi rm en la entrega de la semana pasada. Se presenta todos los aos y, en un momento como este, es un componente ms de los que se suman a la movilizacin derivada del momento electoral. Esto ltimo pareciera una olla de presin que ha ido en aumento desde el mismo primero de julio.

    Rechazados o no aceptados: su

    verdadera dimensin

    A lo largo de la semana son varios los acontecimientos que se han agregado al estado de cosas existentes. En primer lugar, la danza de nmeros sobre no aceptados o rechazados contina con enorme vigor en prcticamente todos los medios. El propio Milenio cabece as el da 16 una nota de prensa: Sin lugar en la UNAM ms de 200 mil estudiantes. Por lo que se dijo en este espacio la semana pasada, en los dos exmenes realizados en dicha institucin el total de no aceptados fue de 165 mil. Pero adems muchos de ellos (sin poder precisarlo) tambin presentaron el examen en otras instituciones y pueden haber ingresado a ellas, como sucede tambin todos los aos. El problema o parte de l sigue siendo el no contar pbli-camente con nmeros reales en torno a ese asunto.En segundo lugar, el IPN dio a

    conocer sus cifras de aceptacin. De casi 93 mil sustentantes fue-ron admitidos 23 mil, cantidades que corrigen las expresadas en este espacio la semana pasada y que, en la sumatoria simple de no aceptados de UNAM, IPN y UAM, dara una cantidad superior ya a los 300 mil. Habra que decir que el IPN, de singular manera, tiene una modalidad de segundo examen para aquellos que no lograron ingresar y que est en funcin de los que habiendo sido seleccionados no se presentaron a la inscripcin corres-pondiente. Los dos ltimos aos el IPN ha ampliado sustancialmente sus cupos, llegando en 2011 a 24 mil, tres mil ms de los originalmente previstos. Frente a los 17 mil que aceptar la UNAM, el Politcnico es, con mucho, la institucin que tiene ms disponibilidad de espacios a partir de un concurso abierto.El tercer acontecimiento es la

    movilizacin del MAES, la orga-nizacin de los no aceptados que cumple ya una dcada de estarse manifestando. Desde semanas atrs le plantearon a las SEP tres peticiones: a) un plan de emer-gencia para ampliar la matrcula; b) establecer un paso automtico en IPN y UAM; c) crear nuevas instituciones como la UNAM, el IPN y la UAM. En los prximos das se establecern mesas de trabajo o de negociaciones con la SEP y, como todos los aos, conseguir algunos espacios para sus afi liados.En cuarto trmino estn las decla-

    raciones del Secretario de Educacin Pblica del jueves pasado. Ah afi rm que en el rea metropolitana hay oportunidades prcticamente para todos los que quieran ingresar a la educacin superior, al tiempo que deca la gran verdad que en estos tiempos resulta muy poco correcta: en ninguna parte del mundo, una universidad absorbe a toda la gente. El Dr. Crdoba inform tambin que de las 140 instituciones de educacin superior creadas por el actual rgimen, el 87 por ciento de ellas son de tipo tecnolgico, llegando ya el subsistema correspondiente a la cantidad de 630 mil estudiantes, uno de cada cinco de los que estn en educacin superior (K. Avils, La Jornada, 20 de julio).Al mismo tiempo, la SEP daba

    a conocer medidas que puedan paliar el problema. Entre ellas: abrir una lnea telefnica para informar sobre la oferta metropolitana de instituciones disponibles para los jvenes que no lograron ingresar a su institucin de preferencia; instalar la Feria de Oportunidades Educativas en los primeros das del prximo mes, con un propsito muy similar al anterior; y, como complemento de lo anterior lanzar la convocatoria para las nuevas becas que fueron aprobadas en el presupuesto 2012.En resumen: muchos aconteci-

    mientos, algunos potencialmente muy explosivos y ciertas acciones, muy pocas, que vayan al centro del problema. Ser este un ao como los anteriores en que una especie de Deus ex machina hace que todo quede resuelto en septiembre? Esa es la incgnita.

    Jvenes mexicanos van pormedallas en Olimpiada de Qumica

    Redaccin Campussuplementocampusmil[email protected]

    Alumnos del Centro de Investigaciones en Micro y Nanotecnologa (Mi-crona) de la Universidad Veracruzana (UV) viajarn el prximo ciclo escolar a enriquecer sus trabajos de investigacin en universidades de Blgica y Es-paa, como resultado del apoyo brindado a jvenes destacados para impulsar la investigacin del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologa (Conacyt) y de esta casa de estudios.

    Silvestre Salas Rodrguez y Jos Adolfo Ortiz Martnez,

    quienes cursan la Maestra en Micro y Nanotecnologa, contaron con el apoyo de sus gestores en Microna y se pos-tularon para realizar estancias de investigacin en otras insti-tuciones educativas.

    De tal forma que durante los meses de septiembre a no-viembre asistirn a talleres, participarn en conferencias y observarn el trabajo de exper-tos internacionales en micro y nanotecnologa.

    Las estancias de investiga-cin aportan a los estudiantes de posgrado nuevos conoci-mientos al compartir y compa-rar las investigaciones realiza-

    das en la UV con otras institu-ciones de educacin superior.

    Silvestre Salas Rodrguez es egresado del programa edu-cativo Ingeniera Electrnica del campus Veracruz-Boca del Ro y culmina la Maestra en Micro y Nanotecnologa en febrero de 2013.

    Salas realizar una estancia de investigacin durante ocho semanas en la Universidad Ca-tlica de Lovaina, en Blgica.

    Por su parte, Andrea Mart-nez y Julio Tinoco, sus directores de tesis, apoyaron la iniciativa de Silvestre para que realizara los trmites necesarios y obtu-viera la ayuda del Conacyt para emprender esta estancia.

    Actualmente desarrolla pro-yectos en el laboratorio de mi-croelectrnica en Microna y se siente orgulloso de los resulta-dos, de la oportunidad de estu-diar en una universidad que lo apoya en el estudio y gusto por los circuitos integrados, ade-ms de motivarlo para avanzar y superarse.

    En tanto, Jos Adolfo Ortiz Martnez es egresado de la Li-cenciatura en Matemticas y Economa, actualmente reali-za su trabajo de investigacin en el rea de nanobiotecnologa y al igual que Silvestre finaliza la Maestra en Micro y Nanotecno-loga en febrero de 2013.

    Estudiantes de Nanotecnologa de la UV realizarn estancia en Europa

    El secretario de Educacin Pblica afirm el jueves pasado que en el rea metropolitana hay oportunidades para todos los que quieran ingresar a la educacin superior, al tiempo que deca tambin que en ninguna parte del mundo una universidad absorbe a toda la gente

    UV

    En las instalaciones de Microna se realizan varios proyectos en micro y nanotecnologa.

    Redaccin [email protected]

    Con el objetivo de competir al ms alto nivel, un equipo formado por cuatro jvenes mexicanos participa en la 44 Olimpiada Internacional de Qumica (ICHO44), que este ao tiene como sede la ciudad de Washington D.C, Estados Unidos, donde se renen casi 300 estudiantes de 70 pases que buscan mostrar sus habilidades y conocimientos en este campo de la ciencia.

    Aldo Facundo vila, de Ve-racruz; Oscar Garca Guzmn, de Oaxaca; as como Arturo Martnez Flores y Jos Valdo-vinos Balderas, de Michoacn, conforman el equipo mexica-no y buscarn ganar las meda-llas en disputa de esta compe-tencia que se realiza desde el pasado 21 de julio y concluir el 30 del mismo mes.

    La 44 Olimpiada Interna-cional del Qumica exige un alto nivel de entendimiento de la disciplina y una excelen-te capacidad para relacionar los temas que surgen del labo-ratorio con el mundo prctico.

    El concurso, que organiza la Sociedad Americana de Qu-mica, aborda diversas reas en las que se incluyen: qumica

    orgnica, inorgnica y anal-tica, as como fisicoqumica, bioqumica y espectroscopa.

    Los participantes presenta-rn dos exmenes, uno prc-tico y otro terico, los cuales tendrn lugar en las aulas y laboratorios de la Univer-sidad de Maryland.

    Los coordinadores de la Olimpiada Nacional de Qumica, Antonia Dosal Gmez y Mauricio Castro Acua, coinciden en que aun cuando el equipo que con-formaron y entrenaron este ao es muy bueno, se tiene que tomar en cuenta que se enfrentan a jvenes que han tenido mucho ms tiempo de entrenamiento, pero aun as, opin que las medallas estn al alcan-ce de los mexicanos.

    Desde hace 20 aos Dosal y Castro estn al frente de esta olim-piada que realiza la Academia Mexi-cana de Ciencias (AMC).

    Sealaron que esta competencia ha crecido de ma-nera considerable en organizacin y en los resultados que tie-nen los estudiantes.

    Mxico ha participado en las ltimas 20 ediciones de las 44 que hasta el momento ha orga-nizado el comit de la Olimpiada Internacional de Qumica, y ha acumulado siete medallas de

    playa y 28 de bronce.

    ESPECIAL

    OPININ

    CARLOS PALLN FIGUEROA*capafi [email protected]

    *Miembro de la Junta Directiva de la Universidad Autnoma Metropolitana.

    panorama

    04 o Jueves 26 de julio de 2012 CAMPUS O mileniowww.campusmilenio.com.mx

  • Redaccin [email protected]

    Uno de los ms vehementes es-pecialistas en el tema del agua de la ciudad de Mxico, Jorge Legorreta Guti-rrez, investigador del Departamento de Diseo en el Tiempo de la Uni-dad Azcapotzalco de la Universidad Autnoma Metropolitana (UAM), falleci la semana pasada.

    Maruja Redondo Gmez, jefa del citado De-partamento, seal que fue un acadmico valioso, apa-sionado y siempre dispuesto con sus alumnos y con quien lo consultara.

    Su aportacin destac fue fundamental para los es-tudios sobre la ciudad y para los profesionales de la arqui-tectura y del urbanismo en di-versos temas pero sobre todo en torno al agua, en este tpico sus opiniones eran referencia obligada pues conoca toda la historia del agua en la ciudad

    de Mxico desde el siglo XVI, misma que sistematiz en el libro El agua en la ciudad de Mxico, editado por la UAM.

    Jorge Legorreta, dijo, fue una persona que trascendi porque particip en eventos internacionales, el ms re-ciente en Colombia, donde ex-puso la problemtica del agua como recurso; adems vivi en Corea realizando trabajos en torno a la arquitectura.

    Redondo Gmez conside-r que es una prdida lamen-table para el Departamento

    y para muchas otras instancias acadmicas, pues era una persona muy asidua a participar en otras universidades como la Iberoamerica-na y la Nacional Aut-noma de Mxico, ade-ms de la Academia Mexicana de Ciencias.

    Participante de ml-tiples conferencias, en-cuentros, seminarios y talleres, Jorge Legorreta Gutirrez fue especia-lista del rea de inves-tigacin Historia del Diseo. Fue jefe de la

    Delegacin Cuauhtmoc del Distrito Federal de 1997 a 2000 y agregado cultural de Mxico en Egipto de 2002 a 2004.

    Tambin se desarroll como director de Metrpolis, Centro de Informacin de la Ciudad de Mxico; cronista de la Delegacin Cuauhtmoc; conductor de Radio Red; co-mentarista del segmento Ge-nomamex en televisin.

    La UAM lamenta profun-damente la prdida de tan connotado investigador, pro-fesor y ciudadano.

    Redaccin [email protected]

    Con la participacin de cientficos de ins-tituciones y empresas de Espaa, Francia y Mxico, se llev a cabo, en el centro histrico de la ciudad de Puebla, la Reunin de In-vestigacin del proyecto DY-NAMO (Modelos Grficos Probabilistas Dinmicos y sus Aplicaciones), que busca resolver problemas en reas como la medici-na y la industria elctrica.

    DYNAMO es un proyecto financiado por el Fondo de Cooperacin Internacional en Ciencia y Tecnologa (FON-CICYT) Un in Europea-Mxico y su objetivo es estudiar nuevos mtodos para la construccin, inferencia y ex-plicacin de Modelos Grficos Probabilistas Dinmicos, en cuya configuracin se involu-cran la inteligencia artificial, la estadstica y la matemtica.

    Estos han sido incorpo-rados a una herramienta de software con el fin de aplicar-

    los en la solucin de cuatro problemas de alta prevalen-cia en la medicina: el anli-sis de costo-efectividad de la vacuna contra el virus del Papiloma Humano.

    Asimismo, la rehabilita-cin de personas que han su-frido una embolia cerebral;

    la prognosis y el tratamiento del cncer de ovario, y la se-leccin de combinaciones de frmacos contra el VIH.

    Tambin se busca aplicar estos modelos para resolver

    problemas complejos en la industria, como la operacin de plantas elctricas.

    Las instituciones que partici-pan en este proyecto son la Agen-cia Lan Entralgo de Madrid, Espaa; Atos Origin, empresa espaola de software; el Institu-to de Investigaciones Elctricas de Morelos, Mxico; el INAOE; el Instituto Tecnolgico y de Es-

    tudios Superiores Campus Ciudad de Mxico; la empresa Probayes, de Francia.

    Adems, la Ra-dboud Universi-teit Nijmegen, de los Pases Ba-jos; la Universi-dad Nacional de Educacin a Distancia, de Espaa; la Universidad de Dundee, Reino Unido; y la Uni-

    versidad de Toronto, Canad.Luis Enrique Su-

    car Succar, Director de Investigacin del Instituto Nacional de Astrofsica, p-tica y Electrnica (INAOE) y lder de DYNAMO, coment que el proyecto tiene como fin desarrollar tcnicas com-putacionales que se basan en Modelos Grficos Probabilis-tas Dinmicos.

    El acceso abierto como solucin a los problemas de difusin

    internacional del conocimiento

    La UAM lamenta la muerte de Jorge Legorreta, investigador de la Unidad Azcapotzalco

    Impulsa Conacyt proyecto DYNAMO en medicina e industria elctrica

    E l pasado 24 de abril se public en el diario britnico The Guardian un reportaje de la autora de Ian Sample, corresponsal en temas cientfi cos del peridico, titulado Harvard University says it can t a ord Journal publishers prices. La nota se basa en el contenido de un memorando ofi cial enviado por la Biblioteca de Harvard a los ms de dos mil acadmicos que forman parte de la planta de investigacin y docencia de esa institucin conminndolos a publicar sus resultados de investigacin en revistas acadmicas de acceso abierto, es decir aquellas que permiten la consulta de textos completos, a travs de Internet, sin pago por suscripciones u otros derechos.

    Esta informacin ha contribuido a renovar en el mbito acadmico anglosajn el debate acerca del acceso pblico a productos acadmicos que se generan, parcial o completamente, por medio de subsidios pblicos a la investigacin, pues resulta que en buena medida la investigacin universitaria es apoyada por la va fi scal, pero la difusin de resultados ocurre en mercados privados, en particular mediante la edicin de revistas acadmicas comercializa-das individualmente o a travs de editores corporativos.Segn el memorando de Harvard,

    la biblioteca institucional eroga ms de 3.5 millones de dlares por ao solamente en materia de suscripciones a revistas cientfi cas y acadmicas. Lo ms preocupante, se aade, es que dicho costo es creciente si se toma en cuenta que en los ltimos seis aos el precio de las suscripciones ha aumentado casi ciento cincuenta por ciento en total. Como tendencia, seala la biblioteca, esta situacin es insostenible a mediano plazo.En ese sentido, el llamado a que

    los acadmicos de la universidad bostoniana publiquen en revistas de acceso abierto se propone como una accin de protesta y presin en contra de los grandes corporativos acadmicos editoriales. Dentro de ese mercado se ha fortalecido una tendencia hacia la concentracin oligoplica. Solamente el gigante Elsevier (Holanda) concentra, al da de hoy, ms de un cuarta parte de la distribucin internacional de revistas cientfi cas, adems de contar con el servicio de sistemati-zacin bibliomtrica denominado SCOPUS que es utilizado por varios rankings para comparar y clasifi car el desempeo de universidades en el plano internacional.Al tratarse de la Universidad de

    Harvard, sin duda una de las ins-tituciones ms reconocidas en el mundo por la cantidad y calidad de sus contribuciones acadmicas, su respaldo al movimiento a favor del acceso abierto e ilimitado al contenido de las publicaciones cientfi cas asume una relevancia muy particular. Implica, cuando menos, el reconocimiento a un dilema entre el costo creciente de las publicaciones acadmicas comercializadas frente a las presiones para que los acadmicos divulguen sus resultados en circuitos internacio-nales. Como los grandes corporativos

    editoriales han logrado predominio en la distribucin internacional de revistas cientfi cas, entonces los acadmicos se ven obligados a par-ticipar en este circuito entregando, a querer y no, los frutos de su trabajo al sector privado.Como, adems, el reconocimiento al

    impacto internacional de la produccin cientfi ca proviene de la presencia de los artculos y otros productos en las bases bibliomtricas que forman parte del mismo conglomerado editorial principalmente Elsevier y Thomson Reuters-, se est desarrollando un crculo perverso que slo benefi cia, al fi nal del da, a los intereses editoriales comerciales. En este sentido resulta dramtico constatar que una porcin muy signifi cativa de la produccin acadmica local, por ejemplo la de las universidades de pases en de-sarrollo, busca como primer destino el circuito internacional de revistas arbitradas, lo que da como resultado una forma de exportacin gratuita y no regulada de conocimientos de primer nivel.La apuesta a favor del acceso abierto,

    si bien no resuelve de un plumazo la traba entre todos los elementos puestos en juego, abre un panorama muy interesente: la posibilidad de multiplicar en forma signifi cativa la difusin y el uso pblico del co-nocimiento cientfi co. Desde luego falta por resolver temas tales como el fi nanciamiento de las revistas de acceso abierto, las reglas de control acadmico requeridas, as como los sistemas de indexacin que deben complementar esta va de desarrollo.El desafo ms importante, sin

    embargo, est en el medio de las comunidades acadmicas univer-sitarias, es decir el proceso de le-gitimacin de las publicaciones de acceso abierto como medios vlidos para la circulacin internacional del conocimiento. El da en que la repu-tacin de las revistas open access sea cuando menos equivalente al de las publicaciones peridicas convencionales, gran parte de la batalla estar ganada.Por todo ello, vale la pena insistir

    en la importancia de que las univer-sidades pblicas en nuestro contexto se abran a discusiones de este orden, que ya no son debates marginales sino, como lo ilustra el caso que hemos comentado, refl exiones que ocurren en entornos institucionales del mayor reconocimiento.

    UAMJorge Legorreta Gutirrez.

    ESPECIAL

    *UNAM. Instituto de Investigaciones Sociales

    panorama

    OPININ

    ROBERTO RODRGUEZ GMEZ*[email protected]

    Jueves 26 de julio de 2012 o05 milenio O CAMPUSwww.campusmilenio.com.mx

  • La reforma de 1999 al marco normativo de la actividad cient ca y tecnolgica entonces llamada ley de fomento fue uno de los cambios ms profundos para regular y orientar al sector. Un elemento importante fue la creacin de una instancia de contacto entre la comu-nidad de investigadores y los decisores. Hoy, tras poco ms de una dcada de su puesta en operacin, podra desempear un papel ms decisivo.

    En 1985, el nfasis de la ley para coordinar y promover el desarrollo cientfico y tecno-lgico estaba puesto, como lo indicaba su ttulo, en la inci-piente tarea de coordinar y promover el sector. En esos aos Conacyt estaba secto-rizado a la ya desaparecida Secretara de Programacin y Presupuesto y sus faculta-des de coordinacin eran muy limitadas.

    Hacia el final de los aos noventa, cuando pareca que en el mbito acadmico ya se haba arraigado el principio de evaluacin del rendimiento, lo mismo que la idea de competi-tividad y afianzado las capaci-dades directivas del gobierno federal, se aprob una nueva norma en mayo de 1999: la ley para el fomento de la investi-gacin cientfica y tecnolgica.

    El acento de la entonces nueva ley estaba puesto en la tarea de fomentar. En su siete captulos y casi medio cente-nar de artculos casi el doble de la norma precedente plante importantes redefini-ciones sobre los instrumentos para fomentar la actividad y tambin acerca el diseo de las polticas. Por ejemplo, en esa ley quedaron establecidos los convenios de desempeo para los centros pblicos de investigacin, la instauracin

    de los fondos competitivos y nuevas instancias del sistema cientfico y tecnolgico.

    Una de las nuevas figuras que se establecieron, en la ley de 1999, fue la del Foro Perma-nente de Ciencia y Tecnolo-ga. Definido, estrictamente, como un rgano autnomo de consulta del poder ejecutivo y con el objeto de promover la expresin de la comunidad cientfica y tecnolgica, as como de los sectores social y privado en la formulacin de pollticas y los programas co-rrespondientes (Artculo 23).

    Por esas fechas comenzaba a tener resonancia la nocin de polticas de Estado (y aban-donar la idea de polticas gu-bernamentales), as como pro-puestas para abrir espacios de deliberacin pblica para los destinatarios de las polticas. En ese contexto prendi la ini-ciativa de instaurar la figura de un Foro, como espacio para escuchar las opiniones de los propios cientficos.

    Sin embargo, la integracin del Foro se propuso con relati-va ambiguedad, pues solamen-te se indic que perteneceran a l representantes de algunas organizaciones acadmicas

    (Anuies, el Consejo Consulti-vo de Ciencias, Adiat) y otras instituciones y personas rela-cionadas con la actividad.

    Uno de los artculos transi-torios de la ley de mayo de 1999 estableci que el Foro deba instalarse a los seis meses de promulgada la ley. El rgano se instal, pero su funcionamien-to fue relativamente azaroso y cuando estaba por establecer sus reglas y regularizarse se aprob una nueva reforma a la normatividad cientfica.

    La siguiente reforma, la del 2002, realiz un ajuste a la inte-gracin, funciones y nombre del rgano. Desde entonces se le de-nomin Foro Consultivo Cien-tfico y Tecnolgico (FCCyT) sustituy lo de permanente por consultivo y se precis quienes seran los representan-tes de las organizaciones que formaran parte de l.

    El Foro conserv la idea de ser un rgano autnomo y per-manente del poder ejecutivo, pero extendi su funcin de consulta a dos instancias ms: el Consejo General (el mximo rgano de la poltica cientfica) y a la junta de gobierno de Co-nacyt (artculo 36).

    Adems, tambin se espe-cific que estara integrado por una mesa directiva de 17 personas: 14 representantes de organizaciones y 3 investi-gadores; ellos mismos eligen a su coordinador. Algunas de las organizaciones son las acade-mias Mexicana de Ciencias, la Nacional de Medicina, la Mexi-cana de la Lengua, la Mexicana de Historia y el Consejo Mexi-cano de Ciencias Sociales, tambin estn la Anuies, la Adiat, la Concamin, el Nacio-nal Agropecuario e insitucio-nes edcuativas como la UNAM, el IPN y el Cinvestav.

    La norma seala que los coordinadores del Foro sern electos por un periodo de dos aos y pueden ser reelectos para otro ms. El actual coor-dinador, Juan Pedro Laclette, desempea esa funcin desde el 2008, ya cubri ambos perio-dos, y este jueves 26 rendir su informe correspondiente. Al balance y perspectivas iremos la prxima semana.

    El foro consultivo

    D esde hace algn tiempo se discute, en la literatura espe-cializada, cul es la responsabilidad social que tienen las universidades pblicas. En un texto celebre, de 1955, Medina Echavarra (Jornadas 29, COLMEX, 1999) argumentaba que la universidad es responsable de acudir al mismo tiempo a lo que le demanda la estructura social y el saber cientfi co, sin abandonar el ideal formativo del hombre en cuanto tal.

    Acerca de la responsabilidad social de la Universidad

    Siguiendo a este autor, la uni-versidad tiene la responsabilidad de hacer el examen intelectual de sus propias circunstancias vitales para tener una mejor integracin en el contexto social que la rodea. Para que cada universidad haga el examen, acorde a sus fi nes, el ejer-cicio de la autonoma es imperativoAs, la responsabilidad social su-

    pone que la institucin universitaria tenga condiciones y capacidades para corregir su accin acadmica, a partir de los objetivos que se proponga, con el fi n de atender mejor las demandas que le dirige la sociedad. La responsabilidad social signifi ca

    que la universidad, ante la trans-formacin del entorno, reexamine cmo lleva a cabo sus funciones y redefi na sus propsitos. Que se pregunte para qu educa y qu conocimiento requiere producir para reestructurarse en consecuencia. Los cambios en las funciones

    sustantivas, actualmente, ne-cesitan ir acompaados por un movimiento cultural al interior de la universidad mediante el cual la institucin se obliga a trasmitir y a que se retomen en la comunidad las acciones y los valores de la academia: buscar, descubrir, ana-lizar, criticar, colaborar, mediante la libertad de pensamiento y de expresin. Romper ataduras.La existencia y preeminencia de un

    ethos acadmico en la universidad pblica es parte de su responsa-bilidad social, lo mismo que crear identidades de su propio ser, es decir, estudiantes y acadmicos que se identifi quen como universitarios, comprometidos con proyectos que impulsen intramuros el avance cientfi co y extramuros el desarrollo y el bienestar de la sociedad. La identidad universitaria est ligada al encuentro del inters comn. En las pocas que corren y en

    el espritu de los tiempos, la uni-versidad tiene la responsabilidad social de aportarles a los estu-diantes capital cultural y social para que los utilicen en la esfera del trabajo. Tambin, ensearles el manejo de las tecnologas de la informacin y la comunicacin, as como fomentar la participacin en las redes sociales, particularmente en aquellas donde se discuten los avances del conocimiento. En el concepto de responsabilidad

    social se encuentra, tambin, la formacin tica de los estudiantes.

    Durante mucho tiempo se ha sos-tenido que la universidad pblica forma a sus estudiantes para el ejercicio de la ciudadana y que el currculum oculto lo favorece. Sin embargo, hoy se reconoce

    que este tema es harto complejo. Se encuentra en discusin qu tanto y de qu forma se crea ciudadana hacia adentro y hacia fuera de la universidad. El principio vigente es que las universidades pblicas deben ser espacios de participacin y de acercamiento acadmico de sus estudiantes en grupos de trabajo, talleres o seminarios, con los cuerpos colegiados y con el entorno social. Una sociedad democrtica requie-

    re ciudadanos con valores ticos, responsables, comprometidos y conscientes de los problemas econmicos, sociales, polticos y culturales sobre los que deben actuar. As, que la universidad goce de salud democrtica es uno de los retos actuales de la universidad pblica para la crea-cin de ciudadana.Anoto dos puntos ms a los que

    se refi ere la responsabilidad social. La universidad realiza investigacin bsica para nutrir la produccin de conocimientos pertinentes al desarrollo local y funciona como agencia de proyectos. Difunde los resultados de su actividad en los medios para generar cultura cientfica en la sociedad y, en consecuencia, hace presencia en la esfera pblica. En suma, el concepto de res-

    ponsabilidad social es sustancial para que la universidad no pierda de vista que es una institucin que reclama para s el cambio permanente de las ideas y de las prcticas acadmicas, por lo que se refi ere a la formacin de los estudiantes y la produccin de conocimiento. El concepto es relevante por-

    que las universidades pblicas en nuestro pas tienen funciones y tareas que van ms all de lo que tradicionalmente ejecutan las universidades en los pases desarrollados. En esta direccin, las dimensiones que incluye se traducen en actividades concretas mediante las cuales las institucio-nes logran vnculos ms estrechos con el entorno social donde se ubican. De ah que, la nocin debe formar parte de nuevas polticas para llevar a la educacin superior por otro rumbo. En su concepcin, la ley para el fomento de la investigacin cientfica y

    tecnolgica tena un nfasis en el rea del impulso y promocin.

    ESPECIAL

    Hacia el fi nal de los aos noventa, cuando

    pareca que en el mbito acadmico ya

    se haba arraigado el principio de evaluacin

    del rendimiento, lo mismo que la idea de

    competitividad y afi anzado las capacidades

    directivas del gobierno federal, se aprob una

    nueva norma en mayo de 1999: la ley para el

    fomento de la investigacin cientfi ca y tecnolgica

    OPININ

    HUMBERTO MUOZ GARCA*[email protected]

    ** UNAM. Seminario de Educacin Superior, IIS. Profesor de la FCPS.

    ALEJANDRO CANALESopinin

    UNAM-IISUE/SES [email protected] Twitter: canalesa99

    06 o Jueves 26 de julio de 2012 CAMPUS O mileniowww.campusmilenio.com.mx

  • JORGE MEDINA VIEDAS DIRECTORCARLOS REYES SUBDIRECTOR EDITORIAL RICARDO REYES OCHOA DISEO

    SALVADOR MEDINA ARMIENTA REPORTERO

    NSTOR OJEDA COORDINADOR DE SUPLEMENTOS

    CONSEJO EDITORIAL

    RAL ARIAS LOVILLO UNIVERSIDAD VERACRUZANA JOS CARREO CARLN UNIVERSIDAD IBEROAMERICANA ENRIQUE AGERA IBEZ BENEMRITA UNIVERSIDAD AUTNOMA DE PUEBLA JOS MARTNEZ VILCHIS UNIVERSIDAD AUTNOMA DEL ESTADO DE MXICO EDUARDO GASCA PLIEGO UNIVERSIDAD AUTNOMA DEL ESTADO DE MXICO RAL GODOY MONTAEZ UNIVERSIDAD AUTNOMA DE YUCATN ALFRE-DO DJER ABIMERHI (UADY) LUIS MIER Y TERN UNIVERSIDAD AUTNOMA METROPOLITANA HUMBERTO MUOZ GARCA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTNOMA DE MXICO JOS LEMA LABADIE UNIVERSIDAD AUTNOMA METROPOLITANA FELIPE MARTNEZ RIZZO (UAA) RAL TREJO DELARBRE (UNAM) FERNANDO PREZ CORREA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTNOMA DE MXICO JOS NGEL PESCADOR OSUNA EL COLEGIO DE SINALOA JOS SARUKHN KRMEZ UNIVERSIDAD NACIONAL AUTNOMA DE MXICO ENRIQUE VILLA RIVERA INSTITUTO POLITCNICO NACIONAL JOS ANTONIO DE LA PEA (UNAM) CARLOS CALDERN VIEDAS (UAS) ALEJANDRO CANALES (UNAM) LUIS

    GONZLEZ DE ALBA (UNAM) OTTO GRANADOS ROLDN (ITESM) GILBERTO GUEVARA NIEBLA (UNAM) ROLLIN KENT SERNA (BUAP) RO-DRIGO LPEZ ZAVALA (UAS) . JAVIER MENDOZA ROJAS (ANUIES) ADRIN DE GARAY (UAM) CARLOS PALLN FIGUEROA (UAM) ROBERTO RODRGUEZ GMEZ (UNAM) MA. HERLINDA SUREZ Z. (UNAM) SYLVIE DIDOU AUPETIT (CINVESTAV) LIBERATO TERN OLGUN (UAS)

    FRANCISCO J. MARMOLEJO (CONAHEC, UNIVERSITY OF ARIZONA)

    (+) JESS D. GONZLEZ o FUNDADORFRANCISCO A. GONZLEZ PRESIDENTE FRANCISCO D. GONZLEZ A. DIRECTOR GENERALJESS D. GONZLEZ A. DIRECTOR GENERAL ADJUNTOCARLOS MARN IRECTOR GENERAL EDITORIALCIRO GMEZ LEYVA DIRECTOR EDITORIAL ADJUNTOHUGO CHAPA GAMBOA DIRECTOR EJECUTIVOVALERIA GONZLEZ DIRECTORA CREATIVAROBERTO LPEZ SUBDIRECTOR EDITORIALNSTOR OJEDA SUBDIRECTOR EDITORIALHCTOR ZAMARRN SUBDIRECTOR EDITORIALROBERTO VELZQUEZ EDITOR EN JEFE MILENIO TELEVISINRAFAEL OCAMPO LA AFICINJOS MANUEL ECHEVERRY EDITOR EN JEFE MILENIO.COM

    MIGUEL NGEL VARGAS DIRECTOR DE ENLACE EDITORIALROSA ESTHER JUREZ DIRECTORA DE DESARROLLO PERIODSTICOPEDRO GONZLEZ DIRECTOR ADMINISTRATIVO Y FINANZASJAVIER CHAPA DIRECTOR DE NEGOCIOSADRIANA OBREGN DIRECTORA COMERCIALLUIS REZA DIRECTOR RELACIONES INSTITUCIONALESGABRIEL NAVARRO DIRECTOR INTERNETMAURICIO MORALES DIRECTOR DESARROLLO CORPORATIVOFERNANDO RUIZ DIRECTOR PRODUCCINADRIN LOAIZA DIRECTOR SISTEMASNGEL CONG DIRECTOR SERVICIOS CORPORATIVOSMARCO A. ZAMORA DIRECTOR PROYECTOS ESPECIALES

    Redaccin [email protected]

    Miguel ngel Navarro Navarro, Vicerrector ejecutivo de la Uni-versidad de Guada-lajara (UdeG), en la ceremonia de entrega de certificados de la tercera convocatoria de CERTIDEMS, dijo que este reconocimiento es un paso ms en su formacin docente.

    Estoy seguro que los co-nocimientos adquiridos des-piertan ya la conciencia del compromiso vital que tienen con sus jvenes, dijo.

    Destac los esfuerzos que realiza el Sistema de Educa-cin Media Superior (SEMS) de la UdeG para integrar y cumplir con los planteamien-tos pedaggicos y didcticos que exige la Reforma Integral de la Educacin Media Supe-rior (RIEMS).

    Para Ruth Padilla Muoz, directora del SEMS, este pro-ceso de certificacin ha re-sultado exitoso y ha permi-tido transitar a un segundo elemento de la reforma que es la evaluacin externa de planteles; adems felicit y resalt la importancia de re-cibir esta certificacin.

    Para las instituciones ya tienen un valor ms impor-tante, hoy tienen un agregado, porque sin ustedes ninguna escuela podr ingresar al Sis-tema Nacional de Bachille-rato, son nuestros brillantes, nuestras joyas, no solo para la UdeG sino en todos los subsis-temas educativos para mejo-rar sus indicadores, dijo.

    Por su parte, Salvador Ri-goberto Esparza Gallegos, acadmico de la Escuela Pre-paratoria Regional de Autln en representacin de los aca-dmicos certificados ofreci

    un agradecimiento a los ase-sores por sus enseanzas, consejos y orientacin.

    En el evento se cont con la presencia de Celso Gabriel Espinoza Corona, director general del Centro de En-seanza Tcnica Industrial (CETI), adems de directivos de diversas escuelas prepa-rator ias tanto reg ionales como metropolitanas del SEMS y de subsistemas como el CETI, el CECYTEJ y de en-seanza incorporada.

    La ceremonia de entrega de constancias tuvo lugar en las instalaciones del audito-rio Valentn Gmez Faras del SEMS y se entregaron 304 constancias, de las cuales 251 corresponden a acadmicos de la UdeG y el resto a institu-ciones educativas como: CE-CYTEJ, COBACH, CONALEP, DGTA - DGETI y universida-des incorporadas a la UdeG.

    Certifica la UdeG a 300 acadmicos de educacin media superior

    A n estamos en espera de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federacin (TEPJF) resuelva las impugnaciones de la eleccin presidencial en donde el virtual ganador fue En-rique Pea Nieto de la coalicin Compromiso por Mxico, la cual estuvo formada por el Partido Revolucionario Institucional y el Partido Verde Ecologista de Mxico. Pese a ello, distintos comentaristas ya estn hablado de las reformas que el prximo gobierno, en caso de que se le reconozca legalmente el triunfo, tendr que emprender. Entre estas reformas est la reforma fi scal, de seguridad social, laboral y poltica; sin embargo, no se ha escuchado - con el mismo nfasis y preocupacin - algo sobre el cambio educativo que requiere el pas.

    Cambiar la educacin con un gobierno prista en la presidencia? Qu lecciones aprendi el PRI mientras fue oposicin? En verdad las propuestas educativas de Pea Nieto pueden delinear algo que se le pueda llamar estrictamente una reforma? Sinceramente, en las propuestas de campaa del can-didato prista no advierto un gran nmero de elementos innovadores que modifi quen radicalmente lo que hasta el momento se ha hecho, que impulsen cambios estructurales dentro del sector, que modifi quen la cultura poltica en aras del desarrollo educativo y que siente las bases para adecuar la operacin del Sistema Educativo Nacional a los nuevos requerimientos polticos, sociales y econmicos del pas.Pea Nieto, en lugar de sugerir

    que los modelos de enseanza-aprendizaje deben irse transfor-mando por medio de una nueva cultura y prctica escolar, propuso que Mxico alcance el primer lugar en Amrica Latina en la prueba del Programa Internacional para la Evaluacin de Estudiantes (Pisa, por sus siglas en ingls). En campaa, los polticos pueden permitirse lanzar este tipo de propuestas, pero un programa sectorial no puede refl ejar tal superfi cialidad, a menos que se elabore ignorando la experiencia y el conocimiento acumulado. Aprendi el PRI a escuchar a sus crticos, a vivir la pluralidad y, por lo tanto, a persuadir a sus oponentes por medio de argumentos fundados? La duda pronto se despejar - si es que el Tribunal valida la legalidad de la eleccin.Asimismo, esperamos que con

    la misma intencin que se quiere consolidar las jornadas escolares completas en la educacin bsica iniciativa que surgi hace varios aos -, tambin se impulse el fun-cionamiento efectivo de los consejos escolares de participacin social (CEPS). Qu sabe el PRI sobre la aplicacin de los lineamientos de los CEPS que impuls la adminis-tracin de Felipe Caldern en 2010? Estos lineamientos establecan un calendario puntual de actividades para impulsar la participacin de los padres de familia en las escuelas de educacin bsica y un punto que llamaba mucho la atencin era que los padres de familia, directores y maestros deban discutir y deliberar

    qu acciones poner en prctica para tratar de elevar el nivel de aprendizaje de los nios y jvenes. Es muy valioso que se insta-

    len cientos de miles de consejos escolares de participacin social (170,004 en escuelas pblicas, segn la Secretara de Educacin Pblica), pero ahora es necesario pasar a otra etapa y valorar el funcionamiento de los gobiernos democrticamente electos no slo por sus avances en el crecimiento numrico de sus indicadores, sino de su capacidad para transformar la vida escolar de las miles de es-cuelas de Mxico. Sabr el PRI que esto se logra delimitando el poder del grupo dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Edu-cacin? O querr congraciarse con el grupo que encabeza la maestra Elba Esther Gordillo?Si el Tribunal valida la eleccin

    de julio, el PRI y su candidato no le debern la victoria a este grupo poltico que solamente extrajo privilegios del gobierno de Felipe Caldern. El propio presidente panista, en entrevista con Len Krauze, reconoci, en julio de 2011, que la educacin era slo una moneda de cambio para sacar adelante reformas estructurales como la del Instituto de Seguri-dad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). Caldern dijo respetar acuerdos intersexenales para ubicar en puestos clave a los allegados de la maestra. Volver el PRI y Pea Nieto a actuar como el presidente panista cuando su legitimidad se encuentra fuertemente cuestiona-da? El horno no est para bollos.Una plataforma educativa dbil

    en trminos de propuestas, metas de campaa lucidoras pero sin mayor signifi cado, una legitimidad profundamente socavada y el grave antecedente de un gobierno panista que refrend el pacto corporativo, son elementos de un diagnstico que el prximo gobierno tendr que identifi car para poder elaborar un programa sectorial realista y efec-tivo. Habr una verdadera reforma educativa? Habrn ya aprendido los pristas a ser democrticos y abiertos para poder encabezar un gobierno a la altura que la sociedad mexicana demanda? Lo dudo, pero estaremos atentos. Estoy dispuesto a rectifi car si demuestran que me equivoco.

    Habr reforma educativa?

    El vicerrector ejecutivo de la UdeG, Miguel ngel Navarro Navarro, y la directora del SEMS, Ruth Padilla Muoz.

    ESPECIAL

    UNIVERSIDAD CRTICA

    PEDRO FLORES-CRESPOpedroa.fl [email protected] Twitter: @fl ores_crespo

    * UIA

    panorama

    Jueves 26 de julio de 2012 o07 milenio O CAMPUSwww.campusmilenio.com.mx

  • reporte

    Carlos [email protected]

    Todas las universidades pblicas son iguales pero unas son ms iguales que otras, dira el clsi-co. En las cuestiones de

    cobertura son elocuentemente disparejas, pese a la intencin comn de aumentar los espacios de los aspirantes.

    Y si bien a nivel nacional la meta de cobertura se ha supe-rado, desde hace un buen tramo del actual sexenio, las institu-ciones de educacin superior no pueden satisfacer plenamente la creciente demanda.

    El nmero de jvenes que buscan su ingreso a la educacin superior en el pas rebasa, desde hace mucho, la capacidad de las instituciones. Aunque en cada una de las regiones y los estados del pas, la situacin encuentra diferentes intensidades.

    Pese a que en los ltimos cinco aos aument en 900 mil el nmero de espacios para cursar la educa-cin superior, cifra que representa el 60 por ciento del crecimiento que se logr de 1982 al 2006, la cobertu-ra sigue siendo muy baja.

    Actualmente, la matrcula de licenciatura, profesional asocia-do y tcnico superior universita-rio es superior a los 3.2 millones de estudiantes.

    Y de mantenerse las actuales tendencias, a finales de este ao, como lo estiman las propias au-toridades educativas, la cober-tura llegar al 34 por ciento. Sin embargo, en las entidades, las universidades pblicas no pue-den hacer frente a los miles de jvenes que buscan un sitio para continuar sus estudios.

    Por eso, de cara a las nuevas metas que se establezcan en los prximos seis aos, las dificul-tades y las ventajas que existen, y persisten, en las entidades del pas, pero sobre todo entre las instituciones pblicas de educacin superior, se hacen evidentes.

    Las diferencias porcentualesEn el ciclo escolar 2011-2012, la tasa bruta fue de slo 29.5 por ciento en la modalidad escolari-

    zada, y de 32.8 por ciento, si se considera la no escolari-zada. Es decir, slo tres de cada 10 jvenes en edad de cursar licencia-

    tura estn inscritos en este nivel.

    Insu cientes, los espacios en las universidades

    De acuerdo con los datos y las proyecciones de la Asocia-cin Nacional de Universidades e Instituciones de Educacin Superior (ANUIES), la meta de elevar la cobertura de la educa-cin superior en el 2021 apunta hacia el 60 por ciento.

    Se trata de una estimacin que no es nada sencillo. Si se ha-bla, por citar un ejemplo, de una cobertura del 48 por ciento para 2020, implica elevar la matrcula de poco ms de 4 millones 700 mil estudiantes en 2020.

    Es decir, alrededor de un mi-lln 700 mil jvenes adicionales a la matrcula actual, lo que su-pondra un aumento sostenido de aproximadamente 170 mil en promedio por ao.

    Y, para alcanzar esa meta, si como ha ocurrido en los ltimos aos, donde ms de las dos terce-ras partes del aumento de la ma-trcula proviene de las institucio-nes pblicas, el 48 por ciento de cobertura implicara incorporar alrededor de 1 milln 200 mil es-tudiantes al subsistema pblico y 500 mil al particular.

    No obstante, la estimacin de la ANUIES ya es del 60 por ciento para el 2021. Los inconvenientes, la inversin y el esfuerzo tendrn que ser mayores.

    Con ese mismo ejemplo, en el caso de los recursos necesarios para sacar adelante esa proyec-cin, el aumento de la matrcula de las instituciones pblicas de educacin superior implicara un gasto de entre 6 y 7 mil millo-nes de pesos adicionales al ao, en trminos reales.

    Estas directrices se acentan a nivel estatal. Si bien cada vez un mayor nmero de entidades alcanzan una cobertura de al menos 25 por ciento, cuatro es-tados del pas mantienen una co-bertura inferior a 20 por ciento.

    Las disparidades complicanDe acuerdo con Mario Andrade-Cervantes, rector de la Universi-dad Autnoma de Aguascalien-tes (UAA), la institucin admiti apenas en su ms reciente con-curso de seleccin para el ciclo escolar 2012- 2013 a 4 mil 260 estudiantes, de un promedio de 9 mil que presentaron el examen de admisin.

    Es decir, ms del 50 por ciento de los aspirantes qued fuera de la institucin, lo cual habla de la capacidad real que tienen las universidades pblicas, en caso que se requiera incrementar la cobertura a nivel nacional, ex-plica el rector.

    Y es que, dice, como institu-cin se estn haciendo esfuer-zos importantes por ampliar la oferta de espacios con nuevas carreras y por ello se est conso-lidando este ao el Campus Sur de la UAA; ello dara 500 espacios ms para el nivel superior.

    Otro caso es el de la Universi-dad Autnoma de Baja Califor-

    nia (UABC), donde, en promedio, se acepta arriba del 60 por ciento de los aspirantes, como ocurri en el ciclo escolar que culmin.

    La UABC se encuentra arriba de otras instituciones en el n-mero de alumnos aceptados, en promedio ms de 17 mil alum-nos, como la Universidad Aut-noma de Sinaloa, con 13 mil 897 aspirantes, o la Universidad de Guadalajara, que nicamente acept a 12 mil 776 de 29 mil 314 solicitantes, o bien la Universi-dad Autnoma de San Luis Poto-s, que admiti a 5 mil 677 de una demanda de 10 mil 477.

    En el otro extremo, la Uni-versidad Autnoma de Baja Ca-lifornia Sur (UABCS) es una de las instituciones que no supera su capacidad de atencin y su ndice de aceptacin es del 100 por ciento. Es decir, hay ms es-pacios que aspirantes interesa-dos en continuar su educacin superior.

    En el pasado ciclo escolar, mil 393 alumnos presentaron el examen de admisin, cuando la capacidad de la UABCS es supe-rior a los mil 400 espacios.

    Para este ao, la demanda para ingresar ala UABCS se in-crement en 10 por ciento. Pese a ello, la institucin tiene la ca-pacidad suficiente para hacer frente a ese incremento.

    Al respecto, el rector Rodri-go Guerrero Rivas, puntualiza que, en efecto, la UABS es una de las pocas instituciones que puede y tiene la posibilidad de recibir a todos los alumnos que quieren continuar con esta eta-pa educativa.

    Hay cabida para todos los que quieran estudiar en las ca-rreras de su preferencia, es decir que para la mxima casa de estu-dios no hay rechazados, explica.

    En el caso de la Universidad Autnoma de Campeche (UAC), la demanda educativa tambin crece, y con ello los espacios que la institucin tiene que ofrecer a miles de egresados de la educa-cin media superior.

    Tan slo en el ltimo exa-men de admisin para ingre-sar a la UAC, 2 mil465 jvenes tendrn un lugar asegurado; en el ejercicio de evaluacin anterior, la UAC slo ofreci 2 mil espacios. El incremento es del 12 por ciento. An as mil 35 aspirantes, es decir, el 28 por ciento, se queda fuera.

    Las proyecciones presionanEn trminos demogrficos, la creciente demanda de servi-cios de educacin superior es un asunto que debe atenderse cuanto antes. De acuerdo con proyecciones del Consejo Na-cional de Poblacin (Conapo), hacia 2019 en Mxico llegarn a cumplir 18 aos veinte millones y medio de personas.

    Si se considera el universo de adultos jvenes que habr cada ao en el pas durante esta d-

    Para la prxima dcada, el nivel de cobertura necesario en educacin superior apunta al 60 por ciento, mientras que en 2011 la tasa fue de 32.8 por ciento, incluyendo la modalidad no escolarizada. En la prctica hablamos de millones de jvenes que no encontrarn una plaza para cursar una carrera

    ESPECIAL

    08 o Jueves 26 de julio de 2012

  • cada, se obtiene un promedio de 23.15 millones de personas entre los 18 y los 29 aos, de tal suerte que Mxico tendr el de-safo y la oportunidad de ofrecer salud, educacin y empleo a esa poblacin en edad de estudiar, trabajar y producir riqueza. El problema est en el terreno educativo.

    En lo que se refiere al acceso a la licenciatura, es factible que disminuya el nmero de estu-diantes excluidos por exceso de demanda frente a la oferta exis-tente. Ello si se hace un ejercicio de proyeccin que incorpore los siguientes supuestos: que 30 por ciento de los jvenes de 18 aos termina su bachillerato y que se mantenga una expansin me-dia de uno por ciento anual en la oferta de de primer ingreso a la licenciatura.

    Sin embargo, a ello hay que agregar que no todos los alum-nos que entran a la licenciatura son jvenes que recin conclu-yen el bachillerato, sino que tambin se inscriben personas que pudieron culminar su edu-cacin media superior con an-terioridad.

    Por ello, dicen las proyeccio-nes de Conapo, es preciso tomar en cuenta que ms de un tercio de la oferta de la licenciatura re-cae en el sector privado, lo que hace que la demanda hacia el sector pblico crezca en pocas de crisis econmica y contrac-cin del ingreso familiar.

    En total, a lo largo de la d-cada 6.2 millones de personas podrn ingresar a la educacin superior, es decir, una persona por cada 20 habitantes del pas. A la par, los jvenes nacidos entre 1992 y 2001, que de mantenerse las tendencias actuales no con-seguirn alcanzar doce aos de escolaridad, sumarn 14.4 mi-llones de personas.

    Y si para las estimaciones de la Comisin Econmica para Am-rica Latina y el Caribe (Cepal) es necesario un mnimo de 12 aos de educacin para escapar de la pobreza, Mxico an est lejos de ese promedio.

    Mientras 63.2 por ciento de los jvenes de entre 20 y 24 aos, pertenecientes al quintil de ma-yores ingresos tiene terminada la secundaria, slo el 12 por ciento de los que pertenece al quintil de menores ingresos la culminan.

    Por lo hasta ahora visto, la educacin no se est convir-tiendo en un igualador social ni en un espacio para la cohesin. Al contrario, una educacin superior a la que llegar en el mejor de los casos slo uno de tres jvenes y en la que uno de cada tres que estudia tiene que costear con recursos familia-res su educacin, se va convir-tiendo en un reproductor de las asimetras preexistentes en las oportunidades de la poblacin, sobre todo si la propia escuela va perdiendo legitimidad ante los propios jvenes, estima el Conapo.

    Concentracin de la demanda Otro de los problemas que en-frentan las universidades p-blicas, sobre todo en la zona

    metropolitana y las grandes ciudades, es la concentracin de la demanda. En el caso de la UNAM, de los 62 mil 682 jvenes que presentaron su examen de ingreso,slo 6 mil 500 jvenes, es decir el 10.3 por ciento obtu-vieron un lugar para estudiaren una de las 99 licenciaturas que ofrece la institucin.

    Es decir, el 89. 7 por ciento de quienes buscaban un sitio en la UNAM, quedaron a la ori-lla. Situacin que no cambia de manera considerable entre uno y otro examen de admisin. Es una tendencia que se confirma ya que, en el ejercicio de eva-luacin de febrero, de los 121 mil 970 aspirantes registrados, slo 11 mil 116 jvenes obtuvie-ronun lugar para estudiar una carrera en la institucin.

    Algo similar ocurre con el Instituto Politcnico Nacional, otra de las instituciones que concentra gran parte de las preferencias y de la demanda entre los jvenes que quieren continuar sus estudios.

    De los 92 mil 772 jvenes que realizaron el examen de admi-sin, slo 23 mil tendrn un es-pacio garantizado para cursar una de las 24 licenciaturas que imparte el instituto. El resto,

    cerca de 69 mil 772 se quedan fuera de la jugada.

    Asimismo, en la Universi-dad Autnoma Metropolitana (UAM), de 50 mil 256 jvenes que presentaron el examen de ingreso para estudiar una ca-rrera en la Universidad Aut-noma Metropolitana (UAM), solamente 6 mil 975 fueron aceptados.

    Es decir, del total de aspiran-tes, slo el 13.8 por ciento logr un lugar, en su primer proceso de seleccin de este ao. Aunado a ello, este ao se increment 7.5 por ciento la demanda de estudiantes que buscan un lugar en esta insti-tucin, con respecto a 2011.

    Y el mismo esquema se repite en las instituciones ms gran-des, como es el caso de la Uni-versidad de Guadalajara (U de G), donde apenas el ao anterior de 38 mil 831 aspirantes, slo re-cibi a 14 mil 572 por ciento. El porcentaje de quienes no acce-den a la institucin es superior al 50 por ciento.

    Para este 2012, la UdeGadmi-tien el periodo escolar 2012A a14 mil273, de un total de31 mil 153aspirantes. De nuevo la cifra ronda el 50 por ciento. Uno de cada dos tiene acceso a la educa-cin superior en esa institucin.

    Las diferencias en todo el territorioPor ello, las diferencias en el ac-ceso se acentan y complican un arranque parejo en el tema de la cobertura para el prximo sexenio. En el caso de la Univer-sidad Autnoma de Chihuahua (UACH), la demanda de ingreso alcanz los 10 mil 646 jvenes, de los cuales, 9 mil 949 solicitudes fiueron para carreras presencia-les y 693 para carreras virtuales.

    De stos, 4 mil 338 aspirantes no pudieron ingresar a al UACH. Aqu tambin, casi la mitad no alcanza un sitio, es decir, la ins-titucin recibe al 56 por ciento de los aspirantes.

    Caso contrario el de la Uni-versidad Autnoma de Ciudad Jurez (UACJ), la cual tiene la capacidad suficiente como para aceptar a 9 de cada 10 jvenes que busca ingresar a esta casa de estudios.

    En la Universidad Autnoma de Guerrero, la situacin es distinta. De los 10 mil alumnos que presen-taron el examen de nuevo ingreso, slo 7 mil fueron admitidos. A su capacidad mxima la institucin. El 30 por ciento se queda fuera.

    En el caso de la Universidad Autnoma de Morelos, 21 aspi-rantes se quedaron sin ingresar

    a la institucin. Es decir, 40 por ciento de quienes optan por esta institucin no alcanzan un sitio en sta.

    En la Universidad Autnoma de Nayarit (UAN), la demanda es de 6 mil jvenes aproxima-damente, aunque la institucin slo tiene cabida para 3 mil 800 alumnos de licenciatura. Casi 2 mil jvenes tendrn que buscar otra opcin.

    Por ello, el rector de la UAN, Juan Lpez Salazar, enfatiza que se continuar haciendo todo el esfuerzo por eficientar los es-pacios acadmicos para recibir a un nmero mayor de nuevos estudiantes.

    La Universidad Autnoma Benito Jurez de Oaxaca (UAB-JO) rechaz, para el ciclo esco-lar 2012-2013, alrededor de 8 mil jvenes aspirantes; de 11 mil j-venes de distintas regiones del estado que presentaron su exa-men de admisin, slo 3 mil fue-ron aceptados. Menos del 30 por ciento. Eso es lo que marcaron las cifras oficiales.

    Al respecto, el rector de la Universidad Autnoma de Quertaro (UAQ), Gi lber to Herrera Ruiz, explic que la principal causa del elevado rechazo es la falta de espacios educativos para albergar a to-dos los estudiantes que hacen solicitud de ingreso.

    En el caso de la UAQ, de cada tres aspirantes que aplicaron para ingresar, slo uno logra entrar, es decir, que el ndice de rechazados es de un 66 por cien-to del total de los alumnos que hicieron el examen.

    La UAQ no ha podido cre-cer fsicamente al mismo ritmo con que se eleva la demanda educativa en la entidad debido a que el presupuesto no alcan-za para realizar estas obras, consider el rector.

    Asimismo, para el prximo ciclo escolar universitario, que inicia esta semana, ingresarn a las aulas de la institucin pblica solamente 5 mil de los 15 mil que hicieron examen de admisin.

    Otro caso rebasado de mane-ra considerable por la deman-da, es la Universidad de Sonora (Unison), donde de un total de 26 mil 300 solicitudes de examen para primer ingreso, cuenta para esta ocasin con 6 mil 770 luga-res disponibles para el mismo nmero de alumnos.

    Con el 50 por ciento de co-bertura est la Universidad Autnoma de San Luis Potos (UASLP). De los 12 mil aspiran-tes a ingresar a esta institucin, 6 mil fueron los que obtuvieron un lugar. Uno de cada dos jve-nes no continuar sus estudios profesionales.

    En la Universidad Veracruza-na, como en otras instituciones que voltean hacia las becas o la apertura de nuevos campus, ya trabaja en alternativas para atender a un nmero mayor de jvenes en la entidad.

    Y es que si bien la UV acept a 14 mil 685 jvenes, ms de 18 mil se quedaron fuera. Por ello, con apoyo estatal, ofert 2 mil luga-res ms para mejorar sus indica-dores. No obstante, la demanda crece a nivel nacional.

    Cuatro estados de la Repblica mantienen una cobertura menor al 20 por ciento, en relacin a la media nacional.

    ESPECIAL

    El ao pasado, solo poco ms de tres de cada 10 jvenes en

    edad de cursar licenciatura tenan un lugar en una institucin

    de educacin superior. Para llevar a cabo el aumento en la

    matrcula deseado para 2021, se necesitara un presupuesto

    superior a los 6 y 7 mil millones de pesos adicionales al

    ao. Adems, hay que considerar que en pocas de crisis

    econmica, la demanda hacia las universidades pblicas crece

    CAMPUS O mileniowww.campusmilenio.com.mx

  • reporte

    Lanzan el Centro del Cambio Globaly la Sustentabilidad en el Sureste

    UNAM, UJAT, Conacyt y Gobierno de Tabasco

    tCon el convenio fi rmado el pasado martes, cada una de las partes apor-tar 11 millones de pesos, con el fi n de inicio de operaciones de su equipo de expertos y lneas de investigacin.La UJAT, por su parte, destinar tres edifi cios de su antigua Divi-sin de Ciencias Sociales para las instalaciones requeridas.

    Se trata de una asociacin civil, en la que la participacin del gobierno estatal es para fortalecer el centro econmicamente y dotarlo poste-riormente de un terreno. El Gobierno estatal no va defi nir sus lneas de investigacin y tampoco pertenecer a la UJAT ni a la UNAM, aunque parte de sus resultados

    de estudios recientes en cuanto a vulnerabilidad al cambio climtico.El Centro del Cambio Global y Sus-tentabilidad del Sureste estar instalado en la antigua Divisin de Ciencias Sociales de la UJAT, ubicada en esta capital.Los objetivos con los que arran-car este centro de investigacin

    son: energas alternativas, manejo integral del agua, desarrollo sus-tentable y cambio climtico, el cual incluye la vertiente de prevencin de desastres naturales. Lo conformarn investigadores que cuentan con experiencia de varios aos sobre la problemtica ambiental regional.

    Otro propsito es estudiar los fe-nmenos hidrometeorolgicos con una visin regional de comprensin del problema de las inundaciones, por ejemplo, pero al mismo tiem-po con una evaluacin externa y de coparticipacin de personal expertos de instituciones, como la UNAM.

    En una manera de

    colaborar nunca

    antes vista, UNAM,

    UJAT, Conacyt y

    el gobierno de

    Tabasco ponen

    en marcha el

    CCGSS, una nueva

    institucin de

    investigacin que

    buscar generar

    conocimiento para

    ayudar a resolver

    los problemas que

    el pas enfrenta

    en materia del

    cambio climtico

    Salvador Medina [email protected]

    Con los esfuerzos compartidos de la Universidad Jurez Autnoma de Tabasco (UJAT) y la Universidad Nacional Autnoma de Mxico (UNAM), se puso en marcha el Centro del Cambio Global y la Sustentabilidad en el Sureste (CCGSS).

    Se trata de una forma indita de colaboracin para la creacin de nuevas instituciones de inves-tigacin y formacin de recursos humanos en el pas.

    Adems de la UJAT y la UNAM, el CCGSS adhiere tambin la co-laboracin del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologa (Conacyt) y el gobierno de Tabasco.

    Asimismo, Rafael Loyola Daz, investigador del Instituto de In-vestigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, fue nombrado como su primer director general.

    Acompaado del goberna-dor tabasqueo, Andrs Granier Melo, el rector de la UNAM, Jos Narro Robles, expuso que con el inicio de los trabajos del CCGSS estamos frente a una enorme posibilidad de plantear acciones y proyectos que permitan enten-der ms y mejor qu ocurre en esa regin fundamental de Mxico.

    Se trata de una instancia conce-bida como centro de gran calidad, para generar y difundir conoci-miento, que contribuya a la for-

    macin de recursos humanos de alto nivel, regional, pero de alcance nacional y ms all de las fronteras.

    En el pas, aadi Narro, debemos aspirar a pensar en la produccin de conocimiento original, as como en que el mis-mo tenga aplicaciones prcticas y directas para mejorar la cali-dad de vida de la poblacin; se es el gran elemento que articula a las instancias participantes. Debemos dar resultados en el corto plazo, mostrar acciones concretas de inmediato. No po-demos fallar en la encomienda.

    Ecosistemas y biodiversidad al mximoEn el acto, efectuado en la planta principal de la Torre de Recto-ra, Jos Manuel Pia, rector de la UJAT, explic que en un inicio el CCGSS realizar investigacio-nes relacionadas con ecosiste-mas y biodiversidad, recursos hdricos y energa.

    Esto ser posible con el apoyo de las instituciones participantes a travs de sus respectivos grupos de investigadores, lo que al mismo tiempo, coadyuvar a la prepara-cin de cientficos y principalmen-te, a la generacin de informacin relevante para dar mayores ele-mentos a quienes tienen la respon-sabilidad de elaborar polticas p-blicas, puntualiz Pia Gutirrez.

    Al mismo tiempo, se coadyu-var a la preparacin de cientficos y, principalmente, a la generacin

    de informacin relevante para dar mayores elementos a quienes tie-nen la responsabilidad de elaborar polticas pblicas.

    Mxico, y especialmente Ta-basco, tendrn en el Centro del Cambio Global y la Sustentabi-lidad en el Sureste, no slo una oportunidad para crecer en el desarrollo de la ciencia y la tec-nologa, sino la posibilidad cierta y verdadera de un futuro con ma-yores oportunidades de progre-so, extern el rector de la UJAT.

    Con esta instancia, refiri, se confirma la importancia de in-vertir mayores recursos en cien-cia y tecnologa.

    De ah los exhortos que las di-versas instituciones hemos reali-

    zado, para que las autoridades que rximamente habrn de tomar po-sesin de sus cargos, tengan como una prioridad este tema tan indis-pensable para el bienestar social y la prosperidad del pas, coment el rector de la UJAT.

    Se trata, dijo, de establecer un compromiso donde se depo-sita la voluntad, la preocupacin y la esperanza de mejores tiem-pos para Mxico y especialmen-te para Tabasco.

    Un centro que estar ubicado en una regin con un enorme po-tencial como es el Sureste Mexi-cano; sobre todo en una entidad, que concentra ms de las dos terceras partes de los recursos hdricos del pas, que posee tie-

    ERICK DELGADO

    El tema del Cambio global es prioritario para el bienestar nacional, opin el rector de la UJAT.

    ERICK DELGADOEl rector de la UJAT, Jos Manuel Pia; el gobernador de Tabasco, Andrs Granier Melo: el rector de la UNAM, Jos Narro Robles, y el director general del Conacyt, Enrique Villa Rivera.

    10 o Jueves 26 de julio de 2012 CAMPUS O mileniowww.campusmilenio.com.mx

  • entrevista

    Nuevo concepto de cooperacin cient ca en Tabasco: Rafael LoyolaJorge Medina [email protected]

    Tabasco requiere de ciencia de alto nivel. Inundacio-nes, un pasivo ambiental agravado por el petrleo y, como contrapartida, una riqueza extraordinaria de recursos natu-rales, requieren de tratamiento cient co, a rma Rafael Loyola Daz, z e investigador de la UNAM y nombrado el martes pasado el primer Director del Centro de Cambio Climtico y la Sustenta-bilidad del Sureste, con sede en la Universidad Jurez Autnoma de Tabasco, UJAT.

    Sumados en una asociacin civil los esfuerzos de la UNAM, la UJAT el Conacyt y el gobierno del Estado, con la participacin de investigadores y autoridades de estas instituciones, el protocolo de ratificacin de esta alianza es-tratgica que instituye el Centro de Cambio Climtico con sede en la universidad tabasquea, fue ratificado por los titulares y representantes de estas institu-ciones en la Torre de Rectora de la UNAM el pasado martes 24.

    El nuevo director, doctor en historia por la Escuela de Al-tos Estudios de Pars, quien ha participado desde los primeros esbozos del proyecto hace casi seis aos, habla acerca de los ob-jetivos del Centro.

    El propsito inicial fue armar un centro de investigacin, de formacin y de desarrollo tecno-lgico de alto nivel sobre el tema de cambio global, apunt. Desde la plataforma de sustentabilidad se van a trabajar tres campos absolutamente relacionados, seal Loyola: manejo hdrico, ecosistemas y biodiversidad y el tercero, energas renovables.

    Al principio, lo que interes a todos los expertos que examina-ron la situacin de Tabasco, fue fortalecer de inmediato las capaci-dades cientficas de la regin, dado que la regin sureste es de las ms desprovistas en materia de ciencia y tecnologa del pas, explic.

    Quien realmente en estos momentos soporta en Tabasco el grueso de la investigacin, es la UJAT. Y dado que no hay mucha presencia de los centros Cona-cyt, haba que resolver material y humanamente las necesidades cientficas del proyecto.

    Lo que se pretende aqu tam-bin, asever Loyola, es antici-parse al futuro que ya se piensa cercano. Considerando aspectos como el hecho de que se est en-trando en la poca del pospetr-leo, que es el caso, sin duda de Ta-basco, donde puede ser que haya reservas para de aqu a 50 aos, en trminos de desarrollo el plazo es corto y hay que tomar previsiones, explica el cientfico mexicano.

    Para ello hay que hacer algo importante que contribuya a la conformacin de un modelo de

    desarrollo para Tabasco de largo plazo", afirma.

    De acuerdo con esto, lo se advierte es que dicho modelo de desarrollo debe basarse en la sustentabilidad y con el aprove-chamiento de la biodiversidad. El Centro, por lo mismo, lo en-focamos desde esa perspectiva dada la riqueza de Tabasco en recursos naturales y biodiver-sidad, asegur Loyola, quien es adems estudioso del sector petrolero y de las polticas p-blicas para el conocimiento y la innovacin en nuestro pas.

    El Centro se ha concebido como un centro de produccin y de transferencia de conocimien-to. En el proyecto de Centro de Cambio Global, la Universidad Nacional Autnoma de Mxico va participar con capital cientfico. Aunque se ha comprometido a dar recursos econmicos, pero lo fuer-te es capital intelectual, coment en la entrevista el doctor en His-toria y representante de la UNAM.

    De acuerdo con Loyola, en el proyecto cuyo protocolo fue

    ratificado el martes pasadoparticipan por la Universidad Nacional el Centro de Energa Renovables, Ciencias de la At-msfera, el Instituto de Ecolo-ga, el Instituto de Ingeniera y la Facultad de Ciencias y luego se va extender a las reas de cien-cias sociales. El Conacyt, por su parte, proporciona recursos eco-nmicos.

    El Centro ha iniciado ya con tres proyectos, uno primero re-lacionado con energa renova-bles, coordinado por el Centro de Energa con la UJAT; un segundo sobre ecosistemas coordinado por Julia Carabias, con la gen-te de la UNAM, concretamente por la doctora Julia Gama; y un tercero sobre el monitoreo de las fluctuaciones de temperatu-ra en la regin, cuyo impacto en las inundaciones en los ltimos aos ha sido estudiada y demos-trada por varias instancias tc-nicas del gobierno y de la UJAT.

    En el proyecto que comenz a gestarse hace varios aos y se ratifica cuando ya hay slidas bases de sustentacin, los par-ticipantes han manifestado el convencimiento de que ser un Centro que va a darle dinamismo a las instancias institucionales que han adquirido el compromi-so y la experiencia para enfrentar los riesgos del Cambio Global en la regin sur sureste.

    Nada de botn polticoNo es un centro que nos haya-mos sacado de la manga sino el resultado de un trabajo de varios aos de ingenieros, matemti-cos, socilogos, bilogos de la UJAT y de la UNAM, del Ciesas, del Cimat, del Geo, desde el prin-cipio se dijo que haba que crear un centro de alto nivel cientfi-co, que sirva de referencia para

    analizar los problemas que le co-rresponden y nos dijimos desde entonces, que bamos a hacer un centro que no sea botn poltico de nadie, expres Loyola.

    El Centro ha sido instituido tambin, dijo Loyola, como una institucin novedosa, como un modelo que va ms all de las universidades pblicas y de los Centros Conacyt, en cuanto que se sujeta a criterios de una eva-luacin externa y vinculante a todos los niveles; se ha creado un comit de auscultacin para seleccionar al responsable del Centro, el cual lo va a sugerir a la asamblea de asociados; asi-mismo, otro criterio innovador es que se est considerando que la organizacin acadmica del Centro sea a travs de progra-mas de investigacin sujetos a la transparencia y a planeacin de mediano plazo, y no de de-partamentos o estructuras tra-dicionales.

    Loyola explic que en este proyecto la UNAM no viene a imponerse como un imperio que en ocasiones llega a generar incomodidades entre sus socios de los estados. Aqu, en este caso, se establece como un copartcipe que se asocia con poderes regio-nales para crear algo totalmente nuevo, que tiene sello UNAM, pero que a mediano plazo no va a ser UNAM, y que una vez que atraiga a otras entidades como el IPN, el Cinvestav, etc., tendr muy pronto autoridad acadmica y su propia identidad a nivel nacional, que es lo deseable, asever.

    Lo ha dicho Enrique del Val, estamos experimentando un nuevo concepto de coope-racin, que si funciona, se va a replicar en otras entidades, finaliz el primer Director del CCGSS.

    AMC

    Para Rafael Loyola Daz, el Centro de Cambio Climtico de Tabasco es el resultado de varios aos de trabajo de muchos investi-gadores para crear un centro de alto nivel cientfico.

    rras idneas para la produccin agrcola y que cuenta con una de las mayores riquezas que la dis-tinguen: su gente, expres.

    Por eso, coment, la UJAT ve con agrado que se haya privile-giado al estado como el lugar para el establecimiento del centro.

    Estoy plenamente seguro que las prximas generaciones habrn de reconocer y agradecer este mo-desto esfuerzo que estamos ha-ciendo para su beneficio, seal.

    Desarrollo de tecnologa e innovacinEn tanto, el director general del Conacyt, Enrique Villa Rivera, expres que el objeto social del Centro, tan importante para el sureste de nuestro territorio, es realizar indagacin cientfica en los campos del cambio global y la sustentabilidad, promover su transferencia y aprovechamiento social a travs del desarrollo de tecnologas y la innovacin.

    Se trata de dar atencin integral a uno de los temas ms relevantes de nuestro tiempo a escala mun-dial, y que se relaciona de manera directa con el presente y el futuro de la humanidad: el cambio global y la sustentabilidad, con la focali-zacin de su mbito de influencia en la regin sureste de la Repbli-ca, y con proyeccin geogrfica hacia Centroamrica y el Caribe.

    Por su parte, el gobernador ta-basqueo, Andrs Granier, sostuvo que la investigacin cientfica es la inversin ms redituable para im-pulsar el progreso de Mxico, pro-piciar el desarrollo de sus regiones y aspirar a un futuro ms sustentable.

    Por ello es de suma impor-tancia la creacin del Centro, institucin de alcance regional y perspectiva internacional.

    La instancia beneficiar con su labor a todos los estados de la regin y har del sureste y de Tabasco referentes en materia de cambio climtico, fuentes de energa, gestin integral del agua, ecosistemas y biodiversidad. En este acto se sientan las bases de una institucin cientfica de pri-mersimo nivel para prevenir, mitigar y adaptarnos a ese fen-meno, edificar una convivencia ms respetuosa con el ambiente y heredar a las nuevas generacio-nes un destino ms promisorio y sustentable, sentenci.

    El primer directorRafael Loyola, director del CCGSS, es investigador titular B del IIS, miembro del Sistema Na-cional de Investigadores y de la Academia Mexicana de Ciencias, de la que fue coordinador del rea de ciencias sociales durante dos periodos; ha sido secretario aca-dmico de ese Instituto.

    Asimismo, coordinador aca-dmico de FLACSO-Mxico, di-rector general del Centro de Inves-tigaciones y Estudios Superiores en Antropologa Social (CIESAS) y secretario de Investigacin y Vinculacin en la Coordinacin de Humanidades de la UNAM; adems, es autor de cuatro libros y coordinador de seis ms.

    Ha sido miembro y presidente de comits cientficos, de tica, de comisiones dictaminadoras, fun-dador de revistas especializadas y de programas de formacin de maestra y de doctorado, asesor de tesis e integrante de jurados de premiacin, entre otros.

    El cientfico mexicano

    y doctor en historia,

    Rafael Loyola Daz,

    fue nombrado como

    primer director

    general del Centro

    del cambio Global y

    Sustentabilidad en el

    Sureste por consenso

    de los miembros de

    la asociacin

    Jueves 26 de julio de 2012 o11 milenio O CAMPUSwww.campusmilenio.com.mx

  • Redaccin [email protected]

    Estudiantes de Ingeniera Civil UPAEP, regresaron tras realizar un intercam-bio acadmico en esa universidad, y en donde participaron desarro-llando proyectos de investigacin, adems de adquirir niveles competitivos que les ofrezcan un mayor beneficio y oportunidad de relacionarse.

    Los alumnos Mariazel R os Motte, Ismael Sal-gado Linares, y Luis Javier Morn Hor-nedo, recibieron una invitacin directa por parte de uno de los profe-sores de la OSU, Avdhesh Tya-gi, quien en su visita a la UPAEP, en el periodo de Otoo 2010, se llev una impresin favorable de los futuros profesionistas.

    Un punto relevante, es que los proyectos de investigacin en los que estuvieron participan-do los estudiantes de la UPAEP, son exclusivos de estudiantes de maestra y doctorado en Estados

    Unidos, pero debido al excelente desempeo, se les permiti a los jvenes mexicanos participar con ellos.

    Por su parte, Pedro Luis Daz Bermdez, coordinador del Pro-grama de Ingeniera Civil UPAEP, explic que en un intercambio acadmico no solo se trata de aprender cosas tcnicas, sino tambin el crecimiento a nivel

    cultural que puede tenver, al vivir con gente de otros pases y otras culturas distintas.

    Detall que este tipo de ex-periencia brinda la oportunidad de convivir con gente de diversas

    culturas y pases, adems de conocer nuevas ideas, en-seanzas y la disciplina que les caracteriza, situacin que les per-mite desarrollar un importante creci-miento personal. El beneficio es muy grande ya que creces en to-dos los sentidos tanto personales como educativos.En ese sentido,

    mencion que el con-cepto de intercambio

    era considerado solo para conocer el pas e ir en

    un plan limitado a lo educa-tivo; sin embargo