Bolivia Kruse

download Bolivia Kruse

of 42

  • date post

    13-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    11
  • download

    0

Embed Size (px)

description

bolivia

Transcript of Bolivia Kruse

  • Transicin poltica y recomposicin sindical. Reflexiones desde Bolivia Titulo Kruse, Tom - Autor/a Autor(es)Los sindicatos frente a los procesos de transicin poltica En:Buenos Aires LugarCLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales Editorial/Editor2001 Fecha

    ColeccinCentral Obrera Boliviana, COB; Democracia; Violencia; Sindicatos; Politica;Sindicalismo; Bolivia ;

    Temas

    Captulo de Libro Tipo de documentohttp://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/clacso/gt/20101108015159/9kruse.pdf URLReconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.0 Genricahttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/deed.es

    Licencia

    Segui buscando en la Red de Bibliotecas Virtuales de CLACSOhttp://biblioteca.clacso.edu.ar

    Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO)Conselho Latino-americano de Cincias Sociais (CLACSO)

    Latin American Council of Social Sciences (CLACSO)www.clacso.edu.ar

  • Los sindicatos frente a los procesos de transicin poltica

    A pesar de todas las dificultades que enfrenta en este momento el movimien-to sindical venezolano, al cual los patrones oficiales y privados no le reconocenlegitimidad basndose en que sus directivos tienen el perodo de mando vencidoy no han sido relegitimados, y a pesar tambin del desprestigio de vastos secto-res sindicales tradicionales, en el seno de los trabajadores se ha producido unareanimacin del debate sindical y una gran expectativa por lo que ser el proce-so electoral convocado para el primer semestre del 2001. Valga destacar el hechode que un movimiento como el Nuevo Sindicalismo, con importante implante so-bre todo en la masa trabajadora de las empresas bsicas y en el sector elctrico ytelefnico, persistente cuestionador de la CTV, ha decidido competir en las elec-ciones de esa central, lo que fortalece el carcter plural de esa confederacin. Demanera que, si como resultado del intento del gobierno por intervenir al movi-miento sindical y del debate que se abri en el pas sobre este tema, se produje-ran avances para la unificacin, la reestructuracin y el fortalecimiento del respe-to y la valoracin de las libertades sindicales en Venezuela, paradjicamente elmovimiento sindical venezolano estara dando pasos de avance hacia su transfor-macin y verdadera legitimacin en medio de la mayor crisis que ha enfrentadodesde los tiempos de la dictadura perezjimenista en la dcada de los aos 50.

    152

  • Transicin poltica y recomposicin sindicalReflexiones desde Bolivia *

    Tom Kruse**

    153

    Introduccin

    Uno

    E l lunes 17 de enero de 2000 se inici en la ciudad de El Alto el XII Con-greso Ordinario de la Central Obrera Boliviana (COB). En los das ante-riores ya se anunciaba que no sera un Congreso simple: varios sectoresimportantes anunciaban su inasistencia, y sectores campesinos del altiplano exi-gan una vez ms cambios en la estructura orgnica que les impiden asumir la di-rigencia de la ente matriz. Ni se logr conformar un presidiumlegtimamente: delas 63 organizaciones, slo votaron 31. A los 3 das, 22 organizaciones se irandel Congreso; se declarara un cuarto intermedio de 90 das, y retomar el Congre-so en Potos -donde tambin habran de fracasar los intentos por llevar a cabo elCongreso. Coment un dirigente: El XII Congreso naci muerto. En abiertaactitud de burla, observadores y analistas en los medios hablaron de la muertecerebral de la COB1.

    * El autor quiere agradecer los comentarios, crticas y estmulos de Carlos Arze, Ricardo Calla, Sil-via Escobar,Alvaro Garca, Raquel Gutirrez, Fernando Mayorga, Lourdes Montero, Oscar Olivera,Jos Seoane, Carlos Villegas y Fernanda Wanderley. Desde luego, cualquier error u omisin es la res-ponsabilidad exclusiva del autor.**Investigador del Centro de Estudios del Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) en La Paz.

  • Los sindicatos frente a los procesos de transicin poltica

    Dos

    El lunes 10 de abril de 2000, desde el balcn de la Federacin de Fabriles deCochabamba, el dirigente de dicha federacin se dirige a una multitud de ms de70.000 personas para declarar una victoria: el sistema de agua de la ciudad, re-cin concesionado a un consorcio montado por la Bechtel Corporation de EstadosUnidos, sera ahora desprivatizado, y la legislacin sobre agua potable sera cam-biada segn las demandas de los campesinos de la regin. Movilizaciones de cre-ciente magnitud y militancia desde enero de 2000 haban culminado en 5 das deferoces batallas callejeras contra policas y efectivos militares, con un saldo de unmuerto y docenas de heridos de bala. Das antes, en pleno estado de sitio, efecti-vos de la polica de lite en La Paz iniciaron una huelga por aumentos salariales;concedido el aumento de 50%, salieron a reprimir. En tanto, en el altiplano se le-vantaron la comunidades de Achacachi; la represin militar dej un saldo de 4muertos. En abierta actitud de perplejidad, observadores y analistas en los mediosconcedieron que, tal vez, la historia no haba llegado a su fin, mientras que otrosanunciaron la primera rebelin del nuevo milenio.

    El problema

    La yuxtaposicin de estas imgenes estilizadas es deliberada: mientras laCOB deambula sin rumbo ni dirigencia, el pas revienta en escenarios de conflic-tividad que producen, por primera vez desde 1985 y el ajuste, una ruptura en elzeitgeist. Dos cosas quedan claras: por un lado, desde las calles y campos la gen-te haba anunciado algn lmite del modelo; por el otro haban demostrado queestas conflictividades tienen una relacin dbil y ambigua con los sindicalismosy lo que queda de la COB. Sobre esta tensin -COB descendente, malestar y con-flictividad ascendente- se debate la crisis y el futuro del sindicalismo en Boliviahoy. Detrs de esta tensin yacen preguntas profundas: cul es la relacin entrelos actores emergentes de los conflictos recientes y el mundo del trabajo? Yms a fondo, como se preguntaba Las Abramo ... quanta pobreza, quanta exlcu-so, pode aguantar uma democracia? (Abramo, 1999: 42).

    En este ensayo pretendemos juntar algunos elementos para este anlisis. Mi-ramos primero hacia atrs al nacimiento y desarrollo de la COB, perfilando bre-vemente el proceso de continuidad de rupturas (Dunkerley, 1992: 181)2 en elcual la COB en su relacin con el estado de la Revolucin Nacional, erigira uncorporativismo sui generis, necesario para entender lo peculiar de la transicinboliviana en 1982. Mientras la COB, jug un rol decisivo en el proceso polticopara conquistar la democracia, el ajuste de 1985 resultara ser una democracianecesariamente neoliberal, cuyo sine qua nonera la extincin de la COB comoactor poltico.

    154

  • Luego, revisaremos brevemente los cambios en los procesos productivos in-dustriales y el mercado de trabajo desde 1985, un perodo marcado por la esta-bilizacin sin reactivacin. Detrs de la no-reactivacin se daran cambios im-portantes -de precarizacin, informalizacin, polarizacin, y exclusin- que, a lavez, complejizaran significativamente el terreno de una reconstitucin sindical.Para concluir, revisaremos tres campos de debate-propuesta sobre la crisis delsindicalismo hoy en Bolivia (tomado de Arze Vargas, 2000), y las visiones y es-trategias emergentes de dirigentes fabriles de tres Federaciones de Fabriles dife-rentes.

    Concluimos que, aunque hay rebrotes de conflictividad y emergencia de nue-vos actores, estamos todava lejos de iniciar un proceso claro de recomposicinsindical en el mbito productivo urbano. Los cambios observados en los proce-sos productivos tienden a dificultar esta recomposicin, introduciendo ambige-dades a la relacin entre el mundo del trabajo y la accin colectiva y poltica. Conla disolucin de la COB, las federaciones y sindicatos en la prctica ingenian suspropias estrategias sindicales. Estas estrategias tienden a ser improvisadas, defen-sivas y reactivas, y tienden a divergir de las estrategias ms polticas del pasado,aunque ms por necesidad que por una opcin poltica o ideolgica. No obstan-te, mostramos que en algunos casos el entorno conflictivo y la ausencia de un dis-curso ordenador impuesto desde arriba conducen a bsquedas fructferas.

    Antecedentes

    En el centro de la transicin poltica y recomposicin sindical en el casoboliviano, hay una paradoja. En Bolivia, la Central Obrera Boliviana (COB) eraun movimiento sindical, y su matriz ordenadora ... la autora principal de la re-cuperacin de la democracia actual en Bolivia... (Calla, 2000: 218). No obstan-te, a pocos aos esta autora sera una de las primeras vctimas de esta flaman-te democracia en su fase neoliberal. El proceso de ajuste econmico en Bo-livia, iniciado en plena democracia en 1985 con el Decreto Supremo N 21060,presupona y requera una radical desmovilizacin y desarticulacin de la COB.La devaluacin y contraccin requeridas por los arquitectos del ajuste no permi-tiran inelasticidades no-naturales en la fijacin de los precios, o ataduras a la dis-crecionalidad ejecutiva desde la sociedad. En este sentido, se estaba cerrandotambin un captulo de la historia contempornea boliviana, el del ciclo del esta-do del 52.

    Este estado y la misma COB naceran bajo el impacto del acontecimiento his-trico ms importante de la historia social boliviana desde la fundacin de la re-pblica, la Revolucin Nacional de abril de 1952. Con las revoluciones de Mxi-co, Cuba y Nicaragua, la revolucin en Bolivia representa uno de los procesos detransformacin social ms importantes de Amrica Latina en el siglo XX. Conce-

    155

    Tom Kruse

  • Los sindicatos frente a los procesos de transicin poltica

    bido inicialmente como un golpe, se convertira en un alzamiento popular arma-do de mineros, fabriles, y luego campesinos, que rebalsara las intenciones de losgolpistas. Llevara a la nacionalizacin de las minas de los barones del estao (larosca) y su conversin en empresas estatales bajo la direccin de un estado de-sarrollista. Iniciara procesos de ciudadanizacin (educacin,