Bolet­n N 01- 2018 Anticorrupci³n y Justicia .otras palabras, la norma penal dej³ de...

Click here to load reader

download Bolet­n N 01- 2018 Anticorrupci³n y Justicia .otras palabras, la norma penal dej³ de ser un

of 22

  • date post

    12-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Bolet­n N 01- 2018 Anticorrupci³n y Justicia .otras palabras, la norma penal dej³ de...

  • Anticorrupcin yJusticia penal

    Boletn N 01- 2018

    ALGUNOS ASPECTOS CONFLICTIVOS DE LA REGULACIN DEL AUTO-BLANQUEO DE CAPITALES EN ESPAA

    ALIANZAS PBLICO-PRIVADAS Y RIESGOS DE CORRUPCIN EN EL PER

    ALCANCES DOGMTICOS DEL DELITO DE NEGOCIACIN INCOMPATIBLE

  • PRESENTACIN p. 3

    Boletn N 01- 2018Anticorrupcin y Justicia penal

    ISBN: 2410-5899Instituto de Democracia y Derechos HumanosPontificia Universidad Catlica del PerPublicacin webhttp://idehpucp.pucp.edu.pe/anticorrupcion/boletin-informativo-mensual

    Edicin: Leslie RosasDiseo y Diagramacin: Ximena Barreto

    ALGUNOS ASPECTOS CONFLICTIVOS DE LA REGULACIN DEL AUTO-BLANQUEO DE CAPITALES EN ESPAA p. 5

    ALIANZAS PBLICO-PRIVADAS Y RIESGOS DE CORRUPCIN EN EL PER p.10

    ALCANCES DOGMTICOS DEL DELITO DE NEGOCIACIN INCOMPATIBLE p. 18

  • 3

    Tras un ao desde la ltima edicin, el Instituto de Democracia y Derechos Humanos (Idehpucp) pone a disposicin del pblico el Boletn Anticorrupcin y Justicia Penal, una publicacin trimestral que aporta informacin valiosa y necesaria en materia de lucha contra la corrupcin.

    En el Per, existe una profunda necesidad de contar con un espacio acadmico especializado que condense estudios jurdicos. El Boletn Anticorrupcin y Justicia Penal genera dicho espacio y lo ofrece como herramienta en el control y prevencin de la corrupcin.

    El objetivo principal del Boletn es generar conocimiento, reflexin y debate sobre diversos temas de inters de la sociedad civil y, especialmente, de los/as operadores/as de justicia y acadmicos/as en general. Dado nuestro escenario poltico y los graves casos de corrupcin que se han denunciado en los ltimos meses, la presente edicin cuenta con tres investigaciones de suma relevancia acadmica que abordan distintos temas controvertidos en torno a la persecucin y sancin penal de casos de corrupcin y lavado de activos.

    El primer artculo acadmico, escrito por el Profesor de Derecho Penal de la Universidad de Murcia, Jacinto Prez, muestra la discusin doctrinal y jurisprudencial que ha surgido en Espaa en torno a la sancin del lavado de activos en casos de autolavado (o autoblanqueo). Como bien reconoce este au-tor, en Espaa, ha quedado claro para la jurisprudencia penal actual que el autolavado tambin debe ser penalizado. El tema del delito de lavado y autolavado cobra especial relevancia en nuestro pas, dada la existencia de investigaciones penales importantes como la del financiamiento del partido poltico Fuerza Popular. Aqu, por ejemplo, se podra estar ante un caso de autolavado proveniente de un delito tributario cometido por la propia organizacin poltica en un eventual ocultamiento de informacin a la SUNAT respecto a los fondos recibidos ilegalmente de empresas como Odebrecht. Asimismo, la investigadora del Idehpucp, Marit Bustamante, presenta una interesante investigacin sobre las asociaciones pblico privadas (APP) y su vinculacin con la corrupcin. El trabajo realizado muestra cmo este instrumento contractual, de mucha utilidad para el desarrollo eficiente de obras pblicas, se puede convertir en un vehculo ptimo para los actos de corrupcin cuando se abusa de l. Casos actuales, como el de la carretera Interocenica y la del Aeropuerto de Chichero, demues-tran que diversas deficiencias normativas, la falta de trasparencia y una inadecuada fiscalizacin por parte de organismos autnomos han generado que se filtren actos de corrupcin de naturaleza penal (colusin, cohecho, trfico de influencias, lavado de activos derivados de actos de corrupcin, etc.). Esta entrega tambin presenta un anlisis jurdico penal de uno de los delitos ms recurrentes y graves de corrupcin: el delito de negociacin incompatible. Daniel Quispe, investigador del Grupo de Investigacin en Derecho Penal y Corrupcin de la Pontificia Universidad Catlica del Per, se encarga de mostrar cmo este delito es frecuente en contextos de contratacin pblica (licitaciones, APP, etc.). La negociacin incompatible constituye un ilcito, desde mi punto de vista, residual, en la medida en que la colusin desvalora y sanciona mejor todo el hecho de corrupcin cuando se trata de un acuerdo ilcito entre Estado y contratista privado, que defrauda los intereses de aquel en un contexto de contratacin pblica. De todos modos, el delito de negociacin incompatible cumple un rol importante para erradicar y prevenir el desempeo de la funcin pblica interesada y parcializada

    PRESENTACIN

  • 4

    en contextos de contratacin pblica que busca subrogar los intereses privados por encima de los intereses pblicos.

    Por ltimo, cabe hacer una reflexin sobre la coyuntura poltica actual que se ha visto muy marcada por posibles actos de corrupcin en torno a altas figuras del poder pblico como el anterior Presiden-te de la Repblica, ministros de Estado y congresistas. Las revelaciones de los famosos keikovideos o kenjivideos denotan, una vez ms, la compraventa de la funcin pblica para favorecer intereses espurios que no atienden al bien comn. Cuando se pensaba que, luego de lo vivido en la dcada de los 90, la sociedad y actores polticos del pas haban aprendido mnimamente de las lecciones deja-das por los hechos de alta corrupcin de esa poca y su respectiva persecucin y sancin por parte del sistema de justica, fuimos testigos de lo contrario. La corrupcin ha aprendido, se ha perfeccionado y ha buscado nuevos modus operandis para filtrarse en la dinmica funcionarial. Tal y como sucedi luego de la cada del rgimen fujimorista a principios de este siglo, se hace imprescindible que el sistema de justicia se fortalezca y emprenda todas las acciones necesarias para investigar, procesar y sancionar eficazmente los actos graves de corrupcin que se vienen conociendo da a da. Esto se hace imperioso, sobre todo, respecto de casos tan emblemticos como los vinculados a la operacin Lava Jato en la obtencin y ejecucin de grandes obras de infraestructura y el financiamiento ilcito de campaas y partidos polticos.

    Rafael Chanjan DocumetCoordinador del Proyecto Anticorrupcin del IDEHPUCP

  • 5

    ALGUNOS ASPECTOS CONFLICTIVOS DE LA REGULACIN DEL AUTO-BLANQUEO DE CAPITALESEN ESPAA

    Foto: El Pas El caso interregional Lava Jato constituye el delito de blanqueo

    de dinero.

    Por Jacinto Prez Arias1

    Introduccin

    L a exagerada tendencia reformista del legislador espaol ha convertido al cdigo penal (del 95) en la norma ms modificada de nuestra historia penal-codificada. Quedan hoy muy pocos aspectos de aquel cdigo original. Muy al contrario, estamos ante una norma que en ningn caso responde a un esquema comn de poltica criminal. Todo son parches y todo es reforma aislada, antagnica y asistemtica, dificultando as al intrprete una hermenutica conjunta, sin fisuras y sistemtica. En otras palabras, la norma penal dej de ser un cdigo en sentido estricto para convertirse en una nor-ma botiqun con apenas instrucciones de uso, al servicio de los partidos polticos y de los tiempos.Son muchas las voces que aconsejan y demandan un cdigo penal cercano a la comprensin del profano, y es cierto que tal proximidad evitara la implosin de la ciencia criminal. Sin embargo, su destruccin seguira siendo inevitable a travs de la consecuente explosin del sistema.

    El cdigo penal no puede, en ningn caso, pertenecer a los gneros literarios que permiten una clasi-ficacin por edades o nivel educativo. Es una norma muy tcnica, que regula aspectos muy graves de la sociedad y que, por ello, va dirigida a quien ejerce la potestad punitiva del Estado. No es una norma

    1 Doctor en Derecho, Profesor de Derecho Penal de la Universidad de Murcia (Espaa). Abogado.

  • 6

    moral, ni tampoco periodstica, y ello por mucho que algunos cronistas penales la tengan como libro de cabecera. En algunos temas la mayora- sera como pedirle a un anatomopatlogo que hiciera de su especialidad una descripcin manualstica para el pblico en general.

    Entre estas numerosas reformas espaolas, en materia criminal, destaca, en el ao 2010, la modifica-cin del artculo 301 del Cdigo Penal, precepto relativo al blanqueo de capitales, lavado de capitales o legitimacin de activos (no ser el nomen iuris lo que dificulte esta singular regulacin positiva).

    En efecto, la LO 5/2010, adems de incorporar la responsabilidad penal plena de las personas ju-rdicas en Espaa2 (y modificar otras materias importantes), decidi, a partir de recomendaciones internacionales3, ampliar la definicin tpica del delito de blanqueo de capitales sumando nuevas conductas a sus tres tradicionales acciones: adquirir, convertir o transmitir.

    Partiendo de ellas, el legislador del 2010 aadi las conductas de poseer y usar, introduciendo as, de manera autnoma, el auto-blanqueo de capitales como forma posible de comisin de este delito.

    Agotamiento del delito antecedente

    Aunque no haremos un anlisis pormenorizado del delito de blanqueo de capitales (sino partir de l4), s debemos sealar que el ncleo esencial del delito es la legitimacin de aquellos bienes que tienen su origen en una actividad delictiva. Es decir, primero se ha de haber obtenido el bien a travs de una conducta delictiva y luego se ha de pretender su legitimacin a travs de su adquisicin, con-versin, transmisin, posesin o uso; bien sea por el mismo sujeto que cometi aquel delito inicial (o delito antecedente), o por cualquier otra tercera persona. La finalidad perseguida, por tanto, es la de ocultar o encubrir el origen ilcito del bien5, conducta finalstica residual6 (ocultar o encubrir) que tambin queda descrita en el mencionado artculo 301 del cdigo penal espaol.

    La conducta delictiva se hace partir siempre de la comisin previa del delito antecedente, lo que ha permitido aseverar que este delito se encontraba consumado y agotado. Era lgica, adems, esta con-clusin, pues solo poda en trminos de injusto tpico- adquirirse, conv