Bolet­n _17

download Bolet­n _17

of 80

  • date post

    26-Jun-2015
  • Category

    Documents

  • view

    491
  • download

    21

Embed Size (px)

Transcript of Bolet­n _17

Boletn 17

n d i c eEditorial................................................................................................2 Noticias Verdes ....................................................................................3 Proyectos de desarrollo para la conservacin de los bosques de argn en Marruecos Luisa Cornejo ......................................................................................7 Opinin (La encina) ............................................................................10 Jardn Educativo del Monte Mediterrneo Museo Nacional de Ciencias Naturales Erre que erreAndrs Revilla, Charo Piango y Juan Manuel Martnez ......................11 ARBA Tres cantos ............................................................................20

"... y al principio fue un rbol" Adolfo Gutirrez (Txirpial) ................................................................21 Urbanismo salvajeRicardo SanFelix Bailach (El Arbero Levantino) ..................................22

Ecuador: Entre cero y seismil metros Carlos Fierro ....................................................................................23 Especula, de qu va esto? Carlos Fierro ....................................................................................37 El tabln de noticias..........................................................................38 Abies x masjoannis Masf en los jardines del Museo Nacional de Ciencias Naturales Andrs Revilla. ..................................................................................39 Noticias de andar por casaHa nacido ARBA Extremadura y Las ARBAs del sur ..........................41

El orgullo de la tierra en la vergenza nacional: Las Tablas de Daimiel por dentro Andrs Revilla ..................................................................................43 Comunidades vegetales atlnticas sobresalientes de los Montes de Ciudad Real, la aliseda de Angorrilla y el avellanar de Campillo. Enrique Luengo Nicolau. ....................................................................45 El tabln de noticias..........................................................................49 Dnde dejo mi bellota.? El dilema del plantabosques Pruden Fernndez Gonzlez................................................................51 En la sementera ................................................................................55 Boletn d e A RBANmero 17, mayo 2006. Imprime: Grficas Gil Sanz. ISSN 11338-0934 Depsito legal: M-29302-1997 Direccin y diseos: Carlos Fierro. Maquetacin: Lola Lpez y Carlos Fierro. Colaboracin: Cruz Leva, David Pantiga y Andrs Revilla.

Sobre el chayote y la chayotera (Hojas sueltas) Gnter Kunkel ..................................................................................56 Aprovechamientos del monte mediterrneo Efrn Martn Martn ..........................................................................59 Nuevos taxones vegetales para las Sierras Tejeda y AlmijaraPulido Pastor, A. Hernandez Gonzalez, V. y Lasso de la Vega Westendorp, B. ....................................................78

Fototeca de salidas de ARBA ..........................................................80Portada: Argn en Marruecos, foto Luisa Cornejo; Epifitas sobre cctus, foto Carlos Fierro. Fotos contraportada: (arriba).Argn, con dromedarios y cabra en Marruecos. Fotos: Luisa Cornejo. (abajo) Fotos Ecuador: Carlos Fierro.

1

Boletn 17

EditorialDe nosotros dependeNo somos, ni queremos, ni tan siquiera nos gusta ser alarmistas, catastrficos, o apocalpticos. Esos eptetos son ajenos a nosotros, a pesar de que as les gusten llamarnos a aquellos que tras sus depredadoras acciones en contra de la naturaleza y para encubrir sus malas actuaciones se defiendan acusndonos de eso y de cosas peores. Realmente somos como el resto de la gente, nos gusta vivir, tener comodidades, disfrutar de la vida, mirar al futuro, sentir y amar. Tambin tenemos nuestros defectos, como todo hijo de vecino, pero no se nos puede acusar de estar en contra del progreso, eso nunca!, estamos por el progreso, el progreso de todos, un progreso sostenido, un progreso respetuoso con el medio, el cual nos de aire limpio para respirar, agua para beber, paisaje para nuestro deleite, tierra para comer y andar, bosques y animales para dejar a los que vengan detrs. Somos muchas las personas que pensamos esto, de todo tipo y condicin, y muy pocas las que amparndose de su poder actan de forma contraria. La ambicin, el poder, el dinero las corrompen, siendo capaces de hipotecar el futuro de todos, nuestro bienestar y salud con tal de alcanzar sus objetivos. No nos importara que fueran ricas, pero s que destruyan el medio en el que vivimos para conseguir ese objetivo, porque el medio no es suyo, sino de todos. Pensamos que contra ellos no podemos hacer nada, que son intocables, que pueden destruir el mundo y a todos los seres que viven en l, que pueden atropellar nuestro medio natural, construir, destruir, exterminar, modificar a su antojo, contaminar, pero nos equivocamos, realmente los intocables somos nosotros, pero nos falta confianza, nos hemos derrotado a nosotros mismos, lloramos, nos quejamos y despus de lamentarnos nos encerramos en nuestras casas con una manta para no ver nada, dejando el camino libre a la expoliacin. Hay un refrn que dice: "Un grano no hace granero pero ayuda al compaero". Un hombre solo no hace nada, aunque puede hacer mucho. Una pequea organizacin no hace gran cosa, pero muchas pequeas organizaciones pueden hacer mucho. Eso es lo que nos falta, pequeas organizaciones en muchos pequeos sitios. Hasta ahora, los destructores han llevado la iniciativa, despus de ellos siempre hemos ido nosotros, los anti, pero no hay que ser anti sino ante. A la vida hay que cuidarla, hay que mimarla, hay que quererla. Y la vida es la tierra, sus ros, su lagos y mares, sus plantas y bosques, sus aires, montaas y llanos, sus animales y sus hombres. No se puede destruir ms, ni expoliar ms, hay que parar, hay que desacelerar. Yo, tu, l, todos, se puede lograr, slo hay que caminar, andar, y eso no es difcil de hacer, basta con apartar la manta. Hace tiempo planteamos la idea que cada pueblo debera tener un arbero, porque donde hay uno se planta un rbol, donde se planta un rbol surge un bosque, donde surge un bosque surge vida, y donde hay vida, se desplaza a la muerte. Y hoy ms que nunca se necesita desplazar a la muerte. Planta un rbol, forma un bosque. 2

Boletn 17

N o t i c i a s v e r d e sRecopilacin y comentarios: Carlos Fierro

El acebo y el murdago, en expansin por inviernos ms benignos

Dos estudios recientes sugieren que la tendencia hacia inviernos ms benignos est produciendo, en el norte de Europa, una expansin del acebo (Ilex aquifolium), hacia latitudes ms norteas, mientras que el murdago (Viscum album) est ascendiendo altitudinalmente las cuestas alpinas. El acebo ha aumentado su distribucin, rumbo norte, por 120 kilmetros en Alemania y 130 kilmetros en Dinamarca desde los aos cuarenta, en Noruega su expansin es aproximadamente 30 kilmetros. Hay tambin nuevas citas a lo largo de la costa sueca. La distribucin de algunas plantas leosas, especialmente de hoja ancha y perenne, est limitada estrictamente por los factores climticos. Los investigadores dicen que la rpida respuesta del acebo a los cambios en las temperaturas medias hacen de l un buen bioindicador del calentamiento global. Por otro lado, el murdago est ganando altitud como consecuencia del cambio climtico segn investigadores del Instituto Federal Suizo para el Bosque, Nieve e Investigacin del Paisaje. Los cientficos compararon el lmite superior actual para el murdago en el Alpes suizo con los archivos de 1910. El estudio, publicado este ao en el Peridico Internacional de Biometeorology, revel que la planta ha ascendido unos 200 metros en los ltimos cien aos, alcanzando los 1250 metros. Pero, lo que va bien para unos va mal para otros. As, mientras el acebo est extendiendo en Suecia, otros estudios sugieren que las especies del gnero Vaccinium, en Europa, estn cada vez ms en riesgo por el calentamiento. Las observaciones en el nordeste de Suecia indican que el arndano est sufriendo por los inviernos apacibles: haciendo que brote demasiado temprano, con el consiguiente problema de heladas tardas. Y mientras el murdago podra estar extendiendo en la Europa alpina, podra desaparecer en las Islas Britnicas, las subidas de las temperaturas seran impropias para el murdago, y se acantonara en Europa continental.

Un alga roja prometedora: ser la panacea mdica?Investigadores del Georgia Institute of Technology, informan del descubrimiento de un alga roja marina en Fiji que podra usarse para las infecciones bacterianas, el cncer, o incluso el SIDA. La especie de alga roja marina (Callophycus serratus) se encuentra en los arrecifes coralnos poco profundos a lo largo del litoral de la isla de Fiji, en el Pacfico Sur. Del alga se han extrado e identificado diez nuevos compuestos moleculares que podran desarrollarse para el uso farmacutico. Algunos de los compuestos mostraron su poder antibacteriano incluso en cepas resistentes a los antibiticos. Un compuesto, Bromophycolide A, es especialmente intrigante. Puede matar las clulas de tumor humanas activando lo que se llama: muerte celular programada, un tipo de suicidio celular que es considerado una va de investigacin prometedora en el desarrollo de drogas en la curacin del cncer. (Fuente: National Geographic News, octubre, 2005) 3

Boletn 17

Jaque a la naturaleza neozelandesa por un invasor australianoEl opossum comn de cola de pincel, es uno de los animales marsupiales australianos ms simpticos, omnvoro (brotes, frutos, huevos y cras de pjaro), es del tamao de un gato, dejndose ver con facilidad y descaro en parques y jardines mendigando trozos de comida. Sin embargo, en Nueva Zelanda, donde no hay mamfero