Blood, Princess III

download Blood, Princess III

of 27

  • date post

    07-Apr-2018
  • Category

    Documents

  • view

    216
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Blood, Princess III

  • 8/6/2019 Blood, Princess III

    1/27

    KatinaDuranArtigues

    Estaba tumbada en mi cama cuando me despert. Ya era de noche, y la luz tenue de una de las lamparitas

    estaba encendida.

    Alguien me haba puesto el pijama y mi pelo ya estaba completamente seco. Lo ltimo que recordaba erahaber abierto los ojos durante unos segundos en el asiento de atrs del coche de Will, con la cara apoyada enel hombro de alguien, y luego haberme quedado de nuevo dormida.

    -Te encuentras bien? - me pregunt Emil. Alc la cabeza y lo vi de pie, apoyado en una de las columnas deldosel.

    -Cuantas horas he estado durmiendo?

    -Casi siete. - me incorpor.

    -Creo que Dara le hizo una pregunta interesante a Theresa antes de que me desmayara.

    -Theresa no nos ha contado nada an. Esperaba a que te despertaras, ya que esto tambin te interesa a ti.Ellos estn abajo esperando, si te encuentras en condiciones, claro.

    -S, me encuentro en perfectas condiciones. - me levant; Emil me ayud.

    La nica luz que alumbraba era la del fuego de la chimenea, el resto del saln estaba completamente oscuro.Los chicos estaban all, sentados en silencio, mirando fijamente el fuego que les haca brillar los ojos.Theresa sali de la cocina y vino hacia nosotros con una taza en las manos. Yo me sent al lado de Tom.

    -Como te encuentras, Harmonie? - me pregunt Ther.

    -Dbil, pero bien.

  • 8/6/2019 Blood, Princess III

    2/27

    -Ten, sabe bastante mal, pero te ayudar a recuperar las fuerzas ms rpido. Dara ya se la ha tomado y ahoraest como una rosa, verdad?

    Mir a Daragh mientras coga la taza, pero enseguida que ese fuerte y desagradable olor a comida endescomposicin penetr en mi narz mir el lquido color marrn verdoso que haba dentro de esta. Arrugula nariz y me tap la boca al sentir arcadas. Me apresur a alejar la taza de mi cara.

    -Sabe un poco mal, pero debes tomrtela si no quieres sentirte dbil durante das, y sobretodo para evitar quete suba de nuevo la fiebre.

    -Theresa, vas a contestarme a la pregunta que te he echo esta tarde?

    Ther vacil unos segundos antes de empezar a hablar, mirando fijamente las llamas de la chimenea con lacabeza agachada, y los cerr durante unas dcimas de segundos para respirar hondo.

    -Llam a nuestra puerta en plena noche, estaba apunto de dar a luz y nadie la haba visto nunca antes. Esoes lo que me contaron de mi madre. Era tan rubia que su larga melena ondulada pareca del mismo colorque su piel blanca, y tena unos grandes ojos del color de la luna, as fue como me la describieron. Nac enuna granja en Galway, un quince de Diciembre de mil setecientos noventa y ocho. Mi madre muri a las

    pocas horas de haber dado a luz. Sus ltimas palabras fueron Theresa Grinne Rinn, ese ser su nombre.Los Newell me criaron como si fuera una ms de sus cinco hijas, pero pronto descubr mi don, y entonces medi cuenta de que necesitaba viajar para encontrar respuestas y aprender. Solo tena catorce aos. Al cabo deunos dieciocho meses, en el condado de Dubln, o hablar de un tal Conleth Mave Rinn. Decan que era undemente que viva en una cabaa en las montaas. Fui en su busca y no tard mucho en dar con l. Han

    pasado muchsimos aos y todava recuerdo lo nerviosa que estaba antes de llamar a la puerta, y la cara desorpresa que puse cuando ese hombre con el pelo largo y despeinado que ola a alcohol me abri la puerta.Le dije que era su hija y l se limit a sonrer, sin mostrar ni una sola muestra de afecto. Luego me hizo pasary empez a hablarme del miedo que le daba la muerte, de la vida eterna y de las almas. Yo no saba que decirni que hacer. El interior era una cabaa fra y oscura, donde reinaba el desorden. Era imposible andar sin

    pisar algo. Cuando sal de all Conleth me dijo que volviera al da siguiente. Era la primera vez que mehablaba sin parecer que estaba hablando solo. Yo me alej corriendo y llorando, decepcionada con lo que mehaba encontrado, pero al da siguiente volv. Ese hombre me ense cosas, pero estaba tan inmerso en losuyo que muchas veces se olvidaba de mi, o desapareca durante semanas sin decirme nada. Cansada de serignorada por mi propio padre, que solo se preocupaba por l y por su inmortalidad, me march y segu conmi viaje. Ya haban pasado casi dos aos. Ni siquiera me retuvo cuando sal por la puerta. - Theresa se volvihacia nosotros con lgrimas en los ojos. - Siento haberme ido por las ramas, pero es la primera vez que lecuento esto a alguien, y necesitaba hacerlo. - William fue a levantarse, pero Theresa se volvi de nuevo haciala chimenea. - Lo que querais saber es por que mi sangre no es vlida para la pocin. Os lo explicar.Cuarenta aos antes de saber de vosotros, las creaciones de mi padre, (yo era una anciana de ciento quinceaos) tuve un accidente con la magia y la Theresa de pelo rubio y ojos azules, mi verdadero cuerpo, muri.Pero soy bruja, y hay algo que algunas de nosotras sabemos hacer. Mi alma abandon mi antiguo cuerpo y

    fue en busca de otro que hubiera muerto recientemente para habitarlo. Despus de casi un ao de bsquedami alma finalmente encontr un cuerpo compatible, uno que le serva, el de una hermosa joven pelirroja deojos color caf que acababa de perecer, y se aloj en l. Este fsico que veis es el de una chica llamadaGwendoline que muri enferma a los veintitrs aos. Su sangre no es sangre de Conleth, por eso no os sirve.

    Hubo un silencio largo despus de que Theresa nos contara todo aquello. Todos nos habamos quedado sinpalabras y con la boca abierta. Haba mucho que asimilar.

    -Cuando tu padre te maldijo hace cincuenta aos, saba que eras tu? - le pregunt Will. Ella neg con lacabeza.

    -Por suerte para vosotros, mi madre no fue la nica mujer que am a Conleth Mave.

    -Como supiste que Vanessa era una descendiente suya? - le pregunt Tom.

  • 8/6/2019 Blood, Princess III

    3/27

  • 8/6/2019 Blood, Princess III

    4/27

    Dara se puso sobre mi para protegerme con su cuerpo, y no se apart hasta que todo pareci habersecalmado. Lo nico que me hizo sentir fue un leve escalofro, pero eso ahora era lo de menos. Theresa, queestaba en el suelo, y los dems se incorporaron, todos excepto yo. El susto me haba dejado completamente

    paralizada. El fuego de la chimenea se haba apagado y estbamos a oscuras.

    -Ests bien? - me pregunt Dara. Yo asent.

    -Costar arreglar todo esto, y barrer el suelo. Vaya, hay cristales por todo el comedor. - dijo Tom,levantndose a la vez que su hermano.

    -Ests bien, Theresa? - le pregunt Will, ayudndola a levantarse del suelo.

    -S, estoy bien. Conleth har lo posible para impedirnos que nos hagamos con su sangre.

    -Crees que es posible que se la lleve, como hizo con Vanessa? - le pregunt Emil.

    -Proteg el castillo con un hechizo. Harmonie estar a salvo aqu, Conleth no podr entrar.

    -No os parece extrao que no se la haya llevado ya? Hoy mismo ha tenido la oportunidad de hacerlo. -pregunt Will.

    -Hoy ha optado por conducirla hacia unos acantilados, no se que es peor. - dijo Dara.

    -S, la verdad es que me parece bastante extrao. Quiz tenga algo planeado para vosotros, algo diferente, yquiera algo ms de nosotros. - dijo Theresa.

    -Ha intentado matarla!

    -No s si esas eran exactamente sus intenciones, Daragh. Creo que solo pretenda asustarnos, amenazarnos.

    Conleth ha echo muchas cosas malas, pero, que yo sepa, nunca ha matado a nadie.

    -Sea lo que sea no vamos a ceder, eso lo tenemos claro. - dijo Will.

    -Hay que acabar con esto ya, as nos dejar en paz de una vez. - dijo Dara.

    Vi como primero se morda el labio inferior y despus estrechaba la mandbula. Resopl y luego sali delcomedor. Yo de repente me recuper de esa parlisis momentnea y fui corriendo tras l. Lo alcanc por lasescaleras; l no se par.

    -No te preocupes, todo saldr bien.

    -De verdad crees que todo saldr bien? Conleth nos est vigilando, estamos atrapados en este castillo, y tucorres peligro.

    -Todos corremos peligro aqu. Deberas ser un poco ms optimista.

    -Soy realista. Ya nos sali mal una vez, sabes lo que pas con tu ta.

    -Olvida de una vez lo que pas con mi ta, Daragh Sheridan, y centrate en el presente. - sent un fuerte doloren la planta del pie y me par. - Au.

    -Que te pasa? - me cog el pi para mirarlo, tena la planta llena de sangre. - Habrs pisado algn cristal, nodeberas andar descalza. Ve a limpiarte la herida, te traer una venda.

    Di unos cuantos pasos pero tuve que pararme. No me haba dado cuenta antes de lo mucho que me dola alcaminar. Me volv y mir a Dara con el ceo fruncido y cara de dolor. l puso los ojos en blanco y se acerc

  • 8/6/2019 Blood, Princess III

    5/27

    y se agach delante de mi.

    -Sbete a mi espalda, te llevar. - vacil antes de hacerlo. - Agarrate fuerte a mi cuello. Ests lista?

    -S.

    Se levant, sujetndome bien por las piernas que haba enroscado en su cintura.

    -Si te sientes dbil avisame.

    -Gracias, Dara.

    -Por hacer de mula de carga? De nada.

    -Por preocuparte tanto por mi, por cuidarme. Hoy me has salvado la vida.

    -Tu tambin me salvaste no hace mucho.

    -Las personas estamos para ayudarnos mutuamente. La gente debera ayudarse ms, no crees? - hizo elamago de asentir. - Me pregunto si lo hiciste por mi, o porque te recuerdo a mi ta. - se par, y not como sus

    brazos se sentaban. - Lo siento, no quera...

    -Lo hago por ti, por supuesto. - dijo interrumpindome, y sigui andando.

    -Gracias.

    -No hay de que.

    Los cristales de la ventana del cuarto de bao tambin se haban roto, y haban cado todos dentro de laenorme baera cuadrada. Me sent en el borde de sta cuando Dara me dej en el suelo. Me senta algo

    adormecida y tuve que apoyarme a la pared cuando l sali. Aunque llevase guantes a Dara no le servantanto como a los dems, pues todo su cuerpo absorba energa, pero no