Arthur c clarke 3001 odisea final

Click here to load reader

  • date post

    18-Feb-2016
  • Category

    Documents

  • view

    238
  • download

    6

Embed Size (px)

description

 

Transcript of Arthur c clarke 3001 odisea final

  • 3001: ODISEA FINAL

    Arthur C. Clarke

  • Para Cherene, Tmara y Melinda: Que sean felices en un siglo

    mucho mejor que el mo

    Prlogo - Los primognitos

    Llmenlos los primognitos. Aunque ni remotamente eran seres humanos, eran de

    carne y sangre y, cuando miraron hacia afuera, a travs de las profundidades del espacio,

    sintieron pavor reverencial y curiosidad... y soledad. No bien poseyeron el poder,

    empezaron a buscar camaradera entre las estrellas.

    En sus exploraciones se toparon con vida en muchas formas, y observaron la obra de

    la evolucin en mil mundos. Vieron cuan a menudo los primeros chisporroteos tenues de

    inteligencia brillaban y se extinguan en la noche csmica.

    Y debido a que en toda la Galaxia no haban encontrado algo ms precioso que la

    Mente, fomentaron su alborear por doquier. Se convirtieron en labradores en los campos

    de las estrellas: sembraban y, en ocasiones, cosechaban.

    Y, en ocasiones, sin apasionamiento alguno, tenan que erradicar los cultivos

    desviados.

    Los grandes dinosaurios haban desaparecido haca ya mucho, su promesa matutina

    aniquilada por un mazazo al azar proveniente del espacio, cuando la nave de exploracin

    ingres en el Sistema Solar despus de un viaje que ya haba durado mil aos. Pas al

    lado de los congelados planetas exteriores, hizo una breve detencin por encima de los

    desiertos del agonizante Marte, y pronto mir hacia la Tierra.

    Extendindose por debajo de ellos, los exploradores vieron un mundo en el que

    pululaba la vida. Durante aos estudiaron, recogieron, catalogaron. Cuando hubieron

    aprendido todo lo que pudieron, empezaron a introducir modificaciones. Manipularon, con

    irregular habilidad, el destino de muchas especies, tanto en tierra como en los mares.

    Pero cul de sus experimentos iba a rendir frutos, no lo podran saber hasta dentro de un

    milln de aos cuando menos.

    Eran pacientes, pero an no eran inmortales. Haba tanto por hacer en ese universo

    de cien mil millones de soles, y otros mundos estaban llamando! As que, una vez ms,

    partieron hacia el abismo, conscientes de que nunca ms volveran a esos parajes, y

  • tampoco haba necesidad de que lo hicieran: los servidores que haban dejado atrs

    haran el resto.

    En la Tierra, los glaciares vinieron y se fueron, mientras que, por sobre ellos, la

    inmutable Luna todava conservaba su secreto proveniente de las estrellas. Con ritmo aun

    menor que el del hielo polar, las mareas de civilizacin fluan y refluan de un punto al otro

    de la Galaxia. Extraos y hermosos y terribles imperios se alzaron y desplomaron,

    transmitiendo su sabidura a sus sucesores.

    Y ahora, all afuera, entre las estrellas, la evolucin se diriga hacia nuevas metas.

    Haca mucho que los primeros exploradores de la Tierra haban llegado hasta los lmites

    que permitan la carne y la sangre.

    No bien sus mquinas fueron mejores que sus cuerpos, se fue el momento de mudar:

    primero el cerebro, y despus los pensamientos solos; los transfirieron a relucientes

    hogares nuevos de metal y piedra preciosa: en ellos vagaron por la Galaxia. Ya no

    precisaban naves espaciales: ellos eran naves espaciales.

    Pero la era de las entidades-mquina pas con celeridad. En su incesante

    experimentacin haban aprendido a acumular conocimientos en la estructura del espacio

    en s, y a conservar sus pensamientos eternamente en congeladas mallas de luz.

    En consecuencia, ya como energa pura, ahora se transformaron a s mismos. En miles

    de mundos, las cascaras vacas que haban descartado se contraan espasmdicamente

    un tiempo, siguiendo una vesnica danza de muerte; despus se desintegraban,

    convirtindose en polvo.

    Ahora eran Seores de la Galaxia y podan desplazarse a voluntad entre las estrellas o

    sumergirse como sutil vaho a travs de los intersticios mismos del espacio. Aunque

    estaban libres, por fin, de la tirana de la materia, no haban olvidado del todo su origen,

    en el tibio lgamo de un mar fenecido. Y sus maravillosos instrumentos todava

    continuaban funcionando, vigilando los experimentos comenzados tantas eras atrs.

    Pero esos experimentos ya no eran siempre obedientes a los mandatos de sus

    creadores: al igual que todas las cosas materiales, no eran inmunes a las corrupciones

    del Tiempo y de su paciente, insomne servidora, Entropa.

    Y, en ocasiones, descubran y buscaban metas propias.

    I - Ciudad de las estrellas

    1 - Arreador de cometas

  • El capitn Dimitri Chandler [M2973.04.21/93.106// Marte//Acad Espacial3005] o "Dim"

    para sus amigos ms apreciados estaba comprensiblemente molesto: el mensaje de la

    Tierra haba tardado seis horas en llegar al remolcador espacial Goliath, que aqu estaba

    ms all de la rbita de Neptuno. Si hubiera llegado diez minutos ms tarde, Chandler

    podra haber respondido:

    Lo siento, no puedo partir ahora: acabamos de empezar el despliegue de la pantalla

    solar.

    La excusa habra sido perfectamente vlida: envolver el ncleo de un cometa con una

    lmina de pelcula reflectora de nada ms que unas molculas de espesor, pero de

    kilmetros de lado, no era la clase de trabajo que se poda abandonar cuando estaba

    semicompletado. As y todo, sera buena idea obedecer esa ridcula solicitud: a Chandler

    ya no lo apreciaban en las regiones que daban hacia el Sol, aunque no por culpa de l. La

    recoleccin del hielo de los anillos de Saturno y su posterior acarreo hacia Venus y

    Mercurio, donde se lo necesitaba realmente, haba comenzado en la dcada del 2700:

    tres siglos atrs. El capitn Chandler nunca logr ver diferencia real alguna en las

    imgenes de "antes y despus" que los conservacionistas solares siempre estaban

    mostrando para respaldar sus acusaciones de vandalismo celeste, pero el gran pblico,

    todava sensible a los desastres ecolgicos de siglos anteriores, haba opinado de manera

    diferente, y la propuesta de "No tocar Saturno" se haba aprobado por considerable

    mayora. Como resultado, Chandler ya no era un Cuatrero de los Anillos, sino un Arreador

    de Cometas.

    As que ah estaba, a una apreciable fraccin de la distancia a Alfa del Centauro,

    reuniendo trozos rezagados provenientes del Cinturn de Kuiper. Por cierto que aqu

    haba suficiente hielo como para cubrir a Mercurio y Venus con ocanos de kilmetros de

    profundidad, pero podra llevar siglos extinguir las erupciones volcnicas de esos planetas

    y hacer que fueran aptos para habitarlos. Los conservacionistas solares, claro est,

    todava protestaban contra esto, aunque ya no con tanto entusiasmo: los millones de

    muertos causados por la ola ssmica que gener el asteroide que se estrell en el Pacfico

    en 2034 qu irnico que el impacto, de haberse producido en tierra firme, habra

    ocasionado mucho menos dao! les haban recordado a todas las generaciones futuras

    que la especie humana tena demasiados huevos en una sola y frgil canasta.

    "Bueno", se dijo Chandler, "pasarn cincuenta aos antes de que este paquete en

    particular llegue a destino, as que la demora de una semana apenas si significara mucha

    diferencia. Pero todos los clculos sobre rotacin, centro de masa y vectores de impulsin

  • se tendran que rehacer y retransmitir a Marte para que los corroboren." Era una buena

    idea hacer las sumas con cuidado, antes de empujar miles de millones de toneladas de

    hielo a lo largo de una rbita que podra ponerlo a una distancia tal que bombardeara la

    Tierra con granizo.

    Tal como lo haba hecho tantas veces antes, la mirada del capitn Chandler err hacia

    la antigua fotografa que tena sobre el escritorio: mostraba un vapor de tres mstiles,

    empequeecido en comparacin con la montaa de hielo que se alzaba amenazador a su

    lado, tal como, por cierto, la Goliath estaba empequeecida en ese mismo instante.

    Qu increble, haba pensado Chandler a menudo, que nada ms que un solo perodo

    largo de vida salvara el abismo entre esa primitiva Discovery y la nave homnima que

    haba viajado a Jpiter. Y qu habran pensado aquellos exploradores antrticos de

    antao de la vista que l tena desde su puente?

    Ciertamente se habran sentido desorientados, pues la muralla de hielo al lado de la

    cual flotaba la Goliath se extenda hacia arriba y hacia abajo hasta donde alcanzaba la

    vista. Y era un hielo de aspecto extrao, carente por completo de los azules y blancos

    inmaculados de los glidos mares polares. De hecho, pareca estar sucio, y lo estaba en

    verdad, ya que nada ms que el noventa por ciento era agua-hielo; el resto era una

    mescolanza de compuestos de carbono y azufre, la mayor parte de los cuales slo era

    estable a temperaturas que no superaran mucho el cero absoluto. Descongelarlos podra

    producir desagradables sorpresas: tal como haba dicho un astroqumico, en un ahora

    famoso comentario: "Los cometas tienen mal aliento".

    Capitn a todo el personal anunci Chandler. Hubo un ligero cambio de

    programa: se nos pidi que demoremos las operaciones para investigar un blanco que

    capt el radar de Guardin Espacial.

    Dieron detalles? pregunt alguien, cuando se hubo acallado el coro de quejidos

    que se hizo or por el intercomunicador de la nave.

    No muchos, pero infiero que se trata de otro proyecto de la Comisin del Milenio que

    se olvidaron de cancelar.

    Ms quejidos: la tripulacin estaba sinceramente hastiada de todos los festejos

    planeados para celebrar el fin de los 2000. Hubo un suspiro general de alivio cuando el 1

    de enero de 3001 transcurri sin novedad, y la especie humana pudo reanudar sus

    actividades normales.

    De todos modos, es probable que sea otra falsa alarma como la ltima. Volveremos

    al trabajo lo ms pronto que podamos. Capitn fuera.

  • sa era la tercera bsqueda intil en la que haba intervenido durante su carrera, pens

    Chandler de mal humor. A pesar de los siglos de exploracin, el Sistema Solar todava

    poda producir sorpresas, y era de suponer que Guardin Espacial tena buenos motivos

    para hacer ese pedido. Chandler slo albergaba la esperanza de que algn idiota

    imaginativo no hubiera avistado, una vez ms, el mtico Asteroide Dorado. Si exista en

    verdad cosa que Chandler no crea en absoluto, no sera ms que una curiosidad

    mineralgica: tendra mucho menos valor real que el hielo que ahora estaban empujando

    en direccin del Sol, para dar vida a mundos estriles.

    Haba una posibilidad, empero, a la que Chandler s tomaba en serio: la especie

    humana ya haba esparcido sus sondas robot a travs de un volumen de espacio de cien

    aos luz de ancho... y el monolito de Tycho era recordatorio suficiente de que

    civilizaciones mucho ms antiguas ya se haban dedicado a actividades similares. Muy

    bien podra haber otros artefactos aliengenas en el Sistema Solar, o en viaje hacia l. El

    capitn Chandler sospechaba que Guardin Espacial tena algo as en mente. Caso

    contrario, difcilmente habra hecho salir de curso a un remolcador espacial Clase I para ir

    a perseguir una seal no identificada de radar.

    Cinco horas despus, la Goliath capt el eco con alcance extremo; aun tomando en

    cuenta la distancia, pareca tener una pequeez decepcionante. No obstante, a medida

    que se volva ms claro y fuerte, empez a dar el registro de un objeto metlico, quiz de

    algunos metros de largo. Estaba viajando en una rbita que se alejaba del Sistema Solar,

    por lo que casi con seguridad, decidi Chandler, era uno de los innumerables trozos de

    desechos espaciales que la humanidad haba lanzado hacia las estrellas durante el

    milenio pasado... y que algn da podran proporcionar la nica prueba de que la especie

    humana haba existido.

    Despus estuvo lo suficientemente cerca como una inspeccin visual, y el capitn

    Dimitri Chandler se dio cuenta, con pasmado asombro, de que algn paciente historiador

    todava estaba revisando los primeros registros de la Era Espacial. Qu lstima que las

    computadoras le hubieran dado la respuesta a l, tan slo unos pocos aos demasiado

    tarde para las celebraciones del Milenio!

    Goliath aqu: fue lo que trasmiti Chandler en direccin a la Tierra, con orgullo y

    solemnidad en la voz, traemos a bordo un astronauta de mil aos de antigedad... y

    puedo imaginar quin es.

    2 - Despertar

  • Frank Poole despert, pero no recordaba. Ni siquiera estaba seguro de su nombre.

    Evidentemente estaba en una sala de hospital: aun cuando sus ojos seguan estando

    cerrados, el ms primitivo, y evocador, de los sentidos le dijo eso. Cada inhalacin traa el

    tenue, y no desagradable, olor penetrante de antispticos disueltos en el aire, y eso

    desencaden el recuerdo de la poca en la que por supuesto!, cuando era un

    adolescente imprudente, se rompi una costilla en el Campeonato de Aladeltismo de

    Arizona.

    Ahora todo estaba empezando a volver: soy el representante comandante Frank Poole,

    oficial administrativo, USSS Discovery, en misin de Mximo Secreto a Jpiter...

    Pareci como si una mano de hielo le hubiera aferrado el corazn: record, en

    repeticin en cmara lenta, aquella gndola desbocada disparada hacia l, con las garras

    metlicas extendidas. Despus, el impacto silencioso, y el no tan silencioso siseo del aire

    escapndose de su traje. Despus de eso... un ltimo recuerdo: el de girar indefenso en el

    espacio, tratando en vano de reconectar la manguera de aire rota.

    Bien, cualquiera que fuese el misterioso accidente que les hubiera ocurrido a los

    controles de la gndola espacial, ahora estaba a salvo. Cabe suponerse que Dave haba

    hecho una rpida AEV y lo haba rescatado antes que la falta de oxgeno le produjera

    dao permanente en el cerebro.

    "El bueno de Dave!", se dijo a s mismo, "debo agradecerle... un momento: es

    evidente que ahora no estoy a bordo de la Discovery... Seguramente no estuve

    inconsciente tanto tiempo como para que me hayan trado de vuelta a la Tierra!"

    Su confuso curso de pensamientos fue interrumpido abruptamente por la llegada de

    una jefa y dos enfermeras, que llevaban el uniforme inmemorial de su profesin. Parecan

    estar algo sorprendidas: Poole se pregunt si haba despertado antes de lo previsto, y la

    idea le produjo una sensacin infantil de satisfaccin.

    Hola! dijo, despus de varios intentos. Las cuerdas vocales parecan tener mucha

    ronquera. Cmo estoy?

    La jefa de enfermeras le devolvi la sonrisa y le dio una obvia orden de "No intente

    hablar", ponindose el dedo sobre los labios. Despus, las dos enfermeras rpidamente lo

    movieron con pericia, producto de la prctica. Comprobando el pulso, la temperatura y los

    reflejos. Cuando una de ellas le levant el brazo derecho y lo dej caer otra vez, Poole

    advirti algo particular: el brazo caa con lentitud y no pareca pesar tanto como lo normal.

    Ni, si era por eso, pareca hacerlo su cuerpo, cuando intent moverse.

    "As que debo de estar en un planeta", pens, "o en una estacin espacial con

    gravedad artificial; por cierto que no en la Tierra: no peso lo suficiente."

  • Estaba a punto de hacer la pregunta obvia, cuando la jefa de enfermeras le apret algo

    contra el costado del cuello, sinti una leve sensacin de hormigueo, y volvi a hundirse

    en un sueo sin sueos. Justo antes de quedar inconsciente tuvo tiempo para que se le

    presentara otro pensamiento enigmtico ms:

    "Qu extrao que nunca dijeran una sola palabra durante todo el tiempo que estuvieron

    conmigo".

    3 - Rehabilitacin

    Cuando volvi a despertar y encontr a la jefa y sus enfermeras paradas en torno de la

    cama, Poole se sinti lo suficientemente fuerte como para imponerse:

    Dnde estoy? Seguramente eso s me lo pueden decir!

    Las tres mujeres intercambiaron una mirada, evidentemente irresolutas respecto de lo

    que deban hacer despus. Entonces respondi la jefa, articulando las palabras muy lenta

    y cuidadosamente:

    Todo est bien, seor Poole. El profesor Anderson estar aqu en un minuto... l

    explicar. "Explicar qu?", pens Poole, con cierta exasperacin. "Pero, por lo menos, la

    mujer habla mi idioma, aunque no puedo localizar su acento..."

    Anderson ya deba de haber estado en camino, pues la puerta se abri instantes

    despus... para permitir que Poole pudiera divisar brevemente la presencia de una

    pequea multitud de inquisitivos mirones que lo escudriaba. Empez a sentirse como el

    espcimen nuevo de un zoolgico.

    El profesor Anderson era un hombre pequeo, pulcro, cuyos rasgos parecan haber

    combinado aspectos clave de varias razas china, polinesia, nrdica en forma

    completamente confusa. Salud a Poole levantando la palma derecha; despus tuvo una

    obvia reaccin tarda y le estrech la mano, pero con una vacilacin tan curiosa, que

    podra haber estado ensayando algn gesto para nada familiar. Me encanta ver que

    tiene tan buen aspecto, seor Poole... Lo tendremos de pie dentro de muy poco.

    Una vez ms, ese extrao acento y lenta emisin, pero el trato amable era el de todos

    los mdicos, en todos los lugares y en todos los tiempos.

    Me alegra or eso. Ahora quizs usted pueda responder algunas preguntas...

    Por supuesto, por supuesto. Pero nada ms que un minuto.

    Anderson le habl tan rpida y quedamente a la jefa de enfermeras, que Poole slo

    pudo captar algunas palabras, varias de las cuales le eran por completo desconocidas.

    Despus, la jefa hizo una seal de asentimiento a una de las enfermeras, que abri el

  • armario que haba en una pared y extrajo una delgada banda metlica, que procedi a

    envolver en torno de la cabeza de Poole.

    Para qu es esto? pregunt, comportndose como uno de esos pacientes

    difciles, tan molesto para los mdicos, que siempre quieren saber qu les est pasando

    . Lectura de EEG?

    El profesor, la jefa y las enfermeras parecan estar igualmente desconcertados.

    Despus, una sonrisa lenta se extendi por la cara de Anderson:

    Oh... electro... encef... alo... grama dijo con lentitud, como si estuviera extrayendo

    la palabra de lo ms profundo de la memoria. Tiene toda la razn: tan slo queremos

    revisar la actividad de su cerebro.

    Mi cerebro funcionara perfectamente bien, si me permitieran utilizarlo refunfu

    Poole por lo bajo. Pero, por lo menos, parecemos estar llegando a algo... por fin!

    Seor Poole dijo Anderson, todava hablando en ese tono curiosamente formal,

    como si se estuviera arriesgando a usar un idioma extranjero, usted sabe, claro que s,

    que result... incapacitado... en un grave accidente, mientras estaba trabajando afuera de

    la Discovery.

    Poole asinti con la cabeza, indicando que comprenda.

    Estoy empezando a sospechar dijo con frialdad que "incapacitado" es una

    manera exageradamente delicada de plantear los hechos.

    Anderson se relaj visiblemente, y una sonrisa lenta empez a extenderse por su cara:

    Tiene toda la razn. Dgame lo que usted cree que pas.

    Pues, la mejor posibilidad que se me ocurre es que, despus que qued

    inconsciente, Dave Bowman me rescat y trajo de vuelta a la nave. Cmo est Dave?

    Nadie me dice nada!

    Todo a su debido tiempo... Y la peor posibilidad?

    Frank Poole tuvo la impresin de que un viento glido le soplaba con suavidad en la

    nuca. La sospecha que se le haba estado formando con lentitud en la mente empez a

    tomar consistencia.

    Que mor, pero que se me trajo de vuelta ac, donde sea que "ac" est, y que

    ustedes pudieron revivirme. Gracias...

    Completamente correcto. Y usted est de vuelta en la Tierra... bueno, muy cerca de

    ella. Qu quera decir con "muy cerca de ella"? En verdad, ah exista un campo

    gravitatorio, as que era probable que Poole estuviera en lenta rotacin en el interior de la

    rueda de una estacin espacial en rbita. No importaba: haba algo mucho ms

    importante en que pensar.

  • Poole hizo algunos clculos mentales rpidos: si Dave lo haba puesto en el

    hibernculo, revivido al resto de la tripulacin y completado la misin a Jpiter... pues

    entonces pudo haber estado "muerto" durante tanto como cinco aos!

    Qu fecha es, exactamente? pregunt, con la mayor calma que le fue posible.

    El profesor y la jefa intercambiaron una mirada. Una vez ms, Poole sinti ese viento

    fro en la nuca.

    Debo decirle, seor Poole, que Bowman no lo rescat: l crey, y no lo podemos

    culpar por eso, que usted estaba irrevocablemente muerto. Al mismo tiempo se

    enfrentaba con una crisis desesperadamente grave que amenazaba su propia

    supervivencia...

    "As que usted se fue a la deriva por el espacio, pas al otro lado del sistema de Jpiter

    y se dirigi hacia las estrellas. Por suerte se encontraba tan por debajo del punto de

    congelacin, que no tena actividad metablica... pero es casi un milagro que, lisa y

    llanamente, se lo haya podido encontrar. Usted es uno de los hombres actualmente

    vivientes con ms suerte... no: que haya vivido jams!

    "Lo soy?", se pregunt lgubremente. "Cinco aos, de veras! Podra ser un siglo... o

    quiz ms."

    Dgamelo de una buena vez exigi.

    El profesor y la jefa parecan estar consultando un monitor invisible: cuando se miraban

    entre s e inclinaban la cabeza en seal de asentimiento, Poole imaginaba que todos

    estaban conectados con el circuito de informaciones del hospital, que lo estaba con la

    banda que l llevaba en la cabeza.

    Frank dijo el profesor Anderson, pasando con rapidez al papel de mdico de

    cabecera que conoce al paciente desde hace mucho tiempo, esto va a ser una gran

    conmocin para usted, pero es capaz de aceptarlo... y cuanto ms pronto lo sepa, mejor:

    "Estamos cerca del comienzo del Cuarto Milenio. Crame: usted abandon la Tierra

    hace casi mil aos.

    Le creo respondi Poole con calma. Despus, para gran molestia suya, la

    habitacin empez a girar alrededor de l, y ya no supo ms.

    Cuando recuper la conciencia, encontr que ya no estaba en una triste sala de

    hospital, sino en un lujoso departamento con atrayentes, y continuamente cambiantes,

    imgenes en las paredes; algunas eran pinturas famosas y familiares; otras mostraban

    paisajes terrestres y marinos que podran remontarse a la propia poca de Poole. No

    haba nada que resultara extrao o perturbador... Eso, sospechaba, llegara ms tarde.

  • Era evidente que haban programado cuidadosamente su entorno actual: se

    preguntaba si en alguna parte exista el equivalente de una pantalla de televisin

    (cuntos canales tendra el Tercer Milenio?), pero no pudo ver signo alguno de controles

    prximos a su cama. Tendra que aprender tanto en ese nuevo mundo: era un salvaje que

    sbitamente se haba topado con la civilizacin.

    Pero primero tena que recuperar fuerzas... y aprender el idioma: ni siquiera el

    advenimiento de la grabacin del sonido, que ya tena ms de un siglo de antigedad

    cuando Poole naci, haba evitado que se produjeran cambios de importancia en la

    gramtica y la pronunciacin. Y hubo miles de palabras nuevas, provenientes, de modo

    principal, de la ciencia y la tecnologa, aunque a menudo Poole poda hacer una conjetura

    perspicaz respecto de lo que significaban.

    Ms frustrantes, empero, eran las ingentes cantidades de nombres personales de fama

    y de infamia que se haban acumulado en el transcurso del milenio, y que nada

    significaban para Poole. Durante semanas, hasta que pudo reunir un Banco de datos, la

    mayora de sus conversaciones tuvo que interrumpirse con biografas envasadas.

    A medida que aumentaban sus fuerzas, as lo haca la cantidad de sus visitantes, si

    bien siempre bajo el ojo avizor del profesor Anderson. Entre ellos figuraban mdicos

    especialistas, eruditos en varias disciplinas y, lo que era de mayor inters para Poole,

    comandantes de naves espaciales.

    Poco era lo que les poda decir a los mdicos e historiadores que no se hubiera

    grabado en alguna parte de los gigantescos Bancos de datos sobre la humanidad, pero a

    menudo poda brindarles atajos y un nuevo discernimiento sobre los acontecimientos de

    la poca de la que l vena. Aunque todos lo trataban con el mximo respeto y

    escuchaban con paciencia cuando trataba de responder a las preguntas que le hacan,

    parecan ser renuentes a contestar a las suyas. Poole estaba empezando a sentir que se

    lo sobreprotega de la conmocin cultural y, a medias en serio, se preguntaba cmo

    podra escapar de su habitacin. En las pocas ocasiones en que estaba a solas, no le

    sorprenda descubrir que la puerta estaba cerrada con llave.

    Entonces, la llegada de la doctora Indra Wallace lo cambi todo. A pesar de su nombre,

    su principal componente racial pareca ser japons, y haba ocasiones en las que, con un

    poco de imaginacin, Poole se la poda representar como una geisha bastante madura.

    Difcilmente sa era la imagen adecuada para una distinguida historiadora que posea una

    Ctedra Virtual en una universidad que todava se jactaba de tener prestigio.

    Seor Poole empez, con mucha seriedad, se me design como su gua oficial

    y, digamos, tutora. Mis antecedentes: me especialic en la poca en que usted vivi. Mi

  • tesis fue "El Colapso de la Nacin-Estado, 2000-50". Creo que nos podemos ayudar

    mutuamente de muchas maneras.

    Estoy seguro de que podemos. Lo primero es que deseara que me saque de aqu,

    as puedo ver un poco de su mundo.

    Precisamente eso es lo que queremos hacer, pero, primero, debemos darle una

    Ident. Hasta entonces, usted ser... cul era el trmino...?, una persona no existente. Le

    sera casi imposible ir a parte alguna, o que se haga cosa alguna por usted. Ningn

    dispositivo de entrada reconocera su existencia.

    Eso era lo que esperaba contest Poole, con una sonrisa irnica. As estaba

    empezando a ser la situacin en mi poca... y mucha gente odiaba la idea.

    Y algunos todava la odian: se alejan y viven en ambientes silvestres. Ahora, en la

    Tierra, hay muchos ms que los que existan en su siglo!, pero siempre llevan sus

    comunicadores porttiles, as pueden solicitar ayuda no bien se meten en problemas... el

    tiempo medio es de unos cinco das.

    Lamento or eso. Es evidente que la especie humana se ha deteriorado.

    Estaba probando con cautela a la historiadora, tratando de encontrar sus lmites de

    tolerancia y de obtener un mapa de su personalidad. Era obvio que iban a pasar mucho

    tiempo juntos, y que l iba a depender de ella en centenares de maneras. As y todo, an

    no estaba seguro de si le iba a gustar siquiera: quizs ella simplemente lo vea como a

    una fascinante pieza de museo.

    Muy para sorpresa de Poole, la mujer estuvo de acuerdo con sus crticas.

    Eso puede ser cierto... en algunos aspectos. Quiz somos ms dbiles en la parte

    fsica, pero somos ms sanos y estamos mejor adaptados que la mayora de los seres

    humanos que hayan vivido jams. El Noble Salvaje siempre fue un mito.

    Fue hasta una pequea placa rectangular, ubicada en la puerta a la altura de los ojos;

    tena el tamao aproximado de una de las innumerables revistas que haban proliferado

    en la muy distante Era de la Imprenta, y Poole advirti que cada habitacin pareca tener

    una, cuando menos. Por lo comn estaban en blanco pero, en ocasiones, contenan

    lneas de texto que se desplegaba con lentitud, completamente carente de significado

    para Poole, aun cuando la mayora de las palabras le era familiar. Una vez, una placa de

    su habitacin haba emitido unos zumbidos urgentes, a los que Poole no haba prestado

    atencin, suponiendo que alguna otra persona se encargara del problema, cualquiera

    que fuera. Por fortuna, el ruido se detuvo de modo tan abrupto como haba comenzado.

    La doctora Wallace apoy la palma de la mano sobre la placa; despus la levant al

    cabo de pocos segundos. Mir a Poole y despus, con un sonrisa, le dijo:

  • Venga y mire esto.

    La inscripcin que haba aparecido repentinamente estuvo llena de sentido cuando

    Poole la ley con lentitud:

    WALLACE, INDRA F2970, 11, 03/31,885//HIST.OXFORD

    Supongo que quiere decir Mujer; fecha de nacimiento 11 de marzo de 2970... y que

    es adjunta del Departamento de Historia de Oxford. E intuyo que 31.885 es un nmero de

    identificacin personal. Correcto?

    Excelente, seor Poole. He visto algunas de las direcciones de correo electrnico y

    de los nmeros de tarjetas de crdito de ustedes: horribles series de galimatas

    alfanumricos que era imposible que alguien pudiese recordar! Pero todos conocemos la

    fecha de nuestro nacimiento, la que comparten no ms que otras noventa y nueve mil

    novecientas noventa y nueve personas ms. As que un nmero de cinco cifras es todo lo

    que se necesita y, aun si lo olvidara, no importa: como puede ver, es parte de uno.

    Implante?

    S. Nanoprocesador en el momento del nacimiento; uno en cada palma, para

    redundancia. Ni siquiera sentir el suyo cuando lo pongan. Pero usted nos ha creado un

    pequeo problema...

    Cul?

    Las lectoras con las que se encontrar la mayor parte del tiempo son demasiado

    tontas como para creer su fecha de nacimiento, por lo que, con su permiso, la atrasamos

    mil aos. Permiso concedido. Y el resto de la Ident? Optativo. Puede dejarlo vaco,

    dadas sus preocupaciones y ubicacin actuales... o usarlo para mensajes personales,

    globales o de inters personal. Algunas cosas, Poole estaba completamente seguro, no

    haban cambiando en el curso de los siglos: una elevada proporcin de esos mensajes

    "de inters personal" seran muy personales por cierto.

    Se pregunt si todava existiran los censores autonombrados o designados por el

    Estado... y si sus esfuerzos por mejorar la moralidad de los dems habran alcanzado

    ms xito que los de su propia poca.

    Le tendra que preguntar a la doctora Wallace sobre eso, cuando la conociera mejor.

    4 - Un cuarto con vista

    Frank, el profesor Anderson opina que ests lo suficientemente fuerte como para

    caminar un poco.

    Me satisface mucho or eso. Conoces la expresin "como tigre enjaulado"?

  • No... pero puedo imaginar lo que significa.

    Poole se haba adaptado tanto a la baja gravedad, que las zancadas que estaba dando

    le parecan perfectamente normales. Medio G, haba estimado: justo lo suficiente como

    para brindar sensacin de bienestar. En su caminata encontraron nada ms que unas

    pocas personas, todas ellas extraas, pero todas les brindaban una sonrisa de

    reconocimiento. "En estos momentos", se dijo Poole con un dejo de arrogancia, "debo de

    ser una de las celebridades ms populares de este mundo. Eso debera serme de gran

    ayuda... una vez que decida qu hacer con el resto de mi vida: por lo menos otro siglo, si

    he de creerle a Anderson..."

    El corredor por el cual estaban caminando careca por completo de detalles

    destacados, con la salvedad de ocasionales puertas numeradas, cada una ostentando

    uno de los paneles de recon universal. Poole haba seguido a Indra durante doscientos

    metros, quiz, cuando se par en seco, conmocionado por no haberse dado cuenta de

    algo que saltaba a la vista:

    Esta estacin espacial debe de ser enorme! exclam, Indra le devolvi la sonrisa.

    No tenan ustedes un dicho: "Y todava no vieron todo"?

    No vieron nada... corrigi distradamente: todava estaba tratando de estimar la

    escala de esa estructura, cuando recibi otra sorpresa: quin habra imaginado una

    estacin espacial suficientemente grande como para jactarse de tener un tren subterrneo

    en miniatura, haba que admitirlo, con un solo coche con capacidad para nada ms que

    una docena de pasajeros.

    Sala de Observacin Tres orden Indra, y se alejaron de la terminal silenciosa y

    velozmente.

    Poole control la hora en la compleja pulsera cuyas funciones todava estaba

    explorando. Una de las sorpresas menores haba sido que todo el mundo ahora tena

    Hora Universal: el confuso emparchado de los Husos Horarios haba sido eliminado, de

    un plumazo, por el advenimiento de las comunicaciones globales. Mucho se haba

    hablado sobre eso, all por el siglo XXI, y hasta se haba sugerido que se deba

    reemplazar la hora solar por la sideral. Despus, en el transcurso del ao, el Sol se

    desplazara siguiendo el reloj, fijndose en la hora a la que haba salido seis meses antes.

    Sin embargo, nada haba surgido de esa propuesta sobre "Hora igual en el Sol"... ni de

    los an ms vociferados intentos por modificar el almanaque. Ese trabajo en particular, se

    haba sugerido con cinismo, tendra que esperar a que se produjeran algunos avances de

    importancia en la tecnologa. Seguramente algn da se corregira uno de los errores de

  • menor importancia cometidos por Dios, y la rbita de la Tierra se adecuara para que cada

    ao tuviera doce meses de treinta das exactamente iguales...

    Tanto como Poole poda juzgar por la velocidad y el tiempo transcurrido, deban de

    haber viajado tres kilmetros, cuando menos, antes de que el vehculo se detuviera en

    silencio, las portezuelas se abrieran y una suave voz automtica salmodiara:

    Que tengan una buena vista. Hay treinta y cinco por ciento de nubosidad.

    "Por fin", pens Poole, "nos estamos acercando a la pared exterior." Pero aqu se

    planteaba otro misterio: a pesar de la distancia recorrida, ni la potencia ni la direccin de

    la gravedad se haban alterado! Poole no poda imaginar una estacin espacial rotatoria

    tan inmensa como para que el vector G no se modificara por tal desplazamiento... Poda

    ser que estuviera en un planeta, despus de todo? Pero entonces se sentira ms liviano

    (mucho ms liviano, por lo comn) en cualquier otro mundo habitable del Sistema Solar.

    Cuando la puerta exterior de la terminal se abri, y Poole se hall ingresando en una

    pequea esclusa de aire, se dio cuenta de que en verdad deba de estar en el espacio.

    Pero, dnde estaban los trajes espaciales? Mir en derredor con angustia: iba contra

    todos sus instintos estar tan cerca del vaco, desnudo y desprotegido. Una experiencia de

    esas haba sido suficiente...

    Ya casi estamos ah dijo Indra, con tono tranquilizador.

    La ltima puerta se abri, y Poole qued mirando la absoluta negrura del espacio, a

    travs de una enorme ventana curvada, tanto en sentido vertical como horizontal. Se

    sinti como un pececito en su pecera, y dese que los diseadores de esa audaz muestra

    de ingeniera supieran con exactitud lo que estaban haciendo. Indudablemente posean

    mejores materiales estructurales que los que haban existido en su poca.

    Aunque las estrellas deban de estar brillando ah afuera, los ojos de Poole adaptados

    a la luz nada podan ver, salvo el negro vaco ms all de la curva del gran ventanal.

    Cuando empez a caminar hacia l para tener una visin ms amplia, Indra se lo impidi

    y seal directamente hacia adelante:

    Mire con cuidado indic no lo ve?

    Poole parpade y mir con fijeza hacia la noche. Con seguridad deba de ser una

    imagen engaosa... hasta, Dios libre y guarde, una grieta en el ventanal!

    Movi la cabeza de un lado al otro: no, era real. Pero, qu podra ser? Record la

    definicin de Euclides: "Una recta tiene longitud, pero no espesor".

    Pues abarcando toda la altura del ventanal y, evidentemente, continuando hacia arriba

    y hacia abajo hasta salir del campo visual, haba un filamento de luz que se poda ver con

    mucha facilidad cuando se lo buscaba, pero que era tan unidimensional que ni siquiera se

  • le poda aplicar el trmino "delgado". Sin embargo, no estaba del todo exento de detalles:

    en toda su longitud haba puntos, apenas visibles, de brillantez verde, como gotas de

    agua en una telaraa.

    Poole sigui caminando hacia el ventanal, y la visin se ampli hasta que, por fin, pudo

    ver lo que se encontraba debajo de l. Era suficientemente familiar: todo el continente de

    Europa y mucho del norte de frica, tal como los haba visto muchas veces desde el

    espacio. As que estaba en rbita despus de todo, en una ecuatorial probablemente, a

    una altitud de, cuando menos, mil kilmetros. Indra lo miraba con sonrisa burlona.

    Acrquese al ventanal dijo con mucha suavidad, para poder mirar directamente

    hacia abajo. Espero que no padezca de vrtigo.

    "Qu cosa ridcula para decirle a un astronauta!", se dijo Poole, mientras avanzaba. "Si

    hubiera sufrido de vrtigo, no estara en esta profesin..."

    El pensamiento acababa de ocurrrsele, cuando grit "Dios mo!" y, de modo

    involuntario, se alej del ventanal. Despus, recuperando coraje, se atrevi a mirar otra

    vez.

    Estaba mirando el distante Mediterrneo desde el frente de una torre cilndrica, cuya

    pared de suave curvatura indicaba un dimetro de varios kilmetros. Pero eso era nada,

    en comparacin con su longitud, pues se iba aguzando cada vez ms hacia abajo, muy

    hacia abajo... hasta desaparecer en las brumas que estaban en algn sitio por encima de

    frica. Supuso que continuaba sin interrupcin hasta la superficie terrestre.

    A qu altura estamos? susurr.

    Dos mil kas. Pero ahora mire hacia arriba.

    Esta vez no fue tanta la conmocin; haba esperado lo que iba a ver: la torre iba

    menguando su tamao hasta convertirse en un filamento rutilante recortado contra la

    negrura del espacio, y no tuvo la menor duda de que continuaba sin interrupcin hasta la

    rbita geoestacionaria, treinta y seis mil kilmetros por encima del ecuador. Tales

    fantasas haban sido bien conocidas en los das de Poole, pero l nunca so que vera

    la realidad... y que estara viviendo en ella.

    Seal el lejano filamento que se alzaba desde el horizonte oriental.

    Esa debe de ser otra.

    S: la Torre Asitica. Para ellos debemos de tener exactamente el mismo aspecto.

    Cuntas hay?

    Slo cuatro, con igual espaciamiento en torno del ecuador: frica, Asia, Amrica,

    Pacfica; esta ltima casi vaca; nada ms que unos pocos centenares de niveles

    completados. Nada para ver, salvo agua...

  • Poole todava estaba absorbiendo ese maravilloso concepto, cuando lo acometi un

    pensamiento perturbador:

    En mi poca ya haba miles de satlites a toda clase de altitudes: cmo evitan las

    colisiones?

    Indra dio la impresin de estar levemente turbada.

    Sabe, nunca pens en eso: no es mi campo. Vacil un instante, siendo claro que

    estaba hurgando en la memoria. Despus, el rostro se le ilumin:

    Tengo entendido que hace siglos se llev a cabo una gran operacin de limpieza:

    sencillamente no hay satlites por debajo de la rbita estacionaria.

    Eso tena sentido, se dijo a s mismo Poole. No seran necesarios: las cuatro torres

    gigantescas podran proporcionar todos los medios otrora proporcionados por miles de

    satlites y estaciones espaciales.

    Y nunca hubo algn accidente, alguna colisin con naves espaciales que salan de

    la Tierra o que volvan a ingresar en la atmsfera?

    Indra lo mir con sorpresa:

    Pero ya no los hay, en absoluto. Seal hacia el techo: Todos los

    espaciopuertos estn donde deben estar: ah afuera, en el anillo exterior. Tengo

    entendido que han transcurrido cuatrocientos aos desde que el ltimo cohete despeg

    de la superficie de la Tierra.

    Poole todava estaba digiriendo esto, cuando una anomala trivial atrajo su atencin. Su

    preparacin como astronauta lo haba hecho estar alerta ante cualquier cosa que

    escapara de lo comn: en el espacio, eso podra ser cuestin de vida o muerte.

    El Sol estaba fuera de la vista, muy en lo alto, pero los rayos que fluan a travs del

    ventanal pintaban una brillante banda de luz sobre el piso que tenan a los pies. Cortando

    esa banda en ngulo, haba otra, mucho ms tenue, de modo que el marco del ventanal

    daba una doble sombra.

    Poole casi tuvo que ponerse de rodillas para poder atisbar el cielo. Haba credo que ya

    nada lo sorprendera, pero el espectculo de dos soles lo dej momentneamente sin

    habla.

    Qu es eso? jade, una vez que hubo recobrado el aliento.

    Oh... no se lo dijeron?: se es Lucifer.

    La Tierra tiene otro sol?

    Bueno, no nos da tanto calor, pero dej a la Luna fuera de combate... Antes que la

    Segunda Misin fuera all para buscarlos a ustedes, se fue el planeta Jpiter.

  • "Saba que tendra mucho para aprender en este nuevo mundo", se dijo Poole, "pero

    exactamente cunto, jams me lo habra imaginado."

    5 - Educacin

    Poole se sinti a la vez atnito y encantado cuando llevaron el televisor a la habitacin

    y lo colocaron a los pies de su cama. Encantado, porque padeca un caso leve de

    inanicin informativa, y atnito porque se trataba de un modelo que ya era obsoleto en su

    propia poca.

    Tuvimos que prometerle al museo que lo devolveramos le inform la jefa de

    enfermeras, y espero que usted sepa cmo usar esto.

    Mientras acariciaba el control remoto, Poole sinti que una ola de tremenda nostalgia lo

    inundaba. Como pocos aparatos ms podran hacerlo, se le trajo recuerdos de su niez

    y de los das en los que los televisores eran demasiado estpidos como para entender

    rdenes verbales.

    Gracias, jefa. Cul es el mejor canal? La mujer pareci quedar perpleja por la

    pregunta, pero despus se le ilumin la cara:

    Ah, ya entiendo lo que quiere decir. Pero el profesor Anderson cree que usted an no

    est listo, as que Archivos reuni una coleccin que har que se sienta como en su casa.

    Poole se pregunt brevemente cul sera el medio de almacenamiento en esos nuevos

    tiempos. Todava poda recordar los discos compactos, y su excntrico y querido to

    George haba sido el orgulloso poseedor de una anticuada coleccin de discos de vinilo.

    Pero no haba duda alguna de que el torneo tecnolgico debi de haber culminado haca

    siglos segn el usual estilo darwiniano, con la supervivencia del ms apto.

    Tuvo que admitir que la seleccin estaba bien hecha, por alguien (Indra?)

    familiarizado con los comienzos del siglo XXI. No haba material perturbador: nada de

    guerras y violencia, y muy poco de negocios o poltica contemporneos, todo lo cual

    ahora sera por completo improcedente. Haba algunas comedias livianas, encuentros

    deportivos (cmo supieron que l haba sido un entusiasta aficionado al tenis?), msica

    clsica y popular, y documentales sobre la vida silvestre.

    Y quienquiera que hubiese armado esa coleccin debi de haber tenido sentido del

    humor, pues de otro modo no habra incluido episodios de cada serie de Viaje a las

    estrellas. Cuando nio, Poole haba conocido a Patrick Stewart y Leonard Nimoy: se

    pregunt qu habran pensado, de haber podido saber el destino del pequeo que

    tmidamente les haba pedido el autgrafo.

  • A su pensamiento lo asalt una idea deprimente, poco despus de empezar a explorar

    mucho del tiempo en Avance Acelerado esas reliquias de lo pasado: en alguna parte

    haba ledo que para fines de siglo, de su siglo!, haba aproximadamente cincuenta mil

    estaciones de televisin trasmitiendo simultneamente. Si esa cifra se haba conservado,

    y muy bien pudo haber aumentado, para esos momentos millones de millones de horas

    de programas de televisin deban de haber salido al aire. As que aun el cnico ms

    empedernido admitira que era probable que hubiera, cuando menos, mil millones de

    horas de espectculo que vala la pena ver... y millones que resultaran aprobados por las

    pautas ms altas de excelencia: cmo encontrar esas pocas agujas en un pajar tan

    gigantesco?

    La idea era tan abrumadora en verdad, tan deprimente que, despus de una

    semana de cada vez mayor navegacin sin curso por los canales, Poole pidi que se

    llevaran el televisor. Quiz por suerte, cada vez tuvo menos tiempo para s mismo durante

    las horas de vigilia, que continuamente se prolongaban ms a medida que recobraba las

    fuerzas.

    No haba peligro de aburrirse, gracias al desfile incesante de no slo los investigadores

    ms serios, sino tambin de ciudadanos inquisitivos y, es de suponer, influyentes, que se

    las haban amaado para filtrarse a travs de la guardia pretoriana impuesta por la jefa de

    enfermeras y el profesor Anderson. De todos modos se alegr cuando, un da, reapareci

    el televisor: estaba empezando a padecer sntomas de abstinencia y, esta vez, decidi ser

    ms selectivo en lo que vea.

    La venerable antigedad lleg acompaada por Indra Wallace, que tena una sonrisa

    de oreja a oreja.

    Hemos encontrado algo que usted debe ver, Frank. Creemos que lo ayudar a

    adaptarse... sea como fuere, estamos seguros de que lo disfrutar.

    Poole siempre haba pensado que esa observacin era la receta para obtener

    aburrimiento garantizado, y se prepar para lo peor. Pero el comienzo lo atrap

    instantneamente, retrotrayndolo a su antigua vida como muy pocas cosas pudieron

    haberlo hecho. Reconoci de inmediato una de las voces ms famosas de su poca, y

    record que haba visto ese mismo programa antes:

    Atlanta, 31 de diciembre de 2000...

    "sta es CNN International, a cinco minutos del amanecer del nuevo milenio, con todos

    sus desconocidos peligros y promesas...

    "Pero antes de que intentemos explorar el futuro, echemos un vistazo mil aos atrs y

    preguntmonos: Alguien que viviera en el ao 1000 de la era comn pudo haber

  • imaginado, siquiera remotamente, nuestro mundo, o entenderlo, si se lo transportara en

    forma mgica a travs de los siglos?

    "A casi toda la tecnologa que aceptamos como algo natural se la invent cerca del final

    mismo de nuestro milenio; la mayor parte de ella, en los ltimos doscientos aos: la

    mquina de vapor, la electricidad, los telfonos, la radio, la televisin, el cine, la aviacin,

    la electrnica y, en el transcurso de una sola generacin, la energa nuclear y los viajes

    espaciales... qu habran pensado de esto las ms grandes mentes del pasado?

    Cunto tiempo un Arqumedes o un Leonardo habran podido conservar la cordura, si se

    los hubiera trasladado abruptamente a nuestro mundo?

    "Resulta tentador creer que a nosotros nos ira mejor si se nos trasladara mil aos

    hacia el futuro. Seguramente ya se habran hecho los descubrimientos cientficos

    fundamentales. Si bien habr grandes perfeccionamientos en la tecnologa, habr algn

    artefacto, alguna cosa, que resulte tan mgico e incomprensible para nosotros como una

    calculadora de bolsillo o una cmara de televisin lo habran sido para Isaac Newton?

    "Quiz nuestra era realmente est escindida de todas aquellas que se fueron antes.

    Las telecomunicaciones, la capacidad de registrar imgenes y sonidos otrora

    irremediablemente perdidos, la conquista del aire y del espacio... todo esto ha creado una

    civilizacin que est ms all de las fantasas ms extravagantes del pasado. Y, lo que es

    igualmente importante, Coprnico, Newton, Darwin y Einstein modificaron de tal manera

    nuestra manera de pensar y nuestra perspectiva del universo, que para los ms brillantes

    de nuestros predecesores casi podramos dar la impresin de ser una nueva especie.

    "Y nuestros sucesores, dentro de mil aos, nos mirarn con la misma piedad con la

    que contemplamos a nuestros ignorantes y supersticiosos ancestros, plagados de

    enfermedades y condenados a una vida breve? Estamos convencidos de que conocemos

    las respuestas para las preguntas que ellos podran habernos hecho pero... qu

    sorpresas guarda para nosotros el Tercer Milenio?

    "Bueno, aqu viene...

    Una gran campana empez a dar los taidos de la medianoche. La ltima vibracin

    sigui latiendo en el silencio...

    Y as es como fueron las cosas... adis, maravilloso y terrible siglo XX...

    Despus, la imagen se deshizo en infinita cantidad de fragmentos, y un nuevo locutor

    se hizo cargo, hablando con el acento que ahora Poole poda entender con facilidad, y

    que de inmediato lo traslad al presente:

    Ahora, en los primeros minutos del ao 3001, podemos responder a esa pregunta del

    pasado.

  • "Ciertamente, la gente del 2001 a la que ustedes acaban de observar no se sentira tan

    completamente abrumada en nuestra poca como alguien del 1001 se habra sentido en

    la de ellos. Muchos de nuestros progresos tecnolgicos habran sido previstos por ellos;

    en verdad, habran esperado ciudades en satlites, y colonias en la Luna y los planetas.

    Hasta se podran haber desilusionado, porque todava no somos inmortales y slo hemos

    enviado sondas a las estrellas ms prximas...

    Bruscamente, Indra apag la grabacin.

    Vea el resto despus, Frank: se est cansando. Pero s espero que lo ayude a

    adaptarse.

    Gracias, Indra. Tendr que conversarlo con la almohada. Pero en verdad me

    demostr algo.

    Qu?

    Que debo estar agradecido por no ser alguien del 1001 que hubiera cado en el

    2001. Eso representara un salto cuntico demasiado grande: no creo que alguien se

    pudiera adaptar a eso. Yo, por lo menos, conozco la electricidad y no me muero de miedo

    si una imagen empieza a hablarme.

    "Espero", se dijo Poole, "que mi confianza est justificada. Alguien dijo una vez que la

    tecnologa suficientemente avanzada no puede distinguirse de la magia. Me encontrar

    con la magia en este nuevo mundo... y sabr manejarla?"

    6 - Casquete cerebral

    Temo que tendr que tomar una decisin dolorosa dijo el profesor Anderson, con

    una sonrisa que neutralizaba la exagerada gravedad de sus palabras.

    Puedo tomarla, doctor. Pero dgame las cosas sin vueltas.

    Antes que se le pueda colocar su casquete cerebral, tiene que estar completamente

    calvo. As que sta es su opcin: a la velocidad que crece su cabello, habra que afeitarlo

    una vez por mes, como mnimo. O puede quedarlo en forma permanente.

    Cmo se hace eso?

    Tratamiento del cuero cabelludo con lser: mata la raz de los folculos.

    Hmmm... es reversible?

    S, pero eso es complicado y doloroso, y tarda semanas.

    Entonces ver si me gusta quedar sin cabello, antes de tomar una decisin definitiva.

    No puedo olvidar lo que le pas a Sansn.

    A quin?

  • El personaje de un famoso libro antiguo. La novia le cort el cabello mientras l

    dorma. Cuando despert, toda su fuerza haba desaparecido.

    Ahora lo recuerdo... un simbolismo mdico bastante obvio!

    No obstante, no me molestara quedarme sin barba: me hara feliz dejar de afeitarme

    de una vez por todas.

    Har los arreglos. Y qu clase de peluca le gustara? Poole ri:

    No soy particularmente vanidoso: creo que sera una molestia, y probablemente no

    me voy a preocupar. Es algo ms que puedo decidir ms adelante.

    El que toda la gente en esa era fuese artificialmente calva fue un hecho sorprendente

    que Poole haba sido bastante lerdo para descubrir. La primera revelacin la tuvo cuando

    sus dos enfermeras se quitaron la frondosa cabellera, sin la ms mnima seal de

    vergenza, justo antes de que varios especialistas, igualmente calvos, vinieran para

    hacerle una serie de controles microbiolgicos. Nunca haba estado rodeado por tanta

    gente sin cabello, y su presuncin inicial fue que se era el ltimo paso en la incesante

    guerra que la profesin mdica libraba contra los grmenes.

    Al igual que muchas de sus conjeturas, sta era por completo errnea y, cuando

    descubri el verdadero motivo, se divirti al ver qu a menudo habra estado seguro, de

    no haberlo sabido de antemano, que el cabello de sus visitantes no era de ellos. La

    respuesta fue: "Raramente con hombres; nunca con mujeres". Era, evidentemente, la

    gran poca de los fabricantes de pelucas.

    El profesor Anderson no perdi tiempo: esa tarde, las enfermeras aplicaron una

    especie de crema maloliente sobre la cabeza de Poole y, cuando ste se mir en el

    espejo una hora despus, no se reconoci. "Bueno", pens, "quizs una peluca sera una

    buena idea, despus de todo..."

    La colocacin del casquete cerebral tom algo ms de tiempo. Primero hubo que hacer

    un molde, lo que requiri que Poole se sentara inmvil durante algunos minutos, hasta

    que el yeso se endureciera. Daba por descontado que se le iba a decir que la cabeza no

    tena la forma adecuada, cuando las enfermeras, con risitas sumamente carentes de

    profesionalismo, se las vieron en figurillas para zafarlo del molde.

    Auch, me duele! se quej. Acto seguido, el casquete en s: un casco de metal que

    le cubra con precisin la cabeza, llegando casi hasta las orejas, y que gener un

    pensamiento nostlgico: "Ojal pudieran verme ahora mis amigos judos!" Despus de

    unos minutos qued tan cmodo, que ni adverta que lo tena puesto.

  • Poole ya estaba listo para la instalacin, proceso que ahora se daba cuenta, con una

    sensacin prxima al asombro reverencial haba sido el Rito de Transicin para casi

    toda la especie humana durante ms de medio milenio.

    No es necesario que cierre los ojos: dijo el tcnico, al que haban presentado con

    el pretensioso ttulo de "Ingeniero en Cerebros", casi siempre convertido en "Hombre de

    los Sesos" en la conversacin cotidiana. Cuando comience la colocacin, todos los

    ingresos de informacin quedarn dominados: aun si mantuviera los ojos abiertos, no

    vera cosa alguna.

    "Me gustara saber si todos se sienten as de nerviosos", se pregunt Poole. "Es ste

    el ltimo momento en el que tendr el control de mi propia mente? As y todo, aprend a

    confiar en la tecnologa de esta poca. Hasta ahora no me defraud... claro que, como

    dice el antiguo proverbio, siempre hay una primera vez..."

    Tal como se le prometi, no sinti nada, salvo un suave cosquilleo cuando la incontable

    cantidad de nanocables se abri camino a travs del cuero cabelludo. Todos los sentidos

    seguan estando perfectamente normales; cuando recorri la habitacin con la mirada,

    todo se hallaba exactamente donde deba estar.

    El Hombre de los Sesos (que llevaba su propio casquete conectado, como el de Poole,

    a un equipo que fcilmente se podra haber confundido con una computadora porttil del

    siglo XX), le sonri con gesto tranquilizador:

    Listo? pregunt.

    Haba ocasiones en las que las antiguas frases hechas eran las ms adecuadas:

    Como nunca antes lo estuve respondi Poole.

    Con lentitud, la luz se atenu... o pareci hacerlo. Se hizo un gran silencio y hasta la

    suave gravedad de la Torre dej de retener a Poole: era un embrin flotando en un vaco

    carente de formas, aunque no en una completa oscuridad. Haba conocido una

    tenebrosidad as, apenas visible, prxima al ultravioleta y en el borde mismo de la noche,

    slo una vez en la vida: cuando descendi ms de lo que aconsejaba la inteligencia, por

    la ladera de un precipicio que caa a pico en el borde exterior de la Gran Barrera de Coral.

    Al mirar hacia abajo, a los centenares de metros de vacuidad cristalina, haba sentido tal

    sensacin de desorientacin, que experiment un breve momento de pnico y casi

    dispara su unidad de fuerza ascendente, antes de recuperar el control de s mismo. Es

    innecesario decir que nunca mencion el incidente a los mdicos de la NASA...

    A una gran distancia, una voz habl desde el inmenso vaco que ahora pareca

    rodearlo. Pero no le lleg por los odos: sonaba con suavidad en los retumbantes

    laberintos de su cerebro:

  • Comienza calibracin. De vez en cuando se le harn preguntas: puede responderlas

    en forma mental, pero puede ayudar que lo haga en forma verbal, entiende?

    S repuso Poole, preguntndose si sus labios en verdad se movan. No haba

    manera de que pudiera saberlo.

    Algo estaba apareciendo en el vaco; una cuadrcula de lneas delgadas, como una

    hoja enorme de papel reticulado. Se extenda hacia arriba y hacia abajo, hacia la derecha

    y hacia la izquierda, hasta los lmites de la visin. Trat de mover la cabeza, pero la

    imagen se rehusaba a cambiar.

    De un extremo a otro de la cuadrcula empezaron a pasar nmeros centelleantes,

    demasiado veloces como para que los leyera, pero era de suponer que algn circuito los

    estaba grabando. No pudo dejar de sonrer (se movan las mejillas?) ante lo familiar de

    todo eso: se pareca exactamente al examen ocular, guiado por computadora, que

    cualquier oculista de su poca le habra hecho a un paciente.

    La cuadrcula se desvaneci, para ser reemplazada por suaves lminas de color que

    llenaban todo el campo visual. En pocos segundos pasaron como relmpagos desde un

    extremo del espectro al otro.

    Les pude haber dicho eso murmur silenciosamente, mi visin de los colores es

    perfecta. Lo que sigue es la audicin, supongo.

    Tena razn: un sonido tenue, de tamborileo, aceler hasta convertirse en el tono ms

    bajo de los do audibles; despus trep velozmente por la escala musical, hasta

    desaparecer ms all del alcance de audicin de los seres humanos y penetrar en el

    territorio de murcilagos y delfines.

    sa fue la ltima de las pruebas sencillas y directas. Brevemente lo invadieron aromas

    y sabores, la mayora agradables, pero algunos que eran exactamente lo opuesto.

    Despus se convirti, o eso le pareci, en una marioneta colgada de un hilo invisible.

    Supuso que se estaba probando su sistema neuromuscular, y dese que no hubiera

    manifestaciones externas: de haberlas, probablemente parecera alguien que estaba en

    las etapas terminales del baile de San Vito. Y, durante un instante, hasta tuvo una violenta

    ereccin, pero no pudo establecer si era real, pues antes cay en un sueo sin

    ensoacin.

    O slo soaba que dorma? No tena idea de cunto tiempo haba transcurrido antes

    de que despertara. Ya no estaban el casco ni el Hombre de los Sesos y su equipo.

    Todo anduvo bien anunci la jefa, radiante. Tomar algunas horas comprobar

    que no hubo anomalas. Si sus lecturas estn K.O... quiero decir, O.K..., usted tendr su

    casquete maana.

  • Poole apreciaba los esfuerzos que hacan los que lo rodeaban para aprender ingls

    arcaico, pero le fue imposible dejar de lamentar que la jefa hubiera cometido ese lapsus.

    Cuando lleg el momento para el ajuste final, Poole casi volvi a sentirse otra vez como

    un nio que est a punto de desenvolver algn maravilloso juguete nuevo bajo el rbol de

    Navidad.

    No va a tener que pasar de nuevo por toda esa preparacin le asegur el Hombre

    de los Sesos. La Descarga se iniciar de inmediato. Le har una demostracin de cinco

    minutos. Reljese y disfrute.

    Una msica suave, tranquilizadora, lo envolvi. Aunque era algo muy familiar,

    proveniente de su propia poca, no pudo identificarla. Haba una niebla delante de sus

    ojos, que se separaba mientras caminaba hacia ella...

    S, estaba caminando! La ilusin era convincente por completo: poda sentir el impacto

    de sus pies en el suelo y, ahora que la msica haba cesado, poda or una suave brisa

    que soplaba entre los grandes rboles que parecan rodearlo. Los reconoci como

    secoyas de California, y anhel que siguieran existiendo en la realidad, en alguna parte de

    la Tierra.

    Estaba avanzando a paso vivo... demasiado rpido para ser cmodo, como si el tiempo

    estuviera levemente acelerado para poder cubrir tanto terreno como fuera posible. Sin

    embargo, no tena conciencia de estar haciendo esfuerzo alguno: se senta como si fuera

    husped del cuerpo de otra persona. Sensacin aumentada por el hecho de que careca

    de control sobre sus movimientos: cuando intentaba detenerse o cambiar de direccin,

    nada ocurra. Lo estaban llevando de viaje.

    No importaba. Estaba disfrutando la novedosa experiencia... y poda apreciar lo adictiva

    que poda volverse. Las "mquinas de ensoacin" que muchos cientficos de su propio

    siglo haban previsto a menudo, con alarma, ahora eran parte de la vida cotidiana. Se

    preguntaba cmo se las haba arreglado la humanidad para sobrevivir. Le haban dicho

    que gran parte de ella no lo haba conseguido; a millones se les haba quemado el

    cerebro y estaban totalmente apartados de la vida.

    Por supuesto, l iba a ser inmune a tal tentacin!: iba a utilizar esa maravillosa

    herramienta para aprender ms sobre el mundo del tercer milenio, y para adquirir, en

    cuestin de minutos, nuevas aptitudes que, de otro modo, exigiran aos para que las

    dominara. Bueno... podra, pero slo ocasionalmente, usar el casquete nada ms que por

    diversin...

    Haba llegado al borde del bosque y estaba mirando hacia el otro lado de un ancho ro.

    Sin vacilar, penetr en l, y no sinti alarma alguna cuando el agua le cubri la cabeza. S

  • pareca un poco extrao que pudiera seguir respirando con naturalidad, pero pens que

    era mucho ms notable el hecho de que pudiera ver a la perfeccin, en un medio en el

    que el ojo humano no poda enfocar sin alguna clase de aditamento. Pudo contar cada

    escama de la magnfica trucha que pas nadando al lado, aparentemente sin advertir al

    extrao intruso.

    Una sirena! Bien, siempre haba querido conocer una, pero haba supuesto que eran

    seres marinos. Quizs en ocasiones venan corriente arriba como los salmones, para

    tener su cra? La sirena se fue antes de que pudiera interrogarla, para confirmar o negar

    esa teora revolucionaria.

    El ro terminaba en una pared translcida. Pas a travs de ella para ingresar en un

    desierto, bajo un sol llameante, cuyo calor lo quemaba de manera desagradable... y, aun

    as, poda mirar directamente a su furia del medioda. Hasta poda ver, con claridad que

    no era natural, un archipilago de manchas cerca de uno de los limbos. Y (eso era

    imposible, sin lugar a dudas!) estaba la tenue aureola de la corona, que es absolutamente

    invisible salvo durante un eclipse total, extendindose a cada lado del Sol como las alas

    de un cisne.

    Todo se volvi negro, regres la msica omnipresente y, con ella, la celestial frescura

    de la habitacin, Poole abri los ojos (alguna vez haban estado cerrados?) y encontr

    un expectante pblico que aguardaba su reaccin.

    Maravilloso jade, en forma casi reverente. Parte de esto pareci... bueno,

    pareci ms real que lo real.

    Y entonces, su curiosidad de ingeniero, que nunca se alejaba mucho de la superficie,

    empez a corroerlo:

    Aun esa breve demostracin debe de haber contenido una enorme cantidad de

    informacin. Cmo se la almacena?

    En estas tablillas, las mismas que utiliza su sistema audiovisual, pero con mucha

    mayor capacidad.

    El Hombre de los Sesos le entreg un cuadrado pequeo, aparentemente hecho de

    vidrio y plateado en una de las superficies; tena casi el mismo tamao que los disquetes

    de computadora de la juventud de Poole, pero con el doble de espesor. Cuando lo inclin

    hacia atrs y hacia adelante, tratando de ver su interior transparente, se produjeron

    destellos ocasionales en tonalidades irisadas, pero eso fue todo.

    Se dio cuenta de que lo que tena en la mano era el producto final de ms de mil aos

    de tecnologa electroptica, as como de otras tecnologas que no existan en su poca. Y

    no le sorprendi que, en lo superficial, se asemejara mucho a los dispositivos que haba

  • conocido: haba un tamao y una forma convenientes para la mayora de los objetos

    corrientes de la vida cotidiana, cuchillos y tenedores, libros, herramientas de mano,

    muebles... y memorias extrables para computadoras.

    Cul es su capacidad? pregunt. En mi poca habamos alcanzado hasta un

    teraocteto en algo de este tamao. Estoy seguro de que ustedes consiguieron mucho

    ms.

    No tanto como usted imagina: hay un lmite, claro, impuesto por la estructura de la

    materia. A propsito, qu era un teraocteto? Temo que lo olvid.

    Qu vergenza! Kilo, mega, giga, tera... eso es diez a la decimosegunda potencia

    de octetos. Despus el petaocteto (diez a la decimoquinta) es lo ms lejos que llegu.

    Ms o menos por ah es donde nosotros empezamos. Es suficiente para grabar todo

    lo que cualquier persona pueda experimentar durante una vida.

    Era un pensamiento asombroso y, sin embargo, no deba de ser tan sorprendente: el

    kilogramo de gelatina que haba en el interior del crneo humano no era mucho ms

    grande que la tablilla que Poole sostena en la mano, y no era posible que fuera tan

    eficiente como dispositivo de almacenamiento: tena tantas obligaciones ms para

    cumplir!

    Y eso no es todo continu el Hombre de los Sesos: con algo de compresin de

    datos, no slo podra almacenar los recuerdos... sino a la persona en s.

    Y reproducirla de nuevo?

    Claro que s: un trabajo directo de nanoensamblaje.

    "Es lo que o decir", se dijo Poole, "pero nunca lo cre en realidad."

    All por su siglo, ya pareca suficientemente maravilloso que la obra de toda una vida

    de un gran artista se pudiera almacenar en un solo disco pequeo.

    Y ahora, algo no ms grande poda contener... al artista tambin.

    7 - Rendicin de informes

    Estoy encantado declar Poole de saber que el Smithsoniano todava existe,

    despus de todos estos siglos.

    Probablemente no lo reconocera dijo el visitante, que se haba presentado como

    doctor Alistair Kim, director de Astronutica, en particular porque ahora est diseminado

    por el Sistema Solar. Las principales colecciones de fuera de la Tierra se hallan en Marte

    y en la Luna, y muchas de las muestras que legalmente nos pertenecen todava estn

    dirigindose hacia las estrellas. Algn da las alcanzaremos y traeremos a casa. Estamos

  • especialmente ansiosos de poner las manos encima del Pioneer 10, el primer objeto

    hecho por el hombre que escap del Sistema Solar.

    Tengo la creencia de que yo estaba a punto de hacer lo mismo, cuando se me

    localiz.

    Suerte para usted... y para nosotros. Usted puede estar en condiciones de arrojar luz

    sobre muchas cosas que no sabemos.

    Con franqueza, lo dudo, pero har lo mejor que pueda. No recuerdo cosa alguna

    despus de que esa cpsula desbocada carg contra m. Aunque todava me resulta

    difcil de creer, me dijeron que Hal fue el responsable.

    Es cierto, pero es un relato complicado. Todo lo que hemos podido saber est en

    esta grabacin; unas veinte horas, pero es probable que usted pueda pasarla en

    Aceleracin.

    "Ya sabe, por supuesto, que Dave Bowman sali en la cpsula nmero dos para

    rescatarlo... pero despus qued del lado de afuera de la nave porque Hal se neg a abrir

    las escotillas del compartimiento de cpsulas.

    En el Nombre de Dios, por qu?! El doctor Kim dio un ligero respingo. No era la

    primera vez que Poole notaba esa reaccin.

    "Debo tener cuidado con mi lenguaje", pens, "'Dios' parece ser mala palabra para esta

    cultura... debo preguntarle a Indra acerca de eso."

    Hubo un importante error de programacin en las instrucciones de Hal: se le haba

    dado el control de aspectos de la misin de los que ni usted ni Bowman estaban al tanto.

    Todo eso figura en la grabacin...

    "Sea como fuere, tambin interrumpi los sistemas para mantenimiento fisiolgico de

    los tres hibernautas, la Tripulacin Alfa, y Bowman tambin tuvo que lanzar al exterior

    esos cuerpos.

    "As que Dave y yo ramos la Tripulacin Beta: algo ms que yo no saba..."

    Qu les pas a ellos? pregunt Poole. No se los pudo rescatar, como se hizo

    conmigo?

    Temo que no: tambin examinamos eso, claro.

    Bowman los haba eyectado varias horas despus de haberle arrebatado el control a

    Hal, as que las rbitas de esos astronautas fueron levemente diferentes de la suya...

    apenas lo suficiente como para que se quemaran en Jpiter, mientras que usted lo roz y

    recibi un empuje de gravedad que lo habra llevado a la Nebulosa de Orion al cabo de

    algunos miles de aos ms...

  • Haciendo todo en condicin de control manual, en verdad, una proeza fantstica!

    Bowman logr poner a la Discovery en rbita en torno de Jpiter. Ah se encontr con lo

    que la segunda expedicin denomin Hermano Mayor: un aparente gemelo del monolito

    de Tycho, pero centenares de veces ms grande.

    Y ah es donde lo perdimos. Sali de la Discovery en la cpsula remanente y fue al

    encuentro del Hermano Mayor. Durante casi mil aos hemos estado obsesionados por su

    ltimo mensaje: "Por Deus... est lleno de estrellas!"

    "Y dale con eso!", se dijo Poole. "Jams de los jamases Dave podra haber dicho eso...

    Debe de haber dicho: 'Dios mo... est lleno de estrellas!'"

    Parece ser que la cpsula fue atrada hacia el monolito por alguna clase de campo

    inercial, porque l, y es de suponer que tambin Bowman, sobrevivi a una aceleracin

    que debi de haberlos aplastado en forma instantnea. Y sa fue la ltima informacin

    que haya tenido alguien durante casi diez aos, hasta la misin conjunta norteamericana-

    rusa en la Leonov.

    Que hizo contacto con la abandonada Discovery, de modo que el doctor Chandra

    pudiera ir a bordo y reactivara a Hal. S, eso lo s.

    El doctor Kim pareca estar ligeramente avergonzado.

    Lo siento. No estaba seguro de cunto se le haba informado ya. De todos modos,

    eso fue cuando cosas an ms extraas empezaron a suceder:

    "Aparentemente, el arribo de la Leonov hizo que algo se pusiera en actividad dentro del

    Hermano Mayor. Si no tuviramos estas grabaciones, nadie habra credo lo que ocurri.

    Permtame mostrarle: aqu est el doctor Heywood Floyd haciendo la guardia de

    medianoche a bordo de la Discovery, despus que se hubo restaurado la energa.

    Naturalmente, usted lo reconocer todo.

    "Por cierto que s, y qu extrao resulta ver a Heywood Floyd, muerto hace ya mucho,

    sentado en mi antiguo asiento, con el ojo rojo de Hal, que nunca parpadea, explorando

    todo lo que hay en derredor. Y an ms extrao es pensar que tanto Hal como yo

    compartimos la misma experiencia de resurreccin de entre los muertos..."

    En uno de los monitores estaba ingresando un mensaje, y Floyd respondi con pereza:

    Est bien, Hal. Quin est llamando?

    NO HAY IDENTIFICACIN.

    Floyd pareca estar ligeramente molesto.

    Muy bien. Por favor, dame el mensaje. ES PELIGROSO QUE PERMANEZCAN

    AQU. DEBEN PARTIR DENTRO DE QUINCE DAS.

  • Eso es absolutamente imposible. Nuestra ventana de lanzamiento no se abre sino

    hasta dentro de veintisis das, contando desde hoy. No tenemos suficiente propulsor

    como para partir antes.

    ESTOY AL TANTO DE ESTOS HECHOS. NO OBSTANTE, DEBEN PARTIR DENTRO

    DE QUINCE DAS.

    No puedo tomar esta advertencia en serio a menos que conozca su origen... Quin

    me est hablando?

    YO FUI DAVID BOWMAN. ES IMPORTANTE QUE ME CREA. MIRE DETRS DE

    USTED.

    Lentamente, Heywood Floyd gir en su silln rotatorio, alejndose de los bancos de

    paneles y conmutadores de la pantalla de la computadora, dirigindose hacia la pasarela

    cubierta de velero.

    Mire esto con cuidado indic Kim.

    "Como si necesitara que me lo digan", pens Poole.

    El ambiente con gravedad cero de la cubierta de observacin de la Discovery estaba

    mucho ms polvoriento que como lo recordaba. Conjetur que todava no se haba puesto

    en lnea la planta para filtracin de aire. Los rayos paralelos del distante, pero aun as

    refulgente Sol, entrando a raudales por las grandes ventanas, iluminaban innumerables

    motas danzantes, constituyendo una exhibicin clsica de movimiento browniano.

    Y ahora, a esas partculas de polvo les estaba ocurriendo algo extrao: alguna fuerza

    pareca estar comandndolas, alejndolas de un punto central pero, a la vez, haciendo

    que otras se dirigieran a l, hasta que todas se reunieron en la superficie de una esfera

    hueca. Esa esfera, de cerca de un metro de dimetro, flot un momento en el aire, como

    una gigantesca pompa de jabn. Despus se alarg, formando un elipsoide cuya

    superficie empez a arrugarse, formando pliegues y depresiones. Poole realmente no se

    sorprendi cuando empez a adoptar la forma de un hombre.

    Haba visto esas figuras, hechas en vidrio soplado, en museos y exhibiciones de

    ciencia. Pero este polvoroso fantasma ni siquiera se acercaba a la precisin anatmica:

    era como una tosca estatuita de arcilla, o una de las primitivas obras de arte encontradas

    en las hendeduras de las cavernas de la Edad de Piedra. Slo la cabeza estaba

    modelada con cuidado, y la cara, ms all de toda sombra de duda, era la del capitn de

    fragata David Bowman.

    HOLA, DOCTOR FLOYD. AHORA ME CREE USTED.

    Los labios de la figura nunca se movieron: Poole se dio cuenta de que la voz s, en

    verdad era la voz de Bowman provena de la rejilla del altavoz.

  • ESTO ES MUY DIFCIL PARA M, Y TENGO POCO TIEMPO. SE ME PERMITI DAR

    ESTA ADVERTENCIA: SOLAMENTE TIENEN QUINCE DAS.

    Por qu... y qu es usted?

    Pero la figura fantasmal ya se estaba desvaneciendo, su granosa envoltura empezando

    a disolverse y convertirse de nuevo en sus partculas constituyentes de polvo.

    ADIS, DOCTOR FLOYD. NO PODEMOS TENER MS CONTACTO, PERO PUEDE

    HABER UN SOLO MENSAJE MS, SI TODO SALE BIEN.

    Mientras la imagen se disolva, Poole no pudo evitar sonrer ante aquella antigua frase

    hecha de la Era Espacial, "Si todo sale bien"... cuntas veces la haba odo salmodiada

    antes de una misin!

    El fantasma desapareci; slo quedaron las motas de polvo, que retomaban sus

    patrones aleatorios de desplazamiento en el aire. Con un esfuerzo de voluntad, Poole

    regres al presente.

    Bien, capitn, qu piensa de eso? pregunt Kim.

    Poole todava estaba conmovido, y pasaron varios segundos antes de que pudiera

    contestar.

    La cara y la voz eran las de Bowman: eso lo jurara... pero, qu era?

    Todava estamos debatiendo sobre eso. Llmelo holograma, proyeccin... por

    supuesto, hay muchsimas maneras en que se lo podra fraguar si alguien quisiera

    hacerlo, pero no en esas circunstancias! Y adems, por supuesto, est lo que ocurri

    despus.

    Lucifer?

    S. Gracias a esa advertencia, tuvieron tiempo apenas suficiente para alejarse antes

    que Jpiter detonara.

    As que sea lo que fuera que hubiese sido, la cosa-Bowman era amistosa y trat de

    ayudar.

    Presuntivamente. Y esa no fue la ltima vez que apareci. Puede haber sido

    responsable de ese "un solo mensaje ms", que nos adverta que no intentramos

    efectuar descensos en Europa.

    Y nunca los hemos intentado?

    Solamente una vez, por accidente, cuando secuestraron la Galaxy y se la forz a

    descender ah, treinta y seis aos despus, y su nave gemela, la Universe, tuvo que ir al

    rescate. Todo est aqu... junto con lo poco que nuestros monitores robot nos dijeron

    sobre los europanos.

    Estoy ansioso por verlos.

  • Son anfibios, y vienen en todas las formas y tamaos. No bien Lucifer empez a

    fundir el hielo que cubra todo su mundo, empezaron a surgir del mar. Desde ese

    entonces se desarrollaron a una velocidad que parece imposible desde el punto de vista

    biolgico.

    Por lo que recuerdo sobre Europa, no haba muchas grietas en el hielo? A lo mejor

    ya haban empezado a reptar a travs de ellas y a echar un vistazo en derredor.

    sa es una teora de amplia aceptacin. Pero existe otra, mucho ms especulativa.

    El Monolito puede tener que ver, de una manera que todava no entendemos. Lo que

    desencaden esta lnea de pensamiento fue el descubrimiento de AMT-0 aqu mismo, en

    la Tierra, casi quinientos aos despus de su poca. Supongo que ya le habl sobre eso.

    Nada ms que vagamente: hubo tantas cosas en las que ponerse al da! S pens

    que el nombre era ridculo, ya que no se trataba de una anomala magntica, y estaba en

    frica, no en Tycho!

    Usted tiene toda la razn, claro, pero el nombre ya qued. Y cuanto ms

    aprendemos sobre los Monolitos, ms profundo se hace el enigma, en especial cuando

    son la nica prueba real de la existencia de tecnologa avanzada ms all de la Tierra.

    Eso es lo que me sorprendi: habra pensado que, para estos momentos, habramos

    recibido seales de radio provenientes de alguna parte. Los astrnomos empezaron a

    buscarlas cuando yo era nio.

    Pues bien, hay un solo indicio... y es tan aterrador que no nos gusta mencionarlo.

    Oy hablar de la Nova Escorpio?

    No me parece.

    Las estrellas se vuelven nova todo el tiempo, claro, y sta no era que impresionara

    particularmente pero, antes que estallara, se saba que N Escorp tena varios planetas.

    Habitados?

    No existe modo alguno de saberlo; las bsquedas radiales no haban captado

    seales. Y he aqu la pesadilla...

    Por suerte, la patrulla automtica de Novas capt el evento en el comienzo mismo...

    y no empez en la estrella: uno de los planetas deton primero, y despus hizo que lo

    hiciera su sol.

    Mi Di... lo siento. Prosiga.

    Ya ve la cuestin: es imposible que un planeta se convierta en nova... a menos que

    ocurra una sola cosa.

    Una vez le un chiste morboso en una novela de ciencia ficcin: "Las supernovas son

    accidentes industriales".

  • No fue una supernova... pero puede que se no sea un chiste. La teora de ms

    amplia aceptacin es que alguien ms estuvo utilizando energa del vaco... y perdi el

    control.

    O pudo haber sido una guerra.

    Eso tambin es malo, y probablemente nunca lo sabremos. Pero como nuestra

    propia civilizacin depende de la misma fuente de energa, usted podr comprender por

    qu N Escorp a veces nos causa pesadillas.

    Y nosotros slo tenamos que preocuparnos por reactores nucleares que se fundan!

    Ya no ms, a Deus gracias. Pero en realidad quera decirle ms sobre el

    descubrimiento de AMT-0, debido a que seal un punto de coyuntura en la historia

    humana.

    "Haber encontrado la AMT-1 en la Luna ya fue una conmocin suficientemente grande,

    pero quinientos aos despus se produjo una peor, y tuvo lugar mucho ms cerca de

    casa... en todos los sentidos de la palabra: all abajo, en frica.

    8 - Regreso a Olduvai

    Los Leakey, se deca a menudo el doctor Stephen Del Marco, nunca habran

    reconocido este sitio, aun cuando se encuentra a escasos doce kilmetros de donde

    Lous y Mary, cinco siglos atrs, exhumaron a nuestros primeros ancestros. El

    calentamiento del planeta y la Edad Pequea del Hielo (truncada por milagros de

    tecnologa heroica) haban transformado el paisaje y alterado por completo su flora y su

    fauna. Los robles y pinos todava estaban luchando para ver cul sobrevivira a los

    cambios de la suerte climtica.

    Y resultaba difcil creer que, para el ao 2153, en Olduvai no quedaba algo que no

    hubiera sido desenterrado por entusiastas antroplogos. Sin embargo, recientes

    inundaciones repentinas (que se supona que no iban a ocurrir ms) volvieron a esculpir la

    regin, cercenando varios metros de la capa superior del suelo. Del Marco haba

    aprovechado la oportunidad y ah, en el lmite del barrido electrnico profundo, se

    encontraba algo que no poda creer del todo.

    Le haba tomado ms de un ao de excavacin lenta y cuidadosa llegar a la imagen

    fantasmal y enterarse de que la realidad era ms extraa que cualquier cosa que se

    hubiese atrevido a imaginar. Mquinas excavadoras robot haban quitado con rapidez los

    primeros metros; despus se hicieron cargo las tradicionales cuadrillas esclavizadas de

    estudiantes graduados. Las haba ayudado o estorbado un equipo de cuatro kongs, a

  • los que Del Marco consideraba ms un problema que un apoyo. Sin embargo, los

    estudiantes adoraban los gorilas genticamente perfeccionados, a los que trataban como

    nios retrasados pero muy queridos. Se rumoreaba que las relaciones no siempre eran

    por completo platnicas.

    Para los ltimos metros, sin embargo, todo fue el trabajo de manos humanas que, por

    lo comn, blandan cepillos de dientes... y de cerda suave, adems. Y ahora haba

    terminado: ni Howard Crter, al ver el primer destello de oro en la tumba de Tutankamon,

    haba descubierto un tesoro como se. A partir de ese instante, Del Marco supo que las

    creencias y filosofas humanas seran irrevocablemente modificadas.

    El Monolito pareca ser el gemelo exacto del descubierto en la Luna cinco siglos antes;

    hasta la excavacin que lo rodeaba era de tamao casi idntico. Y, al igual que la AMT-1,

    no reflejaba la luz en absoluto, absorbiendo el ardiente fulgor del sol africano y el plido

    destello de Lucifer con la misma indiferencia.

    Mientras conduca a sus colegas los directores de la media docena de museos ms

    famosos del mundo, tres eminentes antroplogos, los directores de dos imperios de la

    prensa hacia el foso, Del Marco se preguntaba si alguna vez tan distinguido grupo de

    hombres y mujeres haba estado tan silencioso, y durante tanto tiempo. Pero era el efecto

    que ese rectngulo negro como el bano tena sobre todos los visitantes cuando stos se

    daban cuenta de las consecuencias de los miles de artefactos que lo rodeaban.

    Porque all haba una coleccin de tesoros para los arquelogos: herramientas de

    pedernal toscamente labradas; incontables huesos, algunos de animales, otros de seres

    humanos, y casi todo estaba dispuesto segn cuidadosos patrones. Durante siglos... no,

    milenios... esas lastimosas ofrendas eran tradas por criaturas que no tenan ms que los

    primeros destellos de inteligencia, y lo haban hecho como tributo a una maravilla que

    estaba ms all de su comprensin.

    "Y ms all de la nuestra", pensaba Del Marco a menudo. No obstante, de dos cosas

    estaba seguro, aun cuando dudaba de que alguna vez se obtuvieran las pruebas.

    Que eso se hallaba ah donde, en tiempo y espacio, la especie humana realmente

    haba comenzado.

    Y que ese Monolito fue el primero de todos sus multitudinarios dioses.

    9 - Tierra celestial

    Anoche haba ratones en mi dormitorio se quej Poole, hablando en serio slo a

    medias. Hay posibilidades de que me consigas un gato?

  • La doctora Wallace pareca perpleja, hasta que empez a rer:

    Debes de haber odo uno de los microts de limpieza. Har que revisen la

    programacin para que no te molesten. Trata de no pisarlo si lo encuentras trabajando: si

    lo haces, llamar pidiendo ayuda, y todos los amigos acudirn a recoger los pedazos.

    Tanto que aprender... y tan poco tiempo! No, eso no era verdad, se record Poole a s

    mismo. Muy bien podra tener un siglo por delante, gracias a la ciencia mdica actual. La

    idea ya estaba empezando a llenarlo de aprensin antes que de placer.

    Por lo menos, ahora poda seguir la mayora de las conversaciones con facilidad, y

    haba aprendido a pronunciar palabras, por lo que Indra no era la nica persona que lo

    poda entender. Estaba muy contento de que el angls ahora fuese el idioma mundial,

    aunque el francs, el ruso y el mandarn todava florecan.

    Tengo otro problema, Indra, y creo que t eres la nica persona que me puede

    ayudar: cuando digo "Dios", por qu la gente parece avergonzarse?

    Indra no pareci avergonzarse en absoluto; de hecho, lanz una carcajada.

    Es una historia muy complicada. Ojal mi viejo amigo, el doctor Khan, estuviera aqu

    para explicrtela... pero est en Ganimedes, curando a cualquier Verdadero Creyente que

    pudiese encontrar all. Cuando todas las antiguas religiones cayeron en el descrdito,

    hazme recordar que alguna vez te hable del papa Po XX: uno de los hombres ms

    grandes de la historia, seguamos necesitando una palabra para designar la Causa

    Primigenia o al Creador del Universo... si es que lo hay.

    "Hubo muchas sugerencias, Deo, Teo, Jove, Brahma. A todos se los intent, y algunos

    todava permanecen, en especial el favorito de Einstein, "El Viejo". Pero Deus parece

    estar de moda hoy en da.

    Tratar de recordarlo, pero me sigue pareciendo una tontera.

    Te acostumbrars. Te ensear algunos otros expletivos corteses para que los

    utilices cuando quieras expresar tus sentimientos.

    Dijiste que todas las antiguas religiones cayeron en el descrdito: entonces, en qu

    cree la gente actualmente?

    En lo menos posible. Todos somos destas o testas.

    Hiciste que me perdiera. Definiciones, por favor.

    Eran algo diferentes en tu poca, pero aqu tienes las ltimas versiones: los testas

    creen que no hay ms que un Dios; los destas, que existe no menos que un Dios.

    Temo que la distincin es demasiado sutil para m.

    No para todos: te sorprenderas ante las acerbas controversias que eso desat. Hace

    cinco siglos, alguien utiliz lo que se conoce como matemtica surrealista, para demostrar

  • que existe un infinito nmero de gradaciones entre los testas y los destas. Naturalmente,

    al igual que la mayora de los diletantes de lo infinito, se volvi loco. A propsito, los

    destas ms conocidos fueron norteamericanos: Washington, Franklin, Jefferson...

    Un poquito antes de mi poca, aunque te sorprendera saber cunta gente no se da

    cuenta de eso.

    Y ahora, algunas buenas noticias: Joe, el Profe Anderson, finalmente dio su... cmo

    era la expresin...? O.K. tu condicin fsica es adecuada para que se te pase a una

    vivienda permanente.

    Es una buena noticia. Aqu todos me han tratado muy bien, pero estar feliz de

    contar con un lugar propio.

    Necesitars ropa nueva y alguien que te muestre cmo usarla. Y para que te ayude

    con los centenares de pequeas tareas cotidianas que pueden hacer perder tanto tiempo.

    Por eso nos tomamos la libertad de disponer un asistente personal para ti. Entra, Danil...

    Danil era un hombre pequeo, de tez marrn claro, que promediaba la treintena y que

    sorprendi a Poole al no hacerle el saludo normal de contacto de palmas, con su

    intercambio automtico de informacin. En verdad, pronto dio la impresin de que Danil

    no posea una Ident: toda vez que se la necesitaba, extraa un pequeo rectngulo de

    plstico que, en apariencia, cumpla las mismas funciones que las "tarjetas inteligentes"