Apellidos bascongados y su significado

Click here to load reader

Embed Size (px)

description

 

Transcript of Apellidos bascongados y su significado

  • 1. 58 E U S K A L - E R R I A COLECCION ALFABTICA DE APELLIDOS BASCONGADOS CON SU SIGNIFICADO. POR DON JOSEF FRANCISCO DE IRIGOYEN. Impresa en Mgico, con licencia y privilegio, en la oficina de don Manuel Valds, calle de Zuleta, ao de 1809, esta obrita, tan intere- sante como rara ya en nuestros das, y cuya edicion nica fu costea- da, en la citada fecha, por D. Juan Lopez Cancelada, editor de la Gazeta de Mxico, es una de las mas curiosas que forman parte del catlogo espacial de la bibliografa bascongada. Los apellidos de esta region de la pennsula ibrica, de origen euskaro todos y como formados de races de esta lengua primitiva, se prestan de una manera verdaderamente extraa ser traducidos; con algun conocimiento de nuestro idioma puede intentarse averiguar con fruto, en la mayor parte de los casos, su orgen, su procedencia y significacion especial; y este estudio, que por s solo es ya objeto de fundada curiosidad, reune lo til lo agradable, por cuanto al querer desentraar la significacion de los apellidos, se tropieza con las raices primordiales ms importantes del bascuence, que hay nece- sidad de conocer, reuniendo as un gran caudal de voces, y familiari- zndose la vez con las reglas principales que se sujetan stas en la composicion. Un Diccionario de apellidos bascongados sera, pues, trabajo inte- resantsimo, bajo el doble aspecto de obra curiosa la par que til; mas de una vez me haba ocurrido intentar su formacion, despues de comenzado reunir los primeros materiales, tuve la fortuna de que un amigo, gran amateur de cuanto hace relacion nuestra lengua, y en general, al pais bascongado, me ofreciera, tratando de este asunto, un ejemplar de la interesante Coleccion alfabtica formada por D. Josef Francisco de Irigoyen, que durante algunos aos he guardado como oro en pao Fundada la EUSKAL-ERRIA, entre cuyas bases entra como una de las principales la de dar conocer los libros mas raros y curiosos que se hayan escrito acerca de esta region, contribuyendo as la forma-
  • 2. R E V I S T A B A S C O N G A D A . 59 cion de una verdadera biblioteca bascongada, he creido que ninguna obrita podra ser mas til ni curiosa para inaugurar esta seccion de la Revista, que la del Sr. Irigoyen, la que sirven de prefacio estas lineas. Sin ser, en efecto, mas que un modesto ensayo, escrito por lo que del mismo texto se desprende, sin pretensiones de ningun gnero, la Coleccion alfabtica de apellidos del Sr. Irigoyen es obra muy aprecia- ble y cuya reproduccion ser indudablemente recibida con placer por muchsimos bascongados. Cierto es que, no obstante contener sobre dos mil apellidos, con mas algunos patronmicos de filiacion, parecer este trabajo insufi- ciente muchos, y es en efecto susceptible de ser aumentado y com- pletado; trabajo que quizs nos animemos emprender, en la medida de nuestras fuerzas, una vez terminada su reproduccion; verdad es tambien que su utilidad hubiera sido mucho mayor, especialmente para los poco prcticos en el conocimiento de nuestro idioma, si en vez de limitarse dar la significacion de los apellidos, hubiernse de- terminado las raices de las diversas voces que entran en la formacion de cada uno de ellos; pero con todo y esto, la obra del Sr. Irigoyen, es esencialmente curiosa, y no puede negrsele el mrito de la priori- dad en la materia. Nos limitaremos, pues, por el momento darla conocer literal- mente, y sin variacion ni adicion ninguna por nuestra parte, dejando para mas adelante el completarla, el esponer algunas observaciones sobre aquellos puntos en que no estemos conformes con el autor. No terminarmos estas lineas sin llamar la atencion del lector sobre la acentuacion de nuestros apellidos, conservada por lo general en su primitiva pureza, por ser punto ste en el que se van introduciendo en nuestros dias grandes corruptelas, por la aficion que va entrando esdrujulizar, la manera castellana; muchsimos apellidos que nada tienen de tales, si se atiende las radicales de que se hallan formados. A continuacion ver el lector el Prlogo con que el Sr. D. Josef Francisco de Irigoyen, de quien no he podido encontrar dato alguno biogrfico, encabeza la obrita, y desde el nmero prximo comen- zaremos la reproduccion de su Coleccion alfabtica de apellidos bascon- gados.
  • 3. 60 E U S K A L - E R R I A . PRLOGO. En las personas que tienen apellidos Bascongadas y no entienden el Bascuence, he advertido innumerables veces una solcita curiosi- dad de saber su significado, asi como tambien su complacencia quando han encontrado algun sugeto que se lo declare. Esto me persuadi que podra serles agradable una coleccion alfa- btica de tales Apellidos con sus respectivos significados: y aunque conociendo mi insuficiencia para tamaa empresa, me retraxe por algun tiempo de tomarla mi cargo, al fin pudo mas en m el deseo de complacer y ser de algun modo til mis compatriotas. Apenas empez poner manos la obra, quando toqu prctica- mente que no era la mayor dificultad el sacar las etimologa; y por ellas los significados, sino el hacer el acopio de apellidos Basconga- dos. En esto he impendido no corto trabaxo, y diligencia; mas no por eso me lisongeo de haber dado con todos ellos, si bien esta falta podr remediarse, avisndola los que la notaren, siempre que se hubiere de hacer reimpresion de la obra, en cuyo caso se avisar anticipadamente por los peridicos de esta Capital. La lengua Bascongada, como perfecta, tiene su particular signifi- cado para cada una de las slabas y letras que usa en su mecanismo dice el sabio Astarloa en su Apologa de la misma lengua: era pues consiguiente que todos los apellidos Bascongados fuesen, como en efecto lo son, significativos. Hemos de suponer, prosigue el mismo Autor, que los apellidos se han tomado en todos tiempos, del nombre de padres abuelos, del parage en que cada uno viva. los padres y abuelos se daba el nombre tomndole de sus hechos heroycos, de la disposicion cor- poral, de las qualidades de su espritu. los parages lugares se pona nombre por el producto terrenal, disposicion de la situacion en que se hallaban. Los apellidos que se formaban de los nombres de padres llevaban el articulo posesor, quedando libres para el juego de los demas art- culos, segun lo exigiese la necesidad del concepto: de Anso, Lope, dos nombres antiqusimos de la Espaa, y con que se llamaron mu- chos predecesores nuestros, tomaron sus hijos el cognomento de Ansorena, Loperena, que son los legtimos nombres de filiacion, y este modo de apellidarse ha corrido hasta nuestros das. Conocemos hoy no solamente los Ansorenas, Loperenas, Martienas Martire-
  • 4. R E V I S T A B A S C O N G A D A . 61 nas, sino tambien los Michelenas, Juanenas, Marticorenas, etc,, todas estas voces son notoriamente Bascongadas, ya por el artculo posesor Bascongado que las caracteriza, ya tambien por los primiti- vos de que provienen, que son muy nuestros sin disputa. Los nombres patronmicos de filiacion, que se han formado en el Bascuenze despues de la introduccion del uso de poner nombres de Santos los reciennacidos, tienen todo el carcter de Basconga- dos, y aporque llevan dichos nombres nuestro artculo posesor, ya tambien porque los pronunciamos segun nuestro ayre y giro, lla- mando Michel Miguel en nuestro Michelena: Machin Martin en Machinandirena, usando de algunas terminaciones nuestras, como de la aumentativa co en nuestro Marticorena y diminutivo cho en Juanchorena. Quando formaban los Bascongados sus apellidos de los nombres de sus abuelos, bisabuelos tatarabuelos, usaron de la terminacion adverbial ez z segun lo exiga el nombre: si este acababa en consonante, valianse de la ez y si no de la z. Quando se tomaba el apellido por el parage donde uno vivia, el mismo nombre del terreno lo formaba sin mudar letra. EI primer miramiento que se tiene y ha tenido por los nuestros para poner nombres terrenos, ha sido su misma posicion: si era llano espacioso llamabanle Naba Nabia, Arandi Arandia: si la llanura era estrecha decian Ibarra: quando era encaado dbanle por nombre Arrua: si se hallaba baxo de eminencias Orobio: si era precipicio llamaban Amilaga, Amileta: si resbaladizo Amilategui: s se hallaba sobre una profundidad Amilubia: si el parage era cima llamaban Oar, Oiz: si entre cimas Oca: si era una colina acabada en punta llamaban Muguia: si chata Munia: si pequeita Muua; y he aqu un sin nmero de materiales para dar con las etimologas de infinitos apellidos. Se miraba en segundo lugar la cosa que mas abundaba en el terreno; y como una misma cosa podia abundar en muchos lugares, diferenciaron las terminaciones; si abundaba la piedra en un terre- no, posponian la voz Arri la terminacion eta, y llamaban aquel parage Arrieta, y de aqu provienen los apellidos Arrietas: si otro parage abundaba igualmente en piedras, al Arri posponian la termi- nacion ola y resultaba Arriola, distinto de Arrieta en la voz, pero casi una misma cosa en el significado, y de aqu los apellidos Arrio- las: hallbase un tercer lugar parage tambien abundante en pie- dras, y distnguianle de Arrieta y Arriola, posponiendo al Arri la terminacion aga, resultando Arriaga, de donde vienen los Arriagas: hallaban otro parage cuya mayor abundancia era de piedras, distin-
  • 5. 62 E U S K A L - E R R I A . guianle posponiendo al Arri la terminacion abundancial tza, y lla- maban Arritza. Pero no