ANTONIO GALLEGO BURÍN

Click here to load reader

  • date post

    28-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    216
  • download

    1

Embed Size (px)

description

BIOGRAFIA DEL AUTOR

Transcript of ANTONIO GALLEGO BURÍN

  • REVISTA DEL CEHGR nm. 23 2011 pgs. 193-206 ISSN: 2253-9263

    RESUMEN

    En este artculo pretendemos analizar la larga trayectoria ideolgica de Antonio Gallego Burn durante el convulso periodo de entreguerras. De este modo, veremos la importancia que la familia, la posicin social, el entorno y su formacin intelectual tuvieron en la evolucin de su pensamiento. La actitud de Antonio Gallego, como la de otros muchos espaoles del perio do, no fue esttica ni siempre predecible sino que, por el contrario, result enormemente v ariada y cambiante como consecuencia de las experiencias vividas y las diferentes maneras de percibir la realidad en cada momento. Por ello, no resulta extrao que sus contactos con el mundo intelectual liberal compartieran protagonismo con su admiracin por el maurismo o por el regionalismo cataln. El miedo al avance del sindicalismo, su profundo catolicismo, la confianza en la Monarqua o sus fracasos en la poltica local fueron elementos decisivos en laconfiguracin de su trayectoria poltica hasta la llegada del franquismo. Cuando durante el verano de 1936 estall la guerra en Espaa, Antonio Gallego se puso decididamente del lado de los sublevados, colabor desde distintos puestos en la retaguardia y logr lo que las urnas le haban negado: un cargo poltico desde el cual contribuir a la construccin del franquismo.

    Palabras clave: franquismo, Granada, catolicismo, Guerra Civil, Europa de entreguerras, nacionalismo.

    ABSTRACT

    This article aims to analyze their long-standing ideological during the Interwar period. Thus, we see the importance of family, social position, environment and their intellectual background, had in the evolution of his thinking. The attitude of Antonio Gallego, like many other Spaniards in that period, was not static and always predictable, but on the contrary, was extremely varied and changing as a result of the experiences and different ways of perceiving reality in every moment. Therefore, it is not surprising that his contacts with the liberal intellectual world shared space with his admiration for the maurismo or Catalan regionalism. Fear of trade

    El largo camino hacia el franquismo: Antonio Gallego Burn (1915-1939)

    Claudio Hernndez BurgosUniversidad de Granada

    [email protected].es

    Recibido: 12 Mayo 2011 Revisado: 07 Noviembre 2011 Aceptado: 11 Noviembre 2011 Publicacin Online: 15 Diciembre 2011

  • Claudio Hernndez Burgos

    REVISTA DEL CEHGR nm. 23 2011 pgs. 193-206194

    unionism advance, deep Catholicism, the faith in the monarchy or his failures in local politics, would be decisive elements in shaping his political career until the arrival of Francos regime. When in summer of 1936 the war started in Spain, Antonio Gallego was decidedly on the side of the rebels, collaborated from different positions in the rear and obtained what the polls had been denied: a political position in his hometown from which to work in the construction of the Francos Regime.

    Keywords: Francos regime, Granada, Catholicism, Civil War, Interwar Europe, nationalism.

    S i tuviramos que reducir a dos los pilares sobre los que se asent el rgimen franquista, diramos que estos fueron la patria y la religin. En el seno del franquismo confluyeron y lucharon por imponerse dos proyectos de nacin diferenciados. De una parte, el nacionalcatlico, que defenda el catolicismo como algo consustancial a Espaa y se apoyaba en las ideas de Menndez Pelayo; y, de otra, el ultranacionalismo falangista, que postulaba el regeneracionismo de la nacin espa-ola y comparta las ideas de los fascismos europeos1. Estos proyectos de nacin se cimentaban, en buena medida, en planteamientos ya presentes desde el ltimo tercio del siglo xix, a los que se aadiran nuevos elementos en las primeras dcadas de la siguiente centuria. Al proyecto de la derecha tradicional y autoritaria se le sumaran en los aos treinta los componentes del incipiente fascismo espaol representado primero por las jons y luego por Falange Espaola. Ambos, sin embargo, encontra-ron numerosos puntos de conexin en aquello que no queran la democracia, el liberalismo o el comunismo y en lo que era, en mayor o menor medida, innegocia-ble el nacionalismo espaol y la religin catlica.

    Parece por tanto necesario, volver la mirada a las primeras dcadas del siglo xx para entender por qu una buena parte de los espaoles ayud al triunfo del bando franquista en la Guerra Civil y a la implantacin de una largusima dictadura. Y ms aun si tenemos en cuenta que estos decenios estuvieron marcados por un panorama sociopoltico verdaderamente convulso. En este sentido, atender a cmo individuos y grupos sociales enteros percibieron la realidad que les rode y forjaron su visin de los acontecimientos vividos resulta esencial para rastrear la trayectoria vital e ideol-gica de los mismos2. Entrar en el terreno de las actitudes sociales y de las percepciones individuales es, evidentemente, una tarea compleja. Pero no por ello debemos dejar de intentar constatar cambios y permanencias en el pensamiento y en las visiones del mundo que presentan los seres humanos. Resulta fundamental analizar qu razones

    1 Ismael Saz Campos, Espaa contra Espaa. Los nacionalismos franquistas, Marcial Pons, Madrid, 2003, pgs. 48-49.

    2 Roque Moreno Fonseret y Francisco Sevillano Calero, Los orgenes sociales del franquismo, Hispa-nia, 205 (2000), pgs. 703-724; Geoff Eley, Una lnea torcida: de la historia cultural a la historia de la sociedad, Valencia, 2008, pgs. 267-269.

  • el largo camino hacia el franquismo: antonio gallego burn (1915-1939)

    195REVISTA DEL CEHGR nm. 23 2011 pgs. 193-206

    llevaron a muchos espaoles a abjurar de las ideas democrticas y a decantarse por una solucin de fuerza el 18 de julio de 1936. Para ello, hemos de preguntarnos por cmo los ciudadanos vivieron la nacin espaola y la religin catlica durante estos aos.3 Fueron muchos los que pudieron sentirse atacados en lo ms ntimo de su ser por fantasmas tales como los separatismos, las medidas laicizadoras o los postula-dos revolucionarios que amenazaban con poner del revs su ordenada visin de la realidad.

    De muchos de ellos se nutri el franquismo, logrando concitar en su seno una heterognea variedad de apoyos sociales4. Entre stos se encontraban, bsicamente, aquellos para los que la indisolubilidad de Espaa y su esencialidad catlica eran algo absolutamente sagrado. Y a este variable conglomerado perteneci Antonio Gallego Burn. Analizar la vivencia individualizada y la evolucin ideolgica que ste experi-ment a lo largo de una etapa marcada por vertiginosos cambios puede servir para comprender lo que debieron sentir muchos de sus contemporneos. Gallego Burn se movi por buena parte del arco poltico de la derecha espaola y obtuvo una ctedra en la Universidad y un gran prestigio acadmico. Pero tambin dej claras sus ideas sobre la nacin espaola, el catolicismo, los partidos polticos o la realidad domstica y europea de su tiempo. Atendiendo a sus deseos, a sus proyectos para Granada y para Espaa, a las polticas por l emprendidas y a los miedos y enemigos a los que se enfrent, podemos acercarnos a la realidad del periodo y entender cmo, al igual que otros muchos espaoles, lleg a convertirse en un franquista ms, contri-buyendo a la consolidacin de la dictadura.

    1. EN BUSCA DE UN MODELO A SEGUIR: ANTONIO GALLEGO ENTRE MAURA Y CAMB (1915-1931)

    En 1915, con tan solo veinte aos, Antonio Gallego Burn se afili a las juven-tudes mauristas granadinas. Su decisin de entrar en poltica responda a variadas razones que van desde su formacin intelectual a la situacin nacional, pasando por el turbulento contexto europeo. Nacido en 1894 en el seno de una familia burguesa de Granada, desarroll desde su infancia una viva actitud intelectual, mostrando una especial simpata por la obra del tambin granadino Ganivet5. La lectura de sta y la

    3 Vid. Xos M. Nez Seixas, La nacin contra s misma. Nacionalismos espaoles durante la Guerra Civil, (1936-1939), en Carlos Taibo (dir.), Nacionalismo espaol. Esencias, memorias e instituciones, Los Libros de la Catarata, Madrid, 2007, pgs. 75-111.

    4 Carme Molinero y Pere Yss, El rgim franquista: feixisme, modernitzaci i consens, Vic, 1992; Francisco Cobo Romero y Teresa Ortega Lpez, No solo Franco. La heterogeneidad de los apoyos sociales al rgimen y la composicin de los poderes locales, Andaluca, 1936-1948, Historia Social, 51 (2005), pgs. 49-71.

    5 Antonio Gallego Morell, Antonio Gallego Burn, Madrid, 1973, pgs. 13-18; y Cristina Vies Millet, Anto-nio Gallego Burn, Granada, 2003, pgs. 15-18.

  • Claudio Hernndez Burgos

    REVISTA DEL CEHGR nm. 23 2011 pgs. 193-206196

    inestable situacin poltica y social de Espaa en la segunda dcada del siglo xx le llevaron a abrazar las teoras del regeneracionismo, que plasm mediante su colabo-racin en la publicacin universitaria Granada Escolar 6.

    El 30 de junio de 1914 se licenciaba en Letras por la Universidad de Granada. Un mes ms tarde comenz la Primera Guerra Mundial. El impacto de la contienda y sus consecuencias fueron enormes para las sociedades europeas del periodo. Desde principios del siglo xx, Europa experimentaba un profundo proceso de industriali-zacin y urbanizacin, considerables transformaciones en la agricultura, una secula-rizacin de la sociedad y una honda modernizacin cultural7. Pero la Gran Guerra acto como catalizador de los cambios y aceler o hizo irreversibles algunos procesos en marcha. Por una parte, la guerra aviv el sentimiento de identidad nacional que se haba forjado entre las clases populares desde finales del siglo xix. La fiebre nacio-nalista, creada al calor del verano de 1914, llev a muchos hombres a las trincheras en donde, al mismo tiempo que descubrieron los horrores de la guerra, fraguaron un cong