Amrica Latina y el Caribe - Repensar Amrica Latina Coordinador General: ... ciales...

download Amrica Latina y el Caribe -   Repensar Amrica Latina Coordinador General: ... ciales latinoamericanas invita a pensar en la historia misma ... En America Latina tenemos ...

of 28

  • date post

    06-Feb-2018
  • Category

    Documents

  • view

    217
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Amrica Latina y el Caribe - Repensar Amrica Latina Coordinador General: ... ciales...

  • Amrica Latina y el Caribe: Globalizacin y conocimiento. Repensar las Ciencias Sociales

    Editores: Francisco Rojas Aravena y Andrea lvarez-Marn

    1

  • Proyecto Repensar Amrica Latina

    Coordinador General: Gonzalo Abad Ortz

    Comit Editorial:

    Adrin Bonilla

    Julio Carranza

    Thetonio dos Santos

    Francisco Rojas

    Juan Valds

    Volumen 1

    Francisco Rojas Avarena y Andrea lvarez-Marn, Editores

    Amrica Latina y el Caribe: Globalizacin y conocimiento. Repensar las ciencias sociales

    ISBN 978-92-9089-175-8

    UNESCO 2011

    Los autores se hacen responsables por la eleccin y presentacin de los hechos que figuran en la presente publicacin y por las opiniones que aqu expresan, las cuales no ref lejan necesariamen-te las de la UNESCO, y no comprometen a la Organizacin.

    Las denominaciones empleadas en esta publicacin y la forma en que aparecen presentados los datos, no implican de parte de la UNESCO juicio alguno sobre la condicin jurdica de pases, territorios, ciudades o zonas, o de sus autoridades, ni sobre la delimitacin de sus fronteras o lmites.

    Esta publicacin se encuentra disponible en www.unesco.org.uy/shs y puede ser reproducida haciendo referencia explcita a la fuente.

    Impreso en 2011 por la Oficina Regional de Ciencia de la UNESCO para Amrica Latina y el Caribe Luis Piera 1992, 2o. piso

    11100 Montevideo, Uruguay

  • 93

    La construccin del saber acadmico en Amrica Latina: voz de los excluidos o sostn de la tecnocracia?120

    diana tussie121 y melisa deCianCio122

    Introduccin

    Pensar Amrica Latina de una nueva manera, o repensarla, supone ref lexio-nar sobre el camino recorrido a la vez que pone en cuestin diversas formas de relacin entre las ciencias sociales (y sus actores, los acadmicos) tanto con su objeto de estudio como con su contexto poltico. As, pensar las ciencias so-ciales latinoamericanas invita a pensar en la historia misma de la regin y sus marchas y contramarchas. Sera imposible imaginar la constitucin del saber social en la regin independientemente del contexto histrico en el que ha producido su conocimiento, desarrollado sus investigaciones, elaborado sus teoras y abordado sus conclusiones. La produccin del conocimiento social en la regin ha sido extensa -con ciertas disparidades entre algunos pases res-pecto de otros- conduciendo a la conformacin de una comunidad acadmica que ha logrado dar cuenta de los dilemas de la regin. Dado que la produc-

    120 Agradecemos a Mercedes Botto sus constantes ref lexiones, la oportunidad para largas discusiones sobre el tema y especialmente sus seminarios pioneros sobre el tema en FLACSO, Argentina.

    121 Directora del rea de Relaciones Internacionales de la Facultad Latinoameri-cana de Ciencias Sociales (FLACSO).

    122 Asistente de investigacin, FLACSO-Argentina.

  • cin de conocimiento social no se encuentra aislada de los procesos polticos, sociales y econmicos en la cual se desarrolla, siempre existe una frontera borrosa entre sta y el proceso de toma de decisiones a nivel poltico.

    En 1996, FLACSO junto con la UAM-Xochimilco organiz el seminario Los intelectuales y los dilemas polticos en el siglo XX y posteriormente, a lo largo de tres meses, se analiz la vida y obra de grandes intelectuales y su relacin con la vida poltica. En el libro que se publico como resultado de dicho semi-nario, Norbert Lechner abri el fuego con una aguda observacin:

    En America Latina tenemos poca tradicin en dar cuenta de nuestro quehacer, pasamos de tema en tema, de coyuntura en coyuntura, sin hacer memoria. Nos cuesta asumir nuestra responsabilidad, es decir, responder a alguien (el pblico, los conciudadanos) por algo (la activi-dad intelectual). Una de las razones que inhibe ese benfico ejercicio de autorref lexin en nuestros pases radica en la tradicin cortesana; quiero decir, una atencin desmesurada a la relacin de intelectuales y poder. Se tiende a evaluar (autoevaluar) la labor intelectual en funcin de su inf luencia en las decisiones polticas, sea como consejero tras el trono, sea como portavoz de los marginados. Ello produce -ms all de la saludable polmica- una partidizacin de consecuencias nefastas. La partidizacin del debate intelectual me parece deplorable, porque debilita aun ms la de por si ya frgil esfera pblica en nuestros pases. En lugar de fortalecer lo pblico como mbito autnomo y crtico, tanto de la esfera estatal como del mundo privado, la discusin ciudadana termina identificada con la (por lo dems necesaria y muy legtima) lucha de los partidos polticos.123

    Tres aos ms tarde, en 1999, la UNESCO y el Consejo Internacional para la ciencia convocaron al Congreso Mundial sobre la Ciencia en Budapest. All, 150 naciones se reunieron por primera vez para hablar sobre la ciencia y su papel en el mundo actual consensuando como corolario un nuevo con-trato social en este mbito: la renegociacin de las relaciones entre ciencia y sociedad que result en la aprobacin de la Declaracin sobre la ciencia y el uso de conocimiento cientfico. Vale destacar tambin al programa MOST (Management of Social Transformations Programme) de la misma organizacin fundado en 1994 con el fin de mejorar la inf luencia de la investigacin social sobre el plantea-

    123 Lechner, Norbert (1997) Intelectuales y poltica. En: Baca Olamendi, Laura. y Cisneros, Isidro. Los Intelectuales y los dilemas polticos del Siglo XX. FLACSO-Mxico y Triana Editores, Mxico DF, Mxico, p. 33.

  • 95

    miento de polticas pblicas y la toma de decisiones en los diversos niveles polticos y sociales.124

    A partir de dichas iniciativas, -sumado al papel clave de UNESCO junto con su permanente interaccin en nuestra regin con la FLACSO- se inicio una creciente sensibilizacin y un mayor activismo social sobre los problemas re-lacionados con las polticas pblicas, ocupando hoy da un lugar importante en la agenda acadmica. Sin pretensiones de realizar una historia conceptual rigurosa, la pregunta que nos planteamos en este ensayo se centra principal-mente en como han ido cambiado las estrategias de autoposicionamiento de los acadmicos, cunto se ha recorrido desde entonces y cmo ha cambiado la forma de relacin entre los acadmicos y la poltica publica en el acelerado proceso de diferenciacin que se ha dado en los ltimos lustros. Asimismo, se abordar cmo ha ido cambiando la eterna pregunta acerca del valor del conocimiento as como su incidencia Cmo se est re-pensado a s misma la regin en relacin con la poltica pblica?

    Los debates en cuanto al rol del investigador social y su relacin con la elabo-racin de polticas es arduo. Por un lado, se encuentran quienes consideran que la tarea del cientfico social debera orientarse plenamente hacia las pol-ticas pblicas ser policy oriented-, mientras por otro lado, se encuentran quie-nes abogan por mantener la tarea del investigador dentro de los claustros uni-versitarios, concentrados en la observacin y elaboracin terica, y aislados de la formacin de poltica pblica. Frente a esta disyuntiva aparentemente sin resolucin -o cuando si lo fuera, es solo a ttulo personal- el anlisis acerca del rol del investigador social no pretende discernir entre cul sera el com-portamiento adecuado de ste sino cul ha sido histricamente su desempeo en la regin en consonancia con el contexto econmico, poltico y social en el cul ha llevado adelante sus funciones.

    Este proceso evolutivo del rol del intelectual- acadmico en la vida poltica de la regin no ha variado considerablemente de un pas a otro a lo largo de su historia. Es en este sentido que se propone elaborar un anlisis de la evolucin del pensamiento social latinoamericano a lo largo de su historia y su relacin con la toma de decisiones a nivel poltico en la regin. Pensar la regin como un todo permitir identificar las tendencias existentes en la construccin del

    124 Njera Meixueiro, Gustavo (2003) La investigacin social, la toma de decisiones y las polticas pblicas: La experiencia de la cmara de diputados. Centro de Estudios So-ciales y de Opinin Pblica y Cmara de diputados de Mxico, Mxico DF, Mxico.

  • Amrica Latina y el Caribe: Globalizacin y conocimiento. Repensar las Ciencias Sociales

    96

    conocimiento en Amrica Latina y las similitudes de su incidencia en el mbi-to pblico. Para ello se delinear, en primer lugar, una primera aproximacin a la evolucin de las ciencias sociales y la relacin resultante entre el trabajo acadmico y la toma de decisiones. En una segunda seccin, el foco estar puesto en el surgimiento del saber experto y el surgimiento de los llamados think tanks acompaando la restructuracin poltica y econmica de los pases latinoamericanos. En tercer lugar, se profundizar sobre los diversos enfoques sobre el dilema del mundo acadmico relativo al saber experto y el intelectual. Por ltimo, se presentarn los nuevos desafos que emergen al repensar Am-rica Latina en el contexto actual.

    Trazando un camino:

    la produccin acadmica y la poltica pblica

    La idea de producir conocimiento social con el fin de lograr un progreso so-cial fue tomando forma durante la Ilustracin. En muchos aspectos, las re-voluciones en Francia y Amrica se constituyeron como la culminacin de ese desarrollo y la primera aplicacin a gran escala de la teora social y poltica modernas. Amrica se constituy como la primera identidad de la modernidad donde la republica moderna se poda construir en tierra virgen sin el bagaje de la aristocracia ni de la monarqua. Mientras tanto, las revolu-ciones fueron interpretadas como las responsables de haber introducido una situacin social en la cual un conocimiento social adecuado (y no ligado a la tarea de salvar almas) permitira el gradual pero incesante progreso de la vida social. As, las formas de pensar las ciencias sociales fueron tambin creadas en este contexto.