Amazonia Aqui

Amazonia Aqui
download Amazonia Aqui

of 1

  • date post

    11-Apr-2016
  • Category

    Documents

  • view

    22
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Amazonia Aqui

  • jueves 19 de noviembre del 2015A24. el comercio

    Posdata

    e ntre 20 y 30 personas se han agrupado para devol-verle el valor a la Amazo-na en nuestras mentes. No es que tengamos un equipo contratado para tal fin, son una serie de talentos que se han su-mado de manera desinte-resada, nos dice Kjeld Nielsen, director de la campaa.Cmo surgi esta iniciativa?Este es un movimien-to con el que busca-mos traer la Amazo-na a nuestras ciudades, empezando por Lima. La finalidad es demostrar que todo lo que somos, incluyendo lo que come-mos, tomamos o respiramos, tiene una relacin directa con la Amazo-

    na. Todo se inici por la preocupa-cin de un grupo de organizaciones, empresas y lderes de opinin que vimos que si bien hay una serie de problemas muy serios como defo-restacin, contaminacin y trfico de especies, no haba un respaldo activo a la Amazona. Quines la deben iniciar?Los jvenes, porque son quienes suelen hacer suyas las causas del bien comn. Indagamos, incluso en-cargamos una investigacin [a Are-llano Marketing]. Qu descubrieron?Que esto no era como lo pensba-mos. Era peor. Si bien 9 de cada 10 jvenes decan que la Amazona era

    muy importante, apenas 4 crean que los problemas

    de la Amazona tenan relacin con ellos. Solo 1 de 10 crea tener res-ponsabilidad sobre lo que ocurra en la

    Amazona. Ah decidi-mos darle forma final a

    la campaa.Impactando principal-

    mente en las redes sociales...As es. Es una campaa que busca conectarse con los jvenes en su pro-pio lenguaje, en su propio universo,

    posdata

    Nac hace 36 aos en Buenos Aires, pero vivo en Per desde los 2 aos. Estudi en el colegio Newton y Ciencias de la Comunicacin en la UPC. Mi inters por la naturaleza naci desde que tengo memoria: a los 9 aos grababa los documentales de National Geographic y recortaba todo lo que vea sobre la naturaleza. En 1999 fui guardaparques voluntario en el Parque Nacional del Manu y al ao siguiente fui guardaparques en el Parque Nacional Cerros de Amotape. Mi mayor virtud? Soy bastante comprometido con lo que hago. Mi peor defecto? A veces soy demasiado exigente. Vistenos en www.amazoniaqui.pe.

    Kjeld Nielsen

    Gerente de la campaa Amazona Aqu

    hugo prez

    Todo lo que comemos o respiramos tiene conexin

    con la AmazonarENzo gINEr vSQuEz

    Solo uno de cada 10 jvenes de Li-ma siente tener responsabilidad sobre lo que ocurre en la Amazo-na, segn Arellano Marketing. Esto motiv #AmazonAqu, un movimiento bajo la coordinacin de Kjeld Nielsen, uno de los que trajo La Hora del Planeta al Per.

    a travs de una mezcla de comunica-ciones online y offline para que pue-dan comprobar que su vida tiene re-lacin directa con la Amazona.Su objetivo principal es generar conciencia en los jvenes. Cul es el primer paso para lograrlo?El primer objetivo es retomar el vn-culo entre el joven urbano y la Ama-zona. Cuando construamos la campaa nos plantebamos una se-rie de dudas y metas como lograr un compromiso por una gran cantidad de personas a favor de la Amazona. Sin embargo, nos dimos cuenta de que en esto no partimos desde un punto 0, iniciamos incluso antes de ese punto. Era alarmante ver que cuando le preguntaban a los jvenes con qu asociaban la selva, lo prime-ro que decan era trago. El objetivo es nivelar el conocimiento, que se entienda que hay una relacin di-recta entre la Amazona y tu da a da como joven urbano. Sobre esa base trabajaremos despus. Cul es el reto ms grande?Encontrar el lenguaje, el mensaje y el vehculo de comunicacin preciso para realmente afectar y tocar la fi-bra del joven al que queremos llegar. Pero esa tambin es nuestra gran motivacin.Y tiene experiencia en ello, fue uno de los responsables de la llega-da de La Hora del Planeta al Per...S, trabaj en otra organizacin y tu-ve a mi cargo traer e implementar la campaa durante los primeros cin-co aos en el Per.Eso nos puede garantizar que esta campaa ser igual de exitosa? De hecho hay iniciativas como La Hora del Planeta y muchas otras que han sido analizadas para cons-truir el planteamiento de Amazo-na Aqu. Esa es una de las campaas ambientales que han marcado un hi-to en el pas y nosotros hemos busca-do construir sobre eso.Fue complicado traer esa cam-paa a nuestro pas?Bueno, no lo hice todo yo. Es una iniciativa global de World Wildlife Fund (WWF). En el 2009 se plante la oportunidad de implementarla en el Per. Yo tena a mi cargo el rea de Comunicaciones y Mrketing as que deb implementarla. En esa pri-mera edicin se alcanz el rcord mundial de participacin.Qu es lo primero que piensa cuando le llegan estas propuestas?Lo primero que se me ocurre es wow, qu reto!, pero debe funcio-nar. Lo que hemos aprendido en estos aos es que la receta para que funcione siempre es distinta, pero tiene un tema en comn: se debe tratar de involucrar a las personas claves, de los sectores claves en el momento clave. El gobierno, la em-presa privada y la gente deben com-prarse sinceramente el problema.A cul de ellos es ms difcil de convencer en estas iniciativas?En pases como el nuestro, uno de los principales retos es involucrar a la empresa privada por lo reciente que son este tipo de iniciativas ac. Y el peruano regular es activo en este tipo de iniciativas?En los ltimos 3 aos el joven perua-no ha demostrado que tiene un gran inters por construir un cambio. Es mucho ms activo de lo que era an-tes. Ahora estn en la permanente bsqueda de causas por defender.

    Era alarmante ver que cuando le preguntaban a los jvenes con qu asociaban la selva, lo primero que decan era trago. El objetivo es nivelar el conocimiento.

    En los ltimos tres aos el joven peruano ha demostrado que tiene un gran inters por construir un cambio.

    Colecciones El Comercio

    @elcomercio elcomercio.pe (51) 947-031-286

    --en lA web

    --La campaa aparece

    con el hashtag #AmazonAqu.

    e sta pelcula la podramos filmar un milln de veces. Con secuelas y precuelas, con tantas repeticio-nes como retroceder nunca ren-dirse jams, con ms reinven-ciones que rocky. Llammosla Y dnde est el polica?, un largometraje sin prota-gonistas, o mejor dicho con presencias casi fantasmales. una ciudad de cielo gris entre-gada al caos, y con el principio de autoridad devaluado bajo cero se derrumba como si estuviramos en cualquiera de las ltimas cintas de Batman. Saqueos, peleas, robos, atentados y los policas ah siguieron re-signndose a ser una especie en extincin. Cual unicornio azul de Silvio, no s si el po-lica se nos fue, no s si se extravi.

    La bronca entre agentes fiscalizadores lanzando palos sin medida ni clemencia y un motociclista armado con un cuchillo perturba no solo por el nivel de violencia si-no tambin por la nulidad del nico polica que se encontraba cerca de la zona. No est-bamos en un suburbio, este vergonzoso in-cidente ocurri a pocas cuadras del centro financiero de Lima. Ms all de las decisio-nes del municipio sobre cmo actuar con estos agentes que parecan salidos de un circo romano o de las estrategias de segu-ridad de cada distrito, es triste comprobar que hoy hablamos de los abusivos agentes, porque no solo cada vez tenemos menos po-licas sino que estos son menos respetados que un semforo a las cinco de la maana.

    El periodista Jaime Pulgar vidal grab una escena que se repite todos los das en cada esquina. La Municipalidad de San Isi-dro se ha manifestado sobre este caso de sus agentes, pero tambin debera hacerlo por esos serenos que son prepotentes a tiempo completo. un ejemplo es lo que tienen que padecer los ciclistas que ni siquiera pueden circular tranquilos por las vas sealizadas de esas calles. Que ni se les ocurra recla-mar sus derechos, algn grito les va a caer. Y mientras Lima se convierte en Ciudad gtica, los policas siguen convirtindo-se en una penosa estadstica. Cada vez hay menos vocacin para ponerse el uniforme y salir a poner orden. Hay ms nios que prefieren ser rbitros de ftbol antes que ser policas.

    Han pasado tres aos desde aquella ima-gen del polica cado de su caballo y some-tido por los ambulantes de La Parada. Han pasado tres aos y no somos mejores que en ese tiempo. Que levante la mano quien va a querer ser un polica en el Per des-pus de ese tipo de humillaciones pblicas. Sin principio de autoridad solo quedar la ley del ms fuerte. Y los ms fuertes en San Isidro esta vez fueron cuatro matones que hacen dudar sobre la evolucin humana. Para golpear de esa manera a un motociclis-ta hay que tener el sentido comn de un br-baro de la Edad Media.

    pedroCanelo

    Y DNDE EST EL POLICA?

    Cada vez hay menos vocacin para ponerse el uniforme. Hay ms nios que prefieren ser

    rbitros de ftbol antes que ser policas.

    Lea maana en Posdata a- Josefina Barrn -