ÁGORA ESCORIAL Nº 12

Click here to load reader

  • date post

    25-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    217
  • download

    3

Embed Size (px)

description

Revista cultural trimestral

Transcript of ÁGORA ESCORIAL Nº 12

  • GORA-ESCORIAL

    GORA-ESCORIAL Revista Cultural Trimestral Gratuita N 12 Septiembre 2013

    Fotografa, Arquitectura, Historia, etc.

    Dibujos con Historia Salud, Biografas, Cuentos

  • GORA-ESCORIAL 2

    . Consejo Redaccin Lourdes Prez Bes, Milagros Hernn y Araceli Segovia.

    Coordinadora Rosa Cermeo

    [email protected] Lourdes Prez Bes, Rosa Cermeo, M Isabel G Nez, Milagros Hernn, Trinidad Benito, Araceli Segovia, Ma-riano Segovia, Javier Donate de la Cuesta, Luz Fernndez, Luca Hernndez

    Correctora Lourdes Prez Bes

    Maquetacin Araceli Segovia

    Fotografa de portada Carlos Arribas Fotografas: Google Images

    Domicilio social Plaza Ayuntamiento Biblioteca Municipal 28280 EL ESCORIAL

    E-mail: [email protected]

    Nmeros publicados: http://issuu.com/agoraescorial

    Imprime Copymay Collado Villalba.

    GORAGORAGORA---ESCORIALESCORIALESCORIAL Revista Cultural Trimestral Gratuita

    Nmero 12 Septiembre 2013

    SUMARIO

    4 ARQUITECTURA La sombra del Romnico en la Comu- nidad de Madrid 8 ENTREVISTA Un vecino de lujo 12 CUENTO Lina, una cancin 14 BIOGRAFA Mara de Zayas y Sotomayor 17 PGINAS POTICAS Corto viaje de invierno T, mujer 18 FOTOGRAFA En el aniversario de Robert Capa 23 IMAGEN DE PORTADA El madroo 24 HISTORIA Zaida 26 PGINAS INFANTILES Queremos un gato 28 DIBUJOS CON HISTORIA Casa Consistorial Villa de El Escorial 31 SALUD Feng Shui 34 RESEA DE LECTURA 35 La Botica de Felipe II

    Centenario nacimiento Robert Capa

  • GORA-ESCORIAL 3

    EDITORIAL

    Bienvenida a todos/as:

    Qu tal este verano? Esperamos haya sido estupendo y algunos hayis tenido unas vacaciones gra-tas y bien merecidas. Como todos los aos, al principio del otoo emitimos nuestra revista, y nos sentimos envueltos en el cambio tan sorprendente, sobre todo si nos fijamos en la naturaleza. Como ya hemos dicho en otras ocasiones presenciar el colorido de las hojas en los variados rboles que tenemos en la zona de nuestro pueblo es un privilegio, pero no olvidemos la lluvia tan necesaria y que nos trae ese fres-cor aorado en los meses pasados. Adems, es un tiempo de empezar cosas nuevas, los nios y los jvenes sus estudios y los mayores quiz emprendan alguna aficin interesante. Por todo ello. Bienvenido el otoo! Seguimos teniendo colaboradores, cosa que nos satisface y en este nmero un nuevo patrocinador.

    Os saludamos afectuosamente.

    El Equipo de gora-Escorial

    Las colaboraciones firmadas expresan exclusivamente la opinin de sus autores, sin identificarse en todos los casos con la lnea editorial de la revista.

    EN ESTE NMERO... 5. El romnico en la comunidad de Madrid 8. Entrevista a D Gregorio Snchez Meco

    12.LINA, cuento

    14. Mara Zayas 17. Pginas Poticas

  • GORA-ESCORIAL 4

    C uando viajamos por el centro-norte de Espaa, con frecuencia llamar nuestra atencin la torre de una pequea iglesia en la que observamos su traza sencilla y armnica de estilo romni-co. El romnico deslumbra por la armona de sus volmenes y la fantstica imagina-cin de su escultura. Tambin nos llena de asombro la perdurabilidad que ha tras-pasado el paso del tiempo. Si nos acercamos al templo, para ver su interior, casi siempre tendremos que buscar a alguien del pueblo para que nos abra la puerta, con la llave hueca, grande y desgas-tada, que ha servido para ello durante ms de nueve siglos. Al entrar, notaremos el frescor del interior y la luz que entra por la pequea ventana del bside, en la cabecera del templo. Poco a poco, nos dejar ver su interior sencillo y austero. Su tamao y sobriedad, tan dife-rentes de las grandes iglesias y monaste-rios, hace que sea lugar de paz y de silen-cio interior. Muchas de ellas fueron peque-

    os ceno-bios mons-ticos o sim-ples ermi-tas, donde se alejaban del mundo personajes de profunda religiosidad. Las igle-sias romni-cas se cons-

    truan siempre con el altar o ara orientada hacia Jerusaln, donde se situaba el naci-miento del cristianismo. La puerta y, en algunas, el prtico del oeste era la salida de los fieles, y el lugar donde se reuna el con-cejo de la ciudad para discutir y promulgar leyes y justicia. La arquitectura romnica, o estilo romni-co, se origina a finales del S. X y se extien-de hasta el S. XIII. Es el arte ms estudiado y publicado por expertos y por amigos del romnico. Al ser tan exhaustivo, no quiero meterme en territorio tan complejo y exten-so; pero, como me gusta y soy curiosa, quiero mostrar en este sencillo trabajo, el romnico en la provincia de Madrid que es muy escaso y bastante desconocido. Para comprender esa escasez, siendo Ma-drid lugar tan importante, por su situacin estratgica en la Pennsula, hay que tener en cuenta las influencias histricas y cultu-rales que se dieron, en esa etapa de la Edad Media, en Espaa y sobre todo en Madrid Creo que existen varias claves importantes: La ocupacin rabe en Espaa. Las guerras de Reconquista y la sociedad en el medie-vo de Madrid, pero sobre todo, las rdenes religiosas y El Camino de Santiago. Las luchas entre los prncipes rabes del sur que gobernaban desde Crdoba, y los seores cristianos del norte, fueron la causa de la divisin cultural y religiosa de la Pennsula Ibrica. Es por eso, que slo se puede encontrar arquitectura romnica en la mitad norte del pas; en Asturias, Len, Castilla y Catalua, (por la cercana a Fran-cia) y en los reinos de Aragn y Navarra.

    La sombra del romnico

    en la Comunidad

    de Madrid

    Mara Isabel Garca Nez

    _______________

    ARQUITECTURAARQUITECTURAARQUITECTURAARQUITECTURA

    Plano de Madrid

    Planta de Iglesia Romnica

  • GORA-ESCORIAL 5

    A finales del S. X, comienza el inters de los reyes cristianos para poblar los territo-rios conquistados a los rabes y sustituir la liturgia mozrabe por la romana. rdenes religiosas como Cluny, Cister, San Benito, se extienden por toda Europa y por los territorios reconquistados de la Pennsula Ibrica. Al mismo tiempo, se abri una ruta de peregrinacin del norte al oeste de Europa, la llamada Ruta Jacobea o Camino de Santiago. En ella, los peregri-nos, bajo el signo de la fe popular, alcanza-ban el perdn de los pecados besando la reliquia de Santiago Apstol que, salvo en Roma, era la nica reliquia que exista en Europa. Las dificultades y penurias que tenan que pasar los peregrinos que se aventuraban en tal empresa, por no existir lugares de aloja-miento y socorro, hizo que, a travs de las rdenes religiosas, se crearan muchas igle-sias romnicas por las cuatro rutas que venan de Francia y finalizaban en Santiago de Compostela, cuya catedral es la repre-sentacin ms importante del romnico en Espaa. En los monasterios e iglesias los peregri-nos encontraban atencin espiritual y ma-terial, asilo y refugio para un largo camino plagado de dificultades de todo tipo; la ma-yora de estos lugares tambin eran hospi-tales donde les curaban de enfermedades y heridas adquiridas en el largo peregrinar, todo ello mejor las condiciones del Cami-no. Para el resto de la poblacin, estos tem-

    plos constitu-an la ensean-za de la fe cristiana a travs de su enorme sim-bolismo ico-nogrfico, y un lugar de auxilio en si-tuaciones ad-versas. Madrid, (Magerit, Ma-git o Mugit) en la Alta Edad Media, era una extensa franja de tierra de nadie, que se convirti en guarnicin militar de los mu-sulmanes. Fue reconquistada por Alfonso VI de Castilla, coincidiendo con la capitu-lacin de Toledo (1085), aunque hasta 1.198 hubo en ella varios intentos de asalto por los almohades. En comparacin con otras ciudades castellanas, la poblacin fue insignificante hasta bien entrado el S. XII. Muchos de los habitantes eran rabes que haban sido desalojados a extramuros (fuera de la muralla) por los reyes castella-nos. Segovia fue decisiva en la conquista de Madrid y su patrimonio romnico es extraordinario. Nos da una idea del despoblamiento de aquella poca el dato histrico que, cuando se firm el fuero de Toledo (1085) lo hicieron tambin el alcalde de Madrid y 18 vecinos A partir de la reconquista de Toledo y Magerit, hubo un cambio importante, pues se unieron a la poblacin de musul-manes y mozrabes otras gentes de origen franco y castellano-leons, adems de ju-dos que ya estaban en ambas ciudades, pero que a partir de entonces lograron ms notoriedad. Alfonso VII, hijo de Doa Urraca, fue el primer rey que visit Madrid, sin tener que ver con batallas y ampli la muralla cristia-na; fue Alfonso VIII, (hijo de Sancho III) el que firm el fuero de Madrid en 1202 y

    La Cabrera: Convento de San Antonio. S. XI.

    Valdilecha: San Martn Obispo, s. XIII

  • GORA-ESCORIAL 6

    ARQUITECTURAARQUITECTURAARQUITECTURAARQUITECTURA

    venci a los musulmanes en la batalla de las Navas de Tolosa. La sociedad madrilea segua siendo en los siglos XI y XII de mayora musulmana. Los maestros constructores, albailes y ar-tesanos mozrabes, fueron los que hicieron las iglesias, conventos y monasterios des-pus de la reconquista. Se puede deducir por qu el romnico de Madrid es romnico-mudjar, sobre todo en la capital, y slo en algunos pueblos de la provincia, encontramos pequeas igle-sias en sillera de piedra del S. XI. Mi investigacin no es exhaustiva pero expondr las que, en la actualidad, pode-mos ver en un pequeo recorrido por nues-tra Comunidad.

    La Cabrera: Convento de San Antonio. S. XI.

    El templo presenta tres naves, crucero y un total de cinco bsides. Se trata de un romnico pri