Adiós al magisterio

download Adiós al magisterio

of 15

  • date post

    24-Jul-2015
  • Category

    Education

  • view

    391
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Adiós al magisterio

  • Adis,con una mirada atrs, mientras me alejo para siempre

  • En 1973 empec a impartir clases en el colegio donde haba estudiado, el Paideuterion, en Cceres. Fue una enorme satisfaccin reencontrarme 13 aos ms tarde frente a los pupitres que haba ocupado en la misma aula donde me sent por primera vez como alumno.

  • En el 74 y 75 impart clases, primero a los reclutas del CIR Santa Ana, de Cceres, y despus a los soldados del Rgto. de Artillera San Juan del Viso

  • Esta fue la plaza que me asignaron, pero como estaba cubriendo el servicio militar nunca la ocup. Se trata de un pueblecito entre Cceres y Plasencia, que por cierto no conozco, que consta en mi hoja de servicios del 1-2-1975 a octubre del mismo ao, cuando me licenci.

  • En este pueblo, de 500 vecinos, estuve un trimestre. Fue mi primer y nico contacto con Educacin Infantil. Pese a que no haba agua corriente y con tan pocos habitantes, llegu a contabilizar, a mi marcha, ms de treinta nios de tres a cinco aos, pero, aunque preparada, fue un experiencia gratificante.

  • Aqu me toc estrenar este colegio, Campo de Arauelo, y un repescado grupo de sexto de EGB, los intocables de otros dos grupos, a los que, pese a las adaptaciones curriculares de la poca que les prepar, suspend en un 100%, lo que supuso todo un escndalo para el colegio, a juicio de la directora.

  • Mi primer contacto con Bilbao, adonde vine forzoso hasta que el amor me atrap, fue en Otxarkoaga, donde ejerc y viv cuatro aos. Colegio difcil donde los haya, supuso para m un giro radical en mi vida docente y personal, pero donde conoc a Elena y a Nieves, mi patrona gallega, que se port como una segunda madre conmigo

  • Estando en este colegio, del pueblo valenciano de Tavernes de la Valldigna, me cas y en Valencia naci Cristina. Impart 6, 7 y 8 de EGB a tres grupos numerosos con los que no slo fui maestro, sino compaero. S que celebraron el 25 aniversario de su paso por 6, donde era tutor, pero no pude ir. Asist a la boda de un alumno, Eugenio Tur, y tengo contacto con varios de ellos. De nuevo mi intencin de hacer cambios se top con la incomprensin y malentendido de buena parte del Claustro. Siempre a contracorriente!

  • Una buena parte de mis tutelados, aunque faltan cinco

  • Pero si tuviera que decir cul fue mi colegio dira que este, porque aqu fui tutor, especialista, director 17 aos, jefe de estudios, secretario, fundador y encargado del comedor, conferenciante, jefe de seminario, autor de proyectos de innovacin, articulista, redactor-cofundador de un peridico, profesor de profesores y un largo historial de actividades que en medio de muchos problemas me ensearon a desconfiar de la Administracin y sobre todo a conocer al gnero humano.

  • Esta fue mi primera tutora a mi vuelta de Valencia

  • Aqu, impartiendo clases de adultos a primeros lectores, ESO y sobre todo a Acceso a la Universidad para mayores de 25 aos, me consider maestro de verdad, lejos de las reiteradas llamadas de atencin con las que tanto tiempo se pierde, llegu a dar clases de ms de una hora sin que me interrumpiera nadie y tuve la satisfaccin de que mi materia la aprob el 83% del alumnado que se present. Lo dej porque el horario me impeda ver a mi familia, que siempre ha sido mi prioridad.

  • Y este ha sido mi ltimo destino, en Comisin de Servicios, ocupando la biblioteca para no tener que volver a la direccin. Ha habido de todo, pero, lo ms destacable, que ha sido un centro de investigacin al quedar libre de la enseanza directa, donde he podido desarrollar actividades destinadas a que el alumnado aprenda por propia conviccin. De aqu me llevo, sobre todo, el reconocimiento del alumnado, a quien voy a echar mucho de menos, y la experiencia de tanto proyecto llevado a cabo. Ha sido el culmen con el que cierro mi carrera docente consciente de que nadie es profeta en su tierra, con la satisfaccin de lo llevado a cabo y la frustracin de lo que no pudo ser, aunque lo intent.

  • Aqu me encuentro otra vez, con las nias crecidas y licenciadas, mirando a la jubilacin desde tan alta edad y mayor experiencia, creyendo haber hecho de todo: profesor, asesor, jefe de seminario, secretario, jefe de estudios, tutor, director, conferenciante, profesor de profesores, corrector, consultor, autor de artculos, gestor, bibliotecario y ahora, desde lo alto del monte, observando el ocaso a la salida del colegio, desde el ocaso de mi vida profesional, an con ganas, ms bien deseos, de ilusin, de esa ilusin que slo te da la sonrisa de un nio en el trato diario; cuando ests de vuelta de todo, cuando tanta renovacin te desborda y no puedes seguirla; cuando tampoco crees en tanto cambio, pero tampoco puedes cambiar nada, ni a ti mismo; cuando te refugias en ti, cuando abres otros horizontes y los encuentras en la combinacin entre una escuela que es tu modus vivendi y las labores de una casa que se ha quedado sola porque las dos hijas trabajan y pasan todo el da fuera de casa y a tu mujer le ha surgido un trabajo que sin saber por qu ha aceptado. En cambio te sientes til, porque haces la compra, ordenas, preparas la comida ests activo aunque solo y esa soledad te la han compensado los nios, con quienes has tratado de forma distendida sin el cors de la obligatoriedad que te exige una tutora. Y de este modo, haciendo de maestro, confidente, amigo, ayudante, colaborador y a veces de padre y madre, vuelves a tus mejores aos de productividad aunque sin la energa ni fecundidad de entonces, recordndote cada da que tu vida es la de una persona normal, ni ms ni menos; una persona que por contar las cosas como cree que han pasado y pasan se siente eso, persona; lejos de hechos grandilocuentes que slo ocurren en las pelculas; ciudadano de a pie, y nunca mejor dicho, porque todo lo sigo haciendo andado; hroe de diario que ha sacado adelante una familia sin ms bienes que lo conseguido trabajando, que sufre y alegra, siente y padece, trabaja y quiere descansar, disfruta y se disgusta y que sobre todo se alegra de haber estado all donde mis hechos me llevaron y de seguir aqu hasta llegar adonde mi vida me depare, con sus pros y sus contras y con el discernimiento para disfrutar de los buenos momentos y relativizar sobrellevando los menos buenos.Y que todos sigis ah como yo estuve all!