Abasto de Carne Plasencia Medieval

Click here to load reader

  • date post

    19-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    13
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Abasto de Carne Plasencia Medieval

  • MERIDIES, VIII, 2006, pp. 47-72.

    ORDENACIN Y CONTROL DE LA VIDA ECONMICAEN LA PLASENCIA MEDIEVAL: EL ABASTO DE LA CARNE

    Gloria LORA SERRANOUniversidad de Sevilla

    Aunque la historiografa sobre mercados urbanos y abastecimiento ha pro-gresado muchsimo en las ltimas dcadas, gracias al inters que estos temas han despertado entre los investigadores de la ciudad medieval y sus gentes, ape-nas si he encontrado trabajos sobre este asunto referidos a la alta Extremadura, de manera que slo poseo alguna informacin acerca del mercado urbano y su abasto contenida en ciertas obras referidas a determinadas poblaciones de la regin, como por ejemplo, Trujillo o Cceres.1 Esta situacin quizs sea debida a la falta de estudios sobre las ciudades extremeas. Desde hace un tiempo vengo interesndome por el pasado medieval de una de las ms importantes de aqullas, Plasencia, cuyo protagonismo en los siglos bajomedievales fue indiscu-tible y, aunque hace ya ms de veinte aos que E.C. de Santos Canalejo hizo un estudio sobre la misma, hubo determinados aspectos de su historia que queda-ron sin tratar con detenimiento,2 concretamente el estudio de su concejo urbano apenas si qued esbozado por lo cual, en los ltimos aos, estoy examinando diversos asuntos relacionados con la problemtica municipal placentina.

    El artculo que presento est dedicado a estudiar un mbito de la historia municipal de la Plasencia bajomedieval su forma de abastecimiento sin cuyo conocimiento difcilmente la podemos entender. En este sentido importa recor-dar que el abastecimiento pertenesa a la justiia de la cibdad,3 es decir a su ayuntamiento, y que probablemente constitua una de sus mayores preocupa-ciones,4 por cuanto su control poda suponer una forma eficaz de estabilizar el continuo desequilibrio entre la creciente poblacin de Plasencia, que aument sin cesar desde fines del siglo XIV, y los recursos alimenticios bsicos, cada vez

    1. Gar ca Ol iva, M. D.,ORGANIZACIN ECONMICA Y SOCIAL DEL CONCEJO DE CCERES Y SU TIERRA EN LA BAJA EDAD MEDIA, Cceres, 1990, pp. 186-189. Fer nndez-Daza Al vear, C., La ciudad de Trujillo y su Tierra en la Baja Edad Media, Madrid, 1991, pp. 408-418. Sant os Canal ejo, E.C. de, La vida econmica de Plasencia en el siglo xv, Estudios en memoria del Profesor D. Salvador de Mox, II, Universidad Complutense de Madrid, 1982, pp. 553-593. Para una visin general sobre el mercado de Plasencia desde su creacin hasta la actualidad puede consultarse Linar es Lujn, J. L., El mercado franco de Plasencia, Cmara Oficial de Comercio e Industria, Cceres, 1991.

    2. El siglo xv en Plasencia y su Tierra. Proyeccin de un pasado y reflejo de una poca, El Brocense, Cceres, 1981.

    3. Archivo Municipal de Plasencia (AMPL), Autos Judiciales (1541), s/c, fol. 8v.4. Col l ant es De Ter n, A., La red de mercados de abasto de Sevilla: permanencias y trasformaciones. (siglos

    xv y xvi, Historia. Instituciones. Documentos, n. 18, 1991, p. 57.

    franciscojavier.gonzalezResaltar

  • GLORIA LORA SERRANO48

    MERIDIES, VIII, 2006, pp. 47-72.

    ms mermados, entre otras razones por el imparable proceso de adehesamiento de las tierras del trmino. El anlisis de la documentacin de la poca es un fiel reflejo de lo que acabo de sealar, de manera que es fcil detectar la inquietud de las autoridades pblicas para que el pan, la carne, el vino y el pescado no fal-tasen nunca en el mercado. En conclusin, se puede comprobar como aqullas, haciendo uso de todas las facultades que la normativa municipal le atribua, procuraron que la ciudad nunca estuviera desabastecida, lo que no significa, ni mucho menos, que sus esfuerzos siempre dieran el resultado apetecido.

    Dada la amplitud del tema del abastecimiento voy a centrar este artculo en el anlisis del aprovisionamiento de uno de los productos bsicos citados, la carne, no slo por su importancia cualitativa en el consumo humano sino tam-bin porque me permite conocer otros aspectos, quizs menos conocidos, de la historia bajomedieval placentina como fueron ciertas costumbres alimenticias de los habitantes del lugar, el papel que las autoridades municipales tuvieron en su venta o los conflictos que la misma suscit entre dos de las instancias de poder que existan en la ciudad, como fueron el cabildo municipal y el catedra-licio, problemtica que tambin ocurri en otros lugares del reino de Castilla, como por ejemplo en la ciudad de Crdoba, donde el enfrentamiento por el control de las carniceras gener tensiones sociales, econmicas, jurdicas, pol-ticas y religiosas durante varios siglos.5

    Antes de entrar de lleno en el estudio que presento es preciso que haga ciertas consideraciones sobre la documentacin que para su elaboracin he utilizado, que por cierto es muy exigua, especialmente en cuanto se refiere a materias fiscales y hacendsticas de la que prcticamente no hay rastro.6 Para el caso que me ocupa hay que sealar que la ms completa regulacin del abas-tecimiento de la ciudad, as como de la actividad de las personas implicadas en el mismo, se encuentra en el Libro de Ordenanzas Municipales de la ciudad de Plasencia, un valioso documento recopilado en la primera mitad del siglo XVI que constituye la ms importante coleccin de las leyes de la ciudad desde poca foral hasta mediado el siglo XVI.7 Pero es la informacin contenida en las Actas Capitulares del concejo placentino y la que suministran los diversos pleitos generados en torno a las carniceras la fuente ms rica de noticias sobre el tema que me ocupa, al mostrar un vivo retrato de lo que fue el problema del abastecimiento de la carne. Ahora bien, es preciso sealar que aunque estos documentos han constituido la piedra angular de este trabajo su nmero es muy escaso, pues slo conservamos acuerdos municipales entre 1461 y 1465 y los pleitos a los que he hecho alusin son de la ltima dcada del siglo XV y de mediada la siguiente centuria. Tambin me han sido de gran ayuda otros documentos bastante interesantes que se encuentran en las secciones de Osuna

    5. Padil l a Gonzl ez, J., El conflicto de las carniceras de cristianos en Crdoba o el fracaso de una lucha antimonopolstica, Axerqua, n. 1, 1980, pp. 123-155

    6. Una problemtica que desgraciadamente afecta a muchos estudios sobre fiscalidad y hacienda urbanas puesto ya de manifiesto por Col l ant es De Ter n, A., Ciudades y fiscalidad, Actas del VI Coloquio Internacional de Historia Medieval de Andaluca. Las ciudades andaluzas (siglos xiii-xvi), Mlaga, 1991 y ms recientemente en Ciudades y villas andaluzas: variedad impositiva y diversidad ante el hecho fiscal. V Congreso de Estudios Medievales. Finanzas y Fiscalidad Municipal, Fundacin Snchez Albornoz, Len, 1997.

    7. Biblioteca del Seminario Mayor Diocesano de Plasencia (BSMDPL) Libro de Ordenanzas Municipales de la Ciudad de Plasencia, s/c. Quiero agradecer al rector del Seminario, Rvdo. P. Juan Luis Garca, las facilidades dadas para la consulta de tan importante documento.

    franciscojavier.gonzalezResaltar

    franciscojavier.gonzalezResaltar

    franciscojavier.gonzalezSubrayar

    franciscojavier.gonzalezResaltar

    franciscojavier.gonzalezResaltar

    franciscojavier.gonzalezResaltar

    franciscojavier.gonzalezResaltar

    franciscojavier.gonzalezResaltar

  • ORDENACIN Y CONTROL DE LA VIDA ECONMICA EN LA PLASENCIA MEDIEVAL 49

    MERIDIES, VIII, 2006, pp. 47-72.

    y Fras del Archivo General de la Nobleza as como los procedentes del Regis-tro General del Sello, del Archivo General de Simancas. En resumen, teniendo en cuenta las consideraciones que acabo de hacer quiero resaltar una idea: las conclusiones que por ahora puedo ofrecer se refieren a una poca muy concreta de la historia placentina, aunque hay que tener en cuenta que aqulla estuvo llena de importantes acontecimientos. Por esta razn los resultados de mi tra-bajo pueden ser modificados si en algn momento apareciera la documentacin medieval municipal placentina perdida prcticamente en su totalidad. De todas formas y a pesar de esta insuficiencia de fuentes, agravada como he sealado, por la no existencia de informacin de tipo contable, he podido trazar un amplio panorama del asunto en cuestin.

    Y debo acabar esta introduccin con una ltima cuestin, en este caso referida a la terminologa. La documentacin placentina anterior al siglo XVI es en ciertas ocasiones muy confusa con el vocabulario que emplea, pues utiliza la palabra carnicero para designar tanto al que corta y expide la carne como a las personas encargadas del abastecimiento de la misma, lo que puede llevar a identificar al encargado del abasto con el vendedor o incluso con otro oficial que aparece en las carniceras, el cortador. Esto que sealo no significa que nunca aparezca el trmino carnicero con el sentido actual es decir, aplicado a las personas que simplemente expiden y cortan las carnes en la carnicera, sin tener nada que ver con el suministro. Afortunadamente con el paso del tiempo el lxico se fue clarificando y diversificando, lo que creo que significa la exis-tencia de un sistema ms perfeccionado en el abastecimiento y expedicin de las carnes, de manera que mediado el siglo XVI en los textos se expresaba con claridad:

    Otross, hordenamos e mandamos que los carnieros den buenas carnes e abasto, e los basteedores de las carnieras de su iudad trayan la carne a pesar para la dar a los cortadores al peso que [e]st en las carneneras, en la Plaa desta iudad.8

    I. LA ORGANIZACIN DEL ABASTO

    En Plasencia, igual que ocurri en otras ciudades castellanas de la poca, se produjeron sucesivas crisis alimentarias, de las que tenemos noticias suficientes a partir de la segunda mitad del siglo XV; aquellas, fueron provocadas, entre otras razones, por la escasez de grano que en determinadas ocasiones los labra-dores de la poca achacaron a la falta de tierras destinadas a sembrar pan, de ah sus repetidas denuncias y los consig