A M R N a - actamex .visible es la fenomenología de Husserl, ... texto hay que tener presente la

download A M R N a - actamex .visible es la fenomenología de Husserl, ... texto hay que tener presente la

of 32

  • date post

    28-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    214
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of A M R N a - actamex .visible es la fenomenología de Husserl, ... texto hay que tener presente la

  • 93

    ActA MexicAnA de FenoMenologA RevistA de investigAcin FilosFicA y cientFicANo. 2 Abril de 2017ISSN: 2448-8941Doi: En trmite

    El problEma dE la tElEologa y lacorporalidad EN la fENomENologa y EN El marxismo

    Ludwig LandgrebeTrad. No Expsito RoperoUNED, Madrid

    El tema lleva un doble ttulo. Esto debe ser entendido correctamente. No se trata con ello de dos mbitos de problemas distintos el uno del otro y que haya que discutir por separado. Ms bien, resulta total-mente imposible plantear adecuadamente el problema de la teleologa si ese planteamiento no toma como base un anlisis de la corporalidad, y esto quiere decir del ser humano como un ente corporal (leibliches Wesen).1 La tesis que aqu se va a exponer y justificar es que esta interconexin (Verklammerung) entre ambos problemas existe tanto en la fenomenologa como en el marxismo y que, a partir de ella, ambos pueden ser puestos en relacin de manera fructfera. Fenomenologa y marxismo son ttulos generales y, por tanto, debe decirse en qu sentido han de ser empleados.

    La fenomenologa en la que la interconexin de ambos problemas es visible es la fenomenologa de Husserl, especialmente su obra tarda sobre Die Krisis der europischen Wissenschaften2, y las reflexiones asociadas

    1 Para comprender la problemtica de la corporalidad (Leiblichkeit) que Landgrebe plantea en este texto hay que tener presente la distincin fundamental en fenomenologa entre cuerpo somtico o cuerpo vivido [Leib] y cuerpo csico o mero cuerpo material [Krper] que Husserl plantea muy temprano, ya en las lecciones de 1910, Problemas fundamentales de la fenomenologa [Hua XV. Trad. Javier San Martn y Csar Moreno, Madrid, Alianza, 1973], y que desarrollar, sobre todo, en Ideas II, de 1913 [Trad. cast. Ideas relativas a una fenomenologa pura y una filosofa fenome-nolgica, Libro II, Investigaciones filosficas sobre la constitucin, Mxico, FCE, 2005. Trad. Antonio Zirin Quijano. En adelante Ideas II]. Desde la nocin de cuerpo vivido mostrar Landgrebe la estrecha relacin entre corporalidad y teleologa, ya que el ser humano, en tanto que ente corporal (leibliches Wesen), no se limita a ser un mero cuerpo csico o material en la naturaleza, sino que se caracteriza precisamente por vivir intencionalmente, esto es, teleolgicamente. Desde este planteamiento abordar Landgrebe otras problemticas ms complejas, como la teleologa de la Historia, la relacin entre fenomenologa trascendental y las ciencias particulares, o la intrnseca relacin entre fenomenologa y marxismo concretamente, entre la fenomenologa de Husserl y los primeros textos de Marx. [Todas las notas a pie introducidas en el texto son del traductor].

    2 Edmund Husserl, La crisis de las ciencias europeas y la fenomenologa trascendental, Buenos

  • 94

    Ludwig Landgrebe

    Acta Mexicana de Fenomenologa. Revista de investigacin filosfica y cientfica No. 2 marzo de 2017

    a ella, en particular las de los aos treinta. Las ideas de la teleologa de Husserl estn desarrolladas sobre todo en esa obra. El problema de la corpo-ralidad se encuentra ya en el segundo tomo de sus Ideen zur einer reinen Phnomenologie,3 Hua IV, a saber, en el tercer captulo de la segunda seccin La constitucin de la realidad anmica a travs del cuerpo, adems de hallarse en el tercer tomo de las Ideen4 tambin en reitera-das ocasiones en Analysen zur passiven Synthesis5 y en las Vorlesungen ber Phnomenologische Psychologie,6 as como al final del tercer tomo de Zur Phnomenologie der Intersubjektivitt.7 Esta orientadora remisin a los textos husserlianos no significa que el tema a tratar aqu toque cuestio-nes relativas a la interpretacin de Husserl. Husserl no ha legado ninguna doctrina sistemtica cerrada. La gran influencia de su fenomenologa reside precisamente en esa inconclusividad: en [72] sus anlisis ha planteado muchas ms preguntas y ha suscitado ms problemas de los que l mismo fue capaz de poner en relacin sistemtica. Entre una, segn pareca, sistemtica fijacin a una determinada posicin en sus primeros escritos y la obra tarda se da un largo desarrollo, cuyo resultado debera haber conducido a una revisin de muchos de los conceptos fundamentales que l mismo slo ha llevado a cabo de manera muy fragmentaria. Nos sita, por tanto, ante la tarea de seguir pensando all donde l ha terminado, y establecer, a partir de ah, las conexiones sistemticas entre sus razonamien-tos, que a menudo l slo logr mediante indicaciones. Esto vale especial-mente tambin para la relacin del problema de la corporalidad con el de la teleologa. Tampoco aqu podemos referirnos a los textos de Husserl, sino que esta relacin requiere una reconstruccin. Reconstruccin no quiere decir construccin en el sentido de libre invencin. sta debe remitirse ms bien a las aporas ya ampliamente discutidas en la literatura sobre Husserl, a las que sus anlisis mismos conducen y que, en parte, ya fueron estable-cidas como tales por l mismo. Apenas hay una objecin contra Husserl de la cual no se pueda comprobar posteriormente que l mismo ya se la haba planteado. Algunas indicaciones sobre el punto de partida para semejante reconstruccin pueden ser tomadas de mis dos tratados La fenomenologa de la corporalidad y el problema de la materia y El problema filosfico del final de la Historia.8 Hasta aqu sobre el sentido en que ha de hablarse

    Aires, Prometeo Libros, 2009. Trad. Julia V. Iribarne. [En adelante Hua VI.]3 Ideas II.4 Edmund Husserl, Ideas relativas a una fenomenologa pura y una filosofa fenomenolgica. Libro

    tercero: La fenomenologa y los fundamentos de la ciencia, Mxico, Instituto de Investigaciones Filosficas / UNAM-FCE, 2009 .Trad. Luis E. Gonzlez. [Hua V, anexo I.]

    5 Edmund Husserl, Analysen zur passiven Synthesis. Aus Vorlesungs und Forschungsmanuskrip-ten, 1918-1926, Margot Fleischer (ed.), La Haya, Nijhoff, 1966. [Hua XI.]

    6 Edmund Husserl, Phnomenologische Psychologie. Vorlesungen Sommersemester. 1925, Walter Biemel (ed.), La Haya, Nijhoff, 1968. [Hua IX.]

    7 Edmund Husserl, Zur Phnomenologie der Intersubjektivitt. Texte aus dem Nachlass. Dritter Teil. 1929-35, Iso Kern (ed.), La Haya, Nijhoff, 1973. [Hua XV.]

    8 Ludwig Landgrebe, Fenomenologa e Historia, Caracas, Editorial Monte vila, 1975. Trad. Mario A. Presas.

  • 95

    El problEma dE la tElEologa y la corporalidad

    Acta Mexicana de Fenomenologa. Revista de investigacin filosfica y cientfica No. 2 marzo de 2017

    de fenomenologa en este contexto. De modo semejante es necesaria una aclaracin previa sobre el ttulo marxismo. Tambin aqu debemos volver all donde la conexin entre los dos mbitos de problemas de la teleologa y la corporalidad sea accesible, de tal forma que nos permita fijar la conexin entre ambos para poner en relacin planteamientos fenomenolgicos y anlisis, y para ello son solo decisivos los textos del propio Karl Marx. Sobre todo los escritos tempranos hasta el Manifiesto comunista y la Crtica de la economa poltica9 de 1857, trabajo preparatorio para El capital. Con ellos consigui Marx los principios metdicos y la terminologa que sern decisivos no solo para su completa produccin posterior, sino tambin para el completo desarrollo del marxismo. [73]

    No solo la disputa terica sino, sobre todo, la disputa poltica prctica entre las distintas corrientes del marxismo occidental y oriental giran en torno a la comprensin y aplicacin correctas de esas herramientas creadas por Marx. Mucho de lo que en sus propias formulaciones tena para l un sentido ms bien experimental o incluso polmico ha cuajado a la vez como patrn inamovible. Tampoco se tratar aqu, en lo que a Marx se refiere, de una interpretacin de Marx. Todas las cuestiones que mueven la inter-pretacin de Marx, si renunci posteriormente al programa humanista de su juventud (as, por ejemplo, Althusser); si sus ideas fueron ya enterradas a causa de Engels todas estas tesis, para las cuales hay tantos argumentos a favor como en contra, deben ser aqu dejadas a un lado. El objetivo de Marx no fue desarrollar una teora filosfica de la sociedad, a pesar de que toda la teora moderna de la sociedad no pueda ser pensada sin l y sus anlisis puedan ser tomados perfectamente como piedra de toque para tal teora. Pero lo que l mismo quiso procurarse con sus anlisis fue sobre todo una herramienta para la comprensin de la situacin histrica de su tiempo y responder a la pregunta de qu se poda y deba hacer en ella. Aqu lo que importa es nicamente tener presentes los problemas de la sociedad moderna, que l fue el primero en vislumbrar, y que siguen siendo los mismos problemas irresueltos a pesar de todas las transformaciones histricas acontecidas desde entonces, tanto para el mundo occidental como para las zonas donde el marxismo lleg a ser la doctrina dominante. Solo porque persistieron fundamentalmente los mismos problemas pudo tambin Husserl, desde unas perspectivas completamente distintas, dirigirse a ellos, y pueden los planteamientos fenomenolgicos ser puestos en relacin con los marxistas.

    Para la formulacin de estos problemas Marx dependi del lenguaje terminolgico desarrollado en la tradicin de la filosofa moderna. Sin ese lenguaje no hubiese podido en absoluto formular sus problemas de manera

    9 Landgrebe se puede referir, bien a la Introduccin general a la crtica de la economa poltica, que efectivamente es de 1857, pero que no fue publicada, bien a Contribucin a la crtica de la eco-noma poltica, publicada en 1859, que, efectivamente, se considera como la obra que antecede y establece los fundamentos de El capital. En espaol existen varias ediciones. Cf. Por ejemplo, la de Mxico / Argentina, Siglo XXI, 2008, edicin, advertencia y notas a cargo de Jorge Tula.

  • 96

    Ludwig Landgrebe

    Acta Mexicana de Fenomenologa. Revista de investigacin filosfica y cientfica No. 2 marzo de 2017

    inteligible; ste puso en su mano alternativas de las cuales par