8º GRADO LECCION #3 PECADO ORIGINAL … · que le otorga-nada menos que Dios- para perdonar los...

of 16/16
Curso Teológico de Confirmación 8º GRADO LECCION #3 PECADO ORIGINAL BAUTISMO PECADO CONFESION 1. Ya hemos visto cómo era la vida de Adán y Eva, nuestros primeros progenitores, en el Paraíso. Pero veamos unos detalles más. Dios dio a Adán y Eva una serie de dones. ¿Cuáles fueron esos dones? 1º. La vida natural: los dotó de cuerpo y alma. 2º. La vida sobrenatural: les dio la Gracia que es la Vida de Dios en el ser humano. Por medio de la Gracia vivían en unión con Dios, en perfecta amistad con El. Los Dones Preternaturales: No iban a morir, ni sufrir, ni enfermarse, ni envejecer. Y tenían una tendencia natural hacia el bien, hacia Dios, más que hacia el pecado. 2. Pero recordemos que, para poder conservar todos esos regalos de Dios, El les había puesto una sola condición a Adán y Eva. ¿La cumplieron? Sabemos que no, pues engañados por el Demonio, le dieron la espalda a Dios, dejaron de amar a Dios.
  • date post

    06-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    214
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of 8º GRADO LECCION #3 PECADO ORIGINAL … · que le otorga-nada menos que Dios- para perdonar los...

  • Curso Teolgico de Confirmacin

    8 GRADO

    LECCION #3

    PECADO ORIGINAL BAUTISMO

    PECADO CONFESION

    1. Ya hemos visto cmo era la vida de Adn y Eva, nuestros

    primeros progenitores, en el Paraso. Pero veamos unos detalles

    ms. Dios dio a Adn y Eva una serie de dones. Cules fueron

    esos dones?

    1. La vida natural: los dot de cuerpo y alma.

    2. La vida sobrenatural: les dio la Gracia que es la Vida de

    Dios en el ser humano. Por medio de la Gracia vivan en unin con

    Dios, en perfecta amistad con El.

    3 Los Dones Preternaturales: No iban a morir, ni sufrir, ni

    enfermarse, ni envejecer. Y tenan una tendencia natural hacia el

    bien, hacia Dios, ms que hacia el pecado.

    2. Pero recordemos que, para poder conservar todos esos regalos

    de Dios, El les haba puesto una sola condicin a Adn y Eva. La

    cumplieron?

    Sabemos que no, pues engaados por el Demonio, le dieron la

    espalda a Dios, dejaron de amar a Dios.

  • 3. Cmo se llama el pecado que cometieron Adn y Eva?

    Se llama PECADO ORIGINAL.

    4. En qu consisti ese pecado de Adn y Eva?

    En querer ser como Dios. Veamos el texto en el primer libro

    de la Biblia:

    Gnesis 3:

    1. La serpiente era el ms astuto de todos los animales del campo que

    Yav Dios haba hecho. Dijo a la mujer: Es cierto que Dios les ha dicho:

    No coman de ninguno de los rboles del jardn?

    2. La mujer respondi a la serpiente: Podemos comer de los frutos

    de los rboles del jardn,

    3. pero no de ese rbol que est en medio del jardn, pues Dios nos ha

    dicho: No coman de l ni lo prueban siquiera, porque si lo hacen morirn.

    4. La serpiente dijo a la mujer: No es cierto que morirn.

    5. Es que Dios sabe muy bien que el da en que coman de l, se

    les abrirn a ustedes los ojos; entonces ustedes sern como dioses y

    conocern lo que es bueno y lo que no lo es.

  • 6. A la mujer le gust ese rbol que atraa la vista y que era tan

    excelente para alcanzar el conocimiento. Tom de su fruto y se lo comi y le

    dio tambin a su marido que andaba con ella, quien tambin lo comi.

    El Demonio les meti la mentira de que, desobedeciendo a

    Dios, iban a igualarse a Dios, iban a saber tanto como Dios.

    As son las tentaciones del Demonio: mentiras para que nos

    opongamos a Dios, para que dejemos de amar a Dios, para que no

    sigamos lo que Dios quiere para nosotros, que es lo mejor para

    nuestro bien espiritual y material.

    5. Qu perdieron Adn y Eva al darle la espalda a Dios?

    Perdieron todos los dones que Dios les haba dado. Y los

    perdieron para ellos y para todos sus descendientes, que

    constituimos la raza humana.

    Perdieron ellos y todos nosotros: la Gracia, el Paraso, la

    inmortalidad y todos los dems dones preternaturales.

    Significa que, a partir de ese momento, los seres humanos

    tendramos debilidades fsicas: moriramos, enfermaramos,

    envejeceramos.

    Y lo peor, tendramos debilidades espirituales: en vez de

    una tendencia natural al bien, tendramos ms bien una inclinacin

  • ms fuerte al pecado. Esa inclinacin al mal es lo que se llama

    concupiscencia.

    6. Entonces tratemos de definir lo qu es el Pecado Original:

    Es un pecado contrado o heredado, no cometido por

    nosotros.

    Lo heredamos como se hereda la piel clara u oscura, el pelo

    rubio o negro, etc. Se transmite con la misma naturaleza humana, la

    cual heredamos de Adn y Eva. Y por este pecado perdimos todos

    los dones preternaturales y sobrenaturales que tuvieron inicialmente

    Adn y Eva.

    Por qu?

    Esta transmisin es un misterio que no podemos comprender

    plenamente.

    7. Qu sucedi despus de que Adn y Eva cometieron el primer

    pecado, el llamado Pecado Original? Qu hizo Dios?

    Al hacer lo que el Demonio les haba propuesto, Adn y Eva

    cayeron en las redes del Maligno, el Enemigo de Dios.

  • Eso es lo que significa Satans: Enemigo.

    Pero Dios no abandon a nuestros primeros progenitores,

    sino que les prometi un Redentor, un Salvador, alguien que

    vendra para rescatar a todos los seres humanos.

    Esa promesa se llama el Proto-evangelio (el primer

    Evangelio), porque es el anuncio de Jesucristo, el Redentor del

    mundo. Est en la Biblia, en el primer libro, despus de la cada de

    Adn y Eva.

    Buscar en la Biblia y MEMORIZAR texto y cita:

    Entonces Dios le dijo a la serpiente : Pondr enemistad entre ti y

    la Mujer, entre tu descendencia y la suya. Ella te aplastar la

    cabeza, mientras t slo araar su taln. (Gn. 3, 15)

    8. Cul es el significado del Proto-evangelio?

    * Quin es la Mujer? La Santsima Virgen Mara.

    * Cul es la descendencia de la Mujer? Jess. Jesucristo el

    Redentor del mundo.

    * Quin aplastar la cabeza de la serpiente? Jesucristo. Por

    eso hay imgenes de la Virgen aplastando la serpiente, es decir,

    aplastando al Demonio, porque su Hijo vencer al Demonio.

    * Quin es el taln herido, araado? El gnero humano que

    qued herido por el pecado original y al cual el Demonio puede

  • tentar, pero no vencer, porque Jesucristo nos salva del Demonio. Si

    amamos a Dios y seguimos su voluntad, el Demonio slo puede

    araarnos, tentarnos, pero no vencernos definitivamente, a menos

    que ... ???

    * Veamos Cul ser la descendencia de la serpiente? Los

    seres humanos que siguen al Demonio y que no siguen a Dios.

    Aqullos que quieren vivir en pecado, al lado y del lado del

    Demonio. Se recuerdan en la pelcula La Pasin de Mel Gibson

    al demonio cargando a un beb fesimo? El cineasta quiso

    presentar as la descendencia del demonio: sta de que habla el

    Proto-Evangelio. Y el pecador es muuuucho ms feo que ese beb y

    el Demonio mucho ms feo que ese demonio de la pelcula.

    9. Cmo se borra el Pecado Original? Qu dispuso Dios para

    librarnos de esa mancha?

    Con el Sacramento del Bautismo. El Bautismo nos devuelve

    la Gracia (la vida de Dios en nosotros) que perdimos por ese

    pecado de Adn y Eva. Pero no nos devuelve los dones

    preternaturales.

    Nos es devuelta la Gracia con el Bautismo. Pero veamos las

    condiciones en que qued el gnero humano en cuanto a los dones

    preternaturales:

    Gn. 3, 16-19:

  • 16. A la mujer (Dios) le dijo: Multiplicar tus sufrimientos en los

    embarazos y dars a luz a tus hijos con dolor. Siempre te har falta un

    hombre, y l te dominar."

    17. Al hombre le dijo: Por haber escuchado a tu mujer y haber

    comido del rbol del que Yo te haba prohibido comer, maldita sea la tierra

    por tu causa. Con fatiga sacars de ella el alimento por todos los das de tu

    vida.

    18. Espinas y cardos te dar, mientras le pides las hortalizas que

    comes.

    19. Con el sudor de tu frente comers tu pan hasta que vuelvas a la

    tierra, pues de ella fuiste sacado. Sepas que eres polvo y al polvo volvers.

    10. Qu nos da el Bautismo, entonces?

    1. La Gracia Santificante: la vida de Dios en nosotros, que

    perdimos por el Pecado Original.

    2. Nos hace hijos de Dios. Por ser creados por Dios somos

    creaturas de Dios. Pero el Bautismo nos hace hijos de Dios.

    3. Nos da derecho al Cielo, a la Vida Eterna, pues los hijos

    recibimos una herencia de los padres. Tenemos derecho a nuestra

    herencia que es el Cielo. Pero tenemos que por as decirlo- cobrar

    esa herencia, siendo verdaderos hijos de Dios; es decir, amando a

    Dios, haciendo su Voluntad aqu en esta vida.

    4. Nos da el don de la Fe: el poder creer sin ver, sin tener

    que comprobar. Esa capacidad no viene de nosotros, eso lo

  • recibimos de Dios. Y junto con la Fe, la Esperanza de la Vida

    Eterna. Tambin el Amor de Dios o Caridad, que es el deseo a

    amar a Dios, de complacerlo, de hacer su Voluntad. En el Bautismo

    recibimos, entonces, las llamadas Virtudes Teologales (Teo=Dios,

    significa que nos vienen dadas por Dios). Y son Fe, Esperanza y

    Caridad.

    5. Nos hace miembros de la Iglesia que Cristo fund:

    la Iglesia Catlica.

    11. Adems del Pecado Original, hay otros pecados?

    S. Los pecados que cometemos a lo largo de nuestra vida. Y

    pueden ser graves o mortales (porque matan la Vida de Dios,

    matan la Gracia). Y veniales, que no son tan graves y no llegan a

    matar la Vida de la Gracia, pero s la debilitan.

    12. Entonces, si pecamos despus de ser bautizados, qu

    hacemos? Qu ayuda nos dej Jesucristo?

    Nos dej la Confesin. El Sacramento de la Confesin es el

    medio que Dios nos dej para perdonarnos los pecados que

    cometamos despus del Bautismo.

  • 13. En qu consiste la Confesin? Es nada ms ir decir los

    pecados al Sacerdote y recibir la Absolucin?

    Es muy importante saber que eso no basta. Esas dos cosas

    son indispensables. Pero tambin hay otras condiciones.

    14. Cules son las 5 condiciones para recibir el perdn de los

    pecados, que rezamos al final de Credo: (Creo en el Espritu Santo, la

    Santa Iglesia Catlica, el perdn de los pecados y la vida eterna. Amn)

    1. Examen de Conciencia (*)

    2. Contricin o arrepentimiento (*)

    3. Propsito de enmienda (*)

    4. Decir los pecados al Sacerdote.

    5. Cumplir la penitencia que nos ponga.

    (*) Examen de Conciencia:

    Consiste en revisar nuestra vida desde la ltima confesin bien

    hecha, para ver en qu hemos pecado.

    (*) Contricin o arrepentimiento:

    Estar sinceramente arrepentido de la falta que se cometi.

    OJO: No es indispensable tener un dolor sensible, aunque Dios

    puede darnos la gracia de sentir dolor, inclusive con lgrimas. Pero

    es una gracia divina: el dolor no podemos provocarlo nosotros.

  • (*) Propsito de enmienda: Consiste en una decisin de no volver

    a pecar. No significa que no volvamos a pecar, porque podra

    suceder que volviramos a caer. Significa que estamos

    verdaderamente decididos a no pecar nuevamente.

    15. Saban ustedes que hay dos formas de arrepentirnos?

    Cuntas clases de arrepentimiento hay?

    * Arrepentimiento perfecto o contricin: Nos

    arrepentimos por haber ofendido a Dios, que nos ama tanto y no

    merece nuestro comportamiento en contra de El. A veces puede ser

    un arrepentimiento con dolor sensible.

    * Arrepentimiento imperfecto o atricin: Nos

    arrepentimos por el miedo a las consecuencias del pecado: miedo a

    la condenacin y al infierno.

    Ambos arrepentimientos son vlidos al confesar los pecados.

    Pero, caso de morir sin tener tiempo de confesin, por ejemplo, en

    un accidente, un arrepentimiento perfecto nos perdona cualquier

    pecado mortal, an sin la absolucin del Sacerdote. Pero, si no

    morimos, es indispensable entonces ir cuanto antes al Sacramento

    de la Confesin para recibir el perdn. Por eso, hemos de

    acostumbrarnos a arrepentirnos de manera perfecta, por amor a

    Dios, cada vez que pequemos. Y, por supuesto, ir a confesarnos

    cuanto antes. Es mucho lo que arriesgamos, nada menos que

    nuestra herencia: la Vida Eterna.

  • 16. Por qu hay que confesarse con un Sacerdote que es un

    hombre como los dems?

    Los sacerdotes son hombres como los dems en cuanto a

    seres humanos, pero tienen un poder especial que Cristo confiri a

    los Apstoles y a sus sucesores: Dicho esto, sopl sobre ellos:

    Reciban el Espritu Santo: a quienes les perdonen los pecados les quedan

    perdonados y a quienes no se los perdonen les quedan sin perdonar (Jn.

    20, 19-23).

    Ciertamente, el Sacerdote es un ser humano como cualquier

    otro, con todas sus debilidades, iguales o mayores que las de los

    dems. Es cierto. Pero resulta que tiene un poder especialsimo

    que le otorga -nada menos que Dios- para perdonar los pecados de

    todas las personas que se acerquen al Sacramento de la Confesin.

    Y por qu ha de parecer esto tan extrao? Fijmonos en el

    funcionamiento de las autoridades de un pas, de una ciudad, de un

    municipio. No tiene poder para llevarnos presos o imponernos

    una multa un Polica? Es un hombre como cualquier otro, pero tiene

    la potestad hasta de privarnos de nuestra libertad.

    Igualmente el Sacerdote es un ser humano como cualquier

    otro. Pero a l Dios le dio el poder de perdonar nuestros pecados:

    A quienes les perdonen los pecados les quedan perdonados y a quienes no

    se los perdonen les quedan sin perdonar (Jn. 20, 19-23).

  • Estas palabras se las dijo Jesucristo a sus Apstoles el mismo

    da de su Resurreccin. Se las estaba diciendo a los primeros

    Sacerdotes y tambin a los que vinieran despus de ellos. Les estaba

    diciendo que cuando pronunciaran las palabras del perdn a cada

    pecador arrepentido, El ratificara ese perdn en el Cielo, porque

    anteriormente les haba dicho tambin: Lo que aten en la tierra

    quedar atado en el Cielo y lo que desaten en la tierra quedar desatado en

    el Cielo. (Mt. 18, 18)

    Ahora bien, para cumplir esta labor de perdn, los Sacerdotes

    necesariamente tienen que estar informados sobre la situacin de

    cada pecador. Y de qu manera pueden informarse sobre los

    pecados de cada persona si no es escuchando a cada uno?

    Por qu cuestionar la forma como Dios dispuso las cosas

    para nuestro bien? Qu pretendemos? Que se nos perdone sin

    informar lo que deseamos nos sea perdonado?

    Dios hubiera podido escoger muchas otras maneras para

    perdonarnos. Podra haber escogido maneras ms difciles o

    desagradables. Pero escogi sta: escogi dejarnos el Sacramento

    de la Reconciliacin o Penitencia o Confesin.

    Dios, que es infinitamente sabio y misericordioso, saba que

    necesitaramos de la catarsis que significa el poder dejar por

    completo la culpa en el Confesionario. Al decir los pecados al

    Sacerdote y or las palabras del perdn, nuestra alma no slo queda

    blanqueada de los pecados cometidos, sino liviana por ya no tener

    que cargar con el peso de la culpa.

  • Adicionalmente, la Iglesia ha dispuesto que el Sacramento

    de la Confesin sea lo menos difcil posible: absolutamente

    secreto y sin mayores trabas. Y totalmente gratis. Gratis es la

    descarga de nuestros pecados y gratis es el perdn que recibimos

    de Dios

    Dios sabe que necesitamos sabernos perdonados. Por eso, al

    or la absolucin de nuestros pecados por boca del Sacerdote, nos

    sentimos livianos, porque la carga de nuestra culpa que tanto dao

    puede hacernos, la toma Jesucristo, el Redentor prometido en el

    Proto-evangelio.

    El Sacramento de la Confesin es parte de la promesa que

    Dios nos hizo desde el momento del Proto-evangelio.

    Ahora bien, podra suceder que el Sacerdote, que es un

    hombre como cualquier otro, a lo mejor es tanto o ms pecador que

    el que se va a confesar. Pero ese hombre, pecador o no, tiene el

    poder de levantar su mano para absolvernos nuestros pecados en

    la Confesin y, aunque hombre, representa -nada menos- que al

    mismo Cristo (cfr. 2 Cor. 5, 20).

    Aprovechemos los medios que Dios ha dispuesto. Y ms

    bien agradezcmosle su Amor y Misericordia infinitos al prever

    que seres humanos, como nosotros, escogidos por El para perdonar

    los pecados, estn a nuestra disposicin.

    Para qu, entonces, buscar motivos para seguir en pecado y

    cargando con el peso de la culpa, en vez de aprovechar la

  • misericordia de Dios y sentirnos livianos, sin carga y en paz, al

    confesar los pecados al Sacerdote?

    APENDICE

    CREATURAS DE DIOS O HIJOS DE DIOS?

    Uno de los himnos ms bellos y profundos de alabanza y agradecimiento

    a Dios lo hace San Pablo en el comienzo de su Carta a los Efesios (Ef. 1, 3-

    14): Bendito sea Dios, Padre de nuestro Seor Jesucristo, que nos ha

    bendecido en El con toda clase de bienes espirituales y celestiales. El nos

    eligi en Cristo -antes de crear el mundo- para que furamos santos e

    irreprochables a sus ojos, y determin -por pura iniciativa suya- que furamos

    sus hijos, para que por la gracia que nos ha concedido por medio de su Hijo

    amado, lo alabemos y glorifiquemos.

    Maravilloso himno de alabanza y maravilloso programa de vida! Qu

    alegra saber que Dios nos eligi -desde antes de crear el mundo- a ser sus

    hijos y a ser santos e irreprochables ante sus ojos! Y que este inmenssimo

    privilegio ha sido por pura iniciativa suya.

    Esto significa que es Dios Quien ha tomado la iniciativa primero. Es

    Dios Quien da el primer paso: es El Quien nos busca primero y nosotros

    tenemos la opcin de responderle o de no responderle.

    Y en qu consiste responderle? El indicio nos lo da el mismo San

    Pablo en este maravilloso himno a los Efesios: El nos ha prodigado el tesoro

    de su gracia ... dndonos a conocer el misterio de su Voluntad.

    San Pablo nos dice tambin que por pura iniciativa divina, y por la gracia que nos ha concedido Dios en su Hijo Jesucristo, podemos ser hijos de Dios.

    Veamos bien: todos los seres humanos somos creaturas de Dios. Pero, tal como lo dice San Pablo en otra de sus cartas, son hijos de Dios los que se dejan guiar por el Espritu de Dios (Rom. 8, 14). Y, no es slo San Pablo quien pone condiciones a la filiacin divina, tambin San Juan al comienzo de su Evangelio: vino a los suyos y los suyos no lo recibieron ... Pero los que lo recibieron, que son los que creen en su Nombre, les concedi ser hijos de Dios (Jn. 1, 11-12). Y, por supuesto, al ser hijos, tambin somos herederos. De hecho,

    somos coherederos con Cristo y podemos llamar a Dios Padre (cf. Rm. 8, 14-

    17). Nos damos verdadera cuenta del privilegio que es poder llamar nada

    menos que a Dios! Padre, porque si cumplimos las condiciones realmente

    somos hijos suyos?

  • Significa, entonces, que el llegar a ser hijos de Dios y herederos del

    Cielo es una opcin. Y esa opcin supone condiciones. Una de estas

    condiciones es la fe en Dios y en su Hijo Jesucristo y en todo lo que El nos ha

    propuesto y nos exige. Esto es lo que significa el recibir a Jesucristo de que

    nos habla San Juan. Recibirlo es aceptarlo a El y aceptar su mensaje de

    salvacin.

    Otra condicin, necesaria consecuencia de una fe cierta, es la que

    propone San Pablo: son hijos de Dios los que se dejan guiar por el Espritu de

    Dios. Y dejarse guiar por el Espritu de Dios es ir descubriendo y aceptando

    incondicionalmente- la Voluntad de Dios para nuestra vida. Es ir descubriendo

    el tesoro de su gracia encerrado en el misterio de su Voluntad.

    Qu maravilla tambin saber que podemos conocer la Voluntad de Dios Quien nos busca con su Amor infinito para que le respondamos con nuestro amor! Y su Voluntad es que lo amemos con ese Amor con que El nos ama: un amor que se abra a El, un amor que se entregue a El, un amor que no quiere a nada ni a nadie ms que a El. Y que, como Cristo tambin nos ha pedido, fluya tambin hacia los dems, nuestros hermanos.

    Con este programa de vida podremos llegar a ser santos e

    irreprochables ante El, cuando llegado el momento- nos presentemos as ante

    el justo Juez y podamos recibir la herencia prometida: el Cielo en el momento

    de nuestra muerte y la gloria de la resurreccin en Juicio Universal al fin de los

    tiempos. Que as sea porque hemos llegado a ser verdaderos hijos de Dios.

    NOTAS EXPLICATIVAS

    El Bautismo nos hace HIJOS DE DIOS

    Segn # 1265 de Catecismo de la Iglesia, el Bautismo hace al

    bautizado:

    - una nueva creacin: (Toda persona que est en Cristo es una creacin nueva (2 Cor. 5, 17)

    - un hijo adoptivo de Dios: (Dios envi a su Hijocon el fin de rescatar a los que estaban bajo la Ley, para que as recibiramos nuestros derechos como hijos. Ustedes ahora son hijos, por lo cual Dios ha mandado a nuestros corazones el Espritu de su propio Hijo, que clama al Padre: Abb!, o sea Pap! (Gal 4, 4-6).