20 Maravillas de Lisboa - 1755 (que destruy la capilla gtica y el panten real) e incendios, y es...

download 20 Maravillas de Lisboa - 1755 (que destruy la capilla gtica y el panten real) e incendios, y es resultado de diferenes estilos arquitecnicos aunque predominan el romnico y gtico.

of 24

  • date post

    23-Feb-2018
  • Category

    Documents

  • view

    215
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of 20 Maravillas de Lisboa - 1755 (que destruy la capilla gtica y el panten real) e incendios, y es...

  • Lisboa

    Escrito por Pascual Hernndez. Fotos: Viajeroshoy

    20 Maravillas de Lisboa Su historia y geografa convierten a la ciudad de la siete colinas, las miles de terrazas yel Tajo en una de las ms bellas capitales europeas

    Visitar el casco histrico de Lisboa es como visitar a una vieja dama que an conserva laelegancia y atractivo que atestiguan das pasados de gran belleza y fortuna, aunque el rostrotambin evidencie las arrugas del inexorable paso del tiempo. Esa Lisboaes atractiva, entraable, decadente y con lugares y monumentos rabiosamente hermosos einolvidables como la Plaza del Comercio, el Elevador de Santa Justa,

    1 / 24

  • Lisboa

    Escrito por Pascual Hernndez. Fotos: Viajeroshoy

    La Plaza del Rossio, la Plaza Figueirao la Plaza del Carmo, el Castillo de San Jorge, laTorre de Belem,Los Jernimoso barrios como elChiado, la Baixa, Alfama, Bairro AltooBelem, que atesoran el espritu tradicional de la ciudad. Junto a ella crece otra Lisboa joven,moderna, burguesa y guapa que ya ha creado lugares sobresalientes como el magnfico Puente 25 de abril sobre el Tajo o el vanguardista edificio de la Fundacin Champalimaud. Fui a Lisboaa conocerla en tres das y me enamor de sus calles estrechas y empedradas por las quetransitan viejos tranvas amarillos, los numerosos miradores con magnficas vistas y tranquilasterrazas donde sirven un excelente caf, las escondidas plazas con pequeos mercadillos, losrestaurantes con decenas de formas de preparar un delicioso bacalao, las numerosas ymaravillosas pasteleras capaces de crear el exquisito pastel de Belem, el paseo por las riberasdel Tajo... Lisboaseduce poco a poco hasta que te entregas a ella sin reservas. La mejor forma de recorrerla esa pie y con la tarjeta Lisboa Cardque permite viajar de forma ilimitada en los autobuses Carris, tranvas, funiculares, metro y laslneas de tren Sete-Rios-Sintra-Oriente y Cais do Sodr-Cascais, as como entrar gratuitamenteen 26 museos, edificios histricos y muchos otros lugares interesantes. Puedes adquirirla encualquiera de las oficinas de Turismo de Lisboa (Aeropuerto, Palacio Foz en la Plaza de losRestauradores, quioscos de Beln...) por uno, dos o tres das (18 - 29,50 y 36 ). Vale la pena.Estas son las 20 maravillas que la hacen una ciudad nica e inolvidable:

    2 / 24

  • Lisboa

    Escrito por Pascual Hernndez. Fotos: Viajeroshoy

    1.-Castillo de San Jorge y Mirador de Santa Luca.

    Los mil aos de historia de la ciudad comenzaron en esta fortaleza construda por losmusulmanes en el siglo XI. Tras la conquista de Lisboa el 25 de octubre de 1147 por D. AfonsoHenriques, primer rey de Portugal, fue el gran escenario de la vida cortesana hasta el siglo XVI.Subo al viejo tranva n 12 en la Plaza de Joao I y va ascendiendo de forma pausada ysinuosa por las estrechas y pintorescas cellejuelas del barrio de Alfamasorteando coches hasta el Largo Portas de Sol, junto al Largo de Santa Luca, donde desciendo en una bella plaza con excelenes vistas. Desde all se contempla el bello Convento de Santa Graa al noreste, la iglesia yMonasterio de San Vicente de Fora (Monumento Nacional y ejemplo de la arquitectura manierista de Portugal y panten de lamayor parte de los reyes y reinas de la Casa de Braganza) al este y el ro Tajo al sur.

    3 / 24

  • Lisboa

    Escrito por Pascual Hernndez. Fotos: Viajeroshoy

    Caminando unos metros se llega al Mirador de Santa Luca, junto a la iglesia de la santa(siglo XII), con vistas tambin esplndidas. Asciendo por varias callejuelas a pie hasta entrar enel Castelo. Muy bien conservado,con restaurante sobre cuya terraza corretean vistosos pavos reales y varias dependenciasentre las que se incluye un pequeo Museo Arqueolgico. Tras recorrer sus almenas y patiosregreso a la entrada (8 euros adultos) donde se encuentra el Jardn Romntico con el msimpresionante mirador de la ciudad. Entre los muros y los caones contemplo una maravillosavista de todo el casco histrico con el Tajo y el Puente 25 de abrilal fondo. Tras salir del Castelo paseo por las calles de alrededor donde se encuentran lostpicos restaurantes que ofrecen bacalao, sardinas y otros buenos y frescos productos del marcomo reclamo de su men. Mi siguiente destino es la Se de Lisboa, que se encuentra muy cerca del Castelo descendiendo en direccin al ro en el mismo barriode Alfama. 2.-La S de Lisboa.

    Santa Mara Maior de Lisboa, conocida como S (Sedes Episcopalis), es la iglesia msantigua de la ciudad y tambin su Catedral. Su construccin se inici en 1147 sobre el terrenoque ocupaba una gran mezquita y a lo largo de los siglos ha sobrevivido a terremotos como elde 1755 (que destruy la capilla gtica y el panten real) e incendios, y es resultado dediferenes estilos arquitecnicos aunque predominan el romnico y gtico. Destacan su bellafachada romnica con dos torres y un gran rosetn central sobre la entrada principal, elclaustro (donde puedes contemplar restos romanos, rabes y medievales) y el Tesoro que seencuentra en la parte superior con cuatro salas con joyas, trajes y reliquias. El interior deltemplo es muy austero y oscuro, y guarda los restos de San Vicente que fueron traidos en 1173desde el sur de Portugal. La leyenda cuenta que dos cuervos acompaaron al barco quetransportaba el atad y por eso estos pjaros se aadieron al escudo de Lisboa. La entrada a

    4 / 24

  • Lisboa

    Escrito por Pascual Hernndez. Fotos: Viajeroshoy

    la Catedral es gratuita, aunque el acceso al Claustro cuesta 2,5 y otro tanto al Tesoro.

    3.-Casa Dos Bicos (Casa de los Picos). Rua dos Bacalhoeiros.

    Sin dejar el barrio de Alfama visito ahora la Casa dos Bicos, que se encuentra muy cerca delmuelle donde atracan los cruceros y cerca tambin a la majestuosa Plaza del Comercio. Es un bello palacete mandado construir en 1523 por Bras de Albuquerque, hijo delconquistador y virrey de la India Afonso de Albuquerque. La fachada est revestida de piedraesculpida en forma de picos que imitan puntas de diamantes, un estilo que podemos apreciartambin en la Casa de las Picos de la ciudad espaola de Segovia. El propietario viaj a Italia ydebi inspirarse en el Palacio de los Diamantes de Ferrara o en el Palacio Bevilacqua deBologna, muy similares.El terremoto de 1755 afect seriamente la estructura de la casa que no fue restaurada hasta1983 por iniciativa de la comisin organizadora de la XVII Exposicin Europea de Arte, Cienciay Cultura que le devolvi su aspecto original y encontraron durante las obras restosarqueolgicos romanos. En la actualidad es utilizada para exposiciones temporales y eventosrelacionados con el arte. Camino unos doscientos metros por la riberea Avenida Infante DomHenrique hastaencontrarme con la Monumental Plaa do Comercio.

    4.-Plaza del Comercio y la Rua Augusta.

    5 / 24

  • Lisboa

    Escrito por Pascual Hernndez. Fotos: Viajeroshoy

    La Plaa do Comercio es uno de los lugares ms representativos y visitados de la ciudad porsu gran belleza y ser escenario de importantes hechos histricos como el levantamiento de lasfuerzas armadas de 1974 que derroc a Caetano en la llamada Revolucin de los Clavales. La plaza fue la gran puerta de entrada a Lisboa por el ro Tajo, sobre todo en la gran poca deesplendor del comercio de ultrmar. Tambin Llamada Terreiro do Pao (plaza del palacio) laforma una enorme explanada en forma de U junto al ro, de 180 x 200 metros, con soportales alos lados y una gran estatua ecuestre del rey Jos I. Su origen data del siglo XVI cuando el reyManuel I decidi construir un palacio en la ribera del ro para abandonar el Castillo de San Jorge, estableciendo tambin all edificios oficiales que se encargaban de la administracin delcomercio entre Portugal y sus colonias en poca de los descubrimientos. Como gran parte dela ciudad, sufri los efectos devastadores del terremoto de 1755 y del tsunami e incendios quele siguieron que destrozaron el palacio. Cuando el Marqus de Pombalemprendi la reconstruccin de la ciudad no contempl la recuperacin del palacio del que sloquedaron dos torres.

    6 / 24

  • Lisboa

    Escrito por Pascual Hernndez. Fotos: Viajeroshoy

    El monumental Arco Triunfal que lleva a la Rua Augusta se termin un siglo ms tarde, en1875. En la cara que da a la Rua Augusta se coloc un hermoso reloj muy cerca del edificio delMuseo del Diseo. Hoy en da elconjunto palaciego lo ocupan oficinas gubernamentales.Tambin merece una visita, en laesquina noreste bajo los soportales, el bicentenario caf Martinho da Arcada, el ms antiguo de la capital y punto tradicional de encuentro de intelectuales. Cruzando elArco entramos en La Rua Augusta, la arteria principal de la Baixa Pombalina, que une Terreiro do Pao con la bellsima Plaza del Rossio. La Rua Augusta es una animada calle llena de restauranes, cafeteras, pasteleras, tiendas deropa, souvenirs, productos artesanales... muy frecuentada por turistas y en la que debes tenermucho cuidado con los carteristas que suelen hacerse pasar tambin por turistas. Estaprecaucin debes extenderla a todo el casco histrico, ya que aqu los `cacos no descansan. 5.-Elevador de Santa Justa.Rua de Santa Justa y Largo do Carmo.

    A mitad de la Rua Augusta cruza perpendicular la Rua de Santa Justa donde se encuentraotro de los lugares ms emblemticos de Lisboa, el

    7 / 24

  • Lisboa

    Escrito por Pascual Hernndez. Fotos: Viajeroshoy

    Elevador de Santa Justa. Esta gran torre metlica posee dos ascensores con capacidad para 20 personas que suben45 metros comunicando la Baixa con la Plaza do Carmoen el Bairro Alto. Una bella obra de ingeniera en hierro construda entre 1900 y 1902 por RaoulNesnier du Ponsard, que posiblemente fue alumno del creador de la Torre Eiffel de Pars,Gustav Eiffel, dada la semejanza de ambas obras. Es el nico elevad