1er Seminario Internacional de Formación de Audiencias - Boletin nº 1

download 1er Seminario Internacional de Formación de Audiencias - Boletin nº 1

of 6

  • date post

    03-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    215
  • download

    2

Embed Size (px)

description

Primer Seminario Internacional de Formación de Audiencias. Sesiones de trabajo del martes 26 de julio de 2011. Centro Gabriela Mistral, GAM

Transcript of 1er Seminario Internacional de Formación de Audiencias - Boletin nº 1

  • Boletn

    Primer Seminario Internacional de Formacin de AudienciasCentro Gabriela Mistral, GAM

    Sesiones de trabajo del martes 26 de julio de 2011

    Presentacin

    La directora ejecutiva de GAM, Alejandra Wood, da la bienvenida y destaca la dedicacin del centro en la formacin de audiencias durante sus diez meses de trabajo, un rea de trabajo que planifica programas para los visitantes y los espectadores potenciales y cautivos de la oferta artstica, con estrategias de Educacin y Mediacin, un servicio de Biblioteca de Artes Escnicas y Musicales, actividades de Extensin y un departamento de Estudios que indaga de manera permanente en la valoracin que las audiencias respecto al GAM.

    El rector de la Universidad Alberto Hurtado, padre Fernando Montes SJ organizadora del seminario a travs de su direccin de extensin y de CISOC (Centro de Investigacin en Ciencias Sociales), junto a GAM plantea la importancia del tema en cuanto a mejorar la distribucin de la cultura a los sectores ms vulnerables en una sociedad regida por criterios econmicos, y que vive un quiebre histrico y un cambio de paradigmas, que valora sobre todo lo productivo.

    El ministro de Cultura, Luciano Cruz Coke, corrobora el diagnstico de la necesidad de acercar la cultura a los sectores ms desaventajados (solo el 2,6% de los estratos

    sociales ms bajos participa en actividades culturales), y seala que corresponde al Estado facilitar el acceso a la cultura. Destaca el papel de las instituciones culturales en ese acercamiento, las cuales necesitan de mejores espacios, infraestructura, formacin educativa y presencia meditica, temas que estn en el centro de los esfuerzos del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

    Ponencias*Nueve profesionales extranjeros y nacionales dieron sus diferentes visiones sobre las definiciones, desafos y logros de trabajo en relacin a las audiencias culturales. Un punto en comn fue observar al pblico como sujetos que tienen una experiencia artstica que se realiza en un contexto cambiante y cargado de significados diferentes, y que produce cambios en ellos mismo y en la sociedad. *La prxima semana se subirn las ponencias completas en www.gam.cl

    1. Lucina Jimnez, MxicoPresidenta del Observatorio, Comunicacin, Cultura y Artes de Mxico, y del Consorcio Internacional Arte y Escuela AG, donde dirige el centro cultural La Nana, Fbrica de las Artes, en Mxico DF.Artes escnicas, pblicos y derechos culturalesLos pblicos son vistos como nebulosas inasibles, y es necesario aprender a identificar en ellos los elementos simblicos y econmicos que permiten comprenderlos dentro del contexto epocal de constante cambio en que vivimos. Las instituciones culturales, por tanto, deben redefinir sus relaciones con la ciudadana: la gestin artstica desde los pblicos implica que los promotores culturales ya no son los curadores del gusto de los dems. Por otro lado, las artes escnicas se desarrollan bajo vulnerabilidad, pues la inversin de tiempo, esfuerzo y dinero en formar artistas y crear obras es muy alto.El desafo es enriquecer la vida cultural y crear nuevos derechos culturales en contextos urbanos cambiantes, pues los pblicos no se generan solos, hay que crearlos. Los pblicos son diversos no existe el pblico general, multimediticos, eclcticos, digitalizados, inconstantes e infieles. A esta diversidad hay que agregar que en Latinoamrica hay un contexto de fuerte desigualdad. Los pblicos, por otro lado, son un recurso esttico para los creadores.No se puede seguir viendo a los pblicos como el ltimo eslabn de una secuencia lineal formada por creadores, programadores y comunicadores: ms bien tienen que ser el centro de una gestin sustentable y circular, donde creadores, programadores, comunicadores, empresarios, polticos (ojal por su ausencia de pautas) y formadores, confluyen en un proceso.Formar audiencias requiere observar, escuchar, explorar, interpretar, analizar, imaginar, sistematizar, para construir propuestas adecuadas. La creacin y desarrollo de pblicos es un proceso inseparable de sus contextos de percepcin, disfrute, produccin y creacin. Implica generar prcticas culturales que ayuden a encontrar e identificar nuevos pblicos: un centro cultural debe saber de su irradiacin territorial y simblica, su equipamiento material, recursos y contextos. Con esto podr tomar las decisiones necesarias y crear sus estrategias de programacin construir un discurso en conjunto con el pblico, no de espaldas a l. Los enemigos del pblico son el aislamiento, la mala factura, la inercia y el desconocimiento.

    2. Tim Roberts, AustraliaConsultor internacional en marketing de las artes en ARTS Australia y otras entidades (Opera de Sydney, Australia Council for the Arts, etc)El marketing en las artes y el desarrollo de audienciasEl desarrollo de audiencias es un proceso planificado que mejora y ampla la experiencia en las artes de un individuo. El marketing en ese contexto, es una herramienta que genera un beneficio social, pues permite focalizar los esfuerzos para sostener y expandir las audiencias regulares o los visitantes existentes a las artes, crear nuevas concurrencia y participantes, y mejorar su disfrute, comprensin, habilidades y confianza a travs de las expresiones artsticas.La obtencin de datos de marketing, como por ejemplo los que se obtienen en breves encuestas de boletera, permiten tener informacin sobre los pblicos y sistematizarla para superara ese pblico nebuloso. Si a los datos se les da sentido, se crea informacin; si la informacin se pone en contexto, se crear conocimiento sobre las audiencias, lo que permite crear pblicos cautivos y no meros consumidores. Desde esta base se puede crear una relacin duradera, con compromiso a largo plazo, y en beneficio mutuo. El desarrollo de audiencias, entonces, es el logro del este marketing relacional y el manejo de relaciones con el cliente. Son herramientas econmicas a las que no hay que temer en la cultura, y tambin considerar, como dijo el escritor Joseph Brodsky, que en los temas culturales, no es la demanda la que crea la oferta, sino todo lo contrario.

    3. Pedro Gell, ChileInvestigador de CISOC, Universidad Alberto HurtadoEn su comentario a las dos ponencias, encontr los puntos en comn entre ambas, los desafos que sealan, y las precisiones necesarias al hablar de Chile.Para definir al pblico, hay que definir qu es el arte, y al pensarla en relacin al pblico aparece, antes que como un bien de consumo o un derecho, como una experiencia polifuncional, que implica mltiples dimensiones: supone reflexin crtica, genera reconocimiento e identidad, apela a lo emocional y ldico, a la tradicin y a los imaginarios, tiene que ver con lo individual y colectivo, es un fin y un medio, es una actividad econmica. Esta definicin, clave en Australia y Mxico pases complejos y heterogneos, donde el Estado es un actor cultural fundamental, por lo tanto poltica y cultura van de la mano, en Chile se dificulta: cuesta pensar lo multifuncional porque la cultura es medida ms que nada cuantitativamente, los grupos artsticos son cerrados y exclusivos, y los que ven la cultura como derecho son muy pocos. El desafo es dejar de considerar el campo artstico como algo restringido, y repensar la funcin social del arte. El trabajo con pblicos debe ser permanente, implica gestionar una complejidad donde no hay linealidad: sta slo funciona cuando las artes replican la superficialidad y la falta de innovacin propia de la televisin. Entonces s hay pblico, pero no experiencia artstica.

    Ante este diagnstico, es pertinente la pregunta por la crisis del pblico en Chile. La respuesta es doble: no est en crisis, porque aumentan todos los nmeros de participacin y gasto en actividades culturales. Y s lo est, porque esas actividades no implican una verdadera experiencia artstica, y hay cada vez menos espacios y pblicos capaces de gozarlos. La entretencin y la sociabilidad de la cultura administrada por el mercado ha reducido la profundidad. Por lo tanto hay que reconstruir la relacin con los pblicos y dar nuevos contenidos.

    Sesiones de la tarde: Enfoques de investigacin en torno a desarrollo de audiencias. Cmo levantar y formular un diagnstico

    4. Ana Wortman, ArgentinaDoctora y profesora en Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, investigadora del Instituto Gino Germani en el rea de estudios culturales. Le interesa observar cmo los imaginarios sobre la cultura inciden en la discrecionalidad de las polticas. En Argentina hay una tendencia clara a investigar los pblicos en relacin a las polticas culturales predominantes, adems de que se privilegia al anlisis literario y semiolgico. Desde el 2000 en adelante, conviven dos fenmenos poco analizados: la explosin de actividad de centros culturales autogestionados, que borra los lmites entre alta y baja cultura y se apropia de espacios urbanos; el discurso poltico que ve la cultura segn su implicancia econmica en cuanto a generadora de trabajo y consumo, donde gestores e industrias culturales se expanden. Esto lleva a reflexionar sobre la pertinencia de polticas marcadas por lo econmico, pues se han perdido pblicos slidos (para el cine argentino, que pasa de ser popular a de culto, por ejemplo, o para el teatro independiente), y que sin construir identidades a largo plazo, con objetivos ms pragmticos y estratgicos, en la cultura se puede generar el mismo fenmeno.

    5. Flavio Desgranges, BrasilDoctor y profesor de la Universidad de Sao Paulo, coordinador del grupo de investigacin sobre recepcin teatral InerteYa en los aos 70 los crticos brasileos observaron una gran reduccin del pblico teatral, que treinta aos despus se agudiza por diferentes motivos: si antes era la dictadura y el nacimiento de la televisin, hoy es la delincuencia, la falta de transporte pblico y de incentivos. Slo triunfa el teatro que replica la esttica de la telenovela. Entones hay que reflexionar por qu queremos que la gente vaya al te