127281943 Extras Luna Nueva

Click here to load reader

  • date post

    12-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    11
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Capitulos del libro Luna Nueva que fueron quitados en el momento de la edición.

Transcript of 127281943 Extras Luna Nueva

  • ExtrasExtrasLuna NuevaLuna Nueva

  • ndice

    1. Narcticos (Captulo 2) Bella

    2. La Beca (Varios captulos) Bella

    3. La Llamada (Captulo 18) / Segn Edward

    4. Error de clculo (Captulo 19) / Segn Rosalie

    5. Resumen de Jacob Narrado por Jacob (Transformacin y otros)

    1.Narcticos

    Reconoceris esta escena al final del captulo 2 de Luna Nueva.

    Slo unas pocaslneas difieren. En el primer manuscrito, Carlisle le da

    una droga a Bella para el dolor de su herida, y ella tiene una reaccin

    inusual. Por qu este cambio de ngulo? Una, mis editores pensaron

    que el humor era incorrecto (yo estaba rindome de todo y ellos

    tratando de contenerme). La segunda, ellos no creyeron que la

    reaccin de Bella fuera muy

  • realista. La broma est en eso, porque la historia est basada en

    una experiencia de la vida real (no ma, esta vez).

    Stephenie Meyer

    Me desplom sobre la almohada, jadeando, con la cabeza dndome

    vueltas. El brazo ya no me dola, pero no saba si era debido al efecto calmante

    que me haba provocado el beso. Algo tir, escurridizo, de los bordes de mi

    memoria...

    Lo siento dijo, tambin sin aliento. Eso es pasarse de la raya.

    Para mi propia sorpresa, me re tontamente.

    Qu gracioso farfull, y solt otra risita tonta.

    l frunci el ceo en la oscuridad. Pareca serio. Era para morirse de risa.

    Me tap la boca para amortiguar la risa que Charlie habra odo.

    Bella, nunca has tomado Percocet antes?

    No creo me re tontamente de nuevo Por qu?

    Entorn los ojos, y no pude parar de rer.

    Cmo est tu brazo?

    No puedo sentirlo. Est ah todava?

    Suspir cuando me re de nuevo.

    Intenta dormir, Bella.

    No, quiero que me beses otra vez.

    Ests sobreestimando mi autocontrol.

    Me re por lo bajo.

    Qu te tienta ms, mi sangre o mi cuerpo? mi pregunta me hizo rer.

    Hay un empate sonri abiertamente a pesar de s mismo. Nunca te

    he visto colocada. Eres muy divertida.

    No estoy colocada intent contener las risitas tontas para probarlo.

    Duerme hasta que se te pase sugiri.

    Comprend que me estaba poniendo en ridculo, lo cual no era raro, pero

    an era embarazoso, as que segu su consejo. Puse mi cabeza en su hombro

    de nuevo y cerr los ojos. De vez en cuando se me escapaba otra risita

    histrica. Pero eso se hizo ms infrecuente a medida que las drogas me

    adormecan hacia la inconsciencia.

    Me senta realmente fatal por la maana. Mi brazo quemaba, y me dola la

    cabeza.

    Edward dijo que yo tena resaca, y me recomend Tylenol bastante ms

    que Percocet antes de besar mi frente con indiferencia y sumergirse fuera de

    mi ventana.

  • No pude aliviar mi presentimiento de que la expresin de su cara era

    lejana y afable.

    Estaba algo preocupada por las conclusiones a las que l podra haber

    llegado durante la noche mientras me vea dormir. La ansiedad pareca

    aumentar la intensidad de los fuertes latidos de mi cabeza.

    Tom una doble dosis de Tylenol, tirando el pequeo frasco de Percocet a

    la papelera del bao.

    2.La Beca

    Esta es la seccin ms larga que cort de Luna Nueva. Es la

    mayor parte del captulo seis original, Declaracin, ms siete

    escenas cortas que continuaban el argumento de la beca a lo largo

    de la novela, completamente al fin. Pienso que todo era un poco

    divertido, pero mis editores no estaban de acuerdo. No era necesario,

    as que fue sacrificado en el altar de la edicin.

    Stephenie Meyer

    Escena Uno:

    El da siguiente de que Bella fuese a ver la pelcula de zombis con

    Jessica

    Todava echaba de menos Phoenix en raras ocasiones, cuando era

    provocado. Ahora, por ejemplo, cuando me diriga al Banco Federal de Forks a

    depositar mi cheque de pago. Qu no dara yo por la conveniencia de un

    deseado, cajero automtico. O por lo menos el anonimato de un extrao detrs

    de la mesa.

    Buenas tardes, Bella me salud la madre de Jessica.

    Hola, seora Stanley.

    Es muy agradable que salieras con Jessica anoche. Haca mucho

    tiempo. Me sac la lengua, sonriendo para hacer con esto un sonido

    amistoso. Algo en mi expresin tena que estar mal, porque la sonrisa fue

    repentinamente dura, y desliz su mano nerviosamente a travs de su pelo,

    donde se atasc durante un minuto; su pelo era exactamente tan rizado como

    el de Jessica, y rociado para arreglar sus rgidos rizos.

  • Sonre otra vez, comprendiendo tambin que era un segundo tarde. Mi

    tiempo de reaccin estaba oxidado.

    S sonre con la esperanza de que mi tono fuese sociable. He estado

    muy ocupada, ya sabes. El instituto el trabajo Me apresur para pensar

    en aadir algo ms a mi corta lista, pero me haba quedado en blanco.

    Seguro, sonri ms clidamente, probablemente feliz de que mi

    respuesta sonara algo ms normal y bien ajustada.

    De repente se me ocurri que quiz no estaba bromeando conmigo

    cuando asum cul era la razn tras su sonrisa. Quin sabe qu le habra dicho

    Jessica sobre la noche anterior. Sea lo que fuera, no estaba totalmente sin

    confirmar. Era la hija de la excntrica ex de Charlie -la demencia puede ser

    gentica. La primera socia de anormales del pueblo; salt el pasado

    rpidamente, estremecindome. Vctima reciente de un coma andante. Decid

    que haba un argumento bastante bueno para estar loca, an sin contar las

    voces que oa ahora, y me pregunt si la seora Stanley pensaba realmente

    eso.

    Debi haber visto la especulacin en mis ojos. Mir rpidamente hacia otro

    lado, afuera, hacia las ventanas de detrs de m.

    Trabajo repet, llamando de nuevo su atencin mientras pona el

    cheque sobre el mostrador. Por eso es por lo que estoy aqu, por supuesto.

    Sonri de nuevo, su barra de labios se estaba agrietando a medida que

    progresaba el da, y estaba claro que haba pintado sus labios mucho ms de lo

    que estaban en realidad.

    Cmo le van las cosas a los Newton? pregunt alegremente.

    Bien, recogiendo lo de temporada. Dije automticamente, aunque ella

    pasaba todos los das por el aparcamiento del Olimpyc Outfitter -podra haber

    visto coches desconocidos. Probablemente conoca la bajada y el flujo de los

    negocios de campistas mucho ms que yo.

    Movi la cabeza ausentemente mientras tecleaba las claves en el

    ordenador frente a ella. Mis ojos deambulaban a travs del mostrador marrn

    oscuro, con sus ms de setenta lneas naranja brillante adornando los bordes.

    Las paredes y la alfombra haban sido modernizadas con un gris ms neutro,

    pero el mostrador atestiguaba el decorado original de la construccin.

    Mmm, murmur la seora Stanley en un tono ms alto de lo normal.

    Volv para echarle un vistazo, slo medio interesada, preguntndome si habra

    una araa en el escritorio que la haba asustado.

    Pero sus ojos todava estaban pegados a la pantalla del ordenador. Sus

    dedos ahora estaban inmviles, su expresin sorprendida e incmoda. Esper,

    pero no dijo nada ms.

  • Algo est mal? Estaban tratando los Newton de pasar cheques sin

    fondos?

    No, no farfull rpidamente, mirndome con un extrao resplandor en

    los ojos. Pareca estar reprimiendo algn tipo de emocin. Eso me record a

    Jessica cuando tena algn nuevo chisme que se mora por compartir.

    Quieres que te imprima tu saldo? Pregunt la seora Stanley

    ansiosamente. No era mi hbito -mi cuenta creca tan predecible y lentamente

    que no era difcil hacer el clculo en mi cabeza. Pero el cambio en su tono me

    hizo curiosa. Qu haba en la pantalla del ordenador que la fascinaba?

    Claro coincid.

    Tecle una clave, y la impresora escupi rpidamente un corto

    documento.

    Aqu tienes. Arranc el papel con tanta prisa que lo rasg por la

    mitad. Oops, lo siento mucho.

    Revolote alrededor de la mesa, sin encontrarse nunca con mi mirada

    curiosa, hasta que encontr un rollo de cinta. Peg los dos trozos de papel

    juntos y los empuj hacia m.

    Eh, gracias! murmur.

    Con el trozo de papel en la mano, gir y me dirig a la puerta principal,

    echando una rpida mirada para ver si poda decir cul era el problema de la

    seora Stanley.

    Pensaba que mi cuenta deba tener sobre mil quinientos treinta y cinco

    dlares. Me equivoqu, eran treinta y seis con cincuenta, en vez de treinta y

    cinco.

    Y haba veinte de los grandes extra, tambin.

    Me qued helada en el sitio, intentando entender los nmeros. La cuenta

    estaba veinte mil dlares por encima antes de mi depsito de hoy, los que

    entonces haban sido agregados correctamente.

    Durante un minuto consider cerrar mi cuenta inmediatamente. Pero,

    suspirando una vez, volv al mostrador donde la seora Stanley estaba

    esperando con brillantes e interesados ojos.

    Aqu tiene que haber un error del ordenador, seora Stanley le dije,

    devolvindole la hoja de papel. Slo deben ser los mil quinientos treinta y

    seis con cincuenta.

    Sonri con complicidad.

    S, creo que parece un poco raro.

    En mis sueos, estara bien sonre tambin, impresionndome a m

    misma con la normalidad de mi tono.

    Tecle enrgicamente.

  • Veo el problema hace tres semanas aparece un depsito de veinte mil

    de Mmm, otro banco segn parece.