12.-ARQUITECTURA GÓTICA

download 12.-ARQUITECTURA GÓTICA

If you can't read please download the document

  • date post

    25-Jun-2015
  • Category

    Documents

  • view

    338
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of 12.-ARQUITECTURA GÓTICA

ARQUITECTURA GTICA

CONSIDERACIONES GENERALES 1.-Trmino acuado en la Italia del s. XVI con sentido peyorativo, sinnimo de arte brbaro, falto de belleza, propio de pocas de ignorancia e incultura. En el s. XIX se revaloriza y se acota temporalmente como el arte de la Baja Edad Media. 2.-Grandes cambios econmicos, sociales y polticos en la Europa del s. XII hicieron cambiar cualitativamente la situacin general : las Cruzadas, reactivacin del comercio, desarrollo de las ciudades, la burguesa naciente, aumento de la productividad agropecuaria, aumento de la poblacin, intentos de la monarqua por imponerse a la nobleza. Todo esto permite explicar algunas de las claves del afn constructor y artstico que recorre Europa.

3.-Continan siendo los reyes, prelados y grandes nobles los promotores de las grandes empresas artsticas. Pero, junto a ellos, aparecen tambin las donaciones de los gremios, asociaciones de mercaderes, banqueros,... de forma que la catedral se considera obra de toda la ciudad. Y es la ciudad la que confiere al arte gtico un nuevo carcter. Se puede calificar al arte de la Baja Edad Media, al arte gtico, como exclusivamente urbano, al contrario del romnico, que oscila entre el polo rural (el monasterio) y el polo urbano (la catedral). 4.-Los artistas se secularizan y se organizan en gremios, y con el tiempo frecuentan la universidad, familiarizndose con la geometra y la matemtica, imprescindibles para el arte de la construccin. 5.-El principal comitente (demandante de obra artstica) contina siendo la Iglesia, pero surgen dos nuevos clientes cuyos encargos ya son, en parte, profanos : el rey y las corporaciones ciudadanas.

6.-Una obra de arte cambia no slo por las circunstancias socioeconmicas, sino tambin por circunstancias ideolgicas. Si el sentido y el contenido de una obra de arte cambia es porque las ideas cambian. As que, es necesario conocer la evolucin del pensamiento teolgico que se opera en sta poca, para poder apreciar los cambios en la obra de arte, tanto en el contenido, en la iconografa como en la expresividad. El Dios romnico era un Dios alejado del mundo y del hombre, juez implacable, terrible, que un da pedir cuentas. El hombre no se atreve a dirigirse directamente a l y recurre a intermediarios : la Virgen, santos, apstoles, ngeles. El hombre gtico concibe a Dios como CREADOR, que est prximo a sus criaturas, que vela y cuida de ellas, a las que ama tanto que no duda en encarnarse en un hombre, vivir entre los hombres y por ellos morir. As, el arte gtico celebra a un Dios ENCARNADO, hecho hombre, y representa la unin pacfica del creador y sus criaturas. Este ya no es el Dios apocalptico del romnico, sino el Dios viviente de los Evangelios.

7.-Junto a la idea de Dios encarnado se desarrolla otra que es capital para entender el arte gtico, y sta es la siguiente : DIOS ES LUZ. Aunque esta metfora ya est presente en los primeros tiempos del cristianismo y el romnico la utiliz, sin embargo, en el gtico cobra una importancia fundamental. Se atribuye a Suger, abad de S. Denis (Francia), la primera elaboracin teolgica coherente de lo que se ha llamado la MSTICA DE LA LUZ, y que se podra resumir brevemente de la manera que sigue : *.-Todo lo existente (visible e invisible, material y espiritual) est ordenado de acuerdo con una jerarqua y se relaciona como tal. (Imaginemos una pirmide cuya cspide est ocupada por Dios, a continuacin los seres anglicos, despus el hombre, luego los animales y plantas, y en la base el mundo mineral). *.-Dios, el creador, es fuente de todas las cosas y es luz, y se manifiesta como tal. *.-Todas las criaturas participan de esa luz, que la reciben y la transmiten segn su capacidad, o sea, segn su jerarqua.

*.-As, pues, el universo es como una corriente luminosa que desciende en cascada desde Dios hasta la ltima de sus criaturas, que se comportan como espejos, recibiendo y reflejando la luz. De manera que se origina una cadena de reflejos que vuelven hacia el foco originario, esto es, hacia Dios. Y es as como lo creado lleva, conduce a lo increado, a Dios, a travs de una escala de analogas y concordancias. *.-Captar esas analogas y concordancias es avanzar en el conocimiento de Dios, luz absoluta. Dios, en mayor o menor medida, est oculto en cada una de sus criaturas, y cada criatura refleja la parte de Todas estas ideas tratan de luz, de Dios, que contiene ante quien establecer la unidad del universo y su ntima conexin con la divinidad. la observa con amor.

8.-Como prolongacin y consecuencia de estas ideas aparece una nueva valoracin de las piedras preciosas, objetos en los que la luz se manifiesta a travs de mltiples reflejos y destellos, y a las que se les atribuye un valor moral, simblicamente relacionadas con las virtudes cristianas. Las piedras preciosas, esmaltes, oro, plata y cristales coloreados, utilizados como materiales en los objetos de culto y en los ventanales tratan de expresar adecuadamente las ideas de la mstica de la luz. Pero, tambin, estos materiales estn asociados y vinculados con la idea de riqueza y de poder. Y es aqu, en este aspecto, en el que S. Bernardo de Claraval y los cistercienses, contemporneos del nacimiento del gtico, critican la utilizacin de estos recursos y se oponen a ellos por considerarlos un artificio, puesto que la va para llegar a Dios por medio de estos recursos visuales y sensoriales nos dara una idea adulterada de Dios. Y, por otro lado, es un derroche de riqueza y una manifestacin de vanidad.

ARQUITECTURA GTICA 1.-EL SISTEMA CONSTRUCTIVO.Ya en el romnico, las aristas de la bveda de arista fueron resaltadas con unas nervaduras en forma de moldura, que colgaban de la propia bveda. En Borgoa aparecieron los arcos apuntados, ojivales, que permiten desvincular la flecha de la semiluz del arco y elevarlo a voluntad. Este arco, adems, favorece, al descomponer sus fuerzas, un mayor acercamiento a la vertical de las fuerzas oblicuas de todo arco. Todos estos elementos estaban ya como experiencias en el romnico. Y, en un cierto momento, hacia 1140, en Saint Denis (Francia), utilizndose este bagaje romnico se consigue algo nuevo, diferente, que puede ser llamado gtico.Saint Denis Deambulatorio (ca. 1140)

En algn momento se descubre que las aristas acentuadas de la bveda de arista se pueden transformar en arcos poderosos que soporten fragmentos de bveda. As, los arcos ojivales de crucera, junto con los formeros y torales forman la estructura portante del edificio, la osamenta, el elemento activo, mientras que los plementos de la bveda pasan a ser pasivos, son sujetados por aquellos. En la bveda de arista, no hay esta diferenciacin entre elementos portantes y elementos portados, sino que funciona como una unidad total, en la que cada plemento de bveda es sujetado y sujeta a los dems. Y, aunque la bveda de crucera se parece y es casi igual que la de arista, no tiene nada que ver con ella : los arcos con los que est construida forman el esqueleto de soporte y los fragmentos de bveda que se asientan sobre ellos son como una piel que cierra el espacio interior y lo separa del exterior.

La clave de la bveda cumple una misin importante : iniciar las lneas de fuerza que discurren a lo largo de los nervios que estn en contacto con la clave. Los nervios son una armadura de soporte y arriostramiento de todo un conjunto estticamente equilibrado. Son los nervios los que reciben las cargas y fuerzas, las conservan y las dirigen hacia los puntos donde debern ser entregadas. Ya no se trata de una pesada pieza unitaria (bveda de arista), sino de una articulacin de piezas elementales, con las que se componen los arcos, los plementos y la bveda misma. El nuevo sistema de crucera permite cubrir cualquier tipo de planta : cuadrado, rectngulo, tringulo, polgono, etc., la rigidez arquitectnica queda superada, la construccin se hace flexible y se adapta a cualquier situacin.

No todos los nervios son igualmente importantes en su funcin, sobre todo cuando las bvedas gticas comienzan a multiplicar el nmero de nervios, es necesario establecer una jerarquizacin : en primer lugar, estn las ojivas o diagonales, que van de pie derecho a pie derecho; en segundo lugar, estn los terceletes, que van de pie derecho a nervio y, en tercer lugar estn las ligaduras, que van de nervio a nervio.Tipologa de bvedas

En su evolucin, la bveda de crucera tiende progresivamente a disminuir las dimensiones de los plementos, aumentando cada vez ms y ms el nmero de nervaduras hasta desembocar en el gtico tardo en una proliferacin tal, que casi todo es nervio y casi nada plemento, con lo cual se produce una contradiccin funcional : Si casi todo es, optcamente hablando, elemento portante (nervio) y casi nada es lo portado (plemento) cabe preguntarse para qu tanto nervio, si no hay nada que sujetar?, para qu sirve el nervio?cul es su funcin?. En realidad, esta proliferacin de nervaduras extraestructurales cumplen una funcin decorativa y no de soporte en el gtico tardo. De manera que, el punto de partida original de la bveda de crucera que diferenciaba ntidamente el elemento portante y el elemento portado, queda en entredicho.

Los nervios conducen las cargas hacia las pilastras (que no son sino la continuacin de los propios nervios) que se adosan entre s y componen pilares. Los esfuerzos oblicuos, que, an siendo menores que en el romnico, todava son muy importantes, son absorbidos casi ntegramente por unos contrafuertes exentos de los muros y situados a una considerable distancia de ellos, a los que llegan a travs de unos arcos de transmisin, los arbotantes, que unen los puntos de mxima tensin oblicua de los arcos y los contrafuertes macizos, que, con su gran masa, contrarrestan los esfuerzos.Se obtiene as la liberacin del muro de su funcin tradicional de sustentacin.

Mientras que en el romnico el muro reciba los esfuerzos oblicuos y precisaba el contrafuerte para reforzarlo y evitar la