110687497 martina-giacomo-epoca-de-la-reforma

Click here to load reader

  • date post

    20-Jun-2015
  • Category

    Documents

  • view

    846
  • download

    10

Embed Size (px)

Transcript of 110687497 martina-giacomo-epoca-de-la-reforma

  • 1. EDICIONES CRISTIANDAD G. MARTINA LA IGLESIA, DE LUTERO A NUESTROS DAS POCA DE LA REFORMA

2. GIACOMO MARTINA LA IGLESIA, DE LUTERO A NUESTROS DAS I POCA DE LA REFORMA EDICIONES CRISTIANDAD Huesca, 30-32 M A D R I D 3. Ttulo original: LA CH1ESA NELL'ETA DELL'ABSOLUTISMO, DEL LIBERALISMO, DEL TOTALITARISMO DA LOTERO AI NOSTRI GIORNI Morcelliana, Brescia 1970, 2 1973 Lo tradujo al castellano JOAQUN L. ORTEGA N/hil obstat: Imprimatur: Sac. Tullus Goffi Aloysius Morstabilini Ep. Brescia, 4-IX-1970 Brescia, 5-IX-1970 Derechos para todos los pases de lengua espaola en EDICIONES CRISTIANDAD Madrid 1974 Dep. legal M-3581-1974 ISBN 84-7057-152-4 (obra completa) ISBN 84-7057-153-2 (tomo I) Printed in Spain Talleres de La Editorial Catlica - Mateo Inurria, 13 - Madrid CONTENIDO Prefacio 11 INTRODUCCIN I. La Iglesia y el mundo moderno 13 II. Perodos y aspectos esenciales 21 A) Primer perodo: La poca de la insurreccin pro- testante y de la Reforma catlica, 21.B) Segundo perodo: La Iglesia en la poca del Absolutismo, 22. C) Tercer perodo: La Iglesia en la poca del Libe- ralismo, 23.D) Cuarto perodo: La Iglesia en la poca del Totalitarismo, 25. Bibliografa general 26 LA IGLESIA EN LA POCA DE LA REFORMA I MOTIVOS DE LA INSURRECCIN PROTESTANTE Tesis en torno a las causas del enfrentamiento protes- tante 37 Tesis tradicional, 37.Segn los protestantes, 40. Tesis marxista, 42. I. Motivos religiosos 43 Decadencia del prestigio papal por los aconteci- mientos de los siglos xni y xiv. Panorama de la histo- ria de la Iglesia en este perodo, 43.1. Lucha y de- rrota de Bonifacio VIII, 43.2. El destierro de Avi- gnon, 47.3. El Cisma de Occidente: a) Eleccin de Urbano VI, 53.b) El comienzo del Cisma, 55. c) Gnesis de la teora conciliar, 58.d) El concilio de Pisa, 61.c) El concilio de Constanza, 62.f) El con- cilio de Basilca y el nuevo Cisma, 64.g) La proble- mtica referente a los acontecimientos expuestos, 65. h) Consecuencias del Cisma tic Occidente, 69.Su- gerencias para un estudio personal, 72. 4. El Renacimiento: a) Interpretaciones, 72.b) La esencia del Renacimiento: afirmacin exasperada de la autonoma de lo temporal, 75.c) La Iglesia y el Re- nacimiento, 79.d) Otros aspectos del papado durante el Renacimiento: 82.e) Alejandro VI, 85.Sugeren- cias para un estudio personal, 91. 4. 8 Contenido II. Otros motivos religiosos 92 a) Decadencia de la Escolstica y tendencias intelec- tuales de la poca, 92.b) Wicleff, Hus y Wessel, 94. c) El falso misticismo, 95.d) El evangelismo, 97. e) La corrupcin de la Iglesia, 99.f) La inquietud psicolgica del siglo xv, 100. III. Motivos polticos, sociales y econmicos 103 a) Resistencia contra Roma, 103.b) Resistencia con- tra la centralizacin y el absolutismo de los Ausburgo, 104.c) La situacin econmico-social, 105.d) La personalidad de Lutero, 106.Sugerencias para un es- tudio personal, 108. II DIFUSIN DE LA REFORMA I. Lutero y la insurreccin protestante en Alemania hasta la Paz ele Ausburgo 111 Personalidad de Lutero, 111.Vida de Lutero, 115. El problema de las indulgencias, 121.- Las luchas re- ligiosas en Alemania hasta 1555, 125. Perodo de las luchas sociales 1521-25: a) Revolucin de los caballe- ros, 1521-22, 127. -b) Revolucin de los anabaptistas, 1522-24, 127.c) Revolucin de los campesinos, 1524- 25, 128.Perodo de las dietas y de los coloquios, 1525-32, 130.Perodo de la lucha armada y de la tre- gua final, 1532-55, 131.Sugerencias para un estudio personal, 136. II. Calvino y el calvinismo 137 Vida de Calvino, 137.Su carcter, 139.Doctrina de Calvino, 142.Aplicacin de la doctrina calvinista en Ginebra, 143. III. La Reforma en Inglaterra 147 Situacin general en Inglaterra a principios del si- glo xvi, 147.Enrique VIII, 149.Eduardo VI, 151. Mara la Catlica, 151.Isabel, 152. IV. Resultados de la Reforma protestante 159 El problema de la relacin entre el protestantismo y el arte, 164.En poltica 165.En la economa, 167. Aspectos positivos del protestantismo, 168.Sugeren- cias para un estudio personal, 172. III LA REFORMA CATLICA Y LA CONTRARREFORMA Problemtica fundamental, 175.Sugerencias para un estudio personal, 185. I. La Reforma catlica 1. Diversas asociaciones laicas, 186.2. Reforma de las Ordenes religiosas antiguas, 187.3. Naci- mientos de nuevos Institutos religiosos, 188.4. La- bor reformadora de los obispos en sus dicesis, 188. 5. Los grupos humanistas cristianos, 189.6. Los circuios del evangelismo, 189.Las iniciativas de la Curia y de los papas, 189. II. Elpontificado en la primera mitad del siglo XVI La renovacin del colegio cardenalicio, 196.Suge- rencias para un estudio personal, 199. III. Renovacin de la vida religiosa La vida religiosa femenina, 204.Evolucin de la Or- den franciscana. Los capuchinos, 209.La reforma del Carmelo, 214.El Oratorio, 218.La Compaa de Jess: a) San Ignacio, 219.b) Caractersticas del nuevo Instituto, 221.c) Las primeras dificultades, 222.d) Actividad de la Compaa, 223.e) Carac- terstica esencial de la actividad de la Compaa, 225.f) Acusaciones contra los jesutas, 226. IV. El concilio de Trento Historia externa del concilio: 1. Prolegmenos, 231. 2. Intentos por reunir el concilio, 232.3. Primera fase del concilio, 1545-47, 233.4. Segunda fase del concilio, 1551-52, 235.Tercera fase del concilio, 1561-63, 236.Hombres y fuerzas enjuego, 241.Los hombres, 241.Las tendencias, 242.Significado del concilio, 244.Bajo el aspecto dogmtico, 245.Bajo el aspecto disciplinar, 248.Sugerencias para un estu- dio personal, 252. 5. Es posible que esa misma in- quietud de los pueblos que se ma- nifiesta en formas del todo materia- les por la sencilla razn de que un sentimiento que tiene necesidad de expansin se reviste de las formas que encuentra ms a mano, aunque no sean las ms adecuadas, y a ries- go, incluso, de que le sean contra- dictorias; esa inquietud, digo, esos lamentos continuos ante las cargas materiales, puede que tengan una fuente secreta que los propios pue- blos no han descubierto todava. Y as puede que se esconda la nece- sidad religiosa donde ms parece triunfar la irreligin; la necesidad de una religin libre de comunicarse al corazn de los pueblos sin las me- diaciones de los prncipes o de los gobiernos. El clamor irreligioso se engaa a s mismo y en el odio a un ministro servil de la religin con- funde y envuelve erradamente a la misma religin; y en el designio de la Providencia se prepara una con- mocin de las naciones que no bus- car disminuir los impuestos (ya que los pueblos revolucionarios los so- portan mayores y con ms pacien- cia), sinoquin lo creera?libe- rar a la Iglesia de ese Cristo en cu- yas manos estn todas las cosas. A. Rosmini, Delle Cinque Piaghe della Santa Chiesa, c. III, final. PREFACIO Estas pginas recogen el curso sobre historia de la Iglesia moderna desarrollado en 1968-69 en la facultad de teologa de la Universidad Gregoriana de Roma. Al texto primitivo le han sido hechos algunos retoques, es- tilsticos y bibliogrficos sobre todo, y le han sido aa- didos los dos ltimos captulos que completan el cuadro general. La sntesis que ofrezco, sin atribuirme preten- siones de originalidad, es el fruto de varios aos de en- seanza y de cierta maduracin interior. Creo que, aunque haya nacido de exigencias didcticas inmedia- tas y predominando en ella fundamentalmente la orien- tacin escolar, podr ser igualmente tilfuera del crcu- lo acadmico. Por supuesto que, sin caer en el error de convertir la historia en una tesis al servicio de los pro- blemas actuales y dando al libro un carcter rigurosa- mente documentado y objetivo, he pretendido hacer no una historia acadmica, sino en contacto con la vida y para la vida. Quiero decir que he tratado de dar res- puesta a muchos interrogantes, bastante frecuentes hoy da entre los catlicos, clrigos y laicos, que inciden en las difciles relaciones mantenidas durante los ltimos siglos entre la Iglesia y la cultura moderna. Me wge subrayar algunos aspectos que podran ser objeto de crtica. Muchas veces he querido conjuntar, por asi decirlo, hechos y afirmaciones cronolgica y geogrficamente diversos; si por este sistema he aleja- do una nacin de la otra o un decenio del otro, he con- seguido destacar mejor el espritu de una poca deter- minada. He elegido tambin entre los muchos temas que se me brindaban, de manera que al amplio desarrollo otorgado a algunas cuestiones corresponde el silencio en torno a algunas otras, le preferido insistir sobre los temas centra/es, sobre los puntos clave, ms que expo- ner con la misma rapidez todos los problemas, y creo as haber logrado resaltar una determinada lnea obje- tiva de desarrollo que corra el riesgo de verse oscure- cida per un anlisis minucioso. Si a nivel estrictamente 6. 12 Prefacio cientfico puede ser discutible, este mtodo sigue siendo, a mi entender, didcticamente comprensible y justifica- do. Finalmente, he tenido presente en este trabajo el es- pritu que emana de las constituciones del Vaticano II, Lumen gentium y Gaudium et spes: Aunque la Igle- sia por la fuerza del Espritu Santo haya permanecido siempre como fiel esposa de su Seor y no haya dejado nunca de ser seal de salvacin en el mundo, ella misma no ignora que entre sus miembros, tanto clrigos como laicos, en la larga serie de los siglos pasados, no han faltado quienes no fueron fieles al espritu de Dios. La Iglesia sabe de sobra la distancia que existe entre el mensaje que ofrece y la debilidad humana de aquellos a quienes les est confiado el evangelio. Sea cual fuere el juicio de la historia sobre ciertos defectos, nosotros debemos ser conscientes de ellos... De igual modo la Iglesia sabe bien cmo ha de madurar continuamente en virtud de la experiencia de los siglos, en la manera concreta de realizar sus relaciones con el mundo... (Gaudium ct spes, n.43). La Iglesia... puede enrique- cerse mediante el desarrollo de la vida social humana... para expresar mejor y para adaptar con mayor xito a nuestros tiempos la constitucin que ha recibido de Cristo... Todo el que