11. MOVILIZACIONES URGENTES

of 7 /7
 Evacuación y Traslado Carlos Martínez López    Página 1 UNIDAD 11. MOVILIZACIONES URGENTES   1. Introducción   Una de las funciones del personal TES es la movilización del paciente, estas técnicas se deben llevar a cabo teniendo en cuenta siempre dos precauciones:   Respecto a la seguridad de la víctima : Evitaremos siempre agravar la lesión, provocar dolor o molestias.   Respecto a nuestra propia seguridad : Básicamente centrándonos en las cuestiones de ergonomía estudiadas en la unidad anterior.   Hay varias formas de llevar a cabo las movilizaciones, y en cada situación debemos elegir la más indicada. En general, se proponen tres grupos de procedimientos:   Técnicas de movilización urgente : Se desarrollan normalmente sin medios y en situaciones altamente con riesgo excesivo en las que debemos evacuar al paciente lo más rápido posible. Es frecuente recurrir a ellas cuando existe multitud de pacientes a los que asistir.   Técnicas de movilización con material : Son las más habituales. Desplazamientos de pacientes que no presentan lesión vertebromedular pero sin posibilidad de moverse por si mismos.   Movilizaciones de víctimas que hayan sufrido traumatismos graves : Realizando previamente una inmovilización acorde a la lesión de que se sospecha.  2. Movilizaciones urgentes   Entendemos por evacuación de emergencia aquella que se tiene que efectuar para apartar a una víctima de un ambiente inseguro Las técnicas de movilización urgente, podemos estructurarlas en tres grupos:   Técnicas de arrastre : Se basan en tomar a la víctima y arrastrarla hasta un lugar seguro, se suelen emplear cuando una persona sola debe realizarla o bien cuando el paciente es excesivamente pesado y el sanitario o rescatador es incapaz de cargar con el.  

Embed Size (px)

Transcript of 11. MOVILIZACIONES URGENTES

Microsoft Word - 11. MOVILIZACIONES URGENTES 
 
Una de las funciones del personal TES es la movilización del paciente, estas técnicas se 
 
Respecto  a  la  seguridad  de  la  víctima:  Evitaremos  siempre  agravar  la  lesión, 
provocar dolor o molestias. 
cuestiones de ergonomía estudiadas en la unidad anterior.  
 
Hay  varias  formas de  llevar  a  cabo  las movilizaciones,  y en  cada  situación debemos 
 
Técnicas de movilización urgente: Se desarrollan normalmente sin medios y en 
situaciones  altamente  con  riesgo  excesivo  en  las  que  debemos  evacuar  al 
paciente  lo más  rápido  posible.  Es  frecuente  recurrir  a  ellas  cuando  existe 
multitud de pacientes a los que asistir. 
 
Técnicas de movilización con material: Son las más habituales. Desplazamientos 
de pacientes que no presentan  lesión vertebromedular pero sin posibilidad de 
moverse por si mismos. 
Movilizaciones de víctimas que hayan sufrido traumatismos graves: Realizando 
 
 
Entendemos  por  evacuación  de  emergencia  aquella  que  se  tiene  que  efectuar  para 
apartar a una víctima de un ambiente  inseguro Las técnicas de movilización urgente, 
podemos estructurarlas en tres grupos: 
 
Técnicas de arrastre: Se basan en tomar a la víctima y arrastrarla hasta un lugar 
seguro,  se  suelen  emplear  cuando  una  persona  sola  debe  realizarla  o  bien 
cuando  el  paciente  es  excesivamente  pesado  y  el  sanitario  o  rescatador  es 
incapaz de cargar con el. 
 
 
   Página 2
Técnicas de carga: Consiste en llevar a la víctima a cuestas de una zona a otra, 
requiere una elevada forma física y una preparación técnica del procedimiento. 
 
Técnicas  de  ayuda  a  la  deambulación:  Son  las  indicadas  para  víctimas  que 
pueden andar pero que necesitan  cierta ayuda para poder  realizarlo. Es muy 
frecuente emplearlas con ancianos que tienen una movilizad reducida. 
 
 
La  constitución  de  la  víctima:  Una  persona  pesada  difícilmente  podrá  ser 
llevada a cuestas, al menos por una sola persona, por este motivo, se buscará 
una  técnica  que  sea  llevada  a  cabo  por más  técnicos  o  bien  algún  tipo  de 
arrastre. 
 
Las  lesiones  que  presente  la  víctima:  El  cómo  y  dónde  estén  ubicadas  las 
lesiones, condicionaran los agarres y posibilidades de movilización. 
 
La capacidad de colaboración de  la víctima: El hecho de que  la víctima pueda 
mantenerse  de  pie,  o  que  pueda  participar  en  las  maniobra  de  carga 
determinará las técnicas que podemos usar. 
 
Nuestra  propia  fuerza  y  nuestra  corpulencia:  La  fuerza  física  del  técnico 
condicionará también  la selección del procedimiento ya que en algunos casos 
requiere un esfuerzo físico considerable. 
 
El  número  de  técnicos  disponibles:  Dependiendo  de  la  cantidad  de  técnicos 
existentes, se emplearán unas u otras técnicas. 
 
 
 
Las técnicas de arrastre son las que pone en práctica un solo técnico, que arrastra por 
 
Se emplean, sobre todo, cuando es necesario mover a una víctima pesada o corpulenta 
que está  inconsciente en el  suelo y debemos extremar  las precauciones en aquellos 
casos en los que el suelo se presente irregular, ya que esto puede generar contusiones 
o abrasiones en la espalda de la víctima.  
 
 
 
   Página 3
Debemos recordar que a la hora de realizar una técnica de arrastre visualizaremos 
previamente el estado del suelo para evitar que nuestro paciente se lesione la 
espalda o las piernas. 
Arrastre por las muñecas:  
o Situarse a la cabeza del paciente. 
o Coger las muñecas con ambas manos. 
o Arrastrar a la víctima hacia atrás con precaución de no caernos hasta un 
sitio seguro. 
o Situarse a la cabeza del paciente. 
o Introducir  las manos  por  debajo  de  las  axilas  tratando  de  coger  los 
hombros de la víctima por su parte anterior. 
o Es necesario elevar ligeramente a la víctima para este arrastre.  
o Existe la posibilidad de sentarnos en el suelo e ir arrastrándonos con el 
paciente. 
 
   Página 4
Arrastre  por  los  pies:  Empleada  como  último  recurso  para  víctimas  muy 
corpulentas. Produce lesiones sobre el paciente. 
 
o Poner los brazos del paciente encima del pecho. 
o Situarse a los pies del paciente. 
o Coger los tobillos de la víctima. 
o Arrastrar a la víctima hacia atrás con precaución de no caernos hasta un 
sitio seguro. 
o Colocar a la víctima en decúbito supino. 
o Situarse a la cabeza de la víctima. 
o Sujetar la ropa del paciente por la zona de los hombros. 
o Emplear nuestros brazos para  controlar  la alineación de  la  cabeza del 
paciente. 
o Arrastrar a la víctima hacia atrás con precaución de no caernos hasta un 
sitio seguro. 
 
 
o Colocar a la víctima en PLS. 
o Extender la manta a su lado lo más cerca posible y en el lado contrario 
hacia donde se ubica su cabeza. 
o Voltear a la víctima de manera que quede sobre la manta. 
o Sujetar  firmemente  desde  dos  extremos  de  la manta  y  arrastrar  a  la 
víctima. 
 
   Página 5
Arrastre de bombero: Permite a víctima y rescatador estar en un nivel cercano 
al suelo. 
o Colocar a la víctima en decúbito supino. 
o Atamos las muñecas del paciente entre si con un pañuelo o tela dejando 
unos 30 centímetros entre una y otra. 
o Colócate a horcajadas sobre la víctima colocando el trozo de tela sobre 
nuestra nuca. 
o Puede realizarse también arrastrando a nuestro paciente ubicando sus 
axilas sobre nuestras rodillas e  impulsándole con  la  fuerza de nuestras 
piernas. 
 
Las  técnicas de carga consisten en cargar  todo el peso de  la víctima para  trasladarla 
hasta una zona segura. Están  indicadas sobre todo cuando queremos trasladar a una 
víctima por una zona irregular o con desniveles. 
 
En  este  tipo  de  cargas,  el  esfuerzo  es mayor  ya  que  tendremos  que  levantar  casi 
completamente el peso del paciente.  
 
Carga en brazos: Práctico para mover  a personas de poco peso  con  lesiones 
leves o bien que se encuentren inconscientes: 
 
o Sitúate al lado de la víctima. 
o Una mano alrededor de la espalda y la otra bajo sus rodillas. 
o Si la víctima está consciente, le pedimos que se sujete a nuestro cuello. 
o Levantar a la víctima e iniciar el desplazamiento. 
 
 
 
o Sitúate  delante  de  la  víctima  que  está  de  pié  y  con  las  piernas 
separadas. 
o Ubica  sus  axilas  sobre  tus  hombros  pidiéndole  que  se  sujete  con  las 
manos. 
o Toma sus rodillas por la parte posterior e incorpórate. 
o Inicia el desplazamiento. 
 
Carga del bombero: Requiere un gran esfuerzo físico, sólo personas físicamente 
preparadas. 
o Sitúate delante de la víctima que está tumbada. 
o Flexiona sus rodillas y bloquea sus pies con los tuyos. 
o Agárrala por  las muñecas y  levántala, al mismo tiempo que te agachas 
para dejarla caer sobre tu hombro. 
o Estabilizamos  cogiendo  con  una  mano  sus  piernas,  y  con  la  otra  la 
muñeca derecha. 
 
o Situaos a ambos lados de la víctima. 
o Cada uno debe pasar una mano por debajo de una rodilla de la víctima y 
la otra bajo una axila, para cogerla por la espalda. 
o Pedir  a  la  víctima que  se  sujete  a  vosotros  y una  vez esté  asegurada, 
incorporaos a la vez. 
 
 
 
   Página 7
 
o Emplearemos  las  cuatro  manos  disponibles  para  generar  el  asiento. 
Cada uno cogerá una de sus muñecas y la del compañero. 
 
Asiento  de  tres  manos:  Variación  de  la  silla  de  cuatro  manos.  Uno  de  los 
rescatadores, sólo emplea una mano para crear el asiente. La mano restando se 
ubica en el hombro del compañero. 
 
Ayuda a la deambulación: Trataremos de coger al paciente de su pantalón con 
nuestro  brazo  más  próximo.  Con  el  más  alejado  sujetaremos  la  mano  del