02_Robert Parkin

of 26/26
Louis Dumont: estructuralismo, jerarquía e individualismo Robert Parkin I A unque en antropología social el estructuralismo puede estar hoy pasado de moda, durante su apogeo en los años 60 y 70 del siglo XX produjo esclarecedores enfoques que todavía pueden resultar útiles a la disciplina. El célebre Claude Lévi-Strauss, vir- tual creador del enfoque estructuralista, puede ser en última ins- tancia considerado, junto con el trío compuesto por Karl Marx, Max Weber y Émile Durkheim, uno de los padres fundadores de las ciencias sociales. Como el resto de los mencionados, Lévi- Strauss tuvo imitadores y críticos, tan radicales a veces aquéllos como éstos. Sin embargo, uno de sus primeros seguidores, Louis Dumont, fue evidentemente más lejos que él al reemplazar el con- cepto de oposición binaria –fundamental en el estructuralismo del propio Lévi-Strauss– por la llamada «oposición jerárquica», al tiempo que desarrollaba la comparación entre la jerarquía y el ho- [ 9 ]
  • date post

    13-Feb-2017
  • Category

    Documents

  • view

    250
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of 02_Robert Parkin

  • Louis Dumont:estructuralismo, jerarquae individualismo

    Robert Parkin

    I

    Aunque en antropologa social el estructuralismo puede estarhoy pasado de moda, durante su apogeo en los aos 60 y 70del siglo XX produjo esclarecedores enfoques que todava puedenresultar tiles a la disciplina. El clebre Claude Lvi-Strauss, vir-tual creador del enfoque estructuralista, puede ser en ltima ins-tancia considerado, junto con el tro compuesto por Karl Marx,Max Weber y mile Durkheim, uno de los padres fundadores delas ciencias sociales. Como el resto de los mencionados, Lvi-Strauss tuvo imitadores y crticos, tan radicales a veces aqulloscomo stos. Sin embargo, uno de sus primeros seguidores, LouisDumont, fue evidentemente ms lejos que l al reemplazar el con-cepto de oposicin binaria fundamental en el estructuralismo delpropio Lvi-Strauss por la llamada oposicin jerrquica, altiempo que desarrollaba la comparacin entre la jerarqua y el ho-

    [ 9 ]

  • lismo social de la India y el igualitarismo e individualismo occiden-tales en trminos de historia universal. Ello permiti a Dumontavanzar algunas esclarecedoras ideas sobre los inestables funda-mentos de estos concretos valores occidentales en cuyo seno ace-cha siempre la jerarqua, ejemplificando as, de un modo que es almismo tiempo satisfactorio desde el punto de vista intelectual y psi-colgicamente inquietante, el principio de que el antroplogo pue-de aprender mucho sobre su propia sociedad estudiando perodosamplios de la historia de otras sociedades.

    En este artculo trazar en primer lugar una breve biografa deDumont, me ocupar luego de las grandes lneas de su trayectoriaintelectual y pasar finalmente a discutir el significado del concep-to de oposicin jerrquica, la mxima aportacin de Dumont.

    Una carrera tarda

    Dumont naci en 1911 en Salnica, Grecia, donde su padre, in-geniero de profesin, diriga la compaa que estaba construyendoel ferrocarril a Constantinopla. Un abuelo de Louis, Victor mileDumont, fue un artista comercial que diseaba papeles pintadosfranceses y cachemiras fabricadas en la India. La primera mujer deLouis, Jennie, muri en 1977 tras cuarenta aos de matrimonio.Dumont se casara luego con Suzanne Tardieu, experta en mobi-liario normando en el Muse des Arts et Traditions Populaires, ymorira sin descendencia en Pars el 19 de noviembre de 1998, a laedad de 87 aos.

    En su juventud, Dumont asisti al Lyce Saint-Louis parapreparar su ingreso en la cole Polytechnique, pero lo abandona los 18 aos, descontento con el estilo de vida burgus al que sevea arrastrado. Su madre, que haba hecho considerables sacrifi-cios para que pudiese estudiar, se desentendi de l, y Dumont

    ROBERT PARKIN10

  • tuvo que desempear una serie de trabajos en el campo de los se-guros, como corrector de pruebas, etc. Fue la poca de su com-promiso poltico como compaero de viaje de los comunistas, y enla que apoy al gobierno del Frente Popular. Pero finalmente seimpondran de nuevo sus intereses acadmicos, que le llevaron afrecuentar el Collge de Sociologie de Georges Bataille, RogerCaillois y Michel Leiris a finales de los aos 30, al tiempo que porprimera vez entraba en contacto indirecto con la India a travs deun grupo que se autodenominaba Le Grand Jeu. En 1936, gra-cias a Georges Henri Rivire, el muselogo francs ms impor-tante del perodo de entreguerras, consigui un trabajo de oficinaen el Muse des Arts et Traditions Populaires, que acababa de in-dependizarse del Muse de lHomme. Una de las tareas que se leencomendaron fue pasar a mquina las notas de Claude Lvi-Strauss sobre la tribu brasilea de los bororo. Tambin descubri,y asisti a ellos, los cursos de antropologa de Marcel Mauss, quesupusieron para l una especie de conversin, y que entre otrascosas le inspiraron su inters por la India, y en 1938 consiguiuna diplomatura en etnologa. Al ao siguiente se matricul en lacole du Louvre con intencin de preparar una tesis de historiadel arte sobre vestigios celtas en las herramientas francesas. Peroel estallido de la segunda guerra mundial puso fin a este proyec-to.

    En los primeros momentos de la guerra Dumont fue hecho pri-sionero y enviado a Alemania. All tuvo que trabajar en el campo,y luego como obrero en una fbrica de un barrio de Hamburgo.Durante el tiempo que pas en cautividad, adems de aprenderalemn, tradujo tres libros de este idioma sobre folklore francs.Cuando le pareci que ya haba hecho bastante en aquel terreno,pidi a su mujer que le enviase materiales con los que poder apren-der snscrito. Y, lo que resulta todava ms extraordinario, consi-gui, con la complicidad de un guardin, no slo conocer al espe-

    11LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • cialista en jainismo Walther Schubring, sino tambin que ste lediese clases de snscrito.

    En 1945, terminada la guerra, reanud sus actividades en elMuse des Arts et Traditions Populaires, entre las cuales figur unestudio de La Tarasque, una fiesta del sur de Francia que se convir-ti as en el tema de su primera obra escrita de importancia (1951).Al mismo tiempo estudi hindi y tamil como preparacin para lle-var a cabo su trabajo de campo en la India, trabajo que emprende-ra gracias a una beca que le consigui el eminente sanscritistaLouis Renu. El mismo Dumont describe esta poca como aos deduro e incesante trabajo.

    As pues, Dumont empez lo ms sustantivo de su carrera enantropologa relativamente tarde, a los 38 aos. Su primer viaje ala India dur en total dos aos, incluyendo los ocho meses que pa-s con los pramalai kallar, una casta shudra de antiguos guerrerosy bandidos de Tamil Nadu. El resultado de aquel viaje fue su pri-mera y nica monografa basada en trabajo de campo, Une sous-cas-te de lInde du Sud (1957). Despus de otro breve periodo en el Mu-se des Arts et Traditions Populaires, en 1951, a peticin de C. VonFrer-Haimendorf (profesor entonces en la Universidad de Lon-dres), se traslad a Oxford para sustituir a M. Srinivas, un antiguodiscpulo de A.R. Radcliffe-Brown, como lector de Sociologa de laIndia en lo que era entonces el Instituto de Antropologa Social. Eltitular de la ctedra era en aquellos momentos E.E. Evans-Prit-chard, y Dumont se refiere al periodo como una especie de se-gunda capacitacin. En 1955 regres a Pars, hizo su doctorado yobtuvo la ctedra de Sociologa de la India, que ms tarde se con-vertira en una ctedra de Sociologa Comparada, en la SeccinSexta de la cole Pratique des Hautes tudes (lo que luego serala Maison des Sciences de lHomme), donde desarrollara el restode su carrera. Parece que este nombramiento lo logr en gran me-dida gracias al apoyo de Lvi-Strauss y Lucien Febvre. Inmediata-

    ROBERT PARKIN12

  • mente despus de su designacin cre el Centre dtudes Indien-nes en Sciences Sociales, que se convertira en el Centre dtudesde lInde et de lAsie du Sud en 1967, aunque l lo abandonase en1970 para ocuparse de otros menesteres. En 1976 fund ERASME(quipe de Recherche en Anthropologie Sociale: Morphologie,changes), un equipo de investigacin creado por el CNRS (Cen-tre National de la Recherche Scientifique) con el fin de compararculturas enteras partiendo de sus valores fundamentales (ste seraun concepto clave en el pensamiento maduro de Dumont). Estosaos veran tambin el lanzamiento en 1977 de una serie de librospublicados conjuntamente por la Maison des Sciences de lHommey la Cambridge University Press. En 1982 Daniel de Coppet asu-mi la direccin de ERASME, que desapareci a su muerte.

    A partir de 1955 Dumont pas, con algunas interrupciones,quince meses en un pueblo de Uttar Pradesh, pero este segundoperiodo de trabajo de campo, del que se public poco, a pesar desus planes de escribir una monografa sobre el duelo, no fue tanfructfero ni le proporcion tanto xito como el primero. Fue sinembargo aqu donde se enfrent a la institucin de la renuncia, apartir de la cual desarrollara ms tarde el importante concepto delindividuo que se asla del mundo, un punto de apoyo fundamentalpara desarrollar su posterior comparacin entre la India y Occi-dente. En vez de transcribir esta parte del trabajo de campo, Du-mont volvi a las descripciones generales de la civilizacin india,primero en La civilisation indienne et nous (1964), dirigida en parte algran pblico, y luego en su obra fundamental, Homo hierarchicus: es-sai sur le systme des castes (1966). Muchos de los artculos de la re-vista que fund en 1957 con su ex alumno David Pocock, Contri-butions to Indian Sociology, sirvieron como preparacin para esta ta-rea (Pocock dej la direccin de la revista en 1964, Dumont en1967). Dumont volvi luego al estudio de la ideologa europea, quevea en lo fundamental como el reverso de la ideologa india debi-

    13LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • do a su insistencia en la igualdad y el individualismo. Resultado deello fueron los dos volmenes de Homo aequalis. Gense et panouisse-ment de lidologie conomique (1977) y Lidologie allemande (1991): elprimero segua atentamente la aparicin del pensamiento econmi-co como un campo diferenciado de la poltica en Europa, mientrasque el segundo mostraba determinadas variantes del individualis-mo europeo (ms en concreto, las de Alemania en relacin conFrancia). A ello hay que sumar una recopilacin de trabajos titula-da Essais sur lindividualisme: une perspective anthropologique sur lidolo-gie moderne (1983). Completan el cuadro su trabajo sobre el paren-tesco, algunos de los importantes textos reunidos en el volumen Laafinidad como valor (1983), incluido el comparativista Jerarqua yalianza matrimonial en el sur de la India (1957), pero tambin un cur-so de conferencias impartido en Pars sobre teora de la descen-dencia y teora de la alianza, Introduction deux thories danthropolo-gie sociale (1971).

    Del difusionismo a un estructuralismo sui generis

    Hoy Dumont es conocido sobre todo como estructuralista, sinduda el primero de su generacin despus de Lvi-Strauss dentrode la antropologa francesa. Sin embargo, su pensamiento fue evo-lucionando, e incluso cambi radicalmente durante la primera par-te de su carrera. Su relacin con el Muse des Arts et TraditionsPopulaires parece haberle imbuido no slo el inters por la cultu-ra material, que sigue presente en Sous-caste, sino tambin una vi-sin difusionista del pasado, que estimul concretamente su inte-rs por el sur de la India. Esto fue as en primer lugar debido a lainfluencia de las teoras del sustrato, que postulaban, para esa par-te de la India, un barniz brahmnico o ario en la ideologa y lasociedad locales, que se habra extendido a la zona procedente de

    ROBERT PARKIN14

  • la India del norte, pero que ahora exista recubriendo una basedravdica indgena ms temprana. Aunque en la antropologa ac-tual este punto de vista ya no sea operativo, en buena medida gra-cias precisamente al trabajo del propio Dumont, en tiempos msrecientes ha hecho su entrada en discursos polticos que defiendenuna identidad nacional especficamente dravdica junto con el re-chazo de las influencias arias venidas del norte. Pero en un pri-mer momento fue el deseo de encontrar un sustrato dravdico loque condujo a Dumont al estudio de una casta de nivel medio muyalejada de las influencias brahmnicas, en un pueblo sin brahma-nes.

    Sin embargo, cuando Dumont hizo su primer viaje a la Indiahaba ledo las pruebas de los captulos ms importantes de Lesstructures lmentaires de la parent (1949) de Lvi-Strauss, que le ha-ba pasado el propio autor. Esta circunstancia, ms el hecho de quelos mismos tamiles, socilogos de nacimiento segn Dumont,pensasen como los estructuralistas en trminos de oposiciones bi-narias entre parientes y afines, condujo rpidamente a Dumont aconsiderar que el estructuralismo, y no el difusionismo, era la me-jor manera de entender la organizacin social del sur de la India.Entre otras cosas, el descubrimiento del estructuralismo inici ensu pensamiento un giro, de los enfoques culturales a los sociolgi-cos, que se completara con sus experiencias de la India del sur yde Oxford, donde se conservaba an parte de la tradicin radclif-fe-browniana de una antropologa ms social que cultural, basadaa su vez en precedentes que habra que remontar a Durkheim. Lasteoras del sustrato y las supervivencias fueron as progresivamen-te abandonadas por Dumont en favor de una combinacin del ho-lismo sociolgico de Mauss y lo que se convertira en una formaoriginal de estructuralismo.

    Tales influencias sociolgicas y estructuralistas no abandona-ran a Dumont en lo sucesivo, aunque nunca fuese un imitador ser-

    15LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • vil de ninguna de ellas; en especial su estructuralismo evolucionen direcciones marcadamente distintas de las de Lvi-Strauss.Aunque el sentido an est presente en el estructuralismo de Du-mont, significados y significantes son sustituidos por valores, y lajerarqua ocupa el lugar del estructuralismo simple por decirlode algn modo que practicaba Lvi-Strauss: en resumen, las opo-siciones jerrquicas relacionadas con el englobamiento, y la inver-sin de papeles entre niveles diferentemente construidos, sustitu-yen a las oposiciones binarias simples, que pueden ser asimtricaso no, y cuya inversin depende nicamente de una diferencia decontextos. Sin embargo, estas diferencias respecto a Lvi-Straussson ms visibles en los trabajos de Dumont sobre la India y la mo-dernidad que en sus estudios del parentesco, donde los valores in-dgenas tienen una importancia menor que los principios generales.Dicho de otra forma, Dumont se liber menos del estructuralismode Lvi-Strauss en su obra sobre el parentesco que en sus estudiosacerca de las castas y la modernidad europea.

    Sin embargo, en s misma considerada Sous-caste est ms cercadel estructuralismo de Lvi-Strauss que buena parte de la obraposterior de Dumont sobre la India. El autor reconoce toda la im-portancia de la dicotoma puro-impuro, y por tanto del estatus, en-tre los pramalai kallar, pero la falta de brahmanes en el pueblo don-de Dumont trabaj hace que la relacin entre estatus y poder tanfundamental en Homo hierarchicus (vase la parte IV) sea aqu sos-layada. Y aunque se reconozca la importancia de la jerarqua, stano resulta tan problematizada como en Homo hierarchicus y otrostrabajos subsidiarios. Esto es interesante a la luz de la frecuenteacusacin de que la visin general que de la casta ofrece Dumontes demasiado brahmnica: en la medida en que tal crtica tengasentido, no cabe aplicarla a Sous-caste. Los primeros nmeros deContributions representan tambin una ruptura decisiva y explcitacon el pasado. Esta ruptura fue desde el principio bastante cons-

    ROBERT PARKIN16

  • ciente. As, Dumont y Pocock rebajaron la importancia de los es-tudios tribales que haban marcado hasta entonces la antropologade la India a pesar de que aqu las tribus constituan claramenteuna minora de la poblacin, de acuerdo con la postura manteni-da por Dumont de que no haba que estudiar slo las castas, sinotambin el sistema de castas.

    De este modo, aunque la historia, incluida la historia universalde Mauss, mantuviese su importancia en la obra tarda de Dumont,donde las perspectivas universalistas alcanzaran una importanciafundamental, el devaneo con las supervivencias difusionistas y lossustratos haba desaparecido de su obra a finales de los aos 50. Eneste punto de su carrera, la atencin de Dumont empez a cen-trarse sobre todo en la necesidad de estudiar una sociedad como elsistema de castas de manera sincrnica y holstica, como un fen-meno que funciona y se estructura de forma coherente, y no comouna serie de estratos histricos y agregaciones azarosas. La castafue tratada como algo comprensible a partir de sus propios valores,que eran fundamentalmente religiosos, y no como un sistema pato-lgico o degenerado de opresin y poder desnudo. Dumont vio po-lmicamente la casta como la resolucin de un conflicto, a diferen-cia del totalitarismo, donde el aumento de poder es un valor en smismo. Dumont tambin dudaba de que la casta se pudiese refor-mar: lo nico que poda hacer era desaparecer. Desde este puntode vista, la moderna competencia entre castas representaba uncambio no en los valores fundamentales, sino en el comportamien-to, cambio debido, por otra parte, a influencias exteriores introdu-cidas al abrigo de la modernidad.

    Su trabajo sobre el parentesco es quizs an ms sorprendenteen lo que se refiere a la adopcin de unas perspectivas sincrnicas,holsticas, sociolgicas, o puramente histricas y culturales. Aun-que esta parte de su obra es relativamente pequea, lo que ms leinteresa es analizar lo que l llama normas matrimoniales positi-

    17LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • vas y en otro lugar alianza prescriptiva o matrimonio de pri-mos cruzados, un sistema presente en todo el mundo, incluso alldonde se desconoce la existencia de vnculos histricos, a la mane-ra de Lvi-Strauss. Esto se relaciona en parte con el hecho de queDumont trabaj con datos sobre el parentesco no slo procedentesde la India, sino tambin de Australia. Pero incluso en la India ha-ba que considerar dos aspectos. Uno era el intento en buena par-te fracasado de Dumont de librarse de las admitidas diferencias en-tre el parentesco del norte y el sur del subcontinente, algo que lmismo reconoci era difcil de conseguir. El otro, mucho ms con-vincente, su demostracin de que el inusual sistema de afinidadessi as caba considerarlo de los nayar que eran matrilineales sepoda entender en trminos de unos valores y prcticas ms gene-rales, de carcter pan-indio.

    Como ya se ha sealado, otra importante influencia en Dumont,aparte de la de Mauss y el estructuralismo, fue la que supuso su es-tancia de cuatro aos en Oxford con Evans-Pritchard. Aunqueevidentemente dudaba de que el gran hombre entendiese del todolo que l pretenda hacer, Dumont vio en The Nuer de Evans-Prit-chard (1940), con su demostracin del carcter relativo de los gru-pos a causa de interminables procesos de fisin y fusin, la obra deun estructuralista manqu. Tambin pudo influirle la idea de Evans-Pritchard de la antropologa como un proceso esencialmente detraduccin. Pero, ms que nada, la experiencia parece haberleapartado de la habitual divisin del trabajo que en Francia existeentre etnografa y teora, acercndole a una situacin parecida a laanglosajona, en la que es ms normal que los antroplogos haganaportaciones a ambas. Fue esto, adems de su inters por la India,lo que le llev a producir la mayor parte de su obra en ingls, es-cribindola originalmente en esta lengua o traducindola despus,en un proceso que controlaba siempre de forma muy directa. Du-mont es por tanto seguramente el antroplogo francs de su gene-

    ROBERT PARKIN18

  • racin ms conocido en el mundo anglosajn, para muchos por de-lante incluso del mismo Lvi-Strauss. Sin duda, lo conocen mejoren Gran Bretaa, Estados Unidos y por supuesto la India que ensu Francia natal, por ms que fuese nombrado Chevalier de la Le-gin dHonneur en 1987 (con Georges Dumezil a cargo de la pre-sentacin en la casa de Dumont en Pars). Junto con su resisten-cia a verse envuelto en temas polticos ms generales, y su deseo deno simultanear cargos en su carrera despus de 1955, esto contri-buy a librarle de la competencia y las rivalidades del cargado am-biente acadmico parisino.

    Otras posiciones intelectuales de Dumont se pueden remontardirectamente a su estudio de la fiesta popular del sur de Franciaconocida como La Tarasque, que l situ no slo en el contexto re-gional francs, sino tambin en el ms amplio de la cristiandad me-diterrnea, combinando el trabajo de campo antropolgico conanlisis generales y utilizando perspectivas extradas de la historia.Este reconocimiento de diferentes contextos se encuentra tambinen sus posteriores trabajos sobre la India aunque la tendencia, le-jos de ceirse a una sola obra, sea comn a todos sus escritos im-portantes ms tardos, en los que adopta una metodologa igual-mente variada. El trabajo de campo en el sur de la India describalas caractersticas especficas de una casta concreta de una reginconcreta, Tamil Nadu. Ello condujo a un estudio comparativo delparentesco en aquellas regiones en una obra ms amplia, Hierarchyand Marriage Alliance in South India (1957) y luego a comparacionesms generales centradas fundamentalmente en las diferentes for-mas de relacin entre parentesco y casta en el norte y el sur delsubcontinente. En lo que se refiere a la India, el proceso culminen el estudio general presentado en Homo hierarchicus (1966), querecurra, como ya se ha sealado, a etnografas locales (sobre todode otros antroplogos) junto a conceptos ms globales de historiae indologa. En este sentido, es una lstima que el trabajo de cam-

    19LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • po de Dumont en el norte de la India tuviese mucho menos xitoque sus investigaciones en Tamil Nadu. La idea que inspir su via-je a Uttar Pradesh era ampliar la comparacin entre regiones den-tro de la India. En consecuencia, en Homo hierarchicus Dumont tu-vo que confiar en cambio en la obra frecuentemente pasada de mo-da de antroplogos anteriores que le proporcionaran una slida ba-se para el norte de la India.

    Pero ste no fue el fin del proceso de expansin continuada delos horizontes comparativistas, pues la obra de Dumont sobre ideo-loga europea, considerada conjuntamente con su obra sobre la In-dia, podra ser vista como el punto de partida de una comparacinglobal entre las sociedades que l denominaba no modernas y mo-dernas. En el momento en que escribi la obra sobre Europa, la et-nografa haba quedado atrs, y las ideas generales haban reem-plazado a la observacin de los hechos. La fuente material es sobretodo la historia, en especial la historia de las ideas, a la que a me-nudo se piensa ha contribuido la misma obra de Dumont. Una vezms, la principal fuente de inspiracin parece haber sido aquMauss. Aunque la influencia de Mauss en nuestro autor es nor-malmente vista en relacin con el holismo y la sociologa, la apro-ximacin general de Dumont al cambio histrico, incluso despusde su conversin al estructuralismo, estuvo tambin influida por elespecial evolucionismo de la escuela de L Anne Sociologique, quequizs Mauss represente mejor que nadie. La comparacin globalque Dumont lleva a cabo entre la India y Europa se expone en tr-minos de historia universal como un contraste entre ideologas no-modernas y modernas, de modo muy similar al punto de vista ha-bitualmente adoptado por dicha escuela. Y como ocurre en granparte de su obra, las secuencias tipolgicas de Dumont no coinci-den totalmente con las histricas: sobre todo, mientras que la Indiade que Dumont se ocupa como paradigma de las sociedades no-modernas es contempornea, la Europa de la ideologa moderna

    ROBERT PARKIN20

  • que estudia es en gran medida histrica. Del mismo modo, la sepa-racin entre ideas econmicas y polticas que se advierte en Homoaequalis I parece un desmontaje moderno de aspectos de un fen-meno que antes haban estado unidos, algo que se puede apreciaren los trabajos de la escuela de LAnne Sociologique y que constitu-ye un aspecto significativo de su especfica visin del evolucionis-mo.

    Otra influencia sobre Dumont de LAnne Sociologique, tal comoMauss la representaba, tiene que ver con las virtudes del trabajo enequipo en el mbito acadmico. Aunque aqul no fue el nico ejem-plo, ni siquiera el primero, que tuvo ese impacto en l: hay que re-cordar su actividad temprana en el Muse des Arts et TraditionsPopulaires, donde Dumont y sus colegas pensaban que su obliga-cin era preservar el legado del folklore francs. Los primeros ar-tculos de Contributions no iban firmados, como una forma de sea-lar que eran un trabajo de colaboracin de los dos directores (Du-mont y Pocock), una poltica que sin embargo pronto se abando-nara, al temerse que pudiera disuadir a otros estudiosos de parti-cipar en estos debates. Dumont conceba el estudio sobre la Indiacomo un proyecto de colaboracin no slo entre expertos en el sub-continente y antroplogos, sino tambin entre antroplogos querealizaban trabajo de campo en distintas partes de la India, y queproporcionaban los datos de cada lugar que servan para apuntalarsu sinttica visin del conjunto. Esto puede verse no slo en el usoque se hace en Homo hierarchicus de materiales muy diversos, pro-cedentes de diferentes regiones geogrficas y disciplinas, sinoigualmente en su compromiso con otros especialistas en esas disci-plinas despus de que crease el Centre dtudes Indiennes enSciences Sociales. Tambin se quiso que ERASME superase losniveles de cooperacin habituales, hasta el punto de producir untexto escrito en colaboracin por varios de sus miembros. En ge-neral, parece que Dumont consideraba la autora compartida como

    21LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • ms apropiada para la investigacin cientfica, aunque tambin sedaba cuenta de que era difcil que fuese aceptada en ciencias so-ciales, donde el investigador individual constituye la norma.

    Esta forma de entender las cosas puede tambin relacionarsecon la visin general que Dumont tena de su trabajo como cient-fico. Cientfico meticuloso e infatigable, atento lo mismo al detalleque a las grandes visiones de conjunto, se vea explcitamente a smismo como un obrero o artesano, describindose como un an-troplogo social de obra menuda. Previendo que los antroplogosque viniesen tras l pudiesen querer servirse de su obra, Dumontse senta obligado a ser tan exhaustivo como fuese posible. AsSous-caste, que pretenda ser un estudio general de una casta espe-cfica, contiene datos sobre muchas materias que no preocupabanespecialmente a Dumont, pero que se aportaban porque podan te-ner inters para los investigadores del futuro. Mientras que los l-timos captulos del libro reflejan las representaciones colectivas, losprimeros se basan en la observacin; es fcil ver que stos eran losque ms interesaban a Dumont, especialmente en relacin con suobra posterior. Otra muestra de la falta de pretensiones con quedesarrollaba su trabajo era que, aunque supuestamente fuese muysensible a cualquier crtica, tambin estaba dispuesto a someter suobra a revisin, como demuestran sus sucesivos estudios sobre elparentesco en el norte de la India y algunas ocasionales respuestasa sus crticos.

    A pesar de que como cientfico raramente simpatiz con elmundo de los negocios, Dumont era sin embargo claramente es-cptico a propsito del igualitarismo, reconociendo que ste tenasus lmites, independientemente de que en los tiempos modernoslos individuos normales ya no estn preparados para reconocerlo(algo que en Occidente tambin ocurre con la raza); su actitudaqu era, en cierto sentido, no ideolgica sino etnogrfica. Igual-mente escptico se mostraba, sobre todo en conversaciones referi-

    ROBERT PARKIN22

  • das por otros, frente al concepto de los derechos humanos en losdiscursos internacionales contemporneos, que l entenda comouna forma de universalismo basada en ltima instancia en los valo-res, atomizadores e igualitarios, de la modernidad occidental, y portanto muy posiblemente de dudosa relevancia para otras tradicio-nes.

    Oposiciones binarias y oposiciones jerrquicas

    Aunque a veces se le compara con Tocqueville, la carrera deDumont invirti el anterior proyecto durkheimiano de ClstinBougl, que empez estudiando las ideas occidentales de igualdadantes de dirigir su atencin a la India. Bougl, que nunca estuvo enla India, la entenda desde luego menos que Dumont, y culpaba detodos sus supuestos problemas a los brahmanes. Pocos antroplo-gos han aprovechado ms literalmente que Dumont el principio deque el estudio de otras sociedades ensea muchas cosas sobre lapropia. En cuanto al estructuralismo, como ya se ha dicho, en el ca-so de Dumont fue siempre algo etnogrficamente ms especfico,menos universalista, que el de Lvi-Strauss. Pero aqu me gustaracentrarme sobre todo en el desarrollo que hizo Dumont del meca-nismo estructuralista lvi-straussiano de la oposicin binaria, queconvertira en lo que denomin oposicin jerrquica. Algo que noslo es clave para su forma de entender la India, sino que tambinplantea varios temas de inters respecto a la imagen que Occiden-te se forma de s mismo. Sin embargo, tambin esto ha sido mal in-terpretado, pues, al mismo tiempo, proporciona una forma de rela-cionar ideologa y prctica que me atrevera a decir no resultabaasequible al estructuralismo ms simple de Lvi-Strauss.

    Dumont aplic inicialmente esta forma revisada de oposicin ala relacin en la sociedad india entre brahmanes y chatrias, asocia-

    23LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • dos a formas de autoridad diferentes. En el caso de los brahmanes,se trataba de una autoridad espiritual en un sentido amplio. La vi-sin habitual del brahmn como sacerdote refleja slo en parte larealidad india. Hay sacerdotes que no son brahmanes, sobre todoaquellos que sirven a las castas y tribus ms bajas. Tambin exis-ten brahmanes que no son sacerdotes sino propietarios que culti-van sus tierras valindose muchas veces del trabajo de los intoca-bles, pero que se consideran a s mismos como autores de transac-ciones limitadas, o incluso como no participantes en absoluto enningn tipo de intercambio; su independencia de los dones de losclientes y de los pecados que tales dones encarnan les permite afir-mar su superioridad sobre los brahmanes sacerdotes. El papel queestos brahmanes propietarios reclaman para s es el estudio de lostextos antiguos, los Vedas, y la celebracin de rituales que incluyenla repeticin exacta de dichos textos, de un profundo significadocosmolgico.

    En el sistema tradicional los chatrias, en cambio, detentan unaautoridad que pertenece al mbito de lo secular y en l estn aso-ciados con la ley, el poder y la guerra. Todos, incluidos los brah-manes, quedan sometidos a ellos, pero slo en tal esfera. Ello indica elrango inferior que sta ocupa en relacin con la de los brahmanes,a la que se asignan objetivos csmicos que trascienden el estrechocampo de los asuntos prcticos del hombre en el mundo, que es elmbito propio de los chatrias. En definitiva, Dumont afirma questa no es una oposicin binaria corriente del tipo de las que utili-za Lvi-Strauss, se consideren los polos equivalentes en rango (oen valor, por utilizar el trmino de Dumont) o asimtricos. Loque caracteriza la relacin brahmn-chatria es el constituir unaoposicin jerrquica en la que los valores representados por el cha-tria quedan englobados dentro de los del brahmn. La razn deello es que mientras que incluso el brahmn propietario se encuen-tra sometido al chatria en la esfera secular, sta es no slo inferior

    ROBERT PARKIN24

  • a la del brahmn, sino que adems se encuentra englobada dentrode la esfera de ste, que en virtud de su trascendencia es superiora cualquier otra. Semejante punto de vista se encuentra reforzadopor el hecho de que el chatria ayuda al brahmn en su tarea (ce-dindole tierra y, en los tiempos vdicos, prehindes, proporcio-nndole el sacrificio) y lo protege fsicamente con el mantenimien-to del orden social. En otras palabras, el mbito secular no tieneotra finalidad que sustentar las actividades trascendentales de laesfera de los brahmanes.

    Como ya se ha sealado, el concepto de oposicin jerrquica es-t desde luego entre los peor comprendidos de la antropologa dela postguerra. Un ejemplo familiar aclarar ms lo que queremosdecir.

    En tiempos anteriores a los de lo polticamente correcto, la pa-labra hombre tena un doble significado. En un nivel, para uti-lizar el trmino de Dumont, hombre simplemente se opona amujer como su contrario. En otro nivel, significaba el conjuntode la humanidad, que inclua a mujer (como ocurre en humani-dad, etc.). En otras palabras, en este segundo nivel inclua a sucontrario mujer. Est claro que esto se relacionaba con toda unaserie de circunstancias en las que las cosas masculinas eran consi-deradas ms importantes, de mayor valor, que las femeninas. En elnivel en que se da la inclusin, y gracias precisamente a sta, lasmujeres son sencillamente invisibles. La categora mujer sloaparece en un nivel secundario, el de la distincin. Los dos nive-les estn por tanto diferentemente estructurados. Pero tambin seencuentran unificados ideolgicamente en una sola estructura: nose limitan a representar contextos diferentes, en los que dominanalternativamente los dos polos de la oposicin binaria. Los contex-tos que se crean al invertir una de las oposiciones binarias mera-mente asimtricas de Lvi-Strauss son equivalentes, por cuanto elpaso de uno a otro supone simplemente invertir la polaridad de la

    25LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • oposicin. Por otra parte, en Dumont, al pasar de un nivel a otro,se est pasando de una situacin supraordinada de englobamiento(es decir de invisibilidad) de un polo dentro del otro a una situa-cin subordinada en la que ambos polos se hacen presentes al di-ferenciarse entre s. De este modo, y volviendo a la India, el brah-mn o bien representa (engloba) a toda la sociedad en sus relacio-nes con el cosmos, en rituales en los que slo l se hace visible; obien aparece junto al chatria como sometido a la autoridad de steen una situacin de subordinacin (secular, no trascendente).

    Esto en lo que respecta a la inclusin: pero qu ocurre con lajerarqua? En primer lugar, dado que los niveles son desigualmen-te valorados, tal jerarqua debe existir necesariamente. Es muy f-cil relacionarla con una sociedad como la india, que todava hoy esjerrquica en sumo grado (recurdese la persistencia de las castas,pero tambin aspectos de la vida moderna como el funcionamientodel mundo laboral, adems del sistema de parentesco). Para los cr-ticos de Dumont el problema ha sido su insistencia en que este mo-delo es pertinente tambin para Occidente, a pesar de las preten-siones igualitaristas de ste. Como consecuencia, Dumont ha sidoacusado de no entender bien, o de ignorar por completo, la natu-raleza de la igualdad, y hasta de preferir en ltima instancia la je-rarqua como forma de vida. Incluso dentro de la India, su trabajoha sido repetidamente criticado por ofrecer el punto de vista delbrahmn, ignorando los de otros sectores de la sociedad. Es algoque se ve en parte en relacin con los valores de quien practica larenuncia, el que vuelve la espalda a la sociedad para intentar con-seguir su salvacin personal como individuo. Sin embargo, el brah-mn propietario puede considerarse ms prximo a estos idealesque cualquiera que se mantenga an dentro de la sociedad dada suposicin de participante en transacciones mnimas como el o la re-nunciante, el brahmn propietario trata de minimizar su depen-dencia del arrendatario evitando tambin el intercambio de tran-

    ROBERT PARKIN26

  • sacciones, dado que en stas ha quedado una parte de la carga depecado y otras sustancias perjudiciales de los donantes inferiores.Como se ha sealado, esto es lo que distingue a los brahmanes pro-pietarios de los brahmanes sacerdotes, que dependen ms o menoscompletamente de tales transacciones.

    Los crticos de Dumont han llamado la atencin sobre ciertosaspectos significativos, pero tienden todava a interpretar mal suposicin y la naturaleza si acaso reconocen su existencia de la je-rarqua en Occidente. Una vez ms, todo esto refleja un error deapreciacin absoluto. La jerarqua no es simplemente la base delmodelo de oposicin jerrquica objetivamente considerado comovalor cultural subjetivo, puede participar en este mismo modelo entanto uno de los polos activos de una oposicin jerrquica. Quizssuponga un fracaso reconocer lo que ms ha confundido a los cr-ticos de Dumont. En la terminologa de Dumont jerarqua no esslo estratificacin social: es la operacin de asignar diferentes va-lores a diferentes cosas. Aqu resulta til, creo yo, invocar el con-cepto de preferencia. Resumiendo, podramos decir que mien-tras que la India prefiere los valores de la jerarqua a los de la igual-dad, de modo que aqullos engloban a stos, Occidente hace locontrario. En otras palabras, en Occidente el valor igualdad en-globa el valor jerarqua en lo que es evidentemente otra oposi-cin jerrquica. Es decir, la igualdad es un ideal, asociado a otrosideales como el individualismo y la libertad. Como tal, normal-mente es llevado hasta la exclusin de la jerarqua. Sin embargo, lasociedad occidental es todava jerrquica en muchos aspectos, re-lacionados sobre todo con cuestiones prcticas (es decir, no ideol-gicas). El mundo del trabajo es especialmente jerrquico, desde elmomento en que por mucho que trate de disfrazarse en las prc-ticas personales y las modernas relaciones industriales seguimosdando y obedeciendo rdenes, y las empresas funcionan contra-tando y despidiendo a personas. Del mismo modo, el derecho, el

    27LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • gobierno y el ejrcito son mbitos a los que raramente se asignaotro estatus que el de males necesarios, debido a que limitan en laprctica el ejercicio de los ideales de libertad e igualdad de Occi-dente, y en no menor medida porque son altamente jerrquicos, deforma bastante literal la mayora de las veces. Pero, significativa-mente, esas instituciones tambin apelan a una funcin de soporteo proteccin de los ideales de libertad e igualdad como su justifica-cin ltima, lo que equivale a decir que se subordinan de modo ex-plcito a aquellos ideales. Resumiendo, en Occidente existe unaoposicin jerrquica que sita la igualdad en una situacin supra-ordinada, y por tanto englobadora, respecto a su contrario, la je-rarqua. sta slo aparece en terrenos que le son favorables, y co-mo una cuestin de orden prctico que necesita, pero tambin sus-tenta, el nivel de los ideales fundamentalmente igualitarios.

    Semejante formulacin puede parecer a primera vista contrariaa la intuicin, pero ello se debe simplemente a que en el modo devida occidental existe una contradiccin fundamental a la que nose enfrenta una sociedad jerrquica como la india. Para Dumont,la jerarqua es inevitable en cualquier parte. En la India, el parale-lismo con la oposicin jerrquica descrita ms arriba para Occi-dente muestra una situacin inversa, en la que la jerarqua englo-ba el igualitarismo, lo mismo que la sociedad engloba al individuoy el deber engloba el inters material y la libertad (representada aveces por el placer). En trminos autctonos esto se puede expre-sar en relacin con la triple pero todava jerrquica distincin en-tre las tres finalidades de la vida, dharma, artha y kama, o deber, tra-bajo y placer; todo tiene su sitio, pero en un orden de valoracindescendente, y por tanto con inclusin del nivel inferior en el su-perior. Naturalmente, como se ha sealado a menudo, los valoresdel que practica la renuncia, vinculados en ltima instancia con lasalvacin personal, parecen poner el acento tanto en la individua-lidad como en la igualdad bsica entre todas las aproximaciones

    ROBERT PARKIN28

  • trascendentes a este fin. No es ste un aspecto desdeable, ya quese trata de una importante forma de trascendencia, aunque segui-da slo por una nfima minora de la sociedad india (adems, pues-to que el objetivo ltimo es la moksha, esto es, la liberacin del ci-clo de los renacimientos, tambin se puede pensar que incluye lostres valores arriba mencionados). Ideolgicamente, sin embargo, elque renuncia no vive en sociedad, y normalmente seala su retira-da de ella sometindose a un ritual de muerte simblica, que posi-blemente se completa vistiendo un sudario y con la inmersin en elGanges u otro ro a l asimilado, as como con las cenizas de un ca-beza de familia incinerado. Por el contrario, el papel del brahmnes social, ya que hace posible que el cosmos siga existiendo en be-neficio de la sociedad, y de toda la humanidad en definitiva; portanto puede defender que su actitud no consiste en aislarse en smismo, como ocurre con quien practica la renuncia. En este terre-no los valores del renunciante y los del brahmn entran en conflic-to poltico e ideolgico.

    Sea como sea, al expresar su preferencia por la jerarqua, Du-mont sostiene que el modelo de oposicin jerrquica coincide portanto con ese valor supraordinante en la sociedad india; algo queen Occidente no ocurre. En otras palabras, las sociedades jerr-quicas funcionan confortablemente en conformidad con sus idea-les, que enfatizan esta misma jerarqua; las igualitarias no, porquepor razones prcticas nunca pueden escapar del todo a la jerarquaa que se oponen lo ms que pueden hacer es subordinarla encuanto valor al mayor nfasis puesto en el igualitarismo.

    Esto tiene tres consecuencias posteriores. Una de ellas se rela-ciona con el racismo. Dumont no lo opone al igualitarismo, sinoque ms bien lo ve como una patologa de ste. Aunque Occidentehaya influido en algunos discursos indios modernos prximos alracismo, y aunque las diferencias entre castas probablemente siem-pre hayan sido vistas en parte como diferencias de sustancia, el ra-

    29LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • cismo moderno no parece haber existido nunca en la India tradi-cional. En primer lugar, el sistema de castas es ms un sistema deinclusin que de exclusin. Aunque ciertas prcticas (el matrimo-nio entre primos, el consumo de carne de vaca y alcohol) puedandeterminar un estatus bajo dentro del sistema, ste seguir tenien-do un lugar para quienes las lleven a cabo. En otras palabras, lasjerarquas son flexibles, al ser fundamentalmente relacionales: tno eres absolutamente diferente a m, absolutamente puro o impu-ro, sino slo ms o menos puro, y eso es lo que queda reflejado enel rango que ocupas respecto a m. Incluso si eres impuro, aunqueyo podra evitar cualquier contacto contigo, ideolgicamente no tedesprecio del todo sino que te sito en la posicin que te corres-ponde.

    El igualitarismo, por otra parte, slo puede crear definicionesen trminos de sustancia, puesto que adoptar un planteamiento re-lacional de la definicin a la manera india (como ocurre con la pu-reza y la impureza relativas) supondra introducir esa misma jerar-qua que el igualitarismo rechaza. Sin embargo, ninguna sociedadque se considere ideolgicamente igualitaria parece capaz de li-brarse totalmente de cierta necesidad de discriminar en la prctica:sta es una de las irnicas contradicciones que Dumont encuentraen la modernidad. Y si un grupo social debe discriminar mientrassigue manteniendo la igualdad dentro de sus fronteras, slo puedehacerlo por medio de un proceso de exclusin, es decir, definiendoal objeto de discriminacin como totalmente diferente en trminossustanciales, en lo racial o lo tnico por ejemplo (como si la purezao la impureza fueran valores absolutos, no relativos). No debera-mos olvidar que las poblaciones blancas que dominaban ciertas so-ciedades multirraciales en el pasado ms reciente, reprimiendo po-ltica y econmicamente al mismo tiempo a sus elementos no blan-cos, como en el sur de los Estados Unidos o en Sudfrica, se con-sideraban a s mismas como internamente iguales, al menos en

    ROBERT PARKIN30

  • cuanto a la raza y por tanto en lo que se refiere a la sustancia,aunque no siempre socialmente (por ejemplo en cuanto a la clase).Esto, por supuesto, contrastaba con la draconiana y a menudo te-rrible discriminacin, tambin en trminos de sustancia, que pade-can los no blancos en las mismas sociedades. Los resultados prc-ticos de semejante situacin fueron la segregacin racial en los Es-tados Unidos y el apartheid en Sudfrica.

    La segunda consecuencia de aplicar la oposicin jerrquica alOccidente igualitario est relacionada con los mecanismos de ladiscriminacin. Dumont insiste repetidamente en la relacin queexiste entre establecer diferencias y valorar de modo distinto aque-llo que se diferencia: segn l, slo distinguimos para manifestaruna preferencia, es decir para asignar valores diferentes. Es unarazn ms para que las oposiciones no puedan ser sino jerrquicas.Su corolario es que, si queremos dejar de discriminar, deberamosdejar de diferenciar, de prestar atencin a la diferencia. Hasta cier-to punto, esto se refleja en el modo en que la prctica occidental haevolucionado en las ltimas dcadas, pero no ocurre lo mismo enotras muchas partes del mundo, donde puede ser mucho ms habi-tual que los individuos sean identificados sin problemas en trmi-nos de raza o etnia. En Occidente se cree cada vez ms que talesformas de actuar son equivocadas, o cuando menos descorteses, alestablecer especificidades irrelevantes lo que por supuesto no sig-nifica que hayan desaparecido por completo. Slo cuando debati-mos en serio sobre la discriminacin tnica o racial, considerndo-lo por ejemplo un tema todava pendiente, parece justificado refe-rirse a tales diferencias. Prcticas similares se han extendido aotros terrenos de discriminacin potencial o real, como la orienta-cin sexual, las discapacidades o las preferencias alimenticias (elvegetarianismo, por ejemplo). Podramos aadir tambin el gne-ro, aunque aqu la situacin se complica por la continua necesidadde hacer frecuentes referencias oblicuas a la diferencia en situacio-

    31LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • nes, por ejemplo, de flirteo o de bsqueda de pareja. Pero inclusoaqu, como en el caso de los entornos laborales, discutir acerca deltrabajo haciendo referencia a diferencias de gnero no parece yaaceptable si no es en el contexto de acabar con cualquier resto dediscriminacin (tampoco aqu digo que lo contrario no ocurra nun-ca, slo que ya no se lo considera polticamente correcto). El gne-ro es tambin interesante cuando lo combinamos en relacin con laorientacin sexual, o al menos con la poltica gay. En Gran Breta-a al menos el trmino gay tiende a tener una doble referenciasemejante a la de aquella a que antes nos hemos referido parahombre y mujer, ya que unas veces cubre ambos gneros yotras se refiere slo a los hombres, como ocurre en el frecuenteidentificador gays y lesbianas; por el contrario, lesbiana se re-fiere exclusivamente a una mujer, nunca a un hombre. Esto de-muestra seguramente el mantenimiento de la capacidad de la opo-sicin jerrquica, incluso en crculos sociales que pareceran tenerel mayor inters en rechazar no slo la discriminacin, sino tam-bin el sentimiento de diferencia de valor y jerarqua que la acom-paa.

    La tercera consecuencia de la aplicacin de oposiciones jerr-quicas en el igualitario Occidente es la relacin entre ideologa yprctica. Dumont conoca tambin las sociologas de Weber y deParsons, y a diferencia de Lvi-Strauss las tuvo en cuenta al atri-buir a las actividades prcticas en que aqullos insistan la impor-tancia debida, aunque subordinndolas al nivel de los ideales. Enla naturaleza de las actividades pragmticas est el que puedan en-trar en conflicto con los mismos ideales que respaldan, como ocu-rre con las donaciones de bienes mal obtenidos que los ricos hacena sus iglesias o sus templos. Mientras los humanos tengan valoresdiferentes de los del mundo de la prctica, los ideales que encarneny expresen tales valores sern en ltima instancia inalcanzables ypor ello siempre tendrn una existencia separada de lo real y lo

    ROBERT PARKIN32

  • prctico. No tengo reparo en sugerir que, incluso en una poca quepone el nfasis en la prctica y la accin, los ideales siguen siendoobjetos de inters para el antroplogo. Una de las razones por lasque considero valiosa la obra de Dumont es que, gracias al con-cepto de oposicin jerrquica, nos proporcion un modo de rela-cionar ideologa y prctica que hunde sus races en la tradicin deDurkheim y Mauss, pero que tambin va ms all. Como antes seha sealado, el nivel de los ideales y los valores engloba siempre alde la prctica, pues aunque el primero pueda depender para surealizacin del segundo, el segundo est subordinado al nivel ideo-lgico, aun cuando ste no lo reconozca. Slo cuando los aspectosprcticos de la atencin al culto o la naturaleza moralmente com-prometida del mundo prctico se convierten en objetos del debatellegan a ser totalmente visibles, y aun as slo en el nivel subordi-nado de la diferenciacin, y no en el supraordinado del engloba-miento.

    Por ello creo que el nombre de Dumont debera ser sumado alde quienes han intentado combinar prctica y accin con ideologa,incluyendo en los ltimos tiempos a Anthony Giddens y PierreBourdieu, antes a Talcott Parsons y en los orgenes al mismo MaxWeber. Sin embargo, Dumont se diferencia de todos ellos en queconcede a la ideologa un valor claramente supraordinado en rela-cin a la prctica, mantenindose as ms prximo a la sociologade mile Durkheim y a la antropologa de Mauss.

    Conclusin

    As pues, y resumiendo, podemos considerar que en la trayec-toria intelectual de Dumont se observan una serie de cambios. Elprimero fue el paso de los tempranos enfoques difusionistas y cul-turalistas surgidos de su experiencia en el museo a la sociologa de

    33LOUIS DUMONT: ESTRUCTURALISMO, JERARQUA...

  • Mauss, el holismo y las perspectivas de la historia universal, fun-damentado en una creciente reconocimiento del estructuralismo deLvi-Strauss, aunque ste se basaba en oposiciones binarias sim-ples. Un segundo giro fue el que le llev desde una temprana fa-miliaridad con esta forma de estructuralismo, estimulada tambinpor su primer trabajo de campo en Tamil Nadu, a la revisin del es-tructuralismo en beneficio de la oposicin jerrquica que favore-cieron las comparaciones de tipo ms amplio entre distintas partesde la India, y las todava ms generales entre la India y Occidente.Un tercer paso le condujo de la observacin a las ideas, del traba-jo de campo a los textos escritos, como base documental de suobra, aunque en ambos casos al hacer etnografa y utilizarla teri-camente estaba tambin adoptando una metodologa antropolgicaclaramente anglosajona, y no francesa. Sin embargo, combinadacon una familiaridad menor, pero real, con autores no durkheimia-nos como Parsons y Weber, que ponen el acento en la prctica tan-to como en las ideas y valores, la oposicin jerrquica proporciontambin a Dumont una forma de relacionar y reconciliar ideologay prctica que no estaba al alcance de la variante estructuralistams simple, la de Lvi-Strauss. Adems, Dumont utiliz la oposi-cin jerrquica para poner al descubierto aspectos opacos de laideologa y la prctica occidentales, como haba hecho con las de laIndia. A mi juicio, son stos los aspectos por los que Dumont me-rece nuestra atencin constante.

    R. P.

    Traduccin: Alfredo Taberna

    ROBERT PARKIN34