CINCUENTA SOMBRAS MÁS OSCURAS de E.L. James

Post on 08-Feb-2017

228 views1 download
SHARE

Transcript of CINCUENTA SOMBRAS MÁS OSCURAS de E.L. James

  • Agradecimientos

    Siento que debo una gratitud inmensa a Sarah, Kay y Jada. Graciaspor todo lo que han hecho por m.

    MUCHSIMAS gracias tambin a Kathleen y Kristi, que tra-bajaron a destajo y pusieron el material en orden.

    Gracias tambin a Niall, mi marido, mi amante y mi mejoramigo (casi siempre).

    Y un gran y agradecido saludo a todas las mujeres maravillosasde todo el mundo que he tenido el placer de conocer desde queempec todo esto, y de quienes ahora me considero amiga, inclui-das Ale, Alex, Amy, Andrea, Angela, Azucena, Babs, Bee, Belinda, Betsy, Brandy, Britt, Caroline, Catherine, Dawn, Gwen,Hannah, Janet, Jen, Jenn, Jill, Kathy, Katie, Kellie, Kelly, Liz,Mandy, Margaret, Natalia, Nicole, Nora, Olga, Pam, Pauline, Rai-na, Raizie, Rajka, Rhian, Ruth, Steph, Susi, Tasha, Taylor y Una. Y tambin a tantas y tantas mujeres (y hombres) con talento, di-vertidas y afectuosas que he conocido en la red. Ustedes ya sabende quines hablo.

    Gracias a Morgan y a Jenn por todo lo referido a Heathman.Y finalmente, gracias a ti, Janine, mi editora. Brillas un mon-

    tn. Eso es todo.

    CINCUENTA SOMBRAS MAS OSCURAS 8 JC 24/07/12 12:21 p.m. Pgina 9

  • Prlogo

    l ha vuelto. Mam est dormida o vuelve a estar enferma.Yo me escondo y me acurruco debajo de la mesa de lacocina. Veo a mam a travs de mis dedos. Est dormida en elsof. Su mano cae sobre la alfombra verde y pegajosa, y l llevasus botas grandes con la hebilla brillante y est de pie junto amam, gritando.

    Pega a mam con un cinturn. Levanta! Levanta! Eres unapinche puta. Eres una pinche puta. Eres una pinche puta. Eres unapinche puta. Eres una pinche puta. Eres una pinche puta.

    Mam hace un ruido, como si sollozara. Para. Por favor, para.Mam no grita. Mam se acurruca ms.

    Yo tengo los dedos metidos en las orejas y cierro los ojos. Elruido cesa.

    l se da la vuelta y veo sus botas cuando irrumpe en la cocina.Todava lleva el cinturn. Intenta encontrarme.Se agacha y sonre. Huele mal. A cigarrillos y alcohol. Aqu

    ests, mierdita.

    Un gemido escalofriante lo despierta. Dios! Est empapado ensudor y su corazn late desaforadamente. Qu carajos? Se sientade un salto en la cama y se agarra la cabeza con ambas manos.Dios Han vuelto. El ruido era yo. Respira profunda y acompa-sadamente para despejarse la mente y las fosas nasales del olor abourbon barato y a cigarrillos Camel rancios.

    CINCUENTA SOMBRAS MAS OSCURAS 8 JC 24/07/12 12:21 p.m. Pgina 11

  • 1

    He sobrevivido al tercer da post-Christian y a mi primer daen el trabajo. Me ha hecho bien distraerme. El tiempo hapasado volando entre una nebulosa de caras nuevas, trabajo porhacer y el seor Jack Hyde. El seor Jack Hyde se apoya en mimesa, y sus ojos azules brillan cuando baja la mirada y me sonre.

    Un trabajo excelente, Ana. Me parece que formaremos ungran equipo.

    Yo tuerzo los labios hacia arriba y consigo algo parecido a unasonrisa.

    Yo ya me voy, si te parece bien murmuro.Claro, son las cinco y media. Nos veremos maana.Buenas tardes, Jack.Buenas tardes, Ana.Recojo mi bolsa, me pongo el saco y me dirijo a la puerta.

    Una vez en la calle, aspiro profundamente el aire de Seattle a pri-mera hora de la tarde. Eso no basta para llenar el vaco de mi pe-cho, un vaco que siento desde el sbado por la maana, unagrieta desgarradora que me recuerda lo que he perdido. Caminohacia la parada del autobs con la cabeza gacha, mirndome lospies y pensando cmo ser estar sin mi querido Wanda, mi viejoEscarabajo o sin el Audi.

    Descarto inmediatamente esa posibilidad. No. No pienso enl. Naturalmente que puedo permitirme un coche; un coche nue-vo y bonito. Sospecho que l ha sido muy generoso con el pago, yeso me deja un sabor amargo en la boca, pero aparto esa idea e in-

    13

    CINCUENTA SOMBRAS MAS OSCURAS 8 JC 24/07/12 12:21 p.m. Pgina 13

  • tento mantener la mente en blanco y tan aturdida como sea posi-ble. No puedo pensar en l. No quiero empezar a llorar otravez en plena calle, no.

    El departamento est vaco. Echo de menos a Kate, y la imaginotumbada en una playa de Barbados bebiendo sorbitos de un coctelfro. Enciendo la pantalla plana de la televisin para que el ruido lle-ne el vaco y d cierta sensacin de compaa, pero ni la escucho nila miro. Me siento y observo fijamente la pared de ladrillo. Estoyentumecida. Slo siento dolor. Cunto tendr que soportar esto?

    El timbre de la puerta me saca de golpe de mi abatimiento ysiento un brinco en el corazn. Quin puede ser? Oprimo el in-terfono.

    Un paquete para la seorita Steele contesta una voz mo-ntona e impersonal, y la decepcin me parte en dos.

    Bajo las escaleras, indiferente, y me encuentro con un chicoapoyado en la puerta principal que masca chicle de forma ruido-sa y lleva una gran caja de cartn. Firmo la entrega del paquete yme lo llevo arriba. Es una caja enorme y, curiosamente, liviana.Dentro hay dos docenas de rosas de tallo largo y una tarjeta.

    Felicidades por tu primer da en el trabajo.Espero que te haya ido bien.

    Y gracias por el planeador. Eres muy amable.Ocupa un lugar preferente en mi mesa.

    Christian

    Me quedo mirando la tarjeta impresa, la grieta de mi pecho seensancha. Sin duda, esto lo ha enviado su asistente. Probablemen-te Christian ha tenido muy poco que ver. Me duele demasiadopensar eso. Observo las rosas: son preciosas y no soy capaz de ti-rarlas a la basura. Voy hacia la cocina, diligente, a buscar un jarrn.

    Y as se establece un patrn: despertar, trabajar, llorar, dormir.Bueno, tratar de dormir. No consigo huir de l ni en sueos. Susardientes ojos grises, su mirada perdida, su cabello castao y bri-

    14

    CINCUENTA SOMBRAS MAS OSCURAS 8 JC 24/07/12 12:21 p.m. Pgina 14

  • llante, todo me persigue. Y la msica tanta msica no sopor-to or ningn tipo de msica. Procuro evitarla a toda costa. Inclu-so las melodas de los anuncios me hacen temblar.

    No he hablado con nadie, ni siquiera con mi madre ni conRay. Ahora mismo soy incapaz de tener una conversacin banal.No, no quiero nada de eso. Me he convertido en mi propia islaindependiente. Una tierra saqueada y devastada por la guerra,donde no crece nada y cuyo porvenir es inhspito. S, sa soy yo.Puedo interactuar de forma impersonal en el trabajo, pero nadams. Si hablo con mi mam, s que acabar ms destrozada any ya no me queda nada por destrozar.

    Me cuesta comer. El mircoles a la hora del almuerzo consegu co-merme una taza de yogur, y era lo primero que haba comido des-de el viernes. Estoy sobreviviendo gracias a una recin descubier-ta tolerancia a base de cafs con leche y Coca-Cola light. Lo queme mantiene en marcha es la cafena, pero me provoca ansiedad.

    Jack ha empezado a estar muy encima de m, me molesta, mehace preguntas personales. Qu quiere? Yo me muestro educada,pero he de mantenerlo a distancia.

    Me siento y reviso un montn de correspondencia dirigida al, y me gusta distraerme con esa tarea insignificante. Suena un avi-so de correo electrnico y rpidamente compruebo de quin es.

    Santo cielo. Un correo de Christian. Oh, no, aqu no en eltrabajo no.

    De: Christian Grey

    Fecha: 8 de junio de 2011 14:05

    Para: Anastasia Steele

    Asunto: Maana

    Querida Anastasia:

    Perdona esta intromisin en el trabajo. Espero que te est yendo

    bien. Recibiste mis flores?

    15

    CINCUENTA SOMBRAS MAS OSCURAS 8 JC 24/07/12 12:21 p.m. Pgina 15

  • Me he dado cuenta de que maana es la inauguracin de la exposi-

    cin de tu amigo en la galera, y estoy seguro de que no has tenido

    tiempo de comprarte un coche, y eso est lejos. Me encantara

    acompaarte si quieres.

    Hzmelo saber.

    Christian Grey

    Presidente de Grey Enterprises Holdings, Inc.

    Mis ojos se llenan de lgrimas. Dejo mi mesa a toda prisa, co-rro al lavabo y me escondo en uno de los compartimentos. Laexposicin de Jos. Maldita sea. La haba olvidado por completoy le promet que ira. Oh, no, Christian tiene razn, cmo voy air hasta all?

    Me aprieto las sienes. Por qu no me ha llamado Jos? Ahoraque lo pienso por qu no ha llamado nadie? He estado tan ab-sorta que no me he dado cuenta de que mi celular no sonaba.

    Maldita sea! Soy una idiota! An est desviado a la Black-Berry. Dios santo. Christian ha estado recibiendo mis llamadas; amenos que haya tirado la BlackBerry. Cmo consigui mi direc-cin electrnica?

    Sabe qu nmero tengo; no creo que una direccin de correoelectrnico le suponga un gran problema.

    Puedo volver a verle? Puedo soportarlo? Quiero verlo?Cierro los ojos y echo la cabeza hacia atrs, mientras la tristeza yla aoranza destrozan mis entraas. Claro que s.

    Quiz, quiz puedo decirle que he cambiado de idea No,no, no. No puedo estar con alguien que siente placer hacindomedao, alguien que no puede quererme.

    Fogonazos de recuerdos torturan mi mente: el planeador, to-marse de las manos, besarse, la tina, su delicadeza, su humor, y sumirada sexy, oscura, pensativa. Lo echo de menos. Hace cincodas, cinco das de agona que me han parecido eternos.

    Por las noches lloro hasta quedarme dormida, deseando nohaberme marchado, deseando que l fuera diferente, deseandoque estuviramos juntos. Cunto durar este sentimiento horri-ble y abrumador? Vivo un calvario.

    16

    CINCUENTA SOMBRAS MAS OSCURAS 8 JC 24/07/12 12:21 p.m. Pgina 16

  • Me rodeo el cuerpo con los brazos, me abrazo fuerte, me sos-tengo a m misma. Lo echo de menos. Realmente lo echo de me-nos lo quiero. Sencillamente.

    Anastasia Steele, ests en el trabajo! He de ser fuerte, peroquiero ir a la exposicin de Jos y, en el fondo, mi lado masoquis-ta quiere ver a Christian. Inspiro profundamente y vuelvo a mimesa.

    De: Anastasia Steele

    Fecha: 8 de junio de 2011 14:25

    Para: Christian Grey

    Asunto: Maana

    Hola, Christian:

    Gr